jueves, 31 de enero de 2013

Seré yo.



     El río de mi vida será largo o corto, pero extenso como un suspiro de palmera en la noche del desierto.

     En él tendrán acogida los cantos gregorianos de las místicas clausuras, la supuración dolorosa de las putas, los ojos del pobre niño pobre y la putrefacta carcoma del poder.

     Recojo con mimo mis cenizas, y evito una brisa de muerte. Seré yo.

     (Final de Fue un acaso, de José García Pérez) 

2 comentarios:

  1. Lástima que se haya terminado, pero ansiosa porque comiences el siguiente. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Sabes una cosa? Tal vez intente escribir una segunda parte.
    Besos.

    ResponderEliminar