miércoles, 30 de enero de 2013

Juan Carlos I, Rey de España


        La Casa Real se ha puesto de moda; en general, unos más y otros menos, la letra impresa y los corrillos de bares apuntan sus cañones contra ella y, de paso, contra el Rey Juan Carlos I del que piden que abdique como Jefe del Estado español.

            Todo ello viene precedido por las presuntas corrupciones de su yerno Undargarin que, en el día de hoy, ha sido imputado por el juez José Castro por haber usado de su condición de miembro de la Casa Real para conseguir de forma fraudulenta abundante calderilla de euros en las comunidades de Valencia y Baleares.

            Se teme, otros lo desean, que la Infanta Cristina, su esposa pueda salir salpicada del lodo de a corruptela y, de paso, S. M. el Rey.

            Juan Carlos I fue nombrado Rey de España el 22 de noviembre de 1975 por las Cortes franquistas de acuerdo con la “Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado de 1947”, sucesor, por tanto, de Franco.

            El 14 de mayo de 1977, su padre don Juan de Borbón, el rey que nunca reinó, abdicó en su hijo intentando legitimar la dinastía real; un buen detalle, sin duda alguna, que dice mucho en favor del que fuese Conde de Barcelona.

            En el referéndum de diciembre de 1978,  tras aprobarse la Constitución, los españoles ratificaron al sucesor de Franco como Rey de España.

            Tres fechas importantes en la vida de Juan Carlos I: Jefe de Estado por una ley franquista, acto moral y digno por parte de don Juan y, en 1978, ratificación democrática de su realeza por el pueblo español.

            ¿Es discutible, legalmente, este proceso? Creo que sí, aunque la fecha del 23 de febrero de 1981 y la postura del Rey  ante el fallido golpe de Estado, fueron cruciales para ganarse el calificativo de demócrata.

            Los actuales deseosos de la abdicación, caso de Iñaqui Gabilondo, que anteriormente fueron sus defensores, piden que se largue de la Zarzuela con viento fresco; no creo que lo haga, pero sí debería manifestarse sobre el filtreo de su yerno con la corrupción, porque quien calla, otorga.


           


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada