viernes, 29 de junio de 2012

De Rajoy a Monti y de Pirlo a Iniesta




             Por fin, y sin saber casi nada de macroeconomía, parece que en ese tira y afloja por llevarse a la gata, Ángela Merkel, al agua de la normalidad, o sea, de vivir sin sobresaltos con la leche de la prima de riesgo y con el deshoje de la margarita de si se retira o no la calderilla ahorrada de la bancada de marras, los presidentes de Italia y España, Monti y Rajoy, han ganado en la salida de la partida de ajedrez que se ha jugado en la madrugada del día 29, aunque aún queda mucha partida por jugar.

            La “prima” se ha relajado y, tras unos saltos de caballos, el ibex ha repuntado lo suyo. Falta por saber si la teutona se conforma con perder parte de su poder y si va a seguir apretando los machos a Mariano para que nos recorte hasta el resuello. De momento, y para que no se desborde la alegría, iniciamos julio con un subidón de la luz y el gas, y seguimos a la espera de saber qué va a ocurrir con el Iva que si sí y que si no y, que tal vez, le metan mano hasta a los productos básicos, ya saben: pan y leche.

            Nos queda saber cómo se jugará la otra partida de ajedrez, la que van a librar los jugones de Del Bosque contra las huestes bizcochadas de Prandelli.

            Las dos selecciones gozan de buenísimos jugadores, aunque para mi gusto los mejores, son, por parte hispana, el maravilloso Iniesta y por los italianos, el soberbio Pirlo.

            Nosotros, no me refiero a los españoles en general, sino a un grupo de percheleros en particular, tenemos ya preparado la secuencia del jolgorio que, hago una cruz con el índice y el anular, por si aparece el gafe que siempre estropea cualquier fiesta, la iniciaremos con comernos uno o dos corderos que Salvador, que se estrena como abuelo, nos va a preparar a puerta cerrada, en el día señalado por los dioses, para chuparnos los dedos.

            Una vez dada cuenta de ellos, iniciaremos la pintada de los colores de guerra, el enarbolar de banderas y bufandas, el descorche de los diferentes hijos de Baco y, pase lo que pase, vamos a disfrutar como guarros en charca.

            Absténgase de solicitar invitaciones; es cosa de amigos de barra.

jueves, 28 de junio de 2012

A la final, con queso de Cabrales




          Que el fútbol mueve masas no tiene lugar a dudas. Sé que existen seres a los que no les gusta esa batalla que entablan veintidós deportistas por introducir el balón entre los tres palos, y lo hay que critican que en estos tiempos de crisis, tal deporte haga olvidar la ruina que se cierne sobre millones de paisanos; lo sé, pero la rabiosa actualidad es la que manda, y hoy día esa actualidad pasa por la “roja”.

            Lógicamente contemplé algo nervioso el duelo ibérico; pero este deporte, como cualquier otro del que uno sea forofo, tiene tres formas de verse: en directo, cómodamente en casa o en el fragor de la barra de un bar acompañado de amigos y amigas.

            Opté por la última opción entre otras cosas porque gritar ¡goool! en soledad acompañada no deja de ser una locura, y quedarse impávido es no vivir una cierta exaltación momentánea.

            Ya el día anterior, Antonio el del Gran Vía me había comentado que nos iba a invitar a un buen queso de Cabrales que, como él fútbol, gusta o no, o sea, que no existen puntos intermedios; creo que lo hacía como premio a la fidelidad demostrada de su variopinta clientela.

            Pues yo, me dije, voy a buscar entre el desorden que existe en mi despachillo una bufanda de España. Y la encontré y fajado en ella, a pesar de “las calores” existentes, penetré, diez minutos antes de que el partido diese comienzo, en mi segunda residencia. Realmente no éramos más de una docena los que habíamos optado por el Cabrales y echar un rato de jolgorio, pasase lo que pasase.

            Nada más atravesar el dintel, uno de los presentes me tatuó brazos y cabeza con colores de la bandera española, al tiempo que el resto de los parroquianos cantaba aquello de “soy español, español, español”, y un servidor hacía cabriolas al aire con la bufanda.

            Sé que a mi edad, y me lo dicen los siempre puritanos, estas cosas no me pegan, pero yo lo pasé como un  cosaco, sin saber cómo se lo pasan dichos señores. Cayó el queso y un chorizo sin compasión alguna, y con ellos una rociada de variadas bebidas hasta llegar a la adoración del dios Baco.

            Ganó España, ganamos todos los presentes y pasamos un rato agradable y bullanguero. Y, a nuestra manera, nos sentimos españoles.

            Mañana hablaremos del “desGobierno”, o sea, lo pasaremos fatal.

miércoles, 27 de junio de 2012

El Cachorro y mi amigo Marco


              Marco Talavera, un joven amigo con el que comparto buena parte del verano en la playa “donde el viento silba nácar”, ha sido elegido Hermano Mayor del Cristo de la Expiración de Sevilla, conocido mundialmente por El Cachorro. Enhorabuena, amigo, por la responsabilidad que has contraído, porque responsabilidad es la capacidad de saber dar la respuesta adecuada a las situaciones que vivimos y, conociéndote, sé que sabrás dar a ese Crucificado y a sus gentes, son tantas las que conozco, la justa y necesaria.

            Cuando un real eran veinticinco céntimos de una peseta, o sea, hace una barbaridad de tiempo, estuve en Sevilla trabajando cerca de siete años. Mi cuñado Salvador, fans auténtico de la Semana Santa y hermano de El Cachorro, me enseñó, junto a un cura llamado Ramón Cué y su libro “Cómo llora Sevilla”, los entresijos de la Semana Santa sevillana.

            Existe en “esa ciudad, Sevilla, que se basta a sí misma”, cantidad ingente de históricas tallas sacras, pero ninguna, impresión personal, que erice la piel y acelere el pom pom del corazón, como El Cachorro que tallara en 1682 el artista Ruiz Gijón.

            Tendido en su templo de la trianera calle Castilla, puede contemplarse en él hasta eso que llamamos “campanilla” en el fondo de su garganta. Expirar, el último aliento antes de morir o en ese justo momento, como dice la siguiente saeta que cantara Manuel Mairena: “Yo no sé si vas despierto/ y no sé si vas dormido/ Cachorro, Cachorro mío,/ cuando pasas por el puente/ y te reflejas en el río,/ yo no sé si vas despierto/ Cachorro, Cachorro mío”

            Año tras año he recorrido calle Castilla de espaldas, delante de El Cachorro y extasiándome en su imagen. Y lo he acompañado, una y otra vez, hasta su templo donde se encierra junto a la Virgen del Patrocinio.

            Termino con su leyenda que, aunque sabida por muchos, puede no ser conocida por algunos. Se cuenta que el escultor Ruiz Gijón asistió a la muerte de un gitano apodado El Cachorro y que, justamente, lo vio en el momento de expirar; parece ser, es bonito creerlo, que se le quedó grabada aquella expiración, y cuando su imagen salió por vez primera a la calle, la gente del barrio decía señalando a la imagen: “mira, mira, es El Cachorro”.

            Que Dios, exista o no, te bendiga, porque, amigo Marco, vas a ser “costalero” mayor de una hermosa tradición. ¡ Arriba con Él!

www.papel-literario.com

martes, 26 de junio de 2012

Málaga: ¿vanguardia cultural?




             Asistí, ya decía ayer, al acto del XX Aniversario del Premio de Poesía “Manuel Alcántara”. Como es lógico, nuestro Alcalde Francisco de la Torre ofreció unas palabras dignas de agradecimiento al glosar la poesía y sus autores; hubo un instante en que, enardecido ante su propia filípica, dijo con convicción que “Málaga es vanguardia cultural de España”. El duodeno respingó, al tiempo que la bacteria helicobacter pylori me avisó; pero no fui capaz de saltar al ruedo, y no tuve más remedio que tomar un almax que llevo para ocasiones como ésta que narro.

            Y es que nuestro Corregidor, junto con los concejales del PP, no ha mucho votó en Pleno que la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, que un servidor dirigía, desapareciese del frágil mundo de la poesía malagueña. Sé, me consta, que su voto contra la poesía fue por disciplina de partido y por no dejar en mal lugar al delegado de Cultura Miguel Briones que, a instancia de parte, me había mandado una carta en la que agradecía mis servicios prestados y tal.

            Luché hasta la extenuación, y todavía lo sigo haciendo, para que el Ayuntamiento mantuviese tal colección, aunque no al pardillo del director que, en más de una ocasión, había criticado la labor cultural del señor Briones, de ahí el hecho de usar la guillotina equivocadamente, porque los papeles de los poetas no tenían culpa alguna de mis críticas políticas que, como ustedes siguen viendo, continúan y continuarán por los siglos de los siglos hasta llegar al RIP.

            Porque, pongamos algunos ejemplos, cómo es posible que un poeta, Antonio J. Quesada, que escribe: “Algún filólogo/ o/ aficionado a la etimología/ (pero con poder y sentido del humor)/ decidió,/ una vez,/ denominar “pacientes”/ a los usuarios de la Sanidad Pública”, o Antonio García Velasco apuntase: “Nadie cuenta las hojas/ de un árbol de la calle.// Mas, por ti,/ puse número y nombre/ a todo el bosque espeso/ que me prende en sus ramas”, o Rosa Díaz esculpiese: “¿Acaso es que los lirios no venían/ de los prados de tinta de los cromos?, o Domingo F. Faílde pronunciase el amor con estas palabras: “Éramos, solamente/ dos cuerpos fatigados, y, más allá, dos almas/ que habían levantado/ su vuelo sin retorno”… y así hasta completar un ramillete de docena y media de poetas que, usted, señor De la Torre Prados y los suyos, más algunos cómplices cobardicas, borraron por disciplina de partido de la nómina de la vanguardia cultural.

Chismorreos del husmeador, oh Ana




          Verás, oh Ana y demás seguidoras de las batallas particulares de mi peculiar forma de ver el mundillo poético, que se trataba de asistir a la entrega del XX aniversario de la entrega del premio de poesía “Manuel Alcántara” que se celebraba en el excelso Salón de los Espejos del Ayuntamiento de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            La verdad, oh Ana y demás, es que no debo, aunque puedo, engañaros. Mi máximo deseo era ver y contemplar a Manuel Alcántara tras su proceso de recuperación de la jodida cadera; lo demás me importaba un pito. Lo contemplé con su inseparable ginebra Larios y suspiré; ea,   dije para mis adentros, ya está camino de seguir bien. No le conté ni a él ni nadie que, durante su proceso de recuperación, a un servidor de la verdad, le habían endosado una cuarentena de puntos y le habían extirpado un par de ganglios, y la mandanga de ir cada seis meses a un oncólogo para pasar una muy dura revisión.

            Recordé, oh Ana, cuando hace años un loco de temer, El husmeador, asistía a los actos oficiales y de truquillo para realizar unas especies de croniquillas chismosas cargadas de veracidad y de ironía. Así que para disimular, no fuese que me confundiesen, me disfracé con altura de miras y, mira por donde, oh Ana, me enfundé una chaqueta rosa pálido, una camisa a rayas blancas y negras, y un negro pantalón elegante, brillante y que decía mucho, pero muchísimo, del que portaba semejantes prendas.

            Con estas galas que te explico, he aquí, oh Ana, que penetré entre los espejos del salón y por él, imágenes reflejadas de aquí por allí, se encontraba el único, el excelso Alfredo Taján que, prudente él, entró como incógnito; Aurora Luque, excelente poetisa (poeta) que debería perder algún gramo de más, pero que a pesar de ello es única a la hora de poetizar sobre dátiles y palmeras; había más poetas, pero no tanto como cabía suponer.

            Nunca podrás saber, oh Ana, cuánto sufrí por estar entre la crema de la crema de la intelectualidad malagueña. Oh Ana, cuánto padecí acordándome de los gin-tonic del Gran Vía, que es lo mío, a saber, el pueblo pueblo. Comprendí que el flamante flequillo del Delegado de Cultura, Damián Caneda, era un apósito, y que el alcalde Francisco de la Torre eludía la mirada del súbdito, un servidor tuyo y de él, y charlaba con uno y otra mientras esquivaba la deuda que tiene pendiente conmigo, simplemente un “sí” o un “no”, e inicié la retirada bajando los escalones que me llevaban a la libertad, y en ella instalada, junto a un ficus, paré el primer taxi y me encaminé al Gran Vía donde, entre el ginebra y qüisqui, preparamos comernos un chivo el próximo sábado.

            Oh Ana Pastor, la del amor loco, comprenderás que, con el retorno del El husmeador, volverá el ruido de sables. Me encanta la guerra.

domingo, 24 de junio de 2012

Verónica




       El día, por ayer, no se podía presentar más interesante y entretenido. En primer lugar, la guerra futbolística contra el franchute y, a continuación, ganara el que fuese a echar un buen rato en la velaílla de la Zamarrilla, pasaje de calle Mármoles donde un grupo de amigos del barrio íbamos a intentar divertirnos con una farsa de la noche de San Juan.

            Desde primeras horas de la tarde fui deshojando la margarita del ridículo y, como salió sí, fui al chino de calle Peso de la Harina y compré bufandas y banderas españolas para el presumible festejo. Se trataba de pasarlo bien y así fue: hice la compra. Más tarde ya pensaría si bajar al Gran Vía con ellas o no. Al final fue que no, pero serán requeridas para otra ocasión: con los lusitanos de Cristiano Ronaldo.

            La crisis, maldita sea la madre que la parió, evitó una aglomeración en el precipicio del “agua de fuego”, léase güisqui, pero estábamos los justos para poder gritar ¡goool! en grupo, y no en el salón de casa en el más absoluto de los silencios. Éramos 6 o 7, todos varones, creo, y nos abrazábamos como niños.

            Terminado el partido, Paco Montoya, al que la Virgen del Carmen le tiene que echar una mano, había preparado una velaílla para celebrar lo que fuese y, por ello, corría la cerveza como un río y se asaban sardinas, caballas, alitas de pollo, jamón y otras cosas del guarro, exquisitas todas.

Con sumo cuidado, para evitar accidentes dado que al día siguiente el alcalde De la Torre Prados visitaba la ermita de la Zamarrilla, preparamos un simulacro de fogata con tres o cuatro cajitas de madera a las que prendí fuego.

Y he aquí que por la esquina este del pasaje se hizo realidad una hierofanía, manifestación sacra, cuando una diosa hecha mujer, o viceversa, asomó su fuego de antorcha humana con el que todos fuimos inflamados a su paso. Paró ella su camino, se quitó la blanca blusa y dos milagros arrimaron más lumbre a la pequeña fogata. Voló sobre las ardientes maderas, y su sombra celeste pareció un cielo; un manantío de aceituna, su desnudo torso; y una melena incendiaria, sus cabellos, surcó el pequeño fuego y sus lenguas, como las de Pentecostés, la adoraron.

Y siguió su camino; y yo el suyo. Se detuvo y acercó, y una lengua de fuego me incendió. Verónica se llamaba.

sábado, 23 de junio de 2012

Canto para ser libre (III)



Que no pequen más la palabras
y las Musas deslicen su mensaje.
Yo, poeta, trascribo solamente:
me humillo y me ensalzo en sus cánticos:
soy su dios con minúsculas
en las noches que callan las estrellas.

El campo es verde, solamente verde,
con espigas de todos los colores.
La mar envuelve su misterio,
todo lo puede,
y cuando muere el día se repliega
enternecida sobre sí.
No es cielo lo que llaman cielo,
es el lugar donde acampan los astros.
El sol es una diminuta esfera
que da calor y vida
y de él dependemos más que de Dios.

viernes, 22 de junio de 2012

Hasta el gorro



         José Chamizo, singular sacerdote católico y gaditano, es el “Defensor del Pueblo Andaluz” desde hace un porrón de años. Por ser gaditano posee la gracia innata de todo nacido en la provincia de “la Tacita de Plata” y por sacerdote, debe poseer otra gracia difícil de definir.

            He aquí que hace un par de días acudió al Hospital de las Cinco Llagas (Parlamento de Andalucía) para dar cuenta del informe anual de su cargo ante la Comisión de Gobierno Interior y de Peticiones, lugar, quiero creer, donde se depositan todas las lágrimas de este valle de parados, hipotecados y gentes que viven en precario.

            Escogió el momento oportuno para largar el mejor y más claro sermón que haya podido dar en su vida ante sus señorías andaluzas y el Presidente de la Cámara, Manuel Gracia, que lo es también de la citada Comisión.

            Extraigo y transcribo, sin añadir o quitar una sola coma, parte de la prédica que lanzó a izquierda y derecha: “La gente está muy cabreada con ustedes, no sé si lo saben. Está muy enfada porque los ve todo el día en la peleíta. La gente está hasta el gorro de todos ustedes. No sé si puedo decirlo con todo el cariño del mundo. Por favor, por favor. Un ejercicio de buena voluntad y avanzar para resolver los problemas del personal. Y nada más. Perdónenme el exabrupto, pero es que tenía ganas de decirlo. Nada más.”

            Acto seguido se fue como había entrado, pero soltando un rosario de perlas y unas letanías que pasarán a la intrahistoria del parlamentarismo andaluz. Sus señorías, inmaculados e inmaculadas ellos y ellas, montaron en cólera y solicitaron del Presidente del “Hospital” que restañara sus llagas, más de cinco, y enviara una nota pública al cura de marras en el que le recordase que también él era un político que vivía del erario público.

            Manuel Gracia, un político con vista de águila, contestó que de pública nada de nada, sino que trasladará el malestar de sus señorías a Chamizo.

            En esta ocasión un sacerdote, disfrazado de político, o al revés, me da igual, ha sabido transmitir a los barandas andaluces lo que piensa el pueblo. Enhorabuena.

jueves, 21 de junio de 2012

La sombra deforme de la Justicia



         Siempre ha existido el debate sobre la diferencia entre lo legal y lo justo, la Ley y la Justicia. La legalización, por parte del Tribunal Constitucional, ha vuelto a reabrirlo y cuando se supo ayer el fallo de dicha Institución sobre el partido abertzale Sortu, el tema ha saltado a tertulias, columnas, editoriales y barras de bares.

            Ya se puede afirmar, sin error alguno, que “la legalidad es la sombra alargada y deforme de la Justicia”. El hecho de que el TC haya legalizado la franquicia etarra de Sortu viene a confirmar tal aseveración.

            El Tribunal Superior de Justicia, que debería dimitir en pleno si hubiese vergüenza torera, declaró ilegal a dicha formación por un estrecho margen de votos basándose en la aún vigente Ley de Partidos y por motivos como: la no condena a ETA, el objetivo de crear un Estado Independiente del Reino de España y la pertenencia a la misma de miembros de la antigua Eta-Batasuna.

            Aunque aún no se conoce el texto de la sentencia y sí el fallo de la misma por un estrecho margen de 6 votos a favor y 5 en contra, hace suponer la divergencia máxima entre sus miembros y el protagonismo, fatal protagonismo, de su Presidente a la hora de partir a España por la mitad e iniciar un nuevo debate político-jurídico, cuando todos creíamos que la prima de riesgo y la crisis eran los actores principales de esta patria surrealista que, pendiente de un hilo, goza de una cierta unidad.

            Tiempo han tenido los partidos mayoritarios, PP y PSOE, para alcanzar un acuerdo con el que renovar al necrófilo Constitucional, pues sin ese pacto no es posible la citada renovación. La última conversación entre Rajoy y Rubalcaba, según rumorología al canto, ha llevado a la conclusión de que en el plazo de un mes tal hecho se producirá, por eso, y también previo acuerdo, uno por omisión y otro por comisión, las prisas se han desatado, dando por resultado el fiasco de la legalización de Sortu que ya podrá concurrir a las próximas elecciones vascas.

            Mientras tanto, ETA sigue tutelando el proceso, las pistolas y demás objetos de muerte siguen en su poder y las víctimas del terrorismo, así como las Fuerzas de Seguridad, asisten atónitas a un hecho vergonzoso.

miércoles, 20 de junio de 2012

Doctor Manuel Montes



           Hace un montón de años que conocí a Manolo Montes. Andaba un servidor por aquellos tiempos metido a tope en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, al que por cierto dediqué buena parte de mi vida y existencia, hecho del que no me arrepentiré jamás.

            Manolo sigue todavía, incansablemente, predicando el Evangelio con su peculiar forma y estilo y, lo más importante, haciendo de él una forma de vida. Formamos, creo yo, una buena pareja de laicos predicadores y fuimos por pueblos y ciudades anunciando la Buena Nueva e intentando hacer algo más felices a hombres y mujeres, al tiempo que esa felicidad nos impregnaba a nosotros.

            A través de ese apostolado, llegamos a la amistad y en ella permanecemos, aunque yo, por cascarrabias, de tarde en tarde, en alguna ocasión haya podido meter la patita.

            Juntos hemos bebido, reído y llorado en las más surrealistas ocasiones, y en momentos muy serios de nuestro discurrir por este valle de esperanzas.

            No es moco de pavo que un hombre hecho y derecho, con sesenta y seis tacos de vivencias de todo tipo, haya obtenido con alabanzas, cum laude, el doctorado en Ciencias de la Comunicación o Información, o sea, en Periodismo.

            Con mis achaques de una gota que va camino de estabilizarse, no me podía perder, al igual que otros amigos, tan brillante momento, uno de tantos si se conoce bien a Manolo, así que acudí al Campus Universitario para estar presente en el momento de la defensa de su tesis y de su posterior reconocimiento académico que ha venido a certificar su trayectoria de vida evangélica a favor de los más necesitados.

            Ani Lluch, su esposa y compañera, sus hijos y nietos, y sus amigos fuimos testigos de la alegría que supuso para Manuel el alcance de una meta más en su vida, porque el y yo y algunos más, sabemos que lo importante es conseguir el Ideal; aunque las metas nos ayuden a ello.

            Vaya mi abrazo fraternal en estas líneas para quien, según un miembro del Tribunal, fue definido como un comunicador nato. Si lo sabrá un servidor.

martes, 19 de junio de 2012

Extremos



Lo único que podía hacernos olvidar a la jodida “prima” de Rajoy era que la “roja” siguiera dándole a la pelota durante unos días más. Ya ven que Julio Anguita ha proclamado el “ven y sígueme” para hacer la revolución y liarla del todo con la presunta proclamación de la III República que, no sé, si será bueno en un hipotético futuro, pero que ahora creo que no toca no sea que la ya famosa “prima” nos lleve a la ruina total.

            De momento de esa ruina y del aburrimiento nos ha salvado Jesusito Navas cuando en el minuto ochenta y ocho se ha metido con el balón, juntitos los dos, hasta el fondo de la portería.

            Con el fútbol, al igual que con la vida de cada quisque, ocurre que cuando nos conocen a fondo estamos más perdidos que Mariano  en una reunión del G-20 hablando en inglés. Y es que a nuestro juego de “jugones” y “tiquitaca” le han tomado el pulso y se pone cada vez más difícil entrar por el centro, al igual que en política, para hacer goles.

            El único centro político que ha existido, con ribetes de izquierda (Fernández Ordóñez y los suyos) y derecha (Herrero de Miñón y los demás) fue Unión de Centro Democrático, pero duró lo que un tren en Campanillas. Así que, después de su despedida del ruedo político, llegaron derecha e izquierda, extremos natos, para poner las cosas en su sitio, que tampoco sé donde se encuentra.

            El fútbol estaba inventado desde hace muchísimos años: dominar la bola y jugar por los extremos. Nunca podremos olvidar a Gento, Gainza, Collar y tantos otros que corrían las bandas como balas, saetas o flechas. Los sevillistas nunca podremos olvidar a Biri Biri que, a la hora de darle al acelerador, corría más que el balón.

            Hoy hemos sufrido tela marinera. Y una y otra vez decíamos para nuestros adentros: hace falta un extremo nato ante Croacia. Y, por fin, salió Navas que, si bien no ha podido hacer lo que él sabe, o sea, bombear balones para que alguien los remate, si estuvo en el lugar oportuno para, a pase de Cesc, lograr que todos y todas tengamos alguna ilusión respecto a España.

            Y digo alguna, porque otras más importantes se están esfumando.

lunes, 18 de junio de 2012

JESUSITO




Lo único que podía hacernos olvidar a la jodida “prima” de Rajoy era que la “roja” siguiera dándole a la pelota durante unos días más. Ya ven que Julio Anguita ha proclamado el “ven y sígueme” para hacer la revolución y liarla del todo con la presunta proclamación de la III República que, no sé, si será bueno en un hipotético futuro, pero que ahora creo que no toca no sea que la ya famosa “prima” nos lleve a la ruina total.

            De momento de esa ruina y del aburrimiento nos ha salvado Jesusito Navas cuando en el minuto ochenta y ocho se ha metido con el balón, juntitos los dos, hasta el fondo de la portería.

            Con el fútbol, al igual que con la vida de cada quisque, ocurre que cuando nos conocen a fondo estamos más perdidos que Mariano  en una reunión del G-20 hablando en inglés. Y es que a nuestro juego de “jugones” y “tiquitaca” le han tomado el pulso y se pone cada vez más difícil entrar por el centro, al igual que en política, para hacer goles.

            El único centro político que ha existido, con ribetes de izquierda (Fernández Ordóñez y los suyos) y derecha (Herrero de Miñón y los demás) fue Unión de Centro Democrático, pero duró lo que un tren en Campanillas. Así que, después de su despedida del ruedo político, llegaron derecha e izquierda, extremos natos, para poner las cosas en su sitio, que tampoco sé donde se encuentra.

            El fútbol estaba inventado desde hace muchísimos años: dominar la bola y jugar por los extremos. Nunca podremos olvidar a Gento, Gainza, Collar y tantos otros que corrían las bandas como balas, saetas o flechas. Los sevillistas nunca podremos olvidar a Biri Biri que, a la hora de darle al acelerador, corría más que el balón.

            Hoy hemos sufrido tela marinera. Y una y otra vez decíamos para nuestros adentros: hace falta un extremo nato ante Croacia. Y, por fin, salió Navas que, si bien no ha podido hacer lo que él sabe, o sea, bombear balones para que alguien los remate, si estuvo en el lugar oportuno para, a pase de Cesc, lograr que todos y todas tengamos alguna ilusión respecto a España.

            Y digo alguna, porque otras más importantes se están esfumando.

domingo, 17 de junio de 2012

Canto para ser libre (II)




Yo, poeta, prometo no pecar en mis cantos.
No soy un narrador.
En mi cuarto se asientan otros dioses,
duermen junto a mí,
me sisean en noches amarillas,
me secan los sudores del espanto,
me besan dulcemente: como siempre soñé:
arrullándome entre sus pechos.

En las noches de libertad
veo el útero negro de la Tierra
abierto en sus entrañas;
desde allí brotan blancas margaritas
que emergen salpicando los caminos
con brotes de esperanza.

Nacemos y morimos y nacemos.
La Tierra es nuestra madre que nos ama,
nos espera, nos cubre con su manto
y de nuevo nacemos a la vida.

(De “Canto para ser libre” de J. García Pérez)

viernes, 15 de junio de 2012

Zoido y De la Torre


             Zoido y Francisco de la Torre son, respectivamente, los alcaldes de las ciudades más importantes de Andalucía, a saber, Sevilla “la ciudad que se basta a sí misma” y Málaga, “la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia”; además de esos cargos y cargas, el de Sevilla es diputado de Andalucía y el de Málaga, Senador del Reino de España; ostentan otros caramelos instituciones relacionados con el hecho de ser primeros ediles de tan coquetas capitales.

            Zoido, hombre de confianza de Arenas y del PP, ha ocupado la alcaldía sevillana hace tres telediarios con motivo del desastre socialista en las últimas Elecciones Municipales; Francisco de la Torre, que no goza de la bendición del de Olvera y no es químicamente un hombre puro del PP, pues tira más a la extinta UCD, ha vuelto a revalidar su alcaldía malagueña pero, lo más importante, es que la consiguió cuando caían chuzos y pepinazos encima de los populares con motivo de la guerra de Irak, quiero decir que en plena crisis del PP el todoterreno de Francisco de la Torre se llevó el gato al agua.

            Javier Arenas, que nadie duda de su capacidad de aguante para esto y lo otro y lo que venga, no debía de haberse metido en el fregado de apostar por su amigo Zoido para presidir el PP-A, el que no ha podido conseguir para Javier la mayoría absoluta en las pasadas Elecciones Autonómicas al encabezar la lista de la provincia de Sevilla; pero no solamente por eso, sino también porque yo, que en esto no pinto nada, no le veo hechuras de líder carismático; es demasiado de derechas, un suponer que me atrevo a vaticinar.

            Y no es que apueste por el socialdemócrata moderado que es De la Torre, que ya los años, cree un servidor, le pueden impedir meterse en semejante aventura; no, lo que digo y sostengo es que ha sido el único que ha puesto algún pero a semejante idea.

            Tiempo tiene el PP para buscar o crear un líder con capacidad de hacer frente al bicéfalo poder andaluz. Debe existir, y si no apaga y vámonos, ese hombre o mujer capaz de dar la talla.

            Dicho lo cual, a mí me importa un bledo que exista o no; pero como tenía que escribir de algo se me ha ocurrido hacerlo sobre los pronunciamientos digitales.

jueves, 14 de junio de 2012

El problema es el 9



            Ustedes, querid@s lector@s, pueden dar todas las vueltas que deseen a su problema, a la cachonda prima, a la verdad o mentira de nuestros políticos y políticas, al fascismo y al franquismo y a la extrema izquierda, a l@s indignad@s, al problema de los mineros, a las cachazas de Rajoy, a la conversión de Rubalcaba, a la visión economicista de Cayo Lara, al déficit, al vecino de Granada que, tras introducir su pene en un cilindro de acero y viendo y sintiendo que la “cosa” se ponía fea y no volvía a tu tamaño de pinganillo insignificante, tuvo que llamar a Urgencias y ésta a los bomberos para desatascar la guarrería, ustedes, decía, pueden pensar lo que quiera, pero hoy lo que preocupa a una inmensa mayoría de españoles es si la roja va a jugar o no, con un delantero centro nato, llámese Torres, Llorente o Negredo, frente a los aguerridos y bebedores irlandeses.

            Es el honor, que no sé muy bien, lo que nos jugamos; mientras que con la prima nos jugamos la manduca al tiempo que hacemos de primos, pero sin tener ningún parentesco con ella.

            Poquito a poco, y un poco haciéndose el despistado, el gentío va sacando mediante tarjetas de créditos sus ahorrillos y amontonando los billetillos en lugares recónditos de los hogares, y durmiendo con una buena estaca a la vera de los zapatos por si las moscas.

            El pueblo, acojonado como está, ahorra más que nunca y las Administraciones gastan como siempre. Así que deuda pública aumenta y la privada, la de mi vecino, disminuye porque que yo sepa, y soy un buen observador, lleva cantidad de años con los mismos zapatos.

            Los listos, los que desean acertar en sus previsiones económicas, están pendientes del llamado domingo griego, donde parece ser, según expertos, que nos la jugamos también los españoles.

            Pero lo que se dice jugar, hoy de aquí a tres o cuatros horas los chicos del Marqués de Del Bosque; pues es de ahí, si perdemos el honor, de donde puede llegar la auténtica revolución.

Un servidor, por si las moscas, sacaría un 9.

www.josegarciaperez.es

miércoles, 13 de junio de 2012

... y cromos de Ana Pastor



                A mi hermana pequeña, Nati, la quiero a rabiar. Ya ven si es así que de los poemas que tengo, que son cantidad, tan sólo uno de ellos está dedicado y, mira por donde, es a ella; se titula “Romance del girasol”, y en él se narra el paseo de una niña por una playa donde el viento silba nácar vendiendo pepitas de girasol. Cuando terminé de escribirlo y leerlo en alta voz, tuve la sensación de estar describiendo la cara bonita de mi hermana y, sin pensarlo, en la parte superior derecha grabé: “A Nati, mi hermana”

            Cuando chavalines de la posguerra, ella y yo jugábamos a los cromos, hoy auténticas joyas a extinguir. Poníamos sobre la mesa o en el suelo, unos cromos boca abajo y, con la palma de la mano ahuecada, le dábamos un golpe a los cromos y los que se ponían boca arriba los ganaba el afortunado o afortunada que consiguiera tamaña proeza; otros días jugábamos a hacer churros con una negra bicicleta dándole al pedal hacia atrás y ya, el colmo de la imaginación lo conseguíamos, cuando ella, tras enjabonarme, me “afeitaba” con un calzador. A falta de televisores, móviles, ipod y la madre que los parió, la creatividad era el mayor regalo que poseíamos para pasarlo bomba.

            Ando enviciado ahora con el Facebook y, para qué engañar a nadie, estoy a gusto. Uno, epistolarmente, va conociendo gentes de todas las leches aunque, al final, como siempre ocurre en la vida, se va adquiriendo más amistad con aquellas personas que, bien por química o por afinidad de caracteres, se conecta de forma más espontánea.

            “Si no os hacéis igual que niños, no entraréis en el reino de los cielos”, dijo alguien importante; creo que en realidad no es necesario entrar en ninguna parte, sino que el hecho de  “ser niño” es “ser un cielo”. Y yo, perdonen la posible idiotez, tengo bastante de niño a pesar de la pila de años que sostiene mi estropeado esqueleto.

            Pues bien, hoy, por ayer, he recibido vía postal un sobre desde Tarragona que me envía Ana Pastor, amiga de Facebook y amiga, a secas. En el interior del sobre, algo serio: una revista muy importante de literatura de nombre Salina, una especie de pañuelito japonés con una linda mariposa para la otra Pastor, mi compi, y un buen número de cromos con los que voy a echar más de un rato, puede ser que hasta en el Gran Vía para jugarme alguna que otra copichuela.

            Hoy, querida Ana, has logrado que sonría este viejo cascarrabias y, lo mejor, he sido feliz por un instante -ya sabes que la felicidad, según el de “Cartajima”, es una fugacidad- y ello, en estos tiempos de crisis de valores y euros, es un milagro. Gracias y besos.

martes, 12 de junio de 2012

Arenas movedizas



           Cuesta un cierto trabajo caminar por entre arenas que poseen movilidad, especialmente en la marisma próxima al lugar “donde el viento silba nácar”, pues allí donde ayer existía una pequeña duna, el fuerte viento de poniente la traslada al lugar donde el negro grillo se esconde o dispersa sus granos por entre florecillas de mar.

            No se puede o no se debe pisar fuerte en esos suelos que cambian de formas de la noche a la mañana, porque puedes, al tambalearte, caer o rodar camino de los caños de la marisma.

            Andalucía no le ha ido nunca bien a Javier Arenas. El buen señor lo ha intentado en más de una ocasión, no cuatro como algunos creen, no, más veces. Cuatro han sido las citas con las urnas para intentar ser Presidente de la Junta de Andalucía, pero en otros momentos se ha presentado para ser elegido Diputado a Cortes Generales y, aunque siempre lo ha conseguido, el canijo de Alfonso Guerra lo ha vapuleado en Sevilla obteniendo más de un veinte por ciento de diferencia respecto a él.

            O bien Andalucía es definitivamente de izquierdas o bien Arenas no tiene el perfil adecuado para ser profeta en su tierra, me refiero esencialmente en Sevilla.

            Sabedor en las últimas elecciones que, según encuestas, tenía perdida la batalla sevillana, optó por presentarse en la provincia de Almería donde el triunfo lo tenía asegurado; pero el lugar donde fajarse, perdiera o ganase, era en “la ciudad, Sevilla, que se basta a sí misma”. Y que conste que no tengo nada contra Almería, ya ven que mi querida madre, la señora Antonia, nació en tierras y mares de pescadores, léase Carboneras.

            Ahora Javier Arena, el eterno perdedor, anuncia que no se presentará a la reelección de la Presidencia del PP de Andalucía, hecho que habrá proporcionado un alegrón a buena parte de su militancia, pero, por favor, que no opte al cargo su lugarteniente Sanz, contra el que no tengo nada, pero que me parece un melifluo representante.

            Oigo el silbo del afilador llamando a los militantes del PP para amolar sus navajas: la guerrilla está servida.

lunes, 11 de junio de 2012

La gra pregunta




          Dicen que alguien dijo “que en este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, sino que todo depende del cristal con que uno lo mira”, pues  les digo que puede ser verdad o mentira; por ejemplo, a mí no se me ha pasado por la mente contestar al extenso comentario de mi amigo Ángel Doctor, no fuera que, por si las moscas, me viese obligado a hacer eco del porqué la señora Esperanza Aguirre no fue a ver la final de la Copa del Rey, ya sea por temor a una posible y atormentadora pitada a su persona o porque el señor Cerezo, según mantiene mi estimado compañero columnista, no haya tenido la gentileza de invitarla.

            Pero en fin, ni un minuto o palabra más en esto que algunos columnistas dicen que es una verdadera tertulia y, que un servidor de mi compañera, llamada Rosa, no va a perder un segundo en admitir como cierto o profano.

            Lo único cierto en el día de hoy, me refiero a ayer domingo, es que había cantidad de preguntas a realizar, desde luego que la más importante de todas sería aquella de saber qué pinto yo, o usted, en este mundillo de verdades y mentiras.

            Por ejemplo, cabe preguntarse por los cien mil millones de euros que la llamada Unión Europea va a prestar, valga la palabreja, al Estado Español para sanear, dicen los expertos, la bancada española, incluida la Bankia de los cojoncillos.

            No cabe duda alguna que nos podríamos haber preguntado si la llamada “roja”, una panda que gana más parné que todos los pseudos jornaleros andaluces, podía vencer a la selección italiana, o si Nadal, sin la jodida lluvia parisina, oh París, podría alzarse con la pasta del trofeo “Roland Garros”, o si Alfonso, premio Príncipe de Asturias, toma del frasco, podría seguir manteniendo el número uno de de no sé qué circuito, o vaya usted a saber si la “canallesca” podía haber incidido más en el rescate o préstamo de la UE a la bancada española; más cosas y casos podíamos hoy habernos o haber preguntado, pero he aquí que un o una periodista, cerebro privilegiado, preguntó al Presidente del Gobierno señor Rajoy si pensaba  asistir al partido de la selección española.

            Obvio la respuesta, pero no la pregunta porque en ella queda resumida la demagogia de buena parte de la prensa española.

domingo, 10 de junio de 2012

Canto para ser libre (I)




CANTO PARA SER LIBRE (I)

Yo, poeta, predico solamente.
Aquel Dios de Abraham y de Jacob,
de Isaac y Moisés
nunca existió:
fue inventado por un narrador de cuentos:
por un hombre con miedo.
Lo hicieron general de los ejércitos,
asesino de egipcios,
esculpidor de normas,
Dios del relámpago y del trueno azul.

Ya no le temo,
mi corazón es libre.
Yo canto la grandeza de los que aman.
El odio y la venganza me repugnan.

Vomito aquel sindiós de mi niñez.

(De “Canto para ser libre” de José García Pérez)

sábado, 9 de junio de 2012

De poetas y triángulos



Dedicado a Magda y Ana

            Digamos que he pasado dos días y una noche entre poetas. En el lugar donde Julio Anguita llegó a ser Califa, antes de su éxodo a Madrid, compartí mesa con Antonio Carvajal, Morales Lomas, Manuel Gahete, Juana Castro, Balbina Prior y más personal de heptasílabos y endecasílabos desperdigados entre canapés y agobiado por los Fahrenheit que intentaban acabar con nosotros.

            Se trataba, por un lado, de leer poemas con Carvajal y Morales Lomas, y por otro de estar presente a la hora de que el primer mencionado en este párrafo recibía el Premio de Andalucía de la Crítica, ay lo críticos, bichos mal vistos por numerosos autores y autoras.

            Pero claro, dos lados forman un ángulo, mas si añadimos otro más podemos conseguir un triángulo equilátero (tres lados iguales), isósceles (dos lados iguales) y escaleno (los tres desiguales). Pues bien, resulta que llegado al lugar que todo lo acoge y todo lo silencia, léase, Málaga, tras una ducha de pecado capital, sumergí mi ser en Facebook para deleitarme con los ingeniosos mensajes que nos cruzamos los más íntimos e íntimas. Pero conseguí un triángulo escaleno, porque gracias a nuestra peculiar forma de ser no existimos dos personas iguales.

            Pero el inventó resultó fallido al estallar en mil pedazos la ironía y convertirse la misma en una burda realidad, fuera de todo sueño de mitos y argucias que uno se busca para ser algo más feliz. Así que, tras una tarde que es mejor olvidar, menos un instante en que escuché voces amigas a través del móvil salvador y, a veces, las más, perverso.

            Le puse fin al día tras ingerir unas malditas pastillas azules con las que me fui a dormir a pierna suelta, no sin antes releer un torrente de belleza de Pepe Hierro: “Llegué por el dolor a la alegría./ Supe por el dolor que el alma existe./ Por el dolor, allá en mi reino triste,/ un misterioso sol amanecía”

            Este Copo no lo entiende nadie, a lo más tres personas y un servidor de la verdad; pero permitan la licencia de escribir, aunque sea un día, para mí.

jueves, 7 de junio de 2012

Nacionalismos




        Esperanza Aguirre, provocadora, agitadora y Presidenta de la Comunidad de Madrid, andarina sobre alfombras y grande de la historia, no se presentó al Estadio Calderón para ver jugar la final de la Copa del Rey entre el Barça y el Atleltic. ¿Fue por miedo o por ser tan española que le escandalizaba que el himno nacional fuera silbado por numerosos vascos y catalanes?

            Incendiaria como nadie, supo poner su cuartilla de gasolina a la polémica final que se veía venir para que el incendio de los energúmenos alcanzara dimensiones nunca escuchadas. Debió hacer frente a su cante por soleá y estar allí para saber dar una media verónica a tiempo, o sea, mostrar la talla que debe tener una representante del pueblo.

            Un pezón, un bebé que mama de él y una nana de la madre son elementos que marcan para siempre a una persona, al menos a mí, donde mis oídos se llenaron de nanas marineras cantadas en el español azulado de tierras andaluzas.

            Otros niños, otras tierras, otras madres y otras nanas: escucharon, cantaron, bebieron y vivieron sus nanas en otros idiomas, léase, por ejemplo, catalán. Y son catalanes de pura cepa: la cepa es el lugar, la madre y la gramática catalana.

            Ya sé que forman parte de España, como en su día fueron súbditos del Reino de Aragón, y algunos de ellos y ellas llegaron a hacer pinitos con Francia. La España plural es una realidad; sí, lo sé, bajo un mismo himno, igual bandera e idéntica monarquía. Es cierto que hay extremos y extremismos, a estos últimos se le conocen por nacionalismos excluyentes: una raza, un idioma y un pueblo diferente al resto.

            Pero los que lo crean que luchen, dentro de la ley y de las costumbres, por llegar a su ideal: el autogobierno y/o la independencia. Tengo un amigo catalán que me comenta que él, cuando habla castellano está traduciendo mentalmente del catalán al español. Cuando leo bárbaros comentarios, se me viene abajo toda mi fe en la tolerancia: pilar y basamento de la auténtica democracia.

            Cada día me confirmo en que no soy de unos u otros, del norte o del sur… simplemente del útero de mi madre.

miércoles, 6 de junio de 2012

Bien por Alfredo Taján



         Don Alfredo Taján, Director del Instituto Municipal del Libro, dependiente del Ayuntamiento de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, ha puesto un dedo en la llaga al escribir en una de sus soberbias columnas periodísticas sobre la actual Feria del Libro de Málaga.

            Con el título de “Leo, luego existo”, un remedo trucado de alguien muy importante, el señor Taján se siente molesto porque algunos de la canallesca han apuntado sus escritos a la presunta endeblez del último mercadeo del libro, sito en el Parque de Málaga.

            No le han gustado nada las críticas vertidas sobre este evento, al igual que a un servidor de ustedes le desagradó de manera sublime su horrible silencio cuando el Ayuntamiento del PP de Málaga, del que es servidor y por ello cobra, finiquitó la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, siendo Delegado Municipal de Cultura el señor Briones y Alcalde de la Villa don Francisco de la Torre; una acción, única en la historia de España que un Pleno guillotine a los heptasílabos y endecasílabos que no hacen pupa a nadie.

            Está dolido el señor Taján por lo vertido sobre las casetas de la Feria del Libro que no llegan a sumar la treintena y de la que una tercera parte, ente pitos y flautas, administraciones y oficialidad, Ayuntamiento, Junta, Diputación, Cedma, CC del 27, etc., suman la tercera parte de las instaladas en ese hermoso parque que, al mismo tiempo, es un horno ardiente de terral y soledad.

