viernes, 4 de enero de 2013

Murió el "gorrilla" incendiado


El pasado miércoles la noticia dio la vuelta por Google, y prendió las redes sociales: un hombre se había quemado, en las inmediaciones del hospital Carlos Haya de Málaga, el 80% de su cuerpo. Los más espabilados comenzaron a murmurar que el incendio de su cuerpo había sido a lo “bonzo”, ya saben, que él mismo prendió fuego a su cuerpo; otros comentaron que todo se debía a la crisis económica, aunque algunas informaciones de la prensa local aseguraban que aquella antorcha humana gritaba: “ni me he quemado ni me han quemado”.

Las redes sociales comenzaron a vomitar la noticia, y algunos internautas se atrevieron a verter opiniones para todos los gustos habidos y por haber. Lo cierto es que, con el 80% de su físico al rojo vivo, fue trasladado al hospital Virgen del Rocío de Sevilla donde ha fallecido.
                    
 El buen hombre “trabajaba” de gorrilla ilegal en las cercanías de Carlos Haya y, según cuentan y leo, salía de dicho centro hospitalario tras ser curado de una herida; sentado en un lugar próximo encendió un cigarrillo con un mechero, y una señora observó que uno de los bolsillos se había incendiado -se supone que al introducir el mechero, aún no apagado-.

La triste noticia es que ha muerto un hombre no identificado y que, según una información de un periódico malagueño, no fue debido a causa de la crisis, porque el hombre no tenía problemas económicos ya que ejercía de “gorrilla ilegal”.

Da pena toda esta epopeya, pero lo último produce asco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada