miércoles, 30 de mayo de 2012

En el día de San Fernando



            Algo corto para salir del apuro de escribir todos los días este “copo nuestro y vuestro” en el que llevo enredado más de 15 abriles.

            Cuando escribo todavía es el día de San Fernando; de aquí a un par de horas será otro día, otro tiempo y otra sensación, pero hoy, para regocijo mío y de ustedes, perdonen la petulancia de colocarme en primer lugar, es un tiempo especial.

            Y digo especial, porque en mi familia existen cantidad enorme de personas que se llaman, o llamaban, Fernando, entre ellos mi padre, hermano y una buena cantidad de sobrinos y sobrinos nietos que acuden a la llamada de este nominativo.

            Así que me puse manos a la obra, a saber, tomar el móvil en mis temblorosas manos y felicitar a los que quedan en este mundo de “Marus” y primas que engordan porque sí.

            Llamé a un hijo de mi hermano, mira por donde el mayor no tuvo otra cosa que morir en Nochebuena, y decirle: “felicidades, oh sobrino”; después llego el turno a otro Fernando, sevillano él, que debe su nombre al padrinazgo de mi hermano a la hora de echarle el agua bendita, y de paso preguntarle por otro Fernandillo, bebé él, que también lleva el nombre de su padre, mi hermano y su abuelo.

            Pero el grave problema emergió, cuando al llamar a los Fernando mencionados, contemplé en mi móvil los números, fijo y el otro, de mi querido hermano mayor: “¿los borro o no de mi agenda?”, esa era la cuestión que a ustedes o vosotr@s les puede parecer cuestión baladí, pero que para mí suponía el enviar a mi hermano al precipicio de la no comunicación.

            ¿Saben lo que he hecho?, pues muy sencillo, vean  ustedes, como estoy algo tarumba, o sea, loco en santidad perpetua, he dejado sus dos números en la maldita y bendita agenda para seguir creyendo que está conmigo, con nosotros y con su manía de trabajar por sus hijos e hijas.

            Termino antes de que finalice el día de San Fernando, aunque me duela algo el alma, pero sepan, porque lo he verificado, que tengo un corazón que sigue palpitando.

martes, 29 de mayo de 2012

Mi mamá me ama



          Si yo no lo sé, cómo lo van a saber ustedes; me refiero al tiempo que ha pasado desde que un servidor aprendió a leer en un libro llamado Rayas. Y digo y sostengo que la mayoría de los que puedan leer este rollo de “copo” no saben ni una miajica de lo que narro, porque corría el años mil novecientos cuarenta y uno, a lo más cuarenta y dos, cuando un servidor de ustedes, menos de la clase política, deletreaba en el mencionado libro: “mi mamá me ama” o “amo a mi mamá”; después esto lo copió la editorial Palau y los cuadernos Rubio, pero el principio y fin de los auténticos niños de la posguerra está recogido en el Rayas de marras.

            Pasó un cierto tiempo, tal vez incierto, y cogí el hambre y las ansias de libertad y marché al Cerro Blanco, barriada depauperada de Dos Hermanas, a ejercer de Maestro Escuela, y en el camino y caminar que conducía hasta tal gueto de exclusión social, me encontraba con padres y madres que me decían: “señor Maestro -ya ven que yo gozaba de diecitantos años-, yo lo que quiero es que mis hijos e hijas sepan las cuatro reglas y leer y escribir”.

            Les juro de verdad, y si no que se muera el personal de Bankia, su banco matriz y la gente de Bancamar, que conseguí en un tanto por ciento muy elevado que aquellos chavales, de las chavalas se encargaba la señora maestra, hoy conocida por “la seño”,  supieran aquello que me encargaban sus padres.

            Pasados unos años, la cosa cambió y yo a mi hija, cuando era un primor de niña, le compuse esta coplilla que es lo mejor que he escrito. Aprecien el amor: “Le siseo “te quiero”/ en libro de lectura./ “Te quiero”, repite ella./ Quintales de ternura”.

            Y a qué viene toda esta majadería, pues que a los de Bankia, al Banco matriz de la misma, a Bancaja, etc, me pregunto una y otra vez qué le habrán enseñado aparte de trincar lo mío, lo de ustedes y, lo que es peor, lo de mis nietas; pues además del tejemaneje que se traen, a algunos de ellos les quedan más de catorce millones de euros de jubilación.

            A la cárcel con ellos, pues estos aprendieron a restar, sustraer nuestro parné, y a multiplicar su avaricia. Qué leche de maestros tuvieron, me pregunto.

lunes, 28 de mayo de 2012

A vueltas con la Iglesia




           De repente, a bote pronto, Rubalcaba se saca de la chistera el tema del no pago del IBI por parte de la Iglesia Católica para, en la medida de lo posible, mermar algo la ruina que soportamos los más, pues los menos, entre ellos el mencionado Rubalcaba, puedan seguir viviendo a todo tren.

            No será el menda el que defienda a esa institución dos veces milenaria, pues ella sabe hacerlo solita; ahí tienen el caso de “El cuervo”, Paolo Gabriele, el ya famoso mayordomo del Papa Benedicto XVI, que parece ser que ha largado algunos secretos íntimos del Su Santidad, y al que la gendarmería vaticana -no olvidemos que es un Estado- ha introducido en chirona para que cante por los cuatro costados.

            De siempre, la Iglesia se ha defendido con mayor o menor fortuna, ya ven, desde las catacumbas y los circos romanos, su apoyo al poder de Constantino, en las cazas de brujas durante la Inquisición, lanza en ristre cuando ejercía militarmente su poder temporal, excomulgando de su seno a los que consideraban herejes, adaptándose a poderes dictatoriales, extendiendo su organización por todas partes, haciendo el bien, siendo algo ramera como decía el obispo de Hipona, evangelizando, pecando y no pagando el IBI en España, gracias a un Tratado Internacional, Concordato, firmado en 1979 por el Reino de España y el Estado del Vaticano.

            En el fondo, también en el pellejo, me he alegrado tela por esta reivindicación “rubalcabista”, porque me ha asombrado y, a mi edad, esto es un logro que hace cierto tiempo no conseguía ni Dios, al que por más que lo busco, no llego a encontrarlo.

            Y digo que Alfredo me ha situado en la maravillosa “Plaza del Asombro”, porque a esta hora y a esta altura, con la que está cayendo, no tiene el buen estadista otra ocurrencia que distraer al personal intentando, de nuevo, dividirlo frente a los curas, o sea, unos con velas y otros, con porras. Y mira que tuvo tiempo cuando era vicetodo.

            Si tiene que pagar la Iglesia el IBI que lo haga, pero que no me vengan con mandangas que uno, palabrita, ya no está para que lo tomen por majadero.

domingo, 27 de mayo de 2012

Dolor, sufrir y dormir



           Esta sociedad camina hacia el dolor; sufrir ya lo hace. No es lo mismo dolor que dolerse; cuando uno se duele a sí mismo, sufre. Dicen los místicos de todos los tiempos que el sufrimiento, bien llevado -vaya usted a saber cómo se hace eso-, hace a la persona más fuerte. También se sufre al observar el dolor de los demás o ante el amparo o el aliento que algunos necesitan para seguir titando del carro. Dejemos claro, por tanto, que sufrir, lo que se llama sufrir, es un mal generalizado en este valle de lágrimas.

            Lo del dolor es harina de otro costal, si es de muelas para qué vamos a hablar y si, por casualidad, es el dolor de corazón que, según la Iglesia debíamos sentir para hacer una buena confesión, apaga y vámonos.

            Ahora, vuestros gobernantes, yo soy rancho aparte, andan recortando toda clase de especies, desde sueldos a dignidad. Entre las más discutidas por el sufrido y sumiso pueblo, se encuentran los posibles tijeretazos a Sanidad.

            Hace falta buscar calderilla contante y sonante, mucho menos que la concedida por todos nosotros a Bankia, para sanear, es un decir, la Seguridad Social. Y para ello hay que iniciar un barullo de mucho tomate en lo de las recetas: especialmente en los más desvalidos: los ancianos.

            La Mato, mal apellido para representar el ministerio de Sanidad, ha confundido el omeprazol, pongamos por ejemplo, con una chuche que se le quita a un niño para que no se empache.

            Entre otro pastilleo, desean retirar del espléndido recetario oficial, casi todo lo relacionado con relajantes, sedantes y somníferos. De relajarse nada y de sedarse, menos.

            Vamos al encuentro del sufrimiento y del dolor a causa de la falta de originalidad a la hora de chequear al país, pero hay algo que puede ser muy peligroso para estos inútiles mandamases: si sustraen al personal los somníferos y sucedáneos, este pueblo va a permanecer despierto, con los ojos bien abiertos y esto, a la larga o a la corta, se paga en el recetario de las urnas.

viernes, 25 de mayo de 2012

Las posturas políticas de IU



          Guste o no, habría que convenir que en el régimen interno de las formaciones políticas que existen en España, Izquierda Unida es la que tiene un mayor perfil democrático o, si me apuran mucho, sus federaciones regionales no se someten al yugo del Presidente (PP), Secretario General (PSOE) y Coordinador General (IU).

            Una vez que el proceso electoral del mapa político de España ha llegado a su fin con la formación del Gobierno del Principado de Asturias, podemos asegurar que allí donde IU ha sido determinante -Andalucía, Extremadura y Asturias-, sus respectivas federaciones han tomado posturas totalmente diferentes.

            En Extremadura IU se abstuvo en la investidura del Presidente Monago del PP, y no forma parte de su gobierno. Posteriormente en Andalucía, IU concedió su voto al Presidente Griñán y forma gobierno con el PSOE con Valