viernes, 31 de agosto de 2012

Movistar me roba, creo yo



        Habrán llamado a la puerta de casa en más de mil ocasiones para ofrecerme unos servicios más ventajosos que los que me otorga Movistar, pero un servidor es muy cabezón y fiel como nadie a la santa tradición; por ello a todos los ofrecimientos siempre les he dado nones.

            Desde que Telefónica era Telefónica, o sea desde los tiempos del insigne que fuese Caudillo por la gracia de Dios y la de Telefónica, un servidor es un paganini de la compañía de marras.

            Sin darnos cuenta, al menos no caí en ello, el progreso fue avanzando y un día contemplé que numerosos hombres y mujeres se paraban en la calle, se metían la mano en distintos lugares y sacaban un extraño aparato al que denominaban móvil; desde entonces, salvo raras excepciones como la de mi amigo Manuel Alcántara, compañero de correrías juglarescas y adictos ambos al columneo, todo Dios, incluido el que estas líneas teclea, ha incorporado a su vida un móvil, algunos dos y hasta tres, aunque sean solamente dos las manos que poseemos.

            Hace años contraté Imagenio trío para ver películas, fútbol, asistencia al maldito ordenador, etc. Y pago una pasta por tamaño invento. Ahora todo se ha convertido en Movistar y, a través de él, contemplo en la pantalla de la tele una serie de ofertas económicas inferiores, pero que muy inferiores, a lo que un servidor endiña a la multinacional; llamo a no se quién, que acto seguido me pasa a un segundo empleado, y así hasta llegar al quinto de la compañía que pregunta y pregunta, explica y explica, mientras yo escucho, después oigo y al final cuelgo. No consigo nada.

            Así que, sin darme cuenta, poseo, o me posee: Imagenio, un móvil, un pincho y un par de cosillas más que llevan camino de conseguir mi ruina, hecho del que ni siquiera puede presumir Rajoy.

            Resulta que ahora, en las múltiples facturas que me llegan, hay una en la que me clavan veinte euros sin venir a cuento, o sea, que me roban porque sí, creo yo, y si ello es así lo siento por ustedes; y es que soy más pesado que el del chiste del chico de la pluma verde, que si lo desean cualquier día lo cuento.

www.papel-literario.com

jueves, 30 de agosto de 2012

La Ultreya del País Vasco



          Corría el año 1973 cuando el Movimiento de.Cursillos de Cristiandad del País Vasco decidió celebrar una Ultreya interdiocesana (Ultreya, voz griega que significa “más allá”) que versara sobre “el compromiso temporal del cristiano”; corrían tiempos en que ETA practicaba su actividad más sangrienta con los Cuerpos de Seguridad de Estado y con el Ejército.

            El Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad pidió el correspondiente permiso al Ministerio de Interior y éste lo concedió con una condición: que no fuese un seglar vasco el encargado de dar su punto de vista sobre el tema en cuestión.

            Jaime Daviú, uno de los fundadores de Cursillos, pensó que Ignacio podía ser la persona apropiada para hablar sobre la misión del laico en la sociedad. Tras una deliberación del Secretariado Nacional se aprobó la propuesta. El cardenal de Barcelona, monseñor Jubany, sería el responsable de ofrecer al auditorio la visón religiosa o mística del complicado tema.

            En Vitoria, ciudad elegida para la concentración de laicos, esperaba a Ignacio un sacerdote llamado Vitoriano Arístides que le informó que esa misma mañana ETA había asesinado a cuatro guardias civiles; por tanto le recomendó que tuviese prudencial al hablar porque tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil habrían tomado, con toda seguridad, el polideportivo elegido para celebrar la ultreya.

            A los cinco minutos, poco más o menos, unos hombres con gabardinas y sombreros, probablemente de la llamada Brigadilla Social, se acercaron a Ignacio.

-          Por favor, ¿usted es el que va a hablar esta noche aquí?
-          Pues sí.
-          Le rogamos se identifique
      
Ignacio les mostró el DNI.

-          ¿Nos puede adelantar sobre que tema girará su intervención?
-          Sin problemas, sobre Andalucía.
-          ¿Sobre qué?, preguntó uno de los agentes.
-          Ya se lo he dicho, pero se lo vuelvo a repetir: sobre Andalucía y su problemática social
-          Ah, bueno.

         A Ignacio le resultó algo extrañó, aunque no demasiado, la poca importancia que la policía franquista otorgaba a que un andaluz disertara sobre Andalucía, su paro y emigración.

            Habló lo que pudo sobre el terrorismo que padecía Andalucía cuando sus hombres eran subastados en las plazas de los pueblos para conseguir unos jornales de hambre, disertó sobre la emigración de los mejores y, con su palabra, pronunció un mundo que no esperaban los vascos congregados; no pudo hacer otra cosa porque se sabía espiado. Cuando habló el cardenal Jubany, gran parte de los asistentes comenzó a dispersarse.

            Permaneció y recorrió el País Vasco durante tres días, acompañado de Vitoriano Arístides; tiempo suficiente para que el cura vasco le mostrara la realidad del nacionalismo vasco, cada vez más floreciente.

(CAPÍTULO DE UNA POSIBLE NOVELA DE JOSÉ GARCÍA PÉREZ)


El funcionario



            No es mi caso, que será explicado detalladamente en otra ocasión, pero el funcionario es la persona que garantiza la legalidad de las actuaciones de los políticos; por ello, la mayoría de la casta de la “Cosa Nostra” apartó de sus funciones a los Secretarios e Interventores de Ayuntamientos y otras Instituciones a los que envió a ejercer la papiroflexia en lugares apartados de la toma de decisiones.

            Se dice, y es cierto, que si estos funcionarios hubiesen seguido realizando funciones propias de su rango, la corrupción  a que ha sido sometida España no hubiese sido posible.

            En Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, tenemos un caso que puede servir de ejemplo de todo lo que he escrito anteriormente. Vean si llevo razón: el actual concejal de Izquierda Unida del Ayuntamiento de la capital, mi buen amigo Pedro Moreno Brenes, se encontraba ejerciendo de Secretario (de carrera) del Ayuntamiento de Marbella cuando aterrizó por el lugar Jesús Gil estrenando alcaldía. A los pocos días de  tal hecho, le fue entregado a Moreno Brenes un documento al que tenía que dar el visto bueno de legalidad; cuando Pedro leyó el papel se negó a estampar su firma en él, y fue desterrado a la peor de las misiones: a no hacer nada.

            A los seis meses cambió de destino y hoy es Profesor Titular de la Universidad de Málaga, puesto que no ha dejado para ejercer de político y, además, es por el que cobra.
           
            En todo este lío de los ERE de Andalucía, donde presuntamente se desviaron cientos de millones de euros para aliviar ilegalmente a algunos amiguetes de los instalados en las poltronas del poder, estamos asistiendo al paseíllo de los que parece ser tuvieron algo que ver con el desfalco de nuestros impuestos. Pues bien, ha llegado el funcionario Manuel Gómez, Interventor General de la Junta, a la Comisión de Investigación donde ha “largado tela marinera”, y ha sido tal el tembleque que tienen algunos, que Manolo Chaves y Pepe Griñán han solicitado el aplazamiento de sus intervenciones.

            Y todo ello se debe a un Funcionario; escribámoslo con mayúsculas.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Aurora Bautista y la España en blanco y negro



          Ir de lo particular a lo general es lo que intento hacer hoy en este “copo” nuestro de cada día; digo lo anterior porque me encuentro investigando sucesos malagueños de las décadas del siglo pasado correspondientes a los años sesenta y setenta, y me hubiese sentido más reconfortado titulándolo “Aurora Bautista y la Málaga en blanco y negro”, pero es que la actriz fallecida ayer supera a esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, y se instala en el escenario del franquismo en su más “pura” esencia.

            Iba ella para actriz de teatro, cuando se interpuso en el camino el director de cine Juan Orduña y la condujo al celuloide en el que cuando aparecía Franco en el Nodo el personal, chiquillería y adultos, se ponían en pie para aplaudir y, alguna que otra vez, resonaban el ¡Arriba España! y el ¡Viva Franco!

            Tiempos de posguerra de una dureza tremenda en la que se exaltaban “El día de la fe (Discurso de José Antonio Primo de Rivera) o, pongamos por caso, “El día del estudiante caído” (Asesinato de Matías Montero), y se alzaba la mano derecha como saludo cotidiano.

            Lógico era que Aurora Bautista, más actriz de teatro que de cine, fuese sustraída por el Movimiento Nacional para enaltecer el “patriotismo” de aquella época y convertirla en un símbolo de las escuadras y centurias azul mahón, de los próceres de la “Academia de Altos Mandos de José Antonio” y de todos aquellos que vestían limpia chaqueta blanca, botas negras, mantecado y pistola al cinto.

           Y así filmó dos películas que se convirtieron en iconos de la España del “Cara al sol”, de “Montañas nevadas” y “Yo tenía un camarada”, me refiero a “Locura de amor” y Agustina de Aragón”, en especial la primera que seguro que el PP nos la encasqueta por la 1 de TVE.

            Ella, como tantos y tantas, fue víctima de la propaganda franquista, lo que no quiere decir que fuese mala actriz; inenarrable cuando manda silencio a todos los presentes ante la muerte de Felipe el Hermoso (Fernando Rey) y va susurrando: “está dormido, silencio”

            Descanse en paz la que un día llegó a emocionarnos.

martes, 28 de agosto de 2012

Dos Iglesias



         Los Cursillos de Cristiandad siempre han sido catalogados desde el interior de la Iglesia Católica y por la sociedad progresista de mediados de los sesenta que, por cierto, no se veía por ninguna parte, como un movimiento conservador. En parte, ambos entes, diría que fantasmagóricos, llevaban razón; sin embargo, había excepciones, y la diócesis de Málaga fue una de ellas porque en el seno de la llamada Escuela de Dirigentes del Movimiento de Cursillos de Cristiandad existió el debate llamado de “los palos de la cruz”, o sea, el vertical que venía a significar una mayor religiosidad y el horizontal, más compromiso temporal; Ignacio pertenecía al segundo de los grupos.

            Pero ese mismo debate que se daba en el seno de los “Cursillos” se daba en la propia Iglesia. Los que no deseaban que lo religioso se inmiscuyera en lo social, o lo que es lo mismo, los adictos al régimen franquista; y los que no comprendían que la fe no influyera en los bastidores de la dictadura; dichas posturas, en un principio, estaban representados respectivamente a nivel de personas con influencia nacional en monseñor Guerra Campos y el teólogo malagueño José María González Ruiz. A nivel de asociaciones religiosas, concebían una iglesia impregnada de compromiso temporal minigrupos como la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y en el segundo aspecto, al todopoderoso Opus Dei de monseñor Escrivá.

            El M.C.C. por su particular forma de ser, hay que tener en cuenta que no era, ni es, asociación, no buscaba adeptos, no daba cané ni había cuotas de por medio; su única finalidad es que la persona que hacía “Cursillos” volviese a su puesto de trabajo y/o a su parroquia para dar testimonio de vida; ofrecía, eso sí, la formación de grupos de personas, unidos por la amistad o abocados a conseguirla, que facilitaran el rodaje inicial para los “convertidos”; y poco más.

            El Concilio Vaticano II que convocara e iniciara el Papa Juan XXIII y continuó y clausuró Pablo VI en 1965, vino a añadir alguna leña más al fuego del debate establecido, esencialmente por la única Constitución Pastoral aprobada en dicho Concilio que contó con el voto en contra a la denominación de Constitución, de 541 padres conciliares: la  “Gaudium et Spes”, que fue promulgada por el Papa el mismo día de su aprobación, el 7 de diciembre de 1965 y en la que por vez primera la Iglesia reconocía sus pecados por  omisión en el compromiso temporal con la sociedad, leña que se acrecentó con la posterior encíclica de Pablo VI en 1967: “Del progreso de los pueblos”, documento que el régimen franquista y gran parte de la jerarquía eclesiástica silenciaron o, al menos, lo intentaron.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

(CAPÍTULO DE UNA POSIBLE NOVELA DE JOSÉ GARCÍA PÉREZ) 

El alcalde, el jeque y la portavoz del PSOE



           Hoy es un día grande en la historia deportiva de “esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia”, y lo es porque el Málaga CF se juega su pase a la Champion  ante el Panathinaikos de Atenas.

            A pesar de la crisis, son numerosos los malagueños que se han aventurado a ver el encuentro en la mismísima ciudad donde los poetas crearon los dioses y la sabiduría iba de mano en mano al igual que hoy la falsa moneda es pasto de las tarascadas de los especuladores.

            Pues bien, entre los malagueños que acudirán hoy para ver si se realiza la epopeya se encuentra el incombustible Francisco de la Torre Prados, alcalde y senador de y por Málaga, que cobra por la segunda actividad y alivia algo las sacas del Ayuntamiento malacitano.

            Los blanquiazules de toda la vida llegan algo mermados de calidad porque El Jeque, que para los malaguistas fue un maná caído del cielo, sufre también los efectos de la ruina y, a cambio de alguna calderilla que puso sobre el rectángulo de La Rosaleda, anda jugando al vendo que te vendo y ha largado, entre otros, a Cazorla.

            María Gámez, buena mujer y portavoz del PSOE, ha preguntado a los mandones municipales del PP quién ha pagado el viaje del señor Alcalde para ver a los chicos de El Jeque, y le han contestado que el Málaga CF corre con los gastos de viaje y estancia de El Regidor de la ciudad donde los espetos son un don divino; a renglón seguido, Paco de la Torre ha afirmado que él pagará de su particular talego la manduca; los que conocemos bien, o conocíamos, los hábitos de este todoterreno político, sabemos que con una tortilla a la francesa y poco más va que chuta y mete gol, gol que es el que le hace falta a la muchachada de Pellegrini.

            La portavoz del PSOE ha cogido un berrinche de mucho cuidado y ha señalado con el dedo al bueno de Paco, aunque para un servidor ya no lo es tanto, y le ha espetado que está demasiado tiempo fuera de Málaga; creo que quiere referirse a sus viajes a Madrid como Senador del Reino.

            Bueno, pelillos a la mar y todos y todas cantemos eso de “campeones, campeones, campeones, oé, oé, oé, oé…

lunes, 27 de agosto de 2012

Verano raro



          Pues por aquí, “donde el viento silba nácar”, se ha iniciado el éxodo de aquellos que han podido pagarse unas vacaciones; parecen multitud, pero en el fondo son pocos si los comparamos con los que se han quedado en su casa -hipotecada o no- tomando el sol de los lunes a la espera de encontrar un trabajo que les sacuda la pereza de acostumbrarse a no hacer nada, unos de los laboreos más aberrantes que existen en la actualidad.

            Por más que les pese a algunos, y son muchos, este ha sido el verano de Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero y sus gentes del Sindicato Andaluz de Trabajadores; y eso que no han llegado a la oración del Che Guevara, cuando un limpiabotas se arrodilló ante él para dar  brillo a sus botas y, al verlo arrodillado, agarrándolo del cuello le dijo: “ve y roba, pero no te arrodilles ante nadie”

            No seré de los que digan que lo he pasado mal, pero créanme que no ha sido nada del otro mundo: mucho escribir, poco andar, ni un solo chapuzón por prescripción médica, algún que otro güisqui, una noche infinita con Noelia, ocho cortes de cabeza al seis doble, las nietas y su madre y la madre de ella, algún lametón del pequeño perro Rambo, la visión eterna del ficus y un par de bailes haciendo algo el ridículo.

            Llega septiembre (con “p” o sin “p”) y todavía permaneceré algunos días por aquí recopilando, opinando, aburriéndome y esperando, siempre esperando. No sé qué es lo que espero, pero a esta jodida edad a la que hay que sumar un año a los tres cuartos de siglo, tan sólo una espera pausada puede aliviarnos el tedio; esperar algo que me asombre, algo que sea capaz de sacudirme la mustia vivencia de la nostalgia.

            ¿Y qué puede ser?, pues la verdad es que me agradaría cantidad que la revolución se instalase en el cerebro y corazón de las personas; no es necesaria una cantidad ingente de seres, tan sólo las justas para que, como se decía en mayo del 68, “nuestros sueños sean sus pesadillas”

            Retorcer esta marcha lenta al conformismo y sacudir fuerte a los poderosos, pero muy en especial a los que se recrean en querer serlos.

sábado, 25 de agosto de 2012

Preparo tu presencia






Preparo tu presencia.
Nuestro próximo encuentro
será un descanso
sin horas y sin tiempo.
Será una hoja que nace en noche fresca,
un brote sin instante
que emerge siempre.

Tú. Yo.
Solos los dos, sin más.
Siendo lentamente,
con plenitud de gozo al contemplarnos.
Mirándonos sin vernos.
Sobra todo esta vez:
el sol, tu sombra llena;
la brisa, el cálido consuelo que hallo;
el mar, este silencio
que gira en el vacío ocultamente.

Miro tus labios,
presiento su contacto
y me entrego a ellos.
Nada turba el mensaje consentido.
Todo es beso que asoma:
¡y la miloca anuncia el vuelo en noche,
y gira el girasol en la mañana,
y demanda la tarde su presencia!
Y pasan la miloca, el girasol y la tarde
y nuestro beso nace.

(Del poemario “Inacabada ausencia V) de J. García Pérez





Confección de la candidatura de UCD en Málaga



Para nuestro protagonista era más importante compartir su posible integración en la candidatura de UCD con su grupo cristiano de base, que con su familia. Y así fue, Ignacio convocó a sus tres amigos de grupo para tratar la siguiente cuestión: ¿podía un cristiano formar parte de una candidatura que el tardofranquismo propugnaba?

            Junto a ellos se analizó en profundidad la historia política del PSOE ; y del PCE durante la dictadura franquista. Al primero se le tachó de “desaparecido” durante cuarenta años; al segundo de una cierta acción, más a través del desembarco de Comisiones Obreras en el sindicalismo vertical, que del propio Partido Comunista, y que la prehistoria del mismo dejaba mucho que desear; Alianza Popular fue desechada para un cristiano comprometido por sus ligamentos con la Dictadura; y UCD se vio como un mal menor, necesario, oportuno y plural del que formaban parte miembros del aparato franquista, en especial Adolfo Suárez, y un batiburrillo de social demócratas, liberales y democristianos, algunos de estos últimos miembros activos del llamado “Contubernio de Munich”;  o sea, que el grupo, formado por un jesuita en activo, un médico y un pequeño industrial, otorgó el nihil obstat a la posible integración de Ignacio en la candidatura de UCD. Virginia fue también consultada, pero por regla general ella siempre veía con buenos ojos las propuestas de él.

            Y con algún que otro consejo de su amigo el jesuita, Ignacio apareció en la reunión encargada de confeccionar y aprobar la candidatura centrista de Málaga. Además de Francisco de la Torre, se vio rodeado, alrededor de una mesa, por hombres y una mujer -eran tiempos distintos a los de hoy- desconocidos por él; entre ellos: Cayetano Utrera, en ese tiempo alcalde de Málaga; Huelin Vallejo, apellido de prestigio y miembro del Partido Social Liberal Andaluz que comandaba Manuel Clavero; Joaquín Tena Arregui, de los Tena Arregui de toda la vida, liberal de Ignacio Camuñas; un muy simpático abogado de Fuengirola, Manuel López Ayala, del Partido Liberal de Joaquín Garrigues; Elena Blanco, médico; Ignacio Fernández Berjillos, Federico Brickman, algunos más, y el economista Francisco Villodres, en cuyo despacho tenía lugar la reunión.

            Llegar a un acuerdo final no fue tarea fácil en lo concerniente a la candidatura al Congreso, pues para el Senado rápidamente se postularon y aprobaron: Villodres, Utrera y Berjillos; no ocurrió lo mismo para el Congreso, pues Francisco de la Torre postulaba por Ignacio para un puesto de salida, frente a la oposición de los liberales.

            Finalmente se aprobó que la lista sería encabezada por De la Torre, seguido por Huelin, Ignacio, Tena Arregui, López Ayala, etc.

            UCD se presentó a la Elecciones del 15 de junio de 1977 como una Coalición de Partidos, y en la papeleta que había que introducir en la urna, junto al nombre se consignaba el parido político al que pertenecía el candidato. De la Torre Prados solicitó a Ignacio que fuese como miembro del Partido Social Demócrata Andaluz, partido de Francisco Fernández Ordóñez, al que pertenecía el hoy Alcalde de Málaga, pero Ignacio prefirió figurar en la candidatura como Independiente.

            Así de fácil, de extraña y paradójico fue la entrada de Ignacio en la vida política. Tras el acuerdo, Ignacio solicitó al obispo Buxarrais la dimisión como Presidente de Cursillos de Cristiandad, petición concedida, al tiempo que don Ramón le pedía que no olvidase nada de lo predicado por él durante sus años de permanencia en él.

(Capítulo de un posible libro de José García Pérez)

jueves, 23 de agosto de 2012

Soleá del odio




Mira el odio que te tengo
que cuando salgo a la calle
con tu brisa me peleo


(De José García Pérez)

Los vascos se preparan


          
           Paxti López ha anunciado que los vascos ejercerán su derecho a votar el día 20 de octubre; puede ocurrir que ese mismo día también acudan los gallegos a sus urnas.

            Ya comienzan las primeras cábalas apuntando a que serán los nacionalistas los que se alzarán con el Gobierno de Euzkadi, y según estos sondeos  los ganadores son los que “que movían los árboles y los que recogían las nueces”, o sea, el nacionalismo  radical (Bildu) y el democristiano (PNV); para que se entienda: el extremismo abertzale y la derecha nacionalista. A un buen número de escaños, quedan socialistas y populares.

            Si la memoria no me falla, y estoy seguro que es así, jamás en Euzkadi un partido político ha obtenido la mayoría absoluta, y exceptuando este periodo de López, el resto del tiempo el País Vasco ha sido gobernado por el PNV, bien con la abstención del PSOE o bien con aquella extraña formación del Partido Comunista de Las Tierras Vascas.

            Hemos asistido, legislatura tras legislatura, a una muy variada serie de resultados electorales en una Comunidad cuyo territorio es menor que la provincia de Málaga, no así su población, y en el que sonar de metralla y olor a pólvora hacía estragos de abstención y muerte en el recuento de papeletas de las distintas candidaturas. En estos comicios del próximo octubre, si no se enciende la mecha de la muerte, la variable extraña es que se desarrollarán, si nadie mete la “pata”, sin que nadie haga diana en cualquier nuca constitucionalista.

            También hay que tener en cuenta la diversidad de votos que se dan en sus tres provincias, a saber: Guipúzcoa, Vizcaya y Álava. Es curioso que siendo la capital de la primera de ellas, San Sebastián, la ciudad mimada por el dictador Franco, sea su provincia el lugar más abertzale de la Comunidad, y en su pueblos son los nacionalistas de uno y otro signo los que vencen en los comicios ante las listas de “paracaidistas” que presentan PSOE y PP, me refiero en la municipales, pero cuyos resultados se trasladan a generales y autonómicas; no podemos olvidarnos de la existencia de Los Pirineos.

            Álava, con su capital Vitoria, es la provincia más abierta al actual constitucionalismo y en ella, PSOE, PNV y PP son mayoritarios. Vizcaya es territorio propicio para el PNV y, en menor medida para PSOE y PP.

            Aunque sin olvidar que Bildu estará presenta, muy presente, tanto en Vizcaya como en Álava.

            Estas elecciones requerirán más análisis de hoy a octubre, pero sirva este primero de situación del momento actual.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Pensar, leer y escribir



        Más de cuarenta y ocho horas sin escribir puede llegar a convertirse en un suplicio de gran envergadura, lo que vulgarmente se conoce por tener “el mono”; pues eso, justamente eso, es lo que me ha ocurrido.

            Los tres verbos que conforman el título de este bendito “copo” son mis actividades preferidas.

Hay que aclarar que pensar, lo que se dice pensar, es harto difícil; realmente creo que son pocas, muy pocas personas, los capacitados para obtener de la nada algo concreto. Y afirmo que los únicos pensadores fueron Aristóteles, Sócrates y Platón; el resto bebe de ellos, y los hay que opinan, entre estos últimos me encuentro. El ser humano siempre anda que te anda recordando; el recuerdo es fuente de presente, futuro y comparación.

            Leer es una actividad que, tal vez por mis muchos años, practico poco. Existe tanta farfolla entre páginas de libros de pastas duras y blandas, y también en Facebook, no digamos en poesía, que me inclino más por releer, o sea, volver a leer aquello que me impactó; y es por ello que en estas malditas cuarenta y ocho horas me he dejado de nuevo aprehender por el pensamiento de Fernando Pessoa y su nostalgia y su tedio y su cansancio y su buen beber, que de eso murió y de eso moriré.

            Escribir es para mí lo menos lucrativo de mi vida, o sea, que escribo porque me encanta y no por la pasta que alguien pueda suponer. Lo he dicho en ocasiones, en muchas ocasiones, escribir es para mí una buena sesión de psicoanálisis (lo sé porque durante dos años fui psicoanalizado), y un buen psicoanálisis es, además de todas las teorías del señor Freud, arrojar el venenillo que te corroe un día y otro y al siguiente.

            Y eso es lo que estoy haciendo en estos momentos, soltar lo que me estorba; pero aparte de esos tres verbos -pensar, leer y escribir-, me encanta jugar con los niños; y a eso he dedicado parte de este tiempo, a jugar al voleibol con la chavalería de este lugar “donde el viento silba nácar”, y he acabado guarnido y roto.

            Qué maravilla intentar ser igual que un@ de ell@s.

Parto




El espacio fue hendido,
deshojado en dos lóbulos
contemplándose eternamente solos,
sangrantes en la negra oscuridad
de dos mundos transidos;
y una estrella camino de ser amapola
cual placenta esponjosa se abre paso.

Es surco en el vacío transformado,
nota aspirada por la vida, ausencia
que culmina el silencio con su ser.

Se abre paso, camina en su desliz,
lágrima que columpia su sonrisa.
Es tiempo de amor.

("Sueltos" de José García  Pérez)

lunes, 20 de agosto de 2012

Bolinaga y su tercer grado



          Soy de los que creo que el gobierno del PP ha hecho bien en aplicar el tercer grado al etarra Bolinaga por tener un cáncer terminal. Ya sé que existe el “ojo por ojo y diente por diente”, el “yo perdono, pero no olvido” y que “la ley está hecha para cumplirla”; por favor, absténgase de ser justicieros, porque todos esos dichos, y muchos más me los sé de carretilla.

            También comprendo que por no tener ningún familiar o amigo asesinado por los del hacha y la serpiente, pienso como pienso; pero también sé que existen familiares que piensan como yo. A los que no piensen así, los respeto y comprendo.

            Me consta que presos comunes y etarras han muerto en nuestras prisiones, y que Bolinaga podría ser uno más de los que terminara con sus huesos en la trena; seguro que es merecedor de ello por sus atrocidades cometidas, pero en cuestiones de Estado, éstas, por más que les pese a algunos y algunas, se encuentran por encima de nuestras opiniones, iras y ganas de una cierta venganza.

            Si la “serpiente” lleva camino de convertirse en “lombriz”, no debemos alimentarla, paradojas de la vida, con una huelga de hambre en la que matones de hecho y derecho se conviertan en héroes de cara al mundo abertzale que desea convertir a su banda en un ejército.

            Llevamos un cierto tiempo sin mirar debajo de los coches en busca de la lapa traicionera, podemos andar en la madrugada con la seguridad que no vamos a recibir un tiro en la nuca, el personal pasea sin la sombra del escolta mirando a izquierda y derecha; y nosotros, los que vivimos más al sur del País Vasco, no debemos avivar el fuego del odio de las personas que tienen todo el derecho a vivir ese sentimiento, tal vez, sería mejor, decir resentimiento.

            El gobierno debe andar con pies de plomo, no sea que el plomo comience a desnucar a inocentes. Y andar con el plomo en los pies es conceder el tercer grado a Bolinaga, pero con la seguridad que el secuestrador no va a tomar las de Villadiego.

            No es perdón lo concedido, sino la cautela necesaria para que el polvorín no estalle.

domingo, 19 de agosto de 2012

Mira mi mano




MIRA MI MANO

Mira mi mano
que busca en el montículo de dioses
la huella de tu camino.
Es abierta plegaria.
Ha vencido a la mísera materia.
Crea deseos de presencias tuyas
y toca con sus versos
pálpitos de tu espíritu
y ríe en su contacto.
Y la beso y te beso.

Resisto en tu palabra
que suena a caracola.
Es hervidero de amarillos trinos,
de tu verbo que arrulla
y mantiene mi vida.
Escondida garganta,
entre mares de amor
gorgoteas tu aliento.
No te fuiste,
en mis sueños te asientas jubilosa.

Te aposentas en mí,
tiendes tu lona rosa
y fruto de la noche, al alba naces.
Ya instalada,
invades mis tejidos
y dejo de ser yo,
para contigo ser.

Laboreas mi tierra
que surcas entre cantos
de granos esparcidos,
y mi cuerpo te acoge.
Mi simiente
-beso entregado en noche de aceitunas,
esquilmo por septiembre recogido-
se adentra en tus entrañas.

(De “Inacabada ausencia  IV” de J. García Pérez)

sábado, 18 de agosto de 2012

Nacimiento de Cursillos de Cristiandad



          El Movimiento de Cursillos de Cristiandad influyó fuertemente en la vida de Ignacio durante el periodo que va de 1966 a 1977; fueron once años de dedicación absoluta, pero tal vez por ello dejó abandonados algunos momentos esenciales en la vida de cualquier persona: un ejemplo pudiera ser que nunca disfrutó lo bastante la infancia de su única hija.

            Por aquellos años, el MCC era, además de un fenómeno religioso, un acontecimiento social. Se daban dos y hasta tres cursillos mensuales, los cuales estaban formados por hombres de la ciudad y del medio rural. Eran retiros de hombres para hombres, hasta que en un momento dado se convirtieron en mixtos, o sea de hombres y mujeres.

            Ignacio siempre creyó, y lo sigue manteniendo cuando hablo de él sobre el tema, que los “cursillos” perdieron fuerza porque el primitivo lenguaje y toda su base psicológica y pedagógica fue diseñada para hombres.

            El MCC nació en Mallorca en los años cuarenta del pasado siglo. Surgió a través de una peregrinación que jóvenes de Acción Católica hicieron a Santiago bajo el lema de “Ultreya” -voz griega que significa “más alla”-; a la vuelta iniciaron los llamados “Cursillos de Conquista” y, más tarde, los fundadores cayeron en la cuenta que tenían entre sus manos un “arma” a la que podían sacar más provecho evangelizador que el inicialmente pensado; puestos manos a la obra, nacieron los Cursillos de Cristiandad.

            Entre los fundadores, los más importantes fueron Eduardo Bolín, seglar, y los sacerdotes Juan Capó, Sebastián Gaya y Jaime Daviú, todos ellos arropados por monseñor Hervás, obispo de Mallorca; Ignacio, posteriormente, mantuvo reuniones con todos ellos, aunque fue con Daviú con el que mantuvo un mayor contacto.

            La energía, rayana en la santa locura de la conversión, hizo que MCC fuese mal visto por la jerarquía eclesiástica y durante años, Roma, valga la expresión, prohibió durante algunos años que siguieran celebrándose. Fue por ello que se inició la diáspora de los fundadores, que fueron trasladados a las siguientes diócesis: el obispo Hervás a Ciudad Real junto a Sebastián Gaya y Jaime Daviú, y Juan Capó, auténtico cerebro del MCC, a la diócesis de Córdoba.

            Más tarde, Roma concedió el nihil obstat a la celebración de “Cursillos” y, pasados numerosos años, el nada sospechoso Papa Pablo VI, en una famosa Ultreya celebrada en Roma pronunció la célebre frase, célebre para los comprometidos con el MCC: “Los Cursillos de Cristiandad han adquirido carta de ciudadanía”

(CAPÍTULO DE UN POSIBLE LIBRO DE JOSÉ GARCÍA PÉREZ) 

viernes, 17 de agosto de 2012

Elena, el abuelo y los años



        Elena es mi nieta; el abuelo soy yo; y los años, ese tiempo que inexorablemente se acumula sobre las personas. Ustedes no la pueden ver, pero la fotografía en la que Elena (con un añito de edad) posa sus labios en mí (con diez años menos que ahora), es, tal vez, la imagen más tierna de todas las acumuladas en el disco duro de mi ordenador; pero si la quieren ver lo pueden hacer pinchando http://el-copo.blogspot.com

            Como mañana es su onomástica deseo felicitarla, y en ella a todas aquellas niñas y mujeres que lleven su nombre, y a todos los abuelos que ejercen como tales, o al menos lo intentan; tarea nada fácil porque la osamenta ya no está en plena forma y la lumbalgia asoma con sus irresistibles deseo de molestar a más de uno y una.

            Los abuelos, se supone que también las abuelas, a esa inocente edad de sus nietos se convierten en sus auténticos juguetes y viceversa, aunque en menor medida. Cuentos e historietas van ocupando un lugar en los pequeños cerebros para llenárselos de pajaritos en prevención que más tarde lleguen otros para que sean los buitres los que revoloteen por su cabecitas; y así, tal vez los nietos y nietas, sepan, cuando llegue el momento, diferenciar los buitres de los pajaritos.

            Sin embargo, con el paso del tiempo el padre y la madre van ejerciendo su rol, y una palabra, un consejo, una orden, un beso de viene y va, comienza a colocar a cada miembro de la familia en su lugar correspondiente, es entonces cuando el abuelo pasa para los nietos a un segundo plano, pues el primero, como debe ser, lo ocupan sus progenitores.

            Cuando ocurre este hecho, que siempre ocurre, es cuando los pajaritos que colocaron con esmero comienzan a revolotear por el interior de l@s niet@s y a posar su vuelo en sus momentos cruciales.

            El abuelo ha dejado de ejercer  aquel rol de narrador del cuento de “el caballo blanco” y comienza, oh Dios, si tiene tiempo y sabe, a explicar a Elena lo que es un quebrado o una división de decimales.

            A veces, el tiempo se debía detener.


Nota: El primer párrafo de este artículo va dirigido a los lectores de www.diariolatorre.es donde mañana se publicará.


jueves, 16 de agosto de 2012

Una cita decisiva




         Un martes de mayo de 1977, Ignacio llegó a su casa alrededor de las diez y media de la noche; Virginia le comunicó que había recibido una llamada de un tal Francisco de la Torre Prados para hablar con él y que le había dejado un teléfono de contacto. Tras cerciorarse de quién era y enterarse que había sido Presidente de la Diputación de Málaga en tiempos de Franco le asaltó la curiosidad y, a pesar de lo intempestivo de la hora, marcó el número.

-          “Dígame”
-          “Soy Ignacio Ortiz y creo que ha llamado usted a casa”
-          “Sí, tengo interés en hablar con usted”
-          “Bien, le escucho”
-          “Así no, sería conveniente que se acercase usted a casa y charlaremos tranquilamente”
-          “Bien, dígame el día”
-          “Ahora, esta noche”
-          “Es que son las once”
-          “No importa, me acuesto tarde”

          Esa breve conversación telefónica fue el detonante de un cambio decisivo en la vida de Ignacio, según me contó una noche que, con el nivel de copas en el lugar adecuado, tenía ganas de abrir algo el santuario de su intimidad, del que era en demasía celoso de que los demás supieran algo de él.

          - “No lo conocía de nada, pues mi vida transcurría en aquellos tiempos entre prédicas y clases particulares; los predicamentos por ser Presidente del Movimiento de Cursillos de Málaga y las clases, por la necesidad de obtener algún extra para ir tirando. Así que me acerqué a su casa y me encontré con un hombre amable, menor que yo en edad, con una velocidad inmensa a la hora de hablar, al que presté la mayor atención posible. Lo que vino a decirme fue, en resumen, que le gustaría contar conmigo para que me integrase en las listas de UCD para las ya inminentes elecciones democráticas del próximo 15 de junio”

         Me comentaba, mientras pedíamos sendos güisquis, que Francisco de la Torre intentaba convencerlo para que formase parte de la candidatura centrista y todo mi interés, decía Ignacio, consistía en saber la causa del porqué de la invitación y en conocer la persona que le había dado su nombre; lo segundo, ni siquiera a través del tiempo, nunca consiguió sacárselo y sobre lo primero decía que deseaba que la candidatura tuviese una vitola de progresismo, motivo que le halagó. Con el paso de los años, llegó a saber que fue su amigo y compañero de profesión José Sánchez Blanco el que le brindó mi nombre, después de haberse negado él a presentarse como candidato al Congreso.

         “Pura carambola de la vida”, comentaba Ignacio al tiempo que tomaba el güisqui. 

(FRAGMENTO DE UN POSIBLE LIBRO DE JOSÉ GARCÍA PÉREZ)

miércoles, 15 de agosto de 2012

Belly




           Los que siguen mi singladura de “copo” viene y “copo” va, sabrán que mis ratos de ocio malagueños los paso en el “Gran Vía”. Aquí, “donde el viento silba nácar”,  La Antilla, el jolgorio lo vivo en el Club “Vera de Mar” que regenta Rafa Toscano.

            Este año, entre el personal contratado, hay una chica llamada Belly, de bella, pues la Virgen de la Bella es la patrona del lugar, que es un primor de criatura con ese pelo negro y su cola de caballo, su sonrisa permanente en boca y ojos, qué ojos, madre, qué ojos, y una voz que en las noches de cante que por aquí se dan, consiguen que la Luna se asoma para verla y escucharla mientras las estrellas Spica, Altair y Antares doblan palmas por sevillanas.

            Ella es mi virgen a la que rindo culto de hiperdulía, y cuando solicito de ella el favor de que deposite en la barra un café, una cerveza, un tinto o un pampero, lo hago con tal esmero que el personal cree que estoy cantando una Salve Marinera; y llega Belly, como cascabel de alegría, tintineando y colocando con mimo la copa y yo, la acaricio, se entiende  que a la copa.

            Como hoy es el día de la Virgen de la Bella le he regalado un libro de poemas, y entre ellos hay un romance en el que se lee: Se desliza el vago aliento/ que en la distancia se teje…/ El junco despavorido/ respira su beso verde./ La duna manda callar/ a todo lo que se mueve./ Una ola se desmorona/ y se nuevo se sumerge./ La luna se pone llena/ cuando era cuarto creciente./ El grillo asola la playa/ hundiendo su negro vientre./ El horizonte se funde/ en el espacio celeste./ La concha de la marisma/ hunde su templo de siempre./ La noche que viene tarde/ los destellos ensombrece./ Un sol que ya no deslumbra/ entre pinos rojos duerme/… y un beso como perdido/ a mi lado se detiene.

            Les desvelo un secreto: los dos primeros versos y los dos últimos conforman el estribillo de unas sevillanas de este lugar maravilloso. Pues bien, esas sevillanas van a ser cantadas por Belly cualquier día de estos. Al tiempo.

martes, 14 de agosto de 2012

El legado de Miguel Hernández se instala en Jaén



             Qué pena y qué alegría: el legado de Miguel Hernández se traslada de Elche (Alicante) a Quesada (Jaén). Por motivos económicos, no quiero pensar que sean políticos, toda la documentación de este gran español sale de la oscuridad a que estaba sometida por los políticos de la Comunidad Valenciana y llega a la Comunidad Andaluza. No sé ustedes, pero si un servidor fuese vecino de Elche  me sentiría avergonzado tremendamente.

            Cuando llegan las guerras, y más si son civiles, los poetas pueden convertirse en elementos peligrosos con sus poemas al son de las balas que se entrecruzan los hermanos.

            Miguel Hernández, nacido en Orihuela, poeta discutido por los vates “señoritos de izquierda” de su tiempo, tomó partido por el bando republicano y sus poemas “incendiaron” las trincheras, en especial con su “Viento del pueblo” y, en el interior de su alma, con la elegía a Federico García Lorca.

            Para la historia quedan sus obras completas y dentro de ellas: Andaluces de Jaén, El niño yuntero, Nanas de la cebolla y Elegía a Ramón Sijé con ese endecasílabo inmortal: “Que por doler me duele hasta el aliento”

            Detenido en la frontera de España y Portugal por la soldadesca del dictador Salazar fue entregado a la Guardia Civil; condenado a muerte, y tras un periplo por distintas prisiones, murió en la de Alicante de pena y tuberculosis en el año 1942; tan sólo tenía 31 años de edad. Justamente en la citada prisión escribiría su “Nanas a la cebolla”

            Para que el orgullo andaluz vaya adquiriendo fuerza, la Diputación de Jaén ha proclamado que su poema Andaluces de Jaén sea el himno oficial de la provincia.

            Me congratulo en ello, pero mentiría como un bellaco si no les dijera que me duele que sus paisanos, las gentes de Orihuela y los políticos de su comunidad, hayan permitido semejante desfalco cultural.

            Qué pena de derecha política en todo lo concerniente a cultura.

lunes, 13 de agosto de 2012

Un rojo en "Al rojo vivo"


El programa “Al rojo vivo” que emite La sexta viene a ser, al menos así lo percibo yo, como un contrapeso de “El gato al agua” de Intereconomía, y no es que el primero de ellos sea de izquierda, aunque asistan contertulios liberales, y el segundo de derecha pura y clásica; no es eso, sino que el primero se ajusta más a la realidad, aunque no agrade a un sector de la población; y el segundo es incompatible con la inteligencia porque no encuentra a nadie de izquierda con un gramo de vergüenza torera.


            Hoy, por ayer y por casualidad, me he encontrado en “Al rojo vivo” con la presencia del diputado andaluz Juan Manuel Sánchez Gordillo rodeado de cuatro teóricos de la política; dos de ellos claramente de derechas y el otro par, de izquierdas.

            El de Marinaleda ataviado con esa extraña indumentaria surrealista de pañuelos, pulseras y camisas; el resto con la clásica, pero no normal para estos tiempos de canícula, de chaqueta y corbata. El tema se lo suponen: el asalto a varios grandes supermercados por las guerrillas de uno de los líderes del Sindicato Andaluz de Trabajadores.

            Vencedor por KO el amigo de Diego Cañamero y jefe espiritual y material de zonas andaluzas donde el paro anda cercano al cincuenta por ciento y la crisis económica comienza a conseguir que las tripas bailen las sevillanas del hambre pura, no a eso que se dice por ahí y por aquí: “no tengo apetito”

            A mí, no a usted y a otros similares, me ha encantado, y he disfrutado de lo lindo, escuchar con atención a Sánchez Gordillo rezar un auténtico rosario de verdades que muy pocos y pocas se atreven a decir, cosas como que este sistema donde prima lo legal sobre lo justo hay que cambiarlo de raíz; hacía tiempo, pero que más de la cuenta, que no llegaban a mis oídos verdades como templos, sirva de ejemplo esa de que España se niegue a pagar la dichosa deuda.

            No se escandalicen en demasía, ¿pero saben lo que me ha parecido la escena de hoy?: pues aquella de Jesús de Nazaret en el templo de Jerusalén atizando leña a los mercaderes de su tiempo.

            Dispuesto a todo, prometo no rasgarme las vestiduras por lo que puedan comentar; eso queda para los fariseos de este tiempo.

domingo, 12 de agosto de 2012

La "cruel" feria de agosto de Málaga



Un servidor, fiel amante de mi verdad, que no tiene por qué ser la verdad, es poco amigo de ferias y feriantes, de casetas de peñas y oficiales, de pregones y abanderados, de la feria de día y de la noche, ésta última tiene un cierto pase, pero la llamada de “día”, a cuarenta grados más los que den de sí los cubatas y las copas jerezanas, la “odio”, con comillas y sin ellas, pues donde se ponga un buen y frío Tío Pepe en un lugar con aire acondicionado, y unas exquisitas y delgadas lonchas de jamón con su correspondiente ración de gambas rojas de Garrucha, que se retiren el estridente y machacón sonido de los verdiales y las pesadas sevillanas, incluida la tercera que es la del piropeo bailado a la parienta.

En este tiempo de feria de agosto en Málaga siempre me gustaba escribir un pregón, pero al coincidir este año la pregonada, que por cierto nadie escucha, pues el gentío va a lo suyo, o sea, a meterse mano y esperar la cohetada, con el aniversario del asesinato de Blas Infante, que Dios tenga en su memoria, pues por aquí abajo está en el olvido, menos cuando el 28 de febrero Francisco de la Torre Prados, alcalde de este perímetro que abarca desde El Palo hasta detuvieron a Torrijos, y un poco más a poniente, habla del municipalismo ideólogico y utópico del teórico Padre de la Patria Andaluza, he desechado la exaltación del petardazo.

Y qué pregonar: pues el olvido. Tenéis que olvidar, si queréis ser felices, que de aquí a nada os van a crujir con el IVA; así que a consumir sin ton ni son. Tenéis que olvidar a la maldita “prima de riesgo”, compañera de Ángela Merkel, y liaros con la primera morenaza o morenazo que veáis con ganas de guerra. Tenéis que olvidar las tijeras de Mariano Rajoy que a partir de septiembre podará lo que os sobra y lo que os falta. Tenéis que olvidaros de los bancos, no de los del parque que, de aquí a nada, os servirán de asiento para mirar de lunes a domingo el sol.

Venga, sin pasaros de la cuenta, pecad y olvidad: es la única solución que os queda.

Es tanto lo vivido



Es tanto lo vivido
que el tiempo ha sido trance.
Suspensa la cordura,
alaba el alma, susurrando en éxtasis:
“eres mi Dios, mi amada”
Divinidad latente
que asoma sin rubor
tu mezcla de carne y alma.
Ya no sé si te adoro
en mi delirio lúcido,
o por el beso que tomé de ti,
que sin quererlo quise
y quedóse ya siempre
siseando en mi boca.

Has quebrado mi muerte.
Ya vivo siempre vivo.
Eres antorcha donde lento muero
y me consumo y nazco
siempre entre lenguas rojas
que mantiene ardiendo
mi deseo de ti.

Todo eres tú:
la tormenta, amasijo
de nuestros vivos cuerpos
construyendo el amor,
y el remanso
donde bebo entre brotes
el néctar de su savia
que destella energía.

Y ahora me abandonas,
huyes viajando a lomos de la noche
creyendo hacerme bien
y yo quedo sin ti.
sin Dios, sin mí, sin tiempo.
Quedo en la nada tuya.
¿Crees que el amor muere
en el adiós que vivo?
En el adiós quedó nuestro futuro
construido para siempre-
Tú, allí lejos. Y yo, también contigo,
en el tiempo de nada,
edifico
la presencia alargada de tu ausencia.
No te has ido.
Estás.

(De “Inacabada ausencia” III, de J. García Pérez)

sábado, 11 de agosto de 2012

Lo asesinaron por ejercer de andaluz

             
             No por otra cosa asesinaron a Blas infante los monstruos de aquella barbaridad, sino por ejercer de andaluz. Al nacido en Casares, notario de profesión y estudiante de bachillerato en las Escuelas Pías de Archidona, lugar del que se puede afirmar fue el germen de su conversión a la regeneración de Andalucía al observar las interminables colas de jornaleros para recoger una sopa que les servían de alimento.


            Por ello, en el “”Ideal andaluz”, libro matriz del nacionalismo andaluz que publicó en 1915, se puede leer: “Yo tengo clavada en la conciencia la visión sombría del jornalero. Yo lo he visto pasear su sombra por las calles del pueblo”

            Creó los Centros Andaluces, lugares de debate y formación. Fue predicando la buena nueva andalucista por tierras de páramos, y pensó que el himno de Andalucía podía ser aquel canto religioso que los jornaleros entonaban cuando dan fin a su jornada, canto llamado “Santo Dios”; y así fue.

            En la Asamblea Andalucista de 1918, celebrada en Ronda, se aprobaron la bandera de Andalucía y el himno de esta tierra.

            El 11 de agosto de 1936 un grupo de falangistas entró en casa de Blas Infante, fue detenido y asesinado en el kilómetro 4 de la carretera Carmona-Madrid; dicen que al ser abatido gritó ¡Viva Andalucía Libre!, pero vaya usted a saber si es cierto; lo sí lo es que durante toda su trayectoria vital luchó por ello y escribió por lo mismo.

            En el año de 1940, para escarnio de la inteligencia, el franquismo dictó una sentencia posterior a su asesinato en la que queda escrito: “su ejecución fue debida a que se significó como propagandita de un partido andalucista o regionalista andaluz

            En la actualidad, unos y otros, o sea, derechas, izquierdas y los escombros del Partido Andalucista, juegan a ser poseedores de la herencia de un santo laico que, por intentar ejercer de andaluz, cayó abatido a tiros en una cuneta.

            Dicen y así consta en nuestro Estatuto que es el Padre de la Patria Andaluza, pero ni existen Patria e hijos.