martes, 15 de enero de 2013

Brusco acantilado de la verdad




     Es en la noche, cuando el murmullo descansa en las telarañas de las grises camas y los niños sueñan a ser jinetes de alados caballos, es en la noche, decía, cuando el poeta despliega la red de la búsqueda de su voz por la ribera de la utopía.

     Sabe que la palabra no descansa, sino que vive en el brusco acantilado de la verdad que conmueve el equilibrio de la razón.

     (De Fue un acaso, de José García Pérez)

2 comentarios:

  1. Es tan inquieta esa palabra, que en ocasiones ni dormir deja...

    ResponderEliminar
  2. ... porque pellizca; ay la palabra, la voz del o de la poeta. Besos.

    ResponderEliminar