miércoles, 23 de enero de 2013

La más laboriosa historia de corrupción: Amy Martin


        Pasó que a Zapatero se le ocurrió sacar de la chistera la Fundación Ideas en la que colocó como responsable máximo a su amigo del alma Jesús Caldera, aunque el del “viento” fue Presidente de la misma, pasa que Rubalcaba es su Presidente actual y Carlos Mulas su Director General; ocurre que la tal “Ideas” se nutría de nuestros dineros en forma de subvención.

El tal Mulas no es un personajillo, ya ven: Doctor en Economía por la Universidad de Cambridge, Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid, Subdirector de la Oficina Económica del ex Presidente Zapatero en su I Legislatura y escribió un libro sobre la corrupción.

Es la noticia: Caldera ha dimitido a Mulas en el día de hoy. La causa es pura ficción: el buen señor abonó a la presunta escritora Amy Martin más de 50.000 euros de nuestra cosecha, y llegó a endiñar a la estadounidense hasta 3.000  de ellos por escribir un artículo.

Amy Marti no existe, es un puro invento de Mulas; a eso se llama tener ideas.

Lo bueno de toda esta pequeña gran historia es que la señora de Mulas, de nombre Irene Zoe Alameda, abonaba a Amy esas cantidades a través de la agencia literaria Casanova & Linch, de la que es “miembra”; no se les ocurra rastrear lo de la agencia porque se llevarán sorpresas para todos los gustos.

Ignoro si a algunos dirigentes del PP, el señor Bárcenas les proporcionó sobres de copiosa sobrasada; pero lo de Mulas es la releche del cachondeo a los españoles, incluido un servidor de ustedes. Lo digo porque ha inventado la más ficticia de las historias literarias por una bagatela de eurillos.

No sé ustedes, pero yo no me conformo con la dimisión. España en su conjunto tiene dos opciones: gorrearlo camino de la prisión de Guadalajara o proponerlo para Nobel de Literatura.

Ustedes tienen la palabra.




1 comentario:

  1. ¿La tenemos de verdad? Increible la de cosas que llegan a ocurrir en este pais...

    ResponderEliminar