domingo, 13 de enero de 2013

El Sinaí de la Mentira



     Poetas:
     Habéis cubierto la ilusión con el sudor de vuestros bípedos cuerpos.
     La densa y tediosa humareda de vuestros versos ha quebrado el alma de la madrugada.
     Parecéis un ejército de pinchitos sazonados por la histeria colectiva.
     Sois capaces de soportar el infierno apagado de lo que llamáis poesía.
     Seguid el sendero que os marcan.
     Una bocanada de tedio os espera apenas pasen veinticuatro horas.

     Huid de mi travesía.
     Si no, os señalaré con el dedo de la verdad y seréis fulminados en el Sinaí de la Mentira.

     (De Fue un acaso, de José García Pérez)


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada