miércoles, 2 de enero de 2013

El Gobierno propone sugerencias



       El Gobierno central se ha sacado un as de la manga para que la ciudadanía pueda proponer sugerencias de cambios en esta España que necesita de ellos a punta de pala.

         Una de dos: o se colapsa el receptor o el español no hace puto caso ante la petición de Rajoy; todo, pues, va a depender de la confianza que transmita el Sanedrín.

            Vaya por delante mi escepticismo ante la propuesta, pero como los Reyes Magos están a punto de recorrer las calles de nuestras ciudades y pueblos, no estaría nada mal que fuésemos depositando nuestros deseos de cambio a lo largo del año, a sabiendas que todo dependerá del grado de pacto que pueda lograrse entre Rubalcaba y Mariano.

            De momento el tema va a dar para entretenernos un año a la espera de que, por ejemplo, vayamos comprobando si los españoles nos ponemos de acuerdo en algo, cosa hartamente difícil como se ha comprobado a lo largo de toda nuestra historia.

            Mis vaticinios son que el reguero de propuestas, si es que el tema va a tomar vericuetos de seriedad y sensatez, va a derivar por temas económicos superfluos, ya saben, que si los sueldos de los políticos, la inflación de móviles, el elevado número de coches oficiales, etc.

            O bien por temas institucionales de alto rango, que de menos a más pudieran ser: supresión de municipios, al carajo la Diputaciones y Senado, cambio de la ley electoral, desaparición de todas o algunas Comunidades Autónomas o el advenimiento de la III República, todo ello con el debido cambio de la Constitución; aunque yo, humilde como nadie, me conformaría con la puesta en marcha del aeropuerto de Castellón.

            En serio, lo que no quiera decir que lo anterior sea broma, me pirraría que el Estado español no pague la famosa deuda, volvamos a la peseta y que Europa, en consecuencia, estalle.

            Después iríamos a por los bancos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario