viernes, 30 de noviembre de 2012

Sin darme cuenta





           Escribir, escribir y escribir; beber, beber y beber; llorar, llorar y llorar; soñar, soñar y soñar… y sin darme cuenta: diciembre aquí.

            Este espacio de tiempo, al que llaman mes, último del año, ha llegado a traición. Al intentar colocar la fecha a este “copo”, me ha dado un pom pom pom de mucho cuidado, pues la Navidad está a punto de caer… y pasar… y con ella un año más, menos para algunos pesimistas.

            Pues que quieren que les diga que ustedes no sepan; ya saben, la mandanga de siempre: las que se avecinan son las fiestas que menos me gustan y, sin embargo, a un servidor del Estado son las que más me agradan.

            Pues claro que son nostálgicas, pero qué tiene de malo mirar hacia atrás, sin detenerse en seguir andando, y disfrutar de los que se fueron pero nos dejaron un tatuaje imposible de borrar, por ejemplo: la leche que mamé, el padre que ponía orden con tan sólo mirar, el hermano que se fue una puta nochebuena, el primer beso de amor, la novia formal y la otra, la familia nuclear como sostén de esta sociedad anónima, los amigos que se fueron para siempre y los que se amontonan en el corazón, lo bello de lo prohibitivo, la primera cana al aire, el sabor de la matalahúva, los rizos de aquella niña rubia, la hija, las nietas, y tú.

            Todo ello al compás de un pandero, una zambomba y una buena sonaja es un hervor de recuerdos, ausencias, presencias y vivencias que hacen de este mes un marco incomparable.

            Y no importa si se es creyente, agnóstico o ateo; todo ello siendo importante no es esencial. Lo que da esencia a la vida es la propia vida, el villancico que alegra la existencia de que todos los días dejen de ser  monótonos, clónicos y fotocopiados.

            Ea, amigo y amigas, vamos a prepararnos para ser una miaja más feliz; lo podemos conseguir, todo es cuestión de hacer que brote un poco de imaginación.

            Todavía no es navidad, pero ya la estoy preparando en esta oquedad que tengo que llenar.

martes, 27 de noviembre de 2012

No nacen las palabras



No nacen las palabras.
Quiero decir 'te quiero'
y se quiebra el destino del mensaje.
Las palabras de ti perecen en su inicio,
se agolpan en mi mente
y la noche las cubre.

(De José García Pérez)

El novio de la muerte


          El Cristo de la Buena Muerte o Cristo de Mena es una de las imágenes más veneradas en Málaga y, desde luego, la que suscita más publico cuando es paseada por esta ciudad que todo lo acoge, bien por ella en sí o porque a su lado desfila la Legión Española que, durante todo su recorrido, canta una y otra vez la canción legionaria “El novio de la muerte” que, digamos, pone los vellos erizados cuando se escucha por vez primera.

            La Casa-Hermandad se encuentra el la parroquia de Santo Domingo (El Perchel malagueño); pues bien hasta dicha parroquia ha llegado un buen párroco que está armando la marimorena al colocar la liturgia y el dogma católico en el lugar que le corresponde, o sea, ante que lo podíamos denominar tradición popular. Hace un par de días, creo que con motivo de un triduo dedicado al del La Buena Muerte, prohibió que los acordes de “El Novio de la Muerte” sonaran en el recinto parroquial por ser una canción militar que nada tiene que ver con lo sagrado.

            Imagínense el mosqueo que ha cogido el Sanedrín de la Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Animas que, con la que está cayendo, se ha convertido en comidilla de los que por aquí llaman “capillitas” y cosas por el estilo.

            A mí no me parece mal del todo; y si me apuran en demasía creo que está bien hecho por el párroco.

            Juzguen ustedes:
1) “El novio de la muerte” no es el himno de la Legión.
2) Los orígenes de “El novio de la muerte” provienen de un cuplé cantado en 1921 por Lola Montes, alias artístico de doña Mercedes Fernández.
3) Parece ser que se cantó por vez primera en Málaga en el teatro Vital Aza.
4) El general Silvestre y Millán Astray creyeron, y en eso acertaron, que dicho cuplé podía convertirse en una canción legionaria; y así fue.

            El Novio de la Muerte es un canto a la Muerte; el cristianismo debe ser una exaltación a la Resurrección, aunque toda la  Semana Santa es un espectáculo en el que se recrea la Pasión y Muerte de Jesús.

            Sigan juzgando: ¿está bien o mal la postura del párroco de Santo Domingo?


lunes, 26 de noviembre de 2012

No oculto nada



No oculto nada,
dejé todo al borde del aquí.
Ahora busco sendas de locura.
Detengo mi camino cuando huelo el sentimiento
y prendo el fuego del amor.
Sigo mis pasos deteniendo al alba
y rocío mi cuerpo con tu ausencia.

(De José García Pérez)

Mas, menos


        Lo más llamativo de las elecciones catalanas de ayer, opinión personalísima, ha sido el resultado de Ciutadans que, con una nueva forma de ser español y catalán al mismo son, ha conseguido nueve diputados en esos extraños comicios que le ha costado al erario público más de cuatro millones de nuestros escasos euros.

            La izquierda plural, llámese comunista, unida o ICV  sigue su marcha ascendente nutriéndose de los escombros del socialismo, y ha sumado tres escaños predicando y denunciando la política de recortes de la Generalitat y del Gobierno Central.

            Es curioso contemplar, como si de un milagro se tratase, que el PP de Catalunya, a pesar de que las tijeras de Rajoy no cesan en podar todo el verdor del aquel sistema de bienestar social que añoramos, no solamente mantiene sus escaños (18), sino que ha sumado uno más a su particular  talego de voluntades, que viene a demostrar que su electorado es fiel hasta en la miseria.

            No podemos decir lo mismo del Partido de los socialista catalanes que ha mordido por quinta vez (Elecciones generales, gallegas, andaluzas, vascas y catalanas) el polvo de la derrota, en esta ocasión en tierras de Carme Chacó y con la sombría presencia de Alfredo.

            Lo de Esquerra Republicana, el gran beneficiario de la aventura de Convergencia, es la repera, pues tras su “buen hacer” en el tripartito ha vuelto a lamer el gustillo de la victoria con su clara apuesta por el independentismo, que le ha llevado a convertirse en la segunda fuerza política del puzzle catalán.

            Y nos queda Mas y los suyos que, tras marcar a fuego su deseo de obtener una “mayoría excepcional”, se ha salido con la suya, pues ya me dirán ustedes si no es excepcional que haya ganado perdiendo doce escaños y que, a la vuelta de la esquina, siga todo ese lío de la millonada de euros que, presuntamente, se cobija por extraños lugares.

            Hay quien afirma que España ha ganado; creo que en conjunto todos hemos hecho el ridículo, incluido Mou y Ronaldo que fueron vapuleados por “er Beti”.


sábado, 24 de noviembre de 2012

viernes, 23 de noviembre de 2012

Una campaña electoral en el oasis catalán



             El seny catalán, ese sexto o buen sentido del que presume la sociedad catalana en su conjunto, creo ha sido zarandeado durante esta campaña electoral; dicho sentido es propio de la clase burguesa que vive instalada en una especie de oasis en el que se mueve con la misma languidez con que los cantos gregorianos, entre espirales de incienso, adormecen, a modo de opio consagrado, la sensibilidad de los propios del lugar.

            Un bello hombre ataviado con el don de la profecía, no hace más de quince días, anunció a los catalanes que eran un pueblo en marcha hacia su identidad como nuevo Estado de Europa. Los siempre durmientes aburguesados del seny, los que pagan el diezmo del tres por ciento a los miles de profetas que regalan libros y rosas a cambio de que nada les turbe y nada les espante, se sintieron sobrecogidos y algo atemorizados por la aventura que se les presentaba, ya ven: salir de su oasis, de sus diezmos en busca de la tierra de promisión, sin más atavío que una bandera.

            Desde fuera del oasis, brotaron denuncias de cuentas corrientes en otros bellos palmerales, fiscales en este caso, a nombre de sus profetas mayores y menores, millones de euros a cuenta del tres por ciento que ellos regalaban porque era pura tradición catalana; más tarde llegó el golpista del tricornio en la izquierda y pistola en la derecha, que amenazó al enviado del nuevo Yhavé con una denuncia ante la Fiscalía del Estado conquistador.

            A los hombres y mujeres que viven de verdad el “seny”, los y las inmaculad@s que observan como los nuevos bárbaros, los iberos de toda la vida, quieren hacer tiras de sus nuevos profetas andan pensando qué hacer, qué sentir, qué votar ante las malditas urnas que van a decidir si ellos y ellas son los depositarios de una voluntad divina que les llevará a ser por ellos mismos o, si por el contrario, van a continuar siendo súbditos de por vida de las huestes borbónicas y de los profetillas galaicos.

            Tan sólo ellos y ellas saben qué van a hacer este domingo que se acerca, que ya está ahí con su Moët & Chandon preparado para descorchar.


           


jueves, 22 de noviembre de 2012

Fragmento de "De febrero, veintitrés"


...
De febrero, veintitrés,
tarde de negros penachos,
de tanquistas y marinos,
de conjuras en palacios,
del sacar de nuevos sables,
de alertas en sindicatos,
de recuerdos de mi niña,
del gozo de los tiranos,
de callares, de silencios,
del silencio de prelados.
...

(De José García Pérez)

La vuelta de Tejero


<

            A continuación, entró la tropa en el hemiciclo. Eran todos profesionales (cabos, brigadas, subtenientes, tenientes, capitanes y querubines). Estos sí sabían a lo que venían. Ocuparon en pocos minutos todos los lugares estratégicos

            … A mi derecha un cámara de la televisión alemana; ellos están acostumbrados a otra casa. Quería irse, pero detrás del Grupo Mixto se había colocado un brigada difícil con una metralleta fácil.

            No supimos, no quisimos o no nos dejaron reaccionar. Gutiérrez Mellado se enfrentó a los golpistas. El teniente coronel intentó derribarlos, pero el viejo y delgado general aguantó la embestida.

            Adolfo Suárez dijo: Soy presidente constitucional.

            Se armó un pequeño revuelo de protestas entre sus señorías, y el teniente coronel lanzó la orden: “Todo el mundo al suelo”. Y disparó. Cuatro suboficiales dispararon ráfagas con metralletas, y los representantes del pueblo buscamos refugio entre los escaños

            (…)

            A los pocos minutos, a mí me pareció un siglo, nos “invitaron a levantarnos. Fuimos incorporándonos lentamente. Miraba sorprendido. Fue a partir de ese momento cuando sentí miedo.

            Le dije a Clavero; ¡es Tejero!>>
 (Fragmento de un capítulo del libro “18 horas con Tejero” de mi autoría)  


Nota. Quedo enterado que el ex Teniente Coronel Tejero ha presentado una denuncia en la Fiscalía del Estado contra Artur Mas por “conspiración e intento de sedición”

Postdata.  ¡Qué país, Dios, qué país!

miércoles, 21 de noviembre de 2012

El ser o no ser de José Blanco


               Existen momentos en la vida de una persona en que ésta se plantea su futuro inmediato. El que estas líneas no vivió tal interrogante cuando dejó la política  o la política lo dejó a él, sino que rápidamente se integró a  plaza de profesor en el Colegio Público “Bergamín” y renovó su cotidianidad de dividir por treinta la migaja mensual, las habichuelas, de su ejercicio funcionarial; por cierto que un día de estos, me lo recuerdan si me olvido de ello, haré un análisis de si fui yo el que dejó la política o viceversa. Creo que valdrá la pena.

            Pues bien José Blanco, el que fuese el hombre fuerte del optimista Zapatero, secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento se está pensando si volver a la política activa o dar un salto para situarse en la empresa privada.

            Esto sí que es una noticia en sí misma, pues que un hombre, o una mujer, cuestione su futuro debe preocuparnos al máximo; en este caso concreto, por él y por la misma nación.

            Se puede llegar casi analfabeto a la política, y ésta se encarga de espabilar al sujeto y hacerle aprender en una pizca de años más contenidos que los que poseía la antigua Enciclopedia Álvarez 3º que una inmensa chavalería estudió por los años sesenta del pasado siglo. Creo que Blanco no fu un dechado de virtudes en su tiempo de estudiante, durante el que no llegó a finalizar estudios universitarios, pero a la sombra de Zapatero fue escalando puestos hasta alcanzar como Jacob la visión inmediata del dios poder. Por encima de él, José Luis y por debajo, un rodar de cabezas de mucho cuidado.

            En la empresa privada, que se sepa, aparcó el coche oficial de ministro a la vera de una gasolinera y verse con un empresario no sé sabe con qué intenciones, pues la cosa está todavía sub judice.

            Se supone que con su acta de Diputado Nacional y sin pintar nada en el organigrama de Rubalcaba, el bueno de Pepiño está triste como Cristiano, pero creo: por España, por Galicia y hasta por él mismo que debe permanecer en esa poltrona que muchos desean.


   

martes, 20 de noviembre de 2012

El miedo de ayer


           Durante la madrugada de hoy, con esa guerra que se sostiene entre dormir o no, me incorporé de la cama y, algo sedado, acudí a la llamada de la amistad virtual que se descubre en las redes sociales.

            Una vez encendido el aparato que nos pone en contacto con un@s poc@s amig@s, tecleé recibir mensajes y aparecieron una docena; entre ellos, una ristra de comentarios en torno a un escrito que Francisco había colgado sobre el miedo.

            Serían las dos o tres de la madrugada cuando escribí un comentario a propósito del tema, y me despedía deseando felices sueños a los que habían echado un rato con el miedo como objeto de diálogo; a mi amiga Ana, especialmente a ella, le deseaba un feliz y dulce sueño.

            Ocurre que esta mañana, tras el aseo pertinente y la manduca correspondiente, me he puesto frente al ordenador y, sea por lo que sea, ya no existía ese mensaje; por un momento he llegado a dudar si lo colgué o no, y no hay duda: lo colgué: y no está.

            Lo que venía a decir en él, es que el miedo forma parte de la ristra de sentimientos que arrastra cada persona, y que no es malo, mucho menos vergonzante, reconocer que en determinadas ocasiones el miedo nos la juega en cantidad.

            Lo más facilón es decir “Carpe diem”, o sea: vivamos al día; pero no todos los días son iguales y, felizmente, las personas tampoco somos objetos fotocopiados o, como decía mi santa madre: “cada uno tiene su corazoncito”

            Tengo miedo a que los sueños dejen de serlo. No temo a mis sensaciones. No tengo miedo al miedo. De sentir miedo, cosa que no sé si afirmarlo o no, lo tengo de mí mismo. Y siempre he temido que los ideales que forjé durante mi vida, se hayan quedado en simples metas.

            ¡Ah!, soy humano


lunes, 19 de noviembre de 2012

Otra forma de usar las tijeras


           Cuando la gente lo pasa mal de verdad, los corazones de cartón piedra se transfiguran en vísceras que palpitan. La necesidad del otro extrae lo que tenemos de buenos samaritanos y vamos dando lo mejor de nosotros que, por cierto, no es otra cosa que nuestra humanidad en ejercicio.

            Lo acción que realizaron ayer algunos peluqueros de Sevilla, la ciudad que se basta a sí misma, es digna de dedicarle unas simples líneas. Tomaron sus utensilios de trabajos, por supuesto que tijeras incluidas, y se encaminaron hacia la Plaza Nueva donde y, ante la expectación de turistas y transeúntes, desplegaron su corazón en forma de pancarta en la que se leía: “Servicio gratis a cambio de un kilogramo de alimentos”.

            Ese pueblo, el sevillano, que vive la bulla mejor que nadie, se movilizó y al compás de las malditas tijeras, benditas en esta ocasión, rociaron la plaza de alimentos de toda clase: papas, panes, garbanzos, lentejas, jamones, botellas de vino, salchichones, mantecados… y no dieron la vida, porque no se la pidieron.

            Hicieron falta varios camiones para transportar a un Banco de Alimentos todo lo recogido, al tiempo que las tijeras cortaban bucles, melenas y coletas.

            Sé que no es la gran noticia de hoy, pero el ejemplo es significativo: estrujarse la cabeza al máximo para aportar algo al prójimo: o sea, sentirse instrumento útil en esta sociedad malparada por otras clases de tijeretazos.



                                                                                                                  

domingo, 18 de noviembre de 2012

Las cuentas catalanas


        ¿Será verdad o será mentira lo publicado por El Mundo, a través de filtraciones de la “poli”,  sobre la pasta en paraísos fiscales en cuentas de Jordi Pujol o Artur Mas? Será verdad, será mentira; pues vaya usted a saber si el oasis catalán es capaz de semejante aberración.

            Dicho lo anterior, que es la madre del cordero, y publicado en plena campaña dicen que electoral, el impacto de la noticia en las urnas que se abrirán el próximo domingo no hay nadie capaz de predecirlo, pues todo va a depender de estos próximos días para presentar a Mas como protomártir de Cataluña o el gran farsante de la política.

            Siendo estas las cuentas que me interesan saber, es también sustanciosas la cantidad de encuestas que en el día de hoy se han publicado en la prensa más representativa de España, incluida Cataluña.

           En todas ellas se da por seguro que CiU no obtiene su ansiada mayoría absoluta, algo que me extraña cantidad; sube Esquerra, se mantiene PP, se pega un batacazo el PSC, Ciudadanos alza su voz, y la Izquierda Plural crece un poquitín.

            Si se tiene en cuenta hacia donde mueven las manos los partidos políticos asentados en Cataluña, podríamos afirmar que dicho territorio es puramente de derechas; ahí tienen, para defender mi tesis, al personal de  Convergencia de don Arturo, Ciudadanos de Alberto Rivera, Unión del señor Durán y el PP de Rajoy encarnado en Alicia y su amado país de las maravillas; el ala izquierda se encuentra dominada por Esquerra y la Izquierda Plural con su rico colorido ecológico. En tierra de nadie, el PSC deambula buscando acomodo.

            Desde la perspectiva sentimental, Cataluña lleva camino de ser independentista, hecho que lidera Esquerra y al que se suma la derecha de Convergencia y, de forma vergonzante, el señor Durán. En este terreno pantanoso, los socialistas catalanes tampoco tienen claro el ser o no ser.

            El auténtico problema electoral que se nos avecina es saber si los dos tercios del próximo Parlament es independentista, a saber: la suma de CiU y Esquerra. El resto es pecata minuta.


Vagaré por las playas


Cuando el viento que silba sea brisa
y la noche la cubra con su manto,
cuando el alma suspire en su quebranto
y deslice en su adiós una sonrisa,

cuando el tiempo transcurra ya sin prisa
y detenga su blanco el amaranto,
cuando a nadie moleste con mi canto
y celebren por mi alma santa misa:

vagaré por las playas entre mares
con tus besos cual rutas estelares
y salpiques de plata enamorada,

entre cantos de libres aventuras
con espacios de vida consagrada
sin los hilos de viejas ataduras.

(De “Donde el viento silba nácar”,
de José García Pérez)

sábado, 17 de noviembre de 2012

Yo te quiero Melilla




Ahora que ya viejo te he invocado
por la orilla de enfrente de tus mares
te envío desde Málaga a tus lares
el ritmo de mi verso descansado.

No preguntes si siempre yo te he amado,
mi existencia está llena de avatares,
escucha el nuevo salmo de cantares
que nace de mi sueño liberado.

Yo te quiero Melilla, yo te quiero.
Mis años de niñez del Barrio Obrero
los llevo como nueva eucaristía.

Cuando siento las nieves en mis sienes
alzo el vuelo buscando lo que tienes,
son los besos de aquella madre mía.

(Poema a Melilla, de J. García Pérez.
En la foto, el autor y Pepe “el pollo”.
Dos melillenses en el Gran Vía)

viernes, 16 de noviembre de 2012

Esa mujer...


Esa mujer que tú miras
te va a costar un disgiusto
que a mí me costó la vida.

(De José García Pérez)

jueves, 15 de noviembre de 2012

Entre la huelga general y los violentos: el pueblo


          Pues claro que existen motivos para protestar ahora y antes, con el PP gobernando y el PSOE cuando gobernaba. ¿Lo duda alguien?

            Millones de parados, cerca de dos millones de hogares donde todos sus miembros están mirándose unos a otros, los comedores sociales a tope, la tijera como método de hacer política, los jubilados perdiendo poder adquisitivo, los abuelos sosteniendo a hijos y nietos, la extra que vuela de muchos hogares y, con ella, una miaja de champán, los bancos que sobrevuelan como aves de rapiña por doquier, los políticos cobijados con un sueldo que ellos mismos legislan, cientos de miles de casas vacías, la guillotina del desahucio siempre amenazando, etc., pues claro que hay razones para que el pueblo se manifieste.

            Por ello, hay que saber distinguir entre la huelga general, los violentos y el pueblo que, ayer, dejó de ser masa amorfa, silente y sumisa.

            A la huelga convocada por sindicatos se han unido los que en ejercicio de su libertad personal (entendiendo por libertad el derecho a optar) así lo han decidido; mi aplauso personal a lo que de verdad trabajando en empresas e industrias, han dado un paso hacia adelante para velar y luchar por sus intereses como trabajadores; lamento el que otros que hubiesen deseado asistir a su trabajo diario, no lo hayan podido hacer por coacción de los que sean.

            Vomito de todos aquellos que, al filo de la madrugada del 15-N se dedicaron a sembrar el terror por las principales ciudades de España: los violentos.

            Y mi aplauso, amor y admiración a los que, hicieran huelga o no, se manifestaron masivamente, tras años de sumisión, por calles y plazas haciendo ver a los gobernantes su disconforme actitud ante tanta legislación en contra de los más débiles.

            Ese, ese es el pueblo. Espero que Rajoy, al que no creo idiota, haya tomado debida nota.




miércoles, 14 de noviembre de 2012

A las 16:30 horas del 14-N


          Hace un porrón de años leí “El capital” de Carlos Marx, en él se piensa que la revolución, después llamada marxista, era competencia de proletarios cualificados; es por ello que la teoría de Marx estuvo especialmente escrita para Alemania, nunca para Rusia por carecer de ellos y, mira por donde triunfa en tierras de zares y campesinos, clase social que Marx casi despreciaba.

            Por ello, la huelga general del 14-N triunfa en los sectores industriales, donde el sindicalismo de clases encuentra su auténtico acomodo; es el caso de Astilleros, Renault y demás firmas, cuencas mineras, etc.; en otros lugares, Grandes Superficies, Autónomos, Cafeterías, Hostelería, etc., la incidencia, a esta hora, ha sido mínima por más que los piquetes “informativos” hayan intentado marcarse como meta “ahogar” los grandes escaparates de España.

            A un servidor, que lo es de ustedes, le extraña en demasía que determinados diputados se hayan incorporado a la huelga, y no defiendan sus enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado, a pesar de que el rechazo a las mismas estaba cantado ante la mayoría absoluta del PP, pero hay que morir en el intento y la honra, a veces, no se logra en la victoria sino en la derrota.

            Surrealista, por la torpeza, la actitud de los diputados nacionales del PSC (integrados en el PSOE) que se han ausentado del Congreso de los Diputados, o sea, no han votado las enmiendas de Rubalcaba y compañía para incorporarse a la huelga.

           Todos sabemos que hay campaña electoral en Catalunya, pero semejante postura pone al manifiesto, y da vergüenza de ello, la poca envergadura de determinados diputados a los que, espero no equivocarme, la ciudadanía catalana les pase la factura correspondiente.

            De todo este pequeño lío montado, lo más gratificante a nivel personal, fue que hoy a la 0:01 horas Canal Sur dejó de emitir su programación para unirse a Toxo y Cándido; qué descanso más agradable.

            Confío en que las manifestaciones previstas a partir de ahora sean de gran éxito, pues si no es así tendré que apostatar de parados, cabreados y recortados.

  

martes, 13 de noviembre de 2012

Silencio: huelga general


          No está uno para huelgas generales, ya saben: jubilado y achacoso; pero como La Bastilla, o sea, El Corte Inglés, lo tengo a un tiro de piedra de casa, puede ser que me acerque, de lejos por aquello de las pelotas, para ver si en esta ocasión es tomada por los huelguistas.

            Si se piensa algo, no está el patio para que se crucen de brazos los pocos que trabajan; pero si se piensa cantidad, hay tanta gente jodida que es lógico que la mala uva la lancen por plazas y barrios del entorno nacional.

            En realidad, y no porque sea un derecho constitucional, no veo mal que el personal de rienda suelta a su cabreo que viene de años atrás; no ya porque lo digan Cándido y Toxo, sino porque la maldita realidad es difícil de soportar sin creer en la ilusión.

            Unos por convicción y otros por hambre pudiera ocurrir que la huelga sea exitosa, también puede ocurrir al revés, quiero decir que estando la ruina a flor de piel y la extra en paradero desconocido, algún funcionario puede cuestionarse perder otros sesenta o setenta euros para nada, pues la mayoría absoluta que sostiene a Rajoy es indestructible.

            Los militantes del PP no harán huelga, pero sí buena parte de sus votantes; los del PSOE si la harán, pero no todos sus electores; Izquierda Unida no tiene problemas: todos a una.

            Lo único que no veo claro es la clase dirigente socialista acuda a la llamada porque, en parte, son también culpables del estado catatónico que nos envuelve.

            En fin, que todo transcurra en los límites del respeto mutuo, que no es mucho pedir, creo.


lunes, 12 de noviembre de 2012

A la atención de la doctora Reyes Carvajal, Málaga



             Hace unos días realizaron en mi dolorido cuerpo esa prueba denominada TAC. Encaminé mis pasos hasta el hospital “Parque de San Antonio” de Málaga, bebí un litro de algo necesario para verificar lo que llaman contraste, accedí a la máquina, me inyectaron, dicen, suero, y fui introducido en la máquina que todo lo sabe y averigua. No sentí mis piernas y, como me dijeron, el tiroides se puso, valga la expresión, al “rojo vivo”.

            A la semana, hoy quiero decir, recogí el resultado. Que si esto y que si lo otro, que si probable metástasis y, lógicamente, sentí un cierto desasosiego rayano en un enfado morrocotudo; el diagnóstico recomendaba más purgatorios de pruebas análogas a la realizada.

            Dicho diagnóstico señalaba que “el bazo era de tamaño y atenuación dentro de la normalidad”, noticia que me alivió en demasía porque al no tener bazo, por una esplenectomía (extirpación total de dicho órgano) realizada en junio de 2003 en el Hospital Carlos Haya, venía a poner en duda todo el documento firmado por la doctora Reyes Carvajal, a la que por cierto no tuve el placer de ver por el lugar donde se encontraba la máquina que parece ser, pienso yo, no es muy fiable.

            Por ello, tras la visita que mañana realizaré al oncólogo, me informaré si el tema puede ser denunciado ante el Juzgado correspondiente; y es que el “rato” que estoy pasando no se lo deseo a nadie.

                 Aunque pudiera ser, algo que no veo posible, que el bazo haya crecido.





Serían las cuatro de la tarde...


              Serían las cuatro de la tarde del pasado domingo cuando bajé al Gran Vía; estaba decretada la alerta amarilla y un fuerte viento con un gris enormemente plomizo anunciaba una tarde noche de las que gustan estar acompañados y en cobijo. Desde la terraza de casa observaba a los escasos transeúntes que cerraban los paraguas por la fuerza del dios Eolo, de manera que dejé el artefacto y me enfundé la chubasquera que muestro en mi www.josegarciaperez.es y encasqueté en mi loca cabeza una gorra prosoviética.

            Iniciaba el Sevilla FC su partido contra el Atletic; el dueño, Antonio, y yo éramos los únicos ocupantes del bendito local. No fue necesario pedir ninguna consumición, pues ya estaba encima de la barra un cortado con su correspondiente sacarina. “Mal día”, comenté con él; asintió. Dos goles de los de Bielsa dieron al traste con mi pequeña ilusión de que el equipo del barrio de Nervión se acercase a los grandes.

            Entró una heterosexual pareja conocida; ya tenía mi gin-tonic esperando. El marido mantiene una pelea de más de diez años contra un cáncer de próstata. “¿Cómo vas?”, “voy”, contestó. Hablamos de otras cosas que no importaban a ninguno. Me invitaron.

            Llegó Rafael, un tipo fenómeno que se dedica a la construcción; buena persona, sencillo con naturalidad y con ansias de aprender. Hablamos de las putadas de los desahucios y la avaricia de los bancos. Penetró el umbral un seguidor del Barça, pues se acercaba su encuentro con el Mallorca; el ron Cacique acarició los cubitos de hielo y hasta mí llegó su aroma de caña de azúcar. Pedí otro gin-tonic al tiempo que una pareja de novios optaron por un café con leche y un pacharán.

            La pequeña universidad popular fue acogiendo más alumnos oficiales, a saber: Emilio, el malagueño que más sabe de Peñas y Cofradías, Manuel el de los Juzgados, Juan “Manteca” cocinero de prestigio, Manolo, jubilado y, en sus tiempos de curro, relojero artesano. El tercer gin-tonic estaba ya servido, y pedí algo de jamón y una anchoas con queso, buenísimo el contraste; para entonces el “tigre” Falcao corría por el césped del estadio Calderón. Y a la espera “del hombre que está triste”, fueron apareciendo Paco, Fernando y otros.

            Había solicitado el gin-tonic número cuatro que sabía no lo iba a terminar, cuando asomó sus rayos celestiales Paco Montoya (el de la foto), un perchelero que viene de echarle un pulso a un maldito cáncer de esófago, entonando fugazmente un villancico; mis lágrimas cayeron en mi interior, y me congratulé en su contacto. Antonio me sirvió otro café con un guiño de complicidad.

            Alejandro nos saludó como un buen aragonés sabe hacer; esperó su queso curado y paseó el plato entre los amigos, para ese instante en mis manos se posaba un chorrillo de JB con hielo.

            Charlamos de la huelga, del gobierno, de las hipotecas, de las damas, de la vida y de lo otro. Echamos un buen rato de ocho horas, porque serían las  doce de la noche cuando Montoya, Alejandro, Emilio y este cabeza loca abandonábamos en perfectas condiciones el Gran Vía.

            Una especie de arco iris nos cubría de la lluvia.

domingo, 11 de noviembre de 2012

"Pueblo (catalán) en marcha"


        Los primeros seguidores de Jesús fueron todos judíos, al igual que el nacido en Nazaret; podrían considerarse los mismos, tanto en el aspecto religioso como en el sociológico, integrantes de una secta sin más normativa que el seguimiento de la enseñanza de un rabí.

            Fue Pablo de Tarso el que dio forma y teoría a la aparición del Cristianismo con su concepción teológica de Iglesia como “Cuerpo Místico de Cristo”; tuvieron que transcurrir veinte siglos para que el Concilio Vaticano II aportara una nueva visión de la Iglesia, aunque manteniendo la anterior, al reconocerla como “Pueblo de Dios en marcha”. Personalmente me agrada más la que concibió la llamada Teología de la Liberación, cuando años después, en Medellín, le añadió el concepto de “Realidad inacabada”.

            Claro es que, no sé si es pura metáfora, pero para marcha la del pueblo judío, de la mano de Moisés, camino de aquella Tierra Prometida que Jehová susurró en los oídos del llamado “patriarca de la fe”, Abraham para más detalles; la verdad es que esa narración bíblica se convierte en realidad tras la II Guerra Mundial, cuando se establece el Estado de Israel al que acuden, tras un auténtico éxodo, millones de hebreos.

            Otra “gran marcha” fue la del Ejército Rojo de China; ni más ni menos que doce mil quinientos kilómetros recorrió en una guerra de guerrillas con su posterior victoria; podríamos nombrar otros largos recorridos de colectivos en busca de su liberación, pero con los relacionados creo que son suficientes.

            Artur Mas, que parece tener algo de Moisés o de Papa o de Mao, o un conjunto de los tres, pero en una única persona, ha basado toda su campaña en intentar poner en marcha, en movimiento, a la ciudadanía catalana hacia la meta de las urnas para alcanzar la tierra prometida.

            Pasa sin embargo que no sé sabe muy bien si esa marcha es hacia adelante o hacia atrás; si fuera la segunda opción, sería la primera vez en la historia que un pueblo marcha camino del precipicio.

            Ya veremos.


           

              

            

sábado, 10 de noviembre de 2012

Sin su beso muero




Como el vidrio empañado que desliza
la visión derramada por la estancia,
lo que fuera pasión es ya ceniza
soledad insonora la distancia.
Esta larga agonía del ocaso
el tiempo la cincela con su paso.

Acudo con mi búsqueda de sombra
al fondo de la noche que me espera,
desplazo todo el tiempo que la escombra
descubriendo la luz de mi ceguera.
Los ojos que presienten lo perdido
descaman las pestañas del olvido.

Este saber que sin su beso muero,
este sentir la vida en el castigo
de arrastrar por la noche prisionero
el peso de mi pena sin testigo.
¡Qué prisión de cadenas he forjado,
qué prisión de pasiones a su lado!

He reído encontrando en la tristeza
la alegría escondida de lo ausente
y contemplo asombrado la belleza
del amor que sin cuerpo está presente.
Transfiguro el amor de la penumbra
en columna de luz que siempre alumbra.

Esta llama que prende nuestro adiós
es el fuego sagrado que sostiene
la presencia alargada de ese Dios
que quien cree tenerlo no lo tiene.
Ese amor que se duele sin lamento
es cumbre silenciosa de tormento.

Me dicen los de siempre que estas cosas
han cambiado. Yo siento que el amor
declina su caudal como las rosas
sus pétalos; un pétalo: un dolor.
Un beso de la ausencia lo percibo
en el roce del sueño que yo avivo.

Dejadme que me crea yo un romántico,
preguntad a los árboles mi nombre,
os dirán con sus ramas este cántico:
sencilla y llanamente es sólo un hombre.
Un hombre que defiende su locura
de un mundo que amamanta su cordura.

¿Acaso es que los hombres ya dejaron
de ser? ¿Acaso puede sin la llama
latir el corazón? ¿O es que apagaron
para siempre la voz que siempre clama?
Que nadie mi silencio solicite
destruyendo la furia de este envite.

¿Porque cómo callar esta tormenta
donde brotan astillas de mis huesos
y rompe mis entrañas la sangrienta
comunión del latido de tus besos?
¡Hacia el cielo la voz, hacia el infierno
el clamor y hasta Dios el grito eterno!

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de J. García Pérez, en honor a LA SEXTINA) 

Aquel polvo de Montana




          José siendo niño quedó marcado por tres películas de finales de los cuarenta del pasado siglo, a saber: “Murieron con las botas puestas”, “Eran cinco hermanos” y “La tortura de la carne”. La primera de ella fue interpretada por Errol Flynn, de la segunda no tiene idea de sus intérpretes y en la tercera, Akim Tamiroff fue el banquero que vino a menos terminando, tras un drama épico, en barrendero de parques.

            Las dos últimas nunca las pudo volver a ver, pero aquellas de “las botas puestas” la contempló y saboreó en más de treinta ocasiones y con distintos protagonistas; ya saben que dicho film narra la batalla de Litle Big Horn, lugar donde Caballo Loco acabó con el Séptimo de Caballería del coronel (general para algunos) Armostrong Custer, incluido el militar.

            En las tres, José lloró a moco tendido por lo que puede desprenderse que con sus trece o catorce años era una mozalbete capaz de sentir su corazón golpeado por un inquietante pom pom pom.

            Casado ya, y con una posición que llaman clase media alta, no dudó un instante en gastarse sus ahorros para, junto a su esposa y un matrimonio amigo, volverse algo loco y marchar a Montana para ver in situ el lugar donde los indios sioux libraron su última batalla antes de retirarse a Canadá y, lo más importante, llenar un saquito de  polvo de Montana, más concretamente del lugar donde se desarrolló la pulverización de Custer y sus hombres.

            Fueron tres noches y cuatro días los que pasó José en la “Tierra de Montañas Brillantes” y se dio un par de paseos en canoa navegando parte de los ríos Misuri y Yellowtone.

            Jamás olvidará la primera noche que pernoctó en el hotel “Howard Johnson” en el que su esposa, ataviada con una ropa interior inquietante por lo erótica -algo que hacen todas las mujeres cuando salen de viaje-, pidió más guerra que Caballo Loco y él, José, Custer, perdió la batalla.

            En estos días que José no ha estado nada bien, ha abierto el saquito de Litle Big Horn y ha rociado la terraza de polvo de Montana, y ha sabido sonreír.

            Qué polvo el de Montana.



miércoles, 7 de noviembre de 2012

Poesía y muerte




          Cuando alguien se queda en lo que ve, la vida se constriñe. Cuando se intenta descubrir más allá del simple acto sensorial, la vida se expansiona. Toda expansión es positiva, lo que no la excluye de una cierta peligrosidad.

            El intentar percibir más allá de lo captado puede llevar al observador al éxtasis o al infierno; a éste se llega cuando se comprueba que todo lo que nos rodea forma parte de un montaje teatral de enorme dimensión del que uno es protagonista como actor de primera, segunda o tercera clase; se alcanza el éxtasis si toda la percepción conseguida se absorbe esponjosamente, y mediante un monólogo interior, sin intermediarios teatrales, se transforma en sagrada manifestación de la belleza; cuando esto se consigue: nace un poema.

            En el poema, l@s poetas se asoman, en la noche, al balcón de la belleza en el siempre intento de fundirse con ella; belleza y deseo van a copular la grandiosidad del milagro.

            Con certeza que la poesía tiene que ser trabajada, pero ello no excluye que el motor sea la percepción de algo que ha hecho conmover al cartón piedra que recubre al poeta que, dañado por el dardo de la inspiración, trata mediante un artificio darle forma y ritmo, o sea, vida, aunque se trate de la muerte.

            No se trata de ir descargando, sin más, las sensaciones, no, no es eso. La tarea que emerge en el contacto con la cruda realidad, sea esta la que sea, es la de transformarla en un río que lleva sus aguas por acantilados y valles hasta verterlas en la acogedora mar de la vida que el poeta cree posible.

            Y es que, como es sabido por todos, el hombre y la mujer nacen para morir, y será en ese tránsito consciente donde se desarrolla el canto de la poesía: “… cuando oculta la muerte va matando/ y a la luna convierte en fría talla,/ cuando muero agazapado en mi umbría/ resucito en tu ser amada mía…”

www.josegarciaperez.es 

lunes, 5 de noviembre de 2012

Amarse a sí mismo




          Mientras medio mundo espera el resultado electoral en EEUU, la otra mitad no tiene idea de que existe tal nación; claro es que el americano que llaman profundo -el del rifle, la bandera y la biblia-, no tiene ni pajolera idea, ni falta que le hace, de que nosotros existimos.

            Por ello, por la necedad de esta sociedad anónima que existe, no voy a comentar el aumento de parados, pues un día y otro, escribir de lo mismo no conduce a nada más que a la pesadez.

            Cristiano Ronaldo ha comentado en una entrevista que, si pudiese hacerlo, se votaría a sí mismo para el mamoneo del “Balón de oro”; y la jauría está vomitando en las redes bilis contra el luso; sin embargo, si se analiza, tan sólo ha dicho lo que muchos hacen o hacemos.

            O tal vez creen ustedes que Rubalcaba, Rajoy o Cayo Lara, a la hora de votar, echan un rato para pensar quién es el mejor candidato; recuerdo que en las distintas elecciones en las que participado como protagonista, léase Congreso y candidato a la Alcaldía de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, no me pasó por la chorla votar al mejor que, desde luego, no era un servidor de ustedes.

            Está estudiado que cuando alguien aplaude a otro se está aplaudiendo a sí mismo, y lo hace porque oye en labios de otros lo que él piensa pero nunca pudo expresar.

            La nueva filosofía, esa que trata de ir creciendo en autoestima, afirma que el ser humano tiene que amarse a sí mismo para sentirse pleno de felicidad. La Iglesia Católica decía refiriéndose a los mandamientos del Sinaí que esas diez normas se comprimen en dos, a saber: “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo, como a ti mismo”

            Tal vez por eso, a los banqueros y políticos les importe un bledo que suba y suba el número de tiesos por metro cuadrado.

            Creo que en esta ocasión, “el que está triste” nos ha dado una lección que debemos metabolizar, porque al fin y al cabo si no nos amamos nosotros, ea, díganme de verdad quién nos va a amar; sí, lo sé, la madre, pero no todas.


domingo, 4 de noviembre de 2012

Los "intelectuales" se manifiestan


  

       Un grupo de “intelectuales ha publicado un manifiesto en el que se desmarca de las tesis soberanistas de Artur Mas; el colectivo manifestante es de lo más diverso y complejo, pues existen periodistas, escritores, abogados, artistas, arquitectos, ex políticos del PSOE, etc.; no son los llamados “de la ceja”, aunque conviven un buen número de ellos.

            Es tan abrumador el número de intelectuales que existen en la actualidad en este frondoso país de parados, que uno llega a confundir a Miguel de Unamuno con Miguel Ángel Aguilar, periodista de El País que echó sus dientes de leche en los pasillos del Congreso cuando aquello de la elaboración de la Constitución Española.

            Hoy se escribe un libro, se construye un poema, se dirige una película, se es un político prehistórico de los 80 o se ejerce la osadía, sin caer en lo ridículo, y se adquiere el derecho a presentarse bajo la vitola de intelectual; por ello es muy difícil saber si existen diferencias reales entre Pedro Almodóvar y Charles Chaplin.

            Estando en parte de acuerdo con algo de lo que dicen, como lo estoy con mi vecino de enfrente, observo que este mullido grupo de intelectuales pinta muy poco en la creación de una opinión que cale en el pueblo, y es por ello que opino que de ser pesados, una y otra vez, están rozando lo ridículo, si es que no gozan ya plenamente de ese estado desde hace cierto tiempo.

            Ya ven que el rey Arturo, creo, se pasa el manifiesto por el lugar que no nombro; más aún quiero creer que se alegra que esta ingenua intelectualidad solicite un federalismo al tiempo que pide un reconocimiento de la singularidad histórica de Catalunya.

            Mi amigo Montoya, perchelero de toda la vida, llama a las cosas por su nombre y se le entiende a la primera de cambio; pero estos intelectuales que balbucean sus pensamientos, y son incapaces de traducirlos a nivel de pueblo, son puro eco de gargantas profundas que no dan la cara.

            En el colmo de la estupidez colectiva, afirman: “La transición de la dictadura a la democracia se hizo de la ley a la ley pasando por la ley

            Toma ya.

Sobrecoge




Sobrecoge la sombra de la tarde,
el silencio que envuelve su figura,
el aliento del vaho, la negrura
del manto de la noche y el alarde

del beso que no muere, que en lugar de
dormir en el destierro su amargura
yergue ufano su rostro de frescura
entre escombros de un tiempo que cobarde

permanece entre nieblas disipado.
Sobrecoge la luz que no se apaga,
la sombra iluminada por el beso,

el roce de aquel tiempo inacabado
que descama mi piel como una llaga
y sé que siendo libre, sigo preso.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de J. García Pérez)

viernes, 2 de noviembre de 2012

Y qué decir al escribir



           Aunque pueda ser no creído, supone un cierto esfuerzo esta tarea que me he impuesto de escribir casi a diario e hilvanar una noticia en un corsé de unas trescientas cincuenta palabras.

            Más aún cuando se tiene cierta sensación de no poder salirte del renglón establecido por el maldito día a día, a saber: la muerte de tres chicas, hasta el momento, por avalancha humana en el “Madrid Arena” mientras se celebraba una fiesta a toda pastilla con motivo de este puente de difuntos, santos, calabazas y disfraces.

            Tengo poco, muy poco que decir sobre el desastre; tan poco, que por decir no escribiría nada. Está todo escrito y certificado: la muerte ha puesto la guadaña en funcionamiento, y punto.

        Ni siquiera padres, hermanos y amigos pueden balbucear palabras con sentido; a no ser que comiencen a pedir responsabilidades jurídicas e indemnizaciones económicas, lo segundo no quiero ni pensarlo que ocurra, aunque lógicamente no faltarán los que azucen al oído de los dolientes que recaben las mismas.

         El mundo político y su compañero inseparable, el mediático, se han cogido las manos y están emprendiendo el camino de convertir el drama en “El gran carnaval” (¿vieron anoche el peliculón?).

            Sí; no me lo reprochen; sé bien que hay que ir a por los que cometieron negligencias -si es que las hubo-, vendieron entradas de más, no registraron mochilas, permitieron el acceso al infierno a menores de edad, y santas pascuas. A por ellos, si es que existen, a por ellos de todas, todas.

            Pero con los cuerpos fríos de las chicas en el tanatorio, no es político, y mucho menos periodístico, calentar motores hasta reventar ese hálito de humanidad y respeto que nos debemos los unos a los otros.

            Llegará mañana y más días para pedir lo justo, pero hoy, por favor, se hace necesario respetar el dolor de aquellos a los que se les ha muerto una de esas chicas.

            Nosotros lo único que podemos hacer, si fuésemos sinceros, es ponernos en el lugar del otro; pero ni siquiera podemos llegar a eso. Silencio, pues.