lunes, 31 de diciembre de 2012

Un deseo extraño



La blanca nube del cielo,
la cometa por delante.
yo ponerme niño quiero.

(Soleá de José García Pérez)

Va por ti, Rosi


Toda esta mandanga de sabio que los expertos han dado en llamar año, va a doblar esta noche la esquina para zambullirse en un nuevo invento de temporalidad. Se nos va la vida entre uvas y cotillones, y lo celebramos. No hay quien de más por menos.

Hace muchos años era el padre el que, puesto en pie, anunciaba a la familia los cuartos del reloj de la Puerta del Sol. Radio Nacional retransmitía las camapanadas; todo era jolgorio. ¡Ahora!, decía el patriarca… y una a una, o de dos en dos, o con una atragantera de mucho cuidado, las uvas, debidamente escamondadas, se convertían en el vértice de la fiesta.

El transcurrir de la vida, la existencia, va enterrando a unos y dispersando a otros. Estos, o sea, los otros, van formando nuevas familias. Es ley de vida que, inexorablemente, se cumple. Pero en la actualidad no es padre (o el abuelo) el que da el pistoletazo de vida al nuevo año.

Los abuelos miran a derecha e izquierda y ven solamente las campanitas del árbol de navidad. Recomponen la mirada y se observan el uno al otro, mientras estudian el paso del tiempo en sus rostros: aquellas arrugas que crecieron al unísono y, con parsimonia, sin atragantarse y tragándose alguna que otra lágrima de vida, al compás de cualquier cadena televisiva, incluida la TDT, realizan su rítmico caminar de una en una. Y serenamente, los abuelos, se aman de forma distinta: para siempre.

Me queda, quiero creer, vivir más fiestas de añoviejo o de principio del nuevo. Cada año, cuestión de artritis, nos costará más alzar la copa y tragar las uvas, cuestión de diabetes, pero seguiremos juntos hasta que la ley de vida, o sea, la muerte, nos separe. Va por ti mujer. Por ti, Rosi.





domingo, 30 de diciembre de 2012

Tachando y escribiendo


Lo que han dado los hombres y mujeres en llamar año, comienza en cuarenta y ocho horas.

Ya están a la venta las nuevas agendas. Las hay para todos los gustos, y ya empiezan a ser usadas.

El hombre, con avidez insaciable, va anotando, apropiándose de días para reuniones, viajes, almuerzos, etc.

Los viejos teléfonos se trasvasan a nuevas agendas. Algunas personas, simples números, ya no forman parte de la nueva agenda; “quedaron por el “camino”, se usó de ellas, no nos valen.

Nuevos números, personas, en el transcurrir del año, volverán a anotarse, y, más tarde, en agendas de nuevos años, quedarán “descolgadas”.

Cuanto me gustaría ver -tener- una agenda para construir amor, ¡sería tan hermoso!, pero las agendas no quedan conformadas como hacedoras de Amor.

El interior de las agendas huele a dinero, comida y negocio; huele a consumo.

Desearía clavar en mi nueva agenda un fin de semana para ir a la cueva del amor: allí donde la noche amanece y un tono rojo envuelve a la tarde.

Ese viaje no necesita de agendas: cierro los ojos, y allí estoy.



sábado, 29 de diciembre de 2012

Odio


Mira el odio que te tengo
que cuando salgo a la calle
con tu brisa me peleo.

(De José García Pérez)

viernes, 28 de diciembre de 2012

Tu brisa



Vete con tu Dios a misa
que yo me quedo en la calle
acariciando tu brisa

(De José García Pérez)

jueves, 27 de diciembre de 2012

Nunca llores



Nunca llores más, mi niño,
que tus perlas son baladas,
dulce río y caramelo
que yo me bebo con ganas.

(De José García Pérez)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Me lo acaban de decir



Me lo acaban de decir
que a ti te llaman Campana
por tu forma de reír.
Yo quiero ser campanero
y contigo ser feliz.

(De José García Pérez)

Cosas sobre la tensión arterial


            Una de las últimas noticias relativas a la salud que hicieron furor fue pregonar que el pescado azul era bueno para el colesterol; desde ese instante el deseado espeto, conjunto de pequeñas sardinas malagueñas clavadas en una caña al calor de un fuego lento aireado por el viento de levante o poniente, se convirtió en el plato más exquisito y saludable del orbe.

            Ahora nos llega otro notición: el café no sube la tensión, de manera que dicen los expertos se pueden tomar 3 o 4 de ellos diarios. Un tabú menos y otra felicidad más que yo, por cierto, siempre he saboreado en sus múltiples facetas de crema, solo, cortado, mitad, corto, sombra y nube, según la clasificación cafetera que se hace por esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Los expertos en tensión arterial también se han cepillado otros dichos sobre la misma, especialmente todo lo referente a la compensación entre la máxima y la mínima, las variaciones que se dan de tensión durante un mismo día y, muy especialmente, la llamada tensión de “bata blanca” que es la que se produce, por mieditis o nerviosismo, cuando es el médico el que nos la toma.

            Algunas personas, para evitar problemas de hipertensión, intentan eludir instantes de máxima preocupación; es el caso de Artur Mas, que no escuchó el discurso de S.M. el Rey por miedo a una repentina alza de la tensión y, fue por eso, no por desacato, por lo que ocultó la fotografía del Rey en su toma de posesión.

            Se barruntan momentos más difíciles que los ya pasados, por ello, sin necesidad de eludirlos, debemos, afirman los expertos, que nos los debemos tomar como hace el personal de Antequera, o sea, verlos de venir para dejarlos pasar.

            Un buen café, sin miedo a qué nos pasará, puede ser un antídoto fenomenal para evitar sofocones.

            No todo va a ser malas noticias.

martes, 25 de diciembre de 2012

Tú pones rojos claveles



En las luces de la vida
aparecen agoreros,
donde nacen los jazmines
sólo ven crespones negros.
La cara del sacrificio
envuelta en tupido velo
la muestran como señal
con cantares de te quiero.

Tú pones tojos claveles,
yo pongo pespuntes huecos.
Quiero un clavel de los tuyos
y entre pespuntes ponerlo
para engarzar la alegría
con la tristeza que tengo
por no verte por el monte
o verte lejos, muy lejos.

Cubriré con fino manto
y tules de mi silencio
aquellas flores azules
que sisean mi silencio.
Dámelo rojo granate
para mi fruncido ceño
y los pliegues de mi rostro
serán canales abiertos
donde gozosos discurran 
arroyos de sentimientos
embargados por tu aroma,
desparramándose luego,
como cascadas en brote,
por debajo de tu cuello.

Tú pones rojos claveles,
yo pongo pespuntes huecos
en toda mi vestimenta,
parches negros, son remiendos,
ramalazos de delirio
de jugar yo con el tiempo,
de clavarme las agujas
cuando te busco y te encuentro.

A veces la sangre mana,
son manantíos de cielo
que descansan en mi  carne
cuando descubro tu cuerpo.

(De José García Pérez)

lunes, 24 de diciembre de 2012

Cuento de Navidad


          Érase una vez los abuelitos José y Rosi que vivían en una ciudad, llamada Málaga, que se encontraba a orillas de las montañas y del mar;  como llevaban muchos años juntos ya no tenían necesidad de decir que se querían; su única hija, Rosamary, con sus nietas Carmen y Elena, y su esposo Manuel, residían lejos, muy lejos de ellos.

            Cuando llegaba la noche más buena de todas compraban mantecados, turrón y roscos, adornaban su hogar con pastorcitos, una estrella que tenía rabo, una mula, un buey, el niñodiós, José, María y un río por el que corría agua; también colocaban una zambomba y un pandero.

            Durante esas fiestas las familias intentan pasar juntos esa bella noche; pero aquel año, a Rosamary le tocaba estar con los padres de Manuel; de manera que los dos abuelos prepararon la mesa para cenar como siempre, pero un poquito mejor.

            Él, con disimulo, observaba a ella en su trajín de colocar el mantel de lujo y los cubiertos, y en ella se veía él con sus arrugas, su paso cansino y el deseo de parecer que no eran tan viejecitos como en realidad eran.

            En ese ir y venir de la cocina al comedor, un sonido del teléfono de la calle llamó la atención de Rosi; José no lo escuchó porque andaba mal de los oídos, cosa de los años.

            La abuela dijo al abuelo que había abierto la puerta del bloque de vecinos a alguien que traía un paquete; el abuelo se extrañó porque no eran horas para eso; sonó el timbre del piso, y entró la luz del cielo: Rosamary; soy el paquete, dijo. Dos lágrimas resbalaron de los ojos de José hasta el corazón. Y todo fue fiesta.

            Y hablaron y rieron y cenaron y cantaron el villancico de siempre, aquél que aprendieron de sus antepasados: “Por los caminos del cielo/ se pasea una doncella/ se llamaba Encarnación/ porque Dios se encarnó en ella.”

            Y colorín, colorado, este cuento ha empezado.



sábado, 22 de diciembre de 2012

Y en el aire danza un beso


Cuando estallaba su cuerpo
en los campos del delirio
sintiendo un soplo de vida,
un remolino ha nacido
de muerte de cisne azul
que se ha llevado a Rocío.
Entre mis brazos se arrulla
su bello cuerpo de limo,
junto a mis labios, su labios
se han puesto de fresa fríos,
sus ojos, alba de junco,
ya miran como perdidos,
sus pechos, saltos de gozo,
han quedado sin suspiro
y en el aire danza un beso
que no sabe su destino:
si va con Dios a la nada
o vive su adiós conmigo.

(De José García Pérez)

viernes, 21 de diciembre de 2012

Feliz cumpleaños, señor Alcalde



             No es cosa de pelotillero felicitar al Alcalde, en público, por llegar a cumplir los 70 años de edad.

            En verdad, uno no tiene acceso directo para darle la mano, estrecharla fuerte y decirle: feliz día, amigo Paco; y es que para ver al primer edil de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, o a cualquiera de sus ediles, es necesario pasar una serie de filtros que, por su número, lo mejor es tirar la toalla.

            No es que un servidor tenga amistad con Francisco de la Torre Prados, pues con los amigos, al igual que pasa con el amor si se pierde el contacto de los labios, la “cosa” se diluye si no se habla o se toma uno un cafelito o una copa. Y hace un buen puñado de años, que ninguno de esos tres actos los ejercitamos.

            Pero, aunque me ha costado algún que otro disgusto, incluyo el 23-F (que me da tema para hablar con los amigos) y la destrucción de la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, siempre le estaré agradecido de por vida; confío en que también yo le diera algún sofocón cuando abandoné UCD por no estar de acuerdo con la vía autonómica que, dicha formación, eligió para Andalucía.

            Bienvenido, señor Alcalde, al club de los septuagenarios. Y además, llega usted en plena forma e identificado con su deseo de intentar hacer lo mejor por su tierra, Málaga.

            Presidente de la Diputación en aquellos tiempos del último balbuceo franquista, Procurador en aquellas Cortes, Diputado Constituyente, otra vez señoría cuando el 23-F, Consejero de Economía de la Junta, Alcalde y, al mismo tiempo, Senador, es una carrera política de la que muy pocos pueden presumir; y no se lo digo para que se sonroje, pues usted y yo sabemos que, rápidamente, el rubor asalta sus mejillas.

            Enhorabuena de verdad, viva en plenitud mientras pueda. Ha superado el fin del mundo.

            Chin-chin.


Noche rosa de azahares



Noche rosa de azahares
con aroma de guitarra,
 noche suelta de la pena,
soleares desgarradas.
Compases de ritmo lento,
en el aire una garganta
llora, una copa de vino
desde los cielos se escancia
y del embrujo sin nombre,
como del fuego la llama,
tus ojos negros me miran
mientras canta una gitana.
Los duendes se han instalados
entre tus ojos y mi alma.

(De José García Pérez)

jueves, 20 de diciembre de 2012

Andalucía, ramera



La de los cantes de siempre,
Andalucía, la  fiesta.
La de míseros jornales,
Andalucía, la pena.
La que te vendes por nada,
Andalucía, ramera.
La que muere y resucita,
Andalucía, grandeza.

Quiero clavarte un puñal
en el centro de tu esencia,
quiero que derrames sangre
que se acabe tu leyenda,
quiero que muerdas tu risa
que silencien  castañuelas,
quiero decirte llorando
que no aguanto tu vergüenza.

¿Dónde tu orgullo de pueblo
dormido con las promesas?
¿Donde tu estirpe de casta
dormida, sin garra y quieta?
¿Para qué la blanca y verde
si en tu corazón no ondea?
¿Por donde los andaluces
que presumen de poetas?

Despierta de este letargo
que te cubre de miseria.
Despierta de la limosna
que para callar te entregan.
Despierta de la injusticia
con que han regado tu siembra.
Bebe el néctar de tu historia,
despierta, Madre, despierta:
que tus hombres se te mueren
buscando firmas sin fecha,
que a tu hijo Guadalquivir
lo han secuestrado a la fuerza,
que tus mujeres se tronchan
por los campos de la siega,
que existen niños yunteros
en tus ciudades y aldeas.

Me duele la voz extraña
que de lejos te gobierna,
me duele que mis hermanos
en su destierro te quieran,
me duele tu libertad
muerta por cuatro monedas,
me duele verte de esclava
cuando pudiera ser reina.

Perdona si te molesto
cuando canto con soberbia,
perdona la desnudez
con la que muestro mi queja,
perdona toda palabra
que te suene como a ofensa,
perdona, Madre, perdona
y estrecha mi mano abierta
que deseo verte libre
como gritó a las estrellas
la noche de los infiernos
el Padre de nuestra tierra.

(De José García Pérez?



miércoles, 19 de diciembre de 2012

Incoherencia total


              Escribamos de política, ea, y de políticos, o sea, de incoherencia.

            Hoy se ha formalizado el pacto entre ERC y CiU para gobernar Cataluña; esperemos que así sea para bien de todos y todas. Mas y Junqueras han dado a conocer el acuerdo con toda la parafernalia posible, mientras a un chavalín llamado Juanito se le escapó hablar el idioma español en un patio de recreos; un vigilante lo reprendió.

            Las formaciones políticas que dirigen Junqueras y Mas son, teóricamente, la tesis y la antítesis, alfa y omega, cenit y nadir; pero nada importa a la hora de iniciar el orgasmo de estar con el poder: es la política, estúpido. A pesar de ello están avalados por los votos que la ciudadanía catalana, democráticamente, depositó en las urnas. Amén, pues.

            El tinglado para dar a conocer el desperfecto estaba presidido por la bandera (?) de Europa y la de Catalunya; ya han saltado las primeras voces, las de siempre, para gritar que se echaba de menos la de España. Pero bien pensado, o mal, qué importa que la roja y gualda esté, o no, junto a la europea (?) y la catalana; todos tranquilos y tranquilas, que más se perdió en Cuba.

            Lo preocupante, tampoco tanto, pero de algo hay que escribir, es que el suavón y democristiano y excelentísimo señor don Josep Antoni Duran i Lleida, el socioputa de Mas, nacido  en Alcampeli, provincia de Huesca (Reino de Aragón) ostente la Presidencia, en el Congreso de los Diputados, de la Comisión de Asuntos Exteriores, de la que, según mi parecer, debía de dimitir o ser cesado en sus funciones previa votación en dicha Comisión.

            Y afirmo lo anterior porque está en juego el concepto coherencia -conexión de unas cosas con otras-, no ya porque presumiendo de democristiano se alíe con una ideología opuesta, hecho al que estamos acostumbrados, sino por la sencilla razón de que, apostando por la independencia de Cataluña, presida la citada Comisión de Exteriores de una nación que se llama España.

            Y además, toma ya, cobre por ello.

Donde el viento silba nácar



Donde el viento silba nácar
y silente el mar fenece
con divinidad cabalgan
música de verdes juncos
con espuma que descansa.
Lazos de olas, en sus besos
sacramento de las aguas,
y notas de amor y de aire
en la orilla donde cantan
las crujientes caracolas
vida dan al pentagrama,
y la duna conmovida
hasta su arena desplaza.

Un nuevo canto se esparce
por toda la arena blanca,
susurros como de Dios
que provienen de la playa:
eres libre como el silbo:
eres siempre madrugada.

(De José García Pérez)


martes, 18 de diciembre de 2012

Tierra de rastrojos



             La calle es un hervidero de gente cabreada con razón. No existe descanso para mostrar el enfado común. Le das la vuelta a la esquina, enfilas tus pasos hacia cualquier lugar y te encuentras con una pequeña asamblea que debate decisiones, un grupo de jubilados que jalea gritos contra aquellos que mermaron sus ingresos legales, los de sanidad con sus batas verdes ponen “morao” al más pintado, los de la toga se preparan para sumarse a la fiesta, los policías locales se niegan a colocar en el parabrisas del coche la multa, los parados se ponen en movimiento, los profesores no pueden perder más días de sueldo y optan por murmurar en los oídos de sus alumnos, éstos se suman al festín, los sindicatos movilizan ahora a toda pastilla, la clase política de izquierda se encuentra a gusto en este enorme e injusto desaguisado y la de derecha, aguanta por ahora el palo con su mayoría absoluta.

            Y en este inmenso mare magnum, un hombre,  o una mujer, no se halla por más que se busque. No es que no le importe todo lo que está ocurriendo, no es eso; le ocurre que anda inmerso en la búsqueda de él mismo, está ahondando con las órbitas de sus ojos mirando hacia sus adentros y no encuentra nada que pueda hacer para ayudar al otro; ni tan siquiera a él mismo.

            Y es que ha llegado felizmente en su tristeza a descubrir que no es de este mundo, de esta sociedad, de esta mentira, de esta bazofia, de este tumulto, de esta falsa revolución que, a fin de cuentas, no busca nada más que la sustitución del otro en el poder.

Esta sociedad, este nuevo capitalismo que lleva a la pobreza, es tierra de rastrojos que hay que quemar y volver a plantar la semilla para que florezca la nueva y buena hierba.

Hay que incendiar el mundo para que una nueva luz nos alumbre.


Tal vez por diciembre



Quizá me amaste algún día,
tal vez por diciembre.
Quizá pasaran las nubes
cerca de tu frente
o la blanca rosa abierta
sorprendida al verte
dejara con su fragancia 
ansias de quererme.
Quizá todo fuera un sueño
de horizontes verdes
con arrullos de avellanos
y verdes cipreses
donde tus labios de lirio
en mis labios prenden
iluminarias que alumbran
sombras de lo que eres.

Quizá me amaste algún día,
yo te amaré siempre.

(De José García Pérez)

lunes, 17 de diciembre de 2012

La "palabra" de Griñán



          Durante la última campaña electoral de Andalucía los Presidentes de dos Asociaciones de Escritores de Andalucía, nombro la ACE-A que es la que presido, estuvimos visitando a los partidos políticos más representativos que optaban a la Presidencia de esta tierra de María Santísima: PSOE, PP e IU; a los extraparlamentarios no los nombro porque en realidad nos ignoraron, o sea, para chulos, ellos.

            Así que me entrevisté con Antonio Garrido Moraga, portavoz de Cultura del PP en el Parlamento andaluz, con Diego Valderas, en la actualidad Vicepresidente del Gobierno de Andalucía, y con Paulino Plata, por aquel entonces Consejero de la “cosa” culta andaluza; a todos ellos presentamos un protocolo de intenciones para insertar y aprobar, si estaban de acuerdo con él, en sus programas electorales.

            Realmente las tres formaciones políticas aceptaron el cogollo de nuestra propuesta, con alguna reticencia del PP a la hora de asegurar que existiría una Consejería exclusiva de Cultura, pero bueno, digamos que el PSOE e IU tampoco han realizado lo que prometieron, pues a lo culto le han cosido Deporte.

            Verdaderamente me sentí satisfecho del rosario de citas, porque a los pocos días recibí -recibimos- una carta firmada por el actual Presidente de la Junta, José Griñán, comprometiéndose con el desarrollo de lo propuesto.

            En junio, tras múltiples llamadas a la Consejería de Cultura y Deporte, su consejero Luciano Alonso accedió a una entrevista con un servidor de ustedes; por cuestiones de agenda se celebró en septiembre, teniendo que desplazarnos ambos representantes de Escritores a Sevilla, ay Sevilla, donde fuimos recibidos por el Consejero y Montserrat Reyes, su mano derecha; el encuentro tuvo lugar a las 11:00 horas, por lo que tuvimos que salir de Málaga sobre las 8:00 horas de la “madrugada”. Todo fue amabilidad, pero con una oquedad de compromiso.

            Quedamos en celebrar una nueva reunión en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia lo más rápido posible, en esta ocasión sería Montse la encargada de llevar la batuta; pues bien, después de decenas de llamadas a los representantes máximo de la Cultura andaluza, no ha tenido lugar reunión alguna.

            Este viejo gruñón ha roto los papeles que Griñán había rubricado, así que por mi parte no existe compromiso alguno, no sin antes aplaudir que el Presidente de la Junta sepa elegir al Consejero apropiado para enfriar las promesas, y éste a la Secretaria General para, una vez enfriadas las mismas, sepultarlas en el olvido.

            Queden ustedes con Dios, pues así el turrón de jijona me lo tomo sin problemas estomacales.


Vente conmigo a la mar (y II)



Si te lo pones muy cerca
el diamante no se ve,
si lo quieres a tu lado
dale un poco de cordel.

Niña de la falda blanca
vente conmigo a la mar
para ponerla salada.

Si lo miras frente a frente
el sol te puede cegar,
si lo miras de reojo
su caricia sentirás.

Niña de la noche triste
vente conmigo a la mar
para ver a los delfines.

Llorar una noche, sí.
Llorar otra noche, no.
Que nadie en el mundo vale
las lágrimas que echo yo.

Niña que vienes llorando
vente conmigo a la mar
para jugar con los pargos)

(De José García Pérez)

sábado, 15 de diciembre de 2012

¿... y usted?



           Una vez que este extraño día ha sido cubierto por la noche, y tras haber comido, ver una película, meterle mano al suplemento Papel Literario, volver a ubicar los papeles en plan inverso a como los tenía ayer, colgar un poema en Facebook, aburrirme, transcribir al mismo una cita de alguien, y estando a la espera -insoportable por cierto- de sufrir con el encuentro de fútbol Sevilla-Málaga, me he dicho a mí mismo, “bueno, mételo mano al copo nuestro de cada día”; y aquí me tienen ustedes intentando hilvanar unas palabras.

            Dado que mi propósito de enmienda es escribir lo menos posible sobre política por el empacho que hay sobre la cuestión, e ir dando poca cuerda al tema de la crisis y de su fatídica prima, brota entonces una enorme dificultad para hacerlo sobre otros detalles que adornan y alienan la vida de un ser corriente.

            Pues se quiera o no, usted y yo, o sea, la mayoría absoluta de los seres normales y normalmente fotocopiados venimos a hacer lo mismo: dejar pasar los días, y esperar al que llega mañana sin que en ninguno de ellos, el hoy y el mañana, vislumbremos una posibilidad de cambiar el rumbo que el destino nos tiene marcado, ya saben, sucumbir al tedio de la existencia.

            Está todo escrito, milimetrado, determinado y rubricado; tanto es así que me importa un bledo conseguir del que pueda leer esta ristra de palabras la posibilidad de obtener un segundo de asombro, pues yo tecleo para mí con la única ilusión de convencerme de que es posible escribir un día, y otro, y otro más, obteniendo algo de agua del más desértico de los territorios: aquél que dominamos, o sea, el los quinientos metros cuadrados donde pintamos algo, en el que incluyo el llamado hogar y el bar de al lado.

            Y es que sé que cuando se opta por salir de la “tierra conocida” comienza una aventura apasionante de la que uno se aleja. No le de usted vuelta a estas palabras escritas sin sentido, todo se resume a que la persona tiene la posibilidad de elegir entre la seguridad y la aventura.

            Yo lo hice por lo primero…¿y usted?


Vente conmigo a la mar (I)



Un cigarrillo se quema
con cuatro o cinco calá,
un amor desaparece
cuando no se besa más.

Niña rica en los suspiros
vente conmigo a la mar
a buscar a quien te quiso.

Cuando un caballo desboca
no lo quieras sujetar
que hasta las bridas se rompen
si tú lo quieres frenar.

Niñas de los ojos verdes
vente conmigo a la mar
a ver saltar a los peces.

(De José García Pérez)

viernes, 14 de diciembre de 2012

Mi verdadera oración (y III)



Se terminó la aventura
de aquella pasión de amor,
sólo nos queda el dolor
de nuestra santa locura.

Busca en tu vida la luz
no detengas tu camino
busca feliz tu destino,
yo me quedo con la cruz.

No creas lo que te digo
es mentira esta canción,
mi verdadera oración
es querer estar contigo.

(De José García Pérez)

jueves, 13 de diciembre de 2012

Algo se muere en el alma




            Ha tardado demasiado en morir mi amigo José Sánchez Blanco, demasiado.

          Un maldito trombo, hace años, cuando ejercía de Director Escolar desahuciado en el lúgubre “Edificio negro” por decisión del más injusto Decreto Real dado en tiempos de Felipe González, dejó tocado de por vida, la mente más privilegiada que he conocido en esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            A Pepe, para bueno o para malo, le debo lo que soy, más todavía: le debemos mi esposa y yo.

            Nuestras vidas se cruzaron cuando, en Granada, opositábamos al Cuerpo de Directores Escolares: extinguido, finiquitado y maltratado a los pocos días de la llegada del amigo de Alfonso al poder. Lógicamente, Sánchez Blanco obtuvo el número uno en aquellas pruebas que se realizaban bajo los parámetros de publicidad, mérito y capacidad.

            Él fue llamado por Francisco de la Torre Prados para formar parte de la candidatura de UCD en las Elecciones Generales de 1977, que desembocaron en Constituyentes; por las causas que fuesen, las ignoro, declinó la invitación, pero al actual Alcalde de Málaga le dio mi nombre y apellidos.

            Nunca me comentó Pepe ese detalle, y jamás De la Torre desveló el secreto, pero fue por esa carambola por la que mi vida, ya decía, para bien o para mal, cambió radicalmente.

            Fue un cristiano comprometido, un católico macizo y roqueño, muy sensible al Andalucismo moderado y un gran humanista.

            En las Generales de 1979 se presentó al Senado por UCD, y por un puñado de votos no consiguió Acta de Senador.

            Hay vidas que se cruzan en un momento dado, las nuestras se cruzaron en los tiempos de la transición de la Dictadura a la Democracia; después, no es que se alejaran, pero sí se diluyó algo nuestro contacto; lo quería a rabiar, aunque en silencio.

            La tristeza me embarga esta tardenoche de diciembre, pero la vida transcurre, y yo con ella.

Mi verdadera oración (II)



Los besos que nos quemaron
cuando soñamos los dos
estar tan cerca de Dios,
en el vacío quedaron.

Son las cosas de la vida:
ayer manantial de sol
hoy apagado farol
mañana sólo una herida.

No creas lo que te digo,
es mentira esta canción,
mi verdadera oración
es querer estar contigo.


(De José García Pérez)

miércoles, 12 de diciembre de 2012

La extra, los vascos y el resto



            Una de las medidas más impopulares del gobierno de Rajoy ha sido la de eliminar la “extra” de Navidad a todos los funcionarios, aunque digamos de paso que ha sido asumida por estos con gran docilidad.

            El ex lehendakari Paxti López, hoy todavía en funciones, observó que la caja fuerte del tesoro vasco contenía parné suficiente para abonar dicha “extra” a su funcionariado y aprobó, unilateralmente, que los 70.000 funcionarios de su territorio pudieran seguir comprando un buen jamón para estas fiestas que ya, dicho de paso, las tenemos a la vuelta de la esquina.

            Pensándolo tres o cuatro veces, el gobierno central presentó recurso de inconstitucionalidad ante el presunto desvarío que suponía ese introducirse en competencias que son estatales; pero López ya había cursado orden a la banca de que abonase en las cuentas corrientes de los privilegiados funcionarios el aguinaldo de siempre.

            El TC admitió el recurso, y coincidiendo en el tiempo con la abultada generosidad de Patxi, dictó sentencia previa para anular, temporalmente, la medida adoptada por el gobierno vasco, pero ya la banca había transferido a unos dos mil funcionarios la “extra” navideña, por lo que ha tenido que recular, me refiero a la banca, y se ha hecho de nuevo con los euros en cuestión.

            Hasta aquí el jaleo surrealista al que no hemos prestado la atención debida; y digo hasta aquí porque el TC tiene de plazo cinco meses para ratificar o no su propia decisión, al tiempo que el gobierno vasco amenaza con recurrir ante tan alta institución.

            Dejando a un lado el tema de competencias, queda claro que de haberse llevado a cabo el abono de la “extra” por aquellos pagos de Sabino Arana se hubiese dado un hachazo a la supuesta igualdad que debe existir entre todos los españoles, pero resulta que la mencionada igualdad es una bella utopía que se hizo añicos en la tan manoseada Constitución que “ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales”, o sea, la pasta: la leche, vamos.

            “Yo pecador…”



Mi verdadera oración (I)



Aquella noche de enero,
cuando las hojas caían,
tus lágrimas me decían
lo poco que ya te quiero.

No detengas la mirada
al pasar tú por mi lado,
sigue tu paso sagrado
que por ti no siento nada.

No creas lo que te digo
es mentira mi canción,
mi verdadera oración
es querer estar contigo.

(De José García Pérez)

martes, 11 de diciembre de 2012

Aprendiendo a contemplar



            De día no nos veíamos. Cuando llegaba el ocaso, salíamos a pasear por la ribera. Era el único entre los paseantes que no vestía pantalón corto; al llegar a la playa se arremangaba los vaqueros a la altura de las rodillas, las alpargatas anudadas al cuello e iniciábamos la andadura.

            Íbamos dejando todo vestigio de “civilización” (sombrillas, bolsas de basura, cañas secas, etc.) y nos introducíamos en la virginidad de la playa.

            Llegábamos todas las tardes a las inmediaciones de la “casa del palo”; una vez allí, atravesábamos frontalmente la playa y nos sentábamos en cualquiera de las dunas, frontera natural de la marisma.

            Era un placer ver la lengua del Río Piedras a su paso por El Rompido; a la izquierda, el coquetón puerto de El Terrón prestaba sus barcos de pescadores a la riqueza visionaria del paisaje.

            Le pregunté: -¿Qué piensas, Juan?
            Él, inmutable, respondió: -Nada, contemplo.

          Tenía la sensación de blasfemo cada vez que le preguntaba cualquier cosa. Había días que pasábamos más de dos horas sin cruzar palabras. Siempre me ha impuesto la manera de ser de Juan, le reconozco su autoridad de magisterio de vida.

            -Qué es contemplar?, le pregunté.
            -Llegar a formar parte del paisaje. Adentrarse en la marisma con la mirada inquieta de la búsqueda. Navegar a través del río Piedras. Vivir la mirada de uno mismo. Templar el ánimo con lo real y lo soñado.

            De regreso al viejo apartamento, gustaba de hacer el camino con la caricia en sus pies de la plateada pleamar; de vez en cuando detenía el paso y miraba hacia atrás mientras sonreía.

            -Es un milagro-, exclamaba.

            Una inmensa negrura envolvía a la propia noche. Las pequeñas luces de las chalanas señalaban un tenue resquicio de vida. Yo intentaba ver el milagro, pero no lo conseguía.

            -¿Dónde está el milagro?, ¿a qué te refieres?, ¿a la noche?, ¿al silencio roto por las olas?

            -El milagro –decía- está en mis retinas.

            Y es que poseía una limpia mirada.

(En el X Aniversario de la muerte de Juan el de Cartajima, mi amigo)

lunes, 10 de diciembre de 2012

Ese jilguero que trina (y II)



Con incienso, mirra y oro
parezco su Majestad,
prefiero la Libertad
como el único tesoro.

Y nadie tiene la culpa
por esta vida indecisa.
Por esta muerte sin prisa
sólo a mí pido disculpa.

Ese jilguero que trina
en las ramas de los pinos,
y la brisa de sus trinos
es música sacrosanta.

(De José García Pérez)

XX años de Papel Literario


         Hace 20 años que el poeta cordobés, afincado en Málaga, Antonio Romero Márquez, creara “Papel Literario” como suplemento cultural y semanal de “Diario Málaga”, a su dirección nos incorporamos, en no más de tres meses, el escritor Pedro Vizoso y quien estas líneas escribe.

            Los triunviratos, exceptuando el formado por la Santísima Trinidad, siempre arrastraron problemas durante la Historia, y Papel Literario paso en sus orígenes por ellos. Finalmente, el menos apropiado por sus conocimientos literarios, el que estas líneas escribe, con la soledad como único acompañante, coordinó dichos papeles hasta llegar al día de hoy.

            Cerró sus puertas “Diario Málaga” y seguimos con la cotidiana matraca de que no desapareciera Papel Literario, y en ello estamos. Así que contra el silencio que sopla desde esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Málaga, hacia él supimos acceder a Internet y crear una página que es seguida en buena parte del mundo con un número bastante aceptable de lectores.

            De ser en un principio, un suplemento que apostó en su tiempo por la poesía llamada “de la diferencia”, hemos llegado en la actualidad a ejercer la profesionalidad como método de trabajo; pero los llamados “poetas de la experiencia” no olvidan aquellos inicios, y nos siguen creyendo sus más radicales enemigos.

            Málaga, el mundillo literario oficial quiero decir, nos ignora y poco contamos para él. No es que nos importe en demasía, pero nos duele que tanta cultura aportada por Papel Literario Digital” sea menospreciada de forma institucional.

            En estos días que cumplimos XX AÑOS DE VIDA, el grupo de hombres y mujeres que componemos la redacción de Papel Literario (Morales Lomas, Pepe Sarria, García Velasco, Benítez Villodres, Mª Victoria Reyzábal, Manuel Quiroga Clérigo, Filomena Romero, Francisco Basallote, Vélez Nieto, Paloma Fernández Gomá, Manuel Garrido Palacios, Antonio Moreno Ayora, Francisco Gil Craviotto, José Cenizo Jiménez y alguien que siempre pueda escapar a la memoria) agradece a sus lectores su fidelidad para con PLD.

            Aunque, a veces, entra cierto deseo de tirar la toalla, seguimos en el empeño. Nuestro deseo es que existan críticos y escritores que deseen incorporarse a este proyecto cultural.

e-mail de contacto: elcopo@telefonica.net

           

domingo, 9 de diciembre de 2012

Reculando que es gerundio, señor Rajoy


           Llegó, señor Rajoy, la hora del otro recorte: la de la clase política. Hace unos días anunció tal medida, pero ha reculado. Los suyos, los otros y los que se creen puros le han dicho: “Eh Presi, hasta ahí podíamos llegar”.

            Y de pronto, ante ese anuncio hecho por usted de tijeretear a ediles y otras personalidades se ha ciscado, sin pensar en el fétido aroma que desprende, al menos para el que esta mandanga escribe, sus fatuas promesas.

            Que sí, señor Rajoy, échele usted bemoles, por no decir cojones, a lo que enfatizó en un momento dado. Ejerza de Presidente de los españoles  tiesos y desarrapados, o sea, de los que estarían de verdad con usted si cumpliese lo dicho.

            Afile las tijeras para evitar el despilfarro institucional que parece no tener freno. Hombre de bien, acabe con las Mancomunidades de municipios -¿qué será tamaño invento y para qué sirven?- ; por aquí, me refiero a Málaga, tenemos dos colectores por dónde se van parte de nuestros ahorros, a saber, jajaja, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol y la de la otra costa; y en medio de ambas: la Diputación que comanda el presidente del PP de usted, señor Bendodo, el hombre que machacaba las colecciones de poesía al tiempo que tragaba churros en una sesión de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Y de paso, cepíllese, señor Presidente de España, todas las mancomunidades de municipios de nuestro puzzle español, catalán, gallego y vasco. Échele valor, avance hacia la decencia.

            Y vea usted, ya puesto, unte con vaselina a las Diputaciones, órganos inútiles, refugio de políticos, enchufados y gestores de partidos; unte, unte vaselina y que desaparezcan.

            Ah, no se olvide de la Federaciones de Municipios esparcidas por el suelo patrio: una pregunta: ¿para qué sirven y, lo más importante,  a quién sirven?

            Eso para empezar, después podemos seguir con el Senado, las veguerías, los sueldos vitalicios, el Consejo de Estado, etc.

www.josegarciaperez.es


Ese jilguero que trina (I)



Anoche soñé contigo
camino de la Alegría
y la Tristeza decía:
es un sueño, buen amigo.

En capillita dorada
me tienen con algodones,
yo quiero dejar jirones
viviendo la madrugada.

Ese jilguero que trina
en las ramas de los pinos
y la brisa de sus trinos,
es música sacrosanta

(De José García Pérez)

sábado, 8 de diciembre de 2012

Es tan sencillo vivir (II)



A ese perrito de lana
que salta por la ribera
entre sus rizos quisiera
cubrirme por la mañana.

No necesito comida
ni dinero ni vestido,
un caballito bandido
y una vida bien vivida.

Es tan sencillo vivir
cuando el amor se aposenta
que ni caes en la cuenta
que te hace falta dormir


(De José García Pérez)

¿Es dogmática la Constitución?


             El mundo católico celebra en el día de hoy el dogma “De la Inmaculada Concepción”; corría el 8 de diciembre de 1854 cuando el Papa Benedicto XVI promulgó tal norma de obligada creencia para los fieles; por ella, lo que pone a juicio de la razón es que la madre de Jesús de Nazaret fue concebida, porque así lo dispuso el misterioso Dios, sin mancha ninguna y que, por lo tanto, ella no es heredera del llamado pecado original, sostén y vértebra del más rancio catolicismo que, en un acto de sinrazón, cree que todos los bebés del mundo nacen con el pecado heredado de los mordiscos que Adán y Eva le dieron a la manzana a instancias de la sibilina serpiente, signo del demonio pinchapapas.

            Para algunos la Constitución Española anda convirtiéndose en una especie de dogma que hay que creerse de “pe” a “pa”; y así, un periodista malagueño de forma burda e insolente, trata de hacer broma de los cinco millones de parados que existen en España comparándolos con el artículo de la Magna en el que se lee: “Todos los españoles tienen derecho al trabajo”, además de establecer otros paralelismos con la vivienda, la democracia de los partidos, etcétera, etcétera.

           La Constitución formula, pero no crea los puestos de trabajos o las viviendas dignas. La Constitución tensiona al político y a la ciudadanía para que esos logros algún día puedan ser realidad vida y, si no lo consigue la clase política, que perece no está por la labor, será el pueblo el que reclame su derecho a decidir en muchas cuestiones, derecho que puede ser logrado por las buenas o por las otras.

            La Iglesia Católica no puede echar marcha atrás en sus pronunciamientos dogmáticos, incluido el de la Inmaculada; pero el pueblo si puede lograr que los políticos rectifiquen lo que fue bueno hace 34 años pero que hoy queda obsoleto, repleto de polvo y paja, y esperando que la ciudadanía consiga con su batalla diaria que se cambie lo inservible.