            El señor Taján solicita que se cambie la estructura, ubicación, organigrama y no sé qué más; pero  ocurre que él, la institución a la que pertenece, forma parte de todo ese conglomerado que critica, eso sí, dolido, por críticas extrañas a su cortocircuito literario, siempre el mismo, los mismos y las mismas que llevan a un verdadero hastío.

            Pues claro, señor Taján, que vamos a seguir leyendo, pensando y criticando todo aquello que, aunque firmado a nivel personal, sabemos que proviene de la Institución a la que usted pertenece.

lunes, 4 de junio de 2012

49 seguidores



              Cada uno se pasa la vida de forma que el tedio no le embargue en demasía. En mi caso, además de releer algún que otro libro que en su día me agradó o ver una peli que me distraiga de coger moscas, escribir es una de mis mayores distracciones, pero sin pelas por medio.

            De vez en cuando, me revuelvo contra mí mismo e intento hacer una filigrana en mi ya dilatada existencia; ayer, sin ir más lejos, nos encerramos,  a cal y canto, cinco amigos a comernos una fabada de esas que hacen historia. Sabedor yo del lío estomacal en que me introducía, fui provisto de una buena andanada de almax, que fue repartida entre algunos de los acompañantes.

            Pero eso lo hago de higo a breva, pues como les decía lo mío es teclear a diario de lo divino y lo humano; así llevo un buen puñado de años; hace tres que un sobrino político me confeccionó un blog, artefacto que se lleva hoy en día, y me entretengo tela marinera.

            De manera que esta columna, una vez enviada a Diariolatorre, la cuelgo en Internet con el nombre de “el copo de pepe” y una vez alojada, la traslado a Facebook y ya la pierdo de vista, pues se convierte en hija del mundo mundial.

            Existe una web que rastrea cuatro millones de blogs, y el mío y de ustedes ocupa ya el lugar 44.800, lo que no es moco de pavo. Todos los meses publican el ranking, y con ese mano a mano, mío y particular, lo paso fenomenal. Ya decía al principio que llegando a una determinada edad, uno se las busca.

            Pues bien, querid@s amig@s, en especial de Facebook: un servidor tenía 50 seguidores, adictos se supone, del blog; son 50 fotitos que salen en la parte derecha del mismo. Y  digo tenía, porque uno o una de ellos se ha dado de baja (sé la causas) y ha quedado reducido el número a 49. Sé que a ustedes les da igual, pero a mí no porque es mi juguete preferido. Por ello les pido, para darle en la cabeza al fugado o fugada, que alguno de los que me lean se apunten como seguidor o seguidora de “el copo de pepe”.

            Estoy muy triste; más todavía de lo que puedan suponer. Cuestión de chocheo.

http://el-copo.bogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

sábado, 2 de junio de 2012

Castañuelas y rosarios




En tus manos castañuelas,
vértigo de trinos cálidos
recubren tu bello cuerpo
entre tus pechos sonando.
De pecho en pecho repican
y se besan entre saltos.

Rosarios dentro del alma,
letanías y aleluyas,
inciensos y misereres,
mezcla de sombra sin luna
los cánticos gregorianos
con sonidos de ultratumba.

Cuando te vi desenvuelta
oliendo a romero y vida
las cuentas se me cayeron
y el rezo de letanías.
Tú tocaste los palillos,
el repique de tu risa
sonó por todo mi altar
y las sombras pavoridas
huyeron entre las flores
que con tus toques nacían.

Todos los rezos dejé,
me introduje en tu delirio
suspiré con gozo blanco
y besé tu crucifijo.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de J. García Pérez)

Romper el ritmo




La tierra y las personas nos movemos al mismo ritmo: monótono: rutinario. Nunca existe el momento adecuado para imprimir nuevos giros.

Cada despertar, viene a deparar un nuevo dormir. Siempre despertar y dormir: sin posibilidad de escapatoria. Necesito romper el ritmo. Hacer arrítmica mi existencia:emerger de enorme laberinto: después, vivir.

Al inicio debe ser una hecatombe; más tarde, una delicada aventura. Colocar cada trozo del puzzle en su lugar, pero no siempre una pieza idéntica a la otra. Me he puesto seis meses para salir de mi tedio. Siempre me pongo plazos.

www.josegarciaperez.es 
www.papel-literario.com

viernes, 1 de junio de 2012

Ana Navarro, concejala de Málaga




         Ante las quejas de un grupo de vecinos residente en una zona de cierto postín de nombre “El Bosque”, el ayuntamiento de Málaga que comanda el Alcalde Francisco de la Torre, le ha metido un puro, léase expediente sancionador al Colegio Público “Parque Clavero” por el griterío que hacen unos 500 chavales de 3 a 12 años de edad.
            El alboroto se lo traen los chavales en el comedor y gimnasio, espacios ellos en los que dan rienda suelta a su vida, me quiero imaginar, después de estar “maniatados” durante las horas propiamente lectivas.
            La sociedad está de un finolis arrebatador pues se ve que la algarada infantil, quiero creer que a horas de mañana, le impide bailar un vals o echar un “cohete” en condiciones óptimas y sin sobresaltos, porque no se me ocurre pensar que es que los vecinos de la barriada se dediquen a dormir la siesta del camello, la que se realiza antes de comer.
            Reyes Durán, Directora del Centro, ha declarado que ella “no puede poner un tapón en la boca de los niños y niñas” y lleva razón la santa funcionaria que sufre los recortes de los señores Griñán y Rajoy, y los nervios de un vecindario que desea vivir en plan sibarita.
            Creo que fue anoche, tras una tardenoche inolvidable por su brisa, a hora cercana a cuando las brujas se suben en las escobas y los niños están duerme que te duerme, que estando un servidor a punto de penetrar el reino de Morfeo oí un traqueteo procedente del ojo patio, al tiempo que el camión de la basura recogía los contenedores que los trabajadores de Limasa arrastraban, con la suavidad que les caracteriza, hacia sus fauces, y un aroma de desperdicios se desperdigó por la casa junto a unos alaridos procedentes del traqueteo de marras.
            Todo este conjunto de quejidos y quejodes aromáticos se ve importan un pimiento, por no decir nada, a la concejala del Partido Popular Ana Navarro encargada del Área de Medio Ambiente que, no sabiendo la manera de alcanzar la fama, ha expedientado a la chavalería del Colegio “Parque Clavero” por dar rienda suelta de vez en cuando a su voz, amordazada durante las horas lectivas.
            Igual se enteran en Europa de la “cosa” y nos rebajan la puta prima que nos tiene fritos.