            Y son muchas cosas, demasiadas, las que hoy, bajo el tabú del consenso constitucional, deben y pueden ser cambiadas sin necesidad de volar el Puente de la Constitución.


viernes, 7 de diciembre de 2012

Es tan sencillo vivir (I)


Al salir por las mañanas
y me encuentro con el día
me cubro con la alegría
del tañido de campanas.

Lo que importa es lo primero
que se mueve por mi mente,
ese deseo inconsciente
de decirle que la quiero

Es tan sencillo vivir
cuando el amor se aposenta
que ni caes en la cuenta
que te hace falta dormir.

(De José García Pérez)

"Sentí cobardía parlamentaria"


Este viernes plomizo y lluvioso, pilar importante en la construcción de este puente donde los bienaventurados que se han pirado de sus lugares de origen para solearse, se ha cargado parte de las expectativas de la poderosa trashumancia que se desplaza por un deseo de huir de la tensión diaria del siempreigual.

Y no todos somos así. Personalmente, cuando los escaparates y los bares se encuentran apagados, y algún transeúnte camina por D. Cristián tremolando su paraguas y los pequeños pájaros buscan cobijo en la gran copa del árbol que cubre una ventana del Gran Vía, saco billete de primera clase para bucear en mi interior y emprender un viaje en busca de algún pasado que sea más atractivo que este presente que, sin paliativos, debe tener una fatal desembocadura.
Al igual que ayer, deseo escribir de los debates constituyentes y de mi reacción publica ante ellos. Fueron nacionalistas vascos y catalanes los grandes protagonistas, junto al juego en contra de los partidos de ámbito central, del debate del famoso Título VIII de la Constitución Española, el que trata de las competencias de las Comunidades Autónomas.
Llamó mi atención el silencio que, durante todo el proceso constitucional, aleteó sobre la palabra Andalucía, esta inacaba realidad que elegí para existir, vivir y morir; poseo cuatro densos tomos que guardan en sus páginas todo lo que se habló sobre el nuevo Estado Español que se construía, y en ninguno de ellos se nombra la tierra que, según Benedicto XVI, fue cuna de los Reyes Magos, y tan Magos.
Con motivo de una visita de Plácido Fernández Viaga a Málaga, recién aprobada la Constitución, el Presidente de la Junta de Andalucía reunió a las fuerzas políticas de la provincia y les expuso su grado de satisfacción con la joven Constitución. Pedí la palabra y, tras una breve intervención, expuse que “sentí cobardía parlamentaria” toda vez que ninguna voz, incluida la mía, se había alzado denunciando la pobreza de nuestro pueblo.
Desde ese instante fui condenado a muerte política y, aún hoy, vivo aquella agonía, pero como dijera el poeta: “me queda la palabra”

www.josegarciaperez.es



jueves, 6 de diciembre de 2012

Reivindicándome


             Si no lo hago yo por mí, quién lo va a hacer. Venga: un paso al frente el que se atreva y le doy un fuerte abrazo.

            Desde hace años, a mí al igual que a otros y otras, me fue concedida la Medalla al Mérito Constitucional y el consiguiente ingreso en la Orden que lleva su nombre. Data el título otorgado del año 1988 y firman el ministro Virgilio Zapatero y S.M. el Rey Juan Carlos I; los miembros de dicha Orden no gozan de más privilegio que el tratamiento de Excelentísimo señor o señora y que, en actos protocolarios oficiales, sean invitados a los mismos.

            Hoy, Día de la Constitución, para reivindicar el protocolo, me he investido de dicha Medalla a la hora de escribir estas letras que, sé muy bien, no serán comprendidas por la mayoría de los posibles lectores.

            A nivel nacional, los miembros de la citada Orden -ya vamos quedado menos- somos invitados a la conmemoración del día de hoy de cinco en cinco años, por lo que es posible que al celebrarse el XXXV Aniversario vayamos a la capital del Reino, previo desembolso del desplazamiento y estancia por nosotros mismos, para ver los que quedamos y el estado de nuestros esqueletos.

            Este año, en Málaga, “la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia”, nunca mejor dicho lo del silencio, se han celebrado dos actos oficiales en conmemoración de tan significada efeméride.

            La primera consistió en la celebración de una Mesa Redonda en la sede de la Subdelegación del Gobierno que comanda don Jorge Hernández Mollar, a la que no fui invitado como asistente o palmero de tan sabroso coloquio.

            Y hoy, a través del transoceánico Internet, observo que la Corporación Municipal con don Francisco de la Torre, Alcalde y Miembro de la Orden del Mérito Constitucional, también Senador del Reino en la actualidad, al frente, ha conmemorado el día en la Plaza de la Constitución.

            De usted para mí, y ahora que nadie nos lee, echo en menos que De la Torre Prados, de manera informal, no le haya ordenado o recomendado a uno de sus asesores: “Llama a este teléfono y dile a Pepe que a tal hora nos reunimos para recordar viejos tiempos”

            Lo de “Pepe” lo comento porque Paco y un servidor de la Constitución, compartimos escaños en aquellos tiempos de 1977 del pasado siglo, pero bueno, el tiempo y la poesía consiguen que todo se vaya apagando, incluida aquella incipiente amistad.

            Con mimo, me quito la Medalla, la pongo en su lugar correspondiente y, ustedes perdonen, en un susurro íntimo exclamo: “Viva el espíritu de la Constitución”, y digo espíritu, porque el cuerpo lo tiene cada día más mancillado.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Mañana buscaré



No era verdad aquello de la muerte.
En las tardes de sol
una brisa de sales de paloma
anuncia la venida de la noche.

Acudo con las redes de la búsqueda
al borde de los álamos,
pero nada descansa en sus orillas.

Mañana buscaré.

(De José García Pérez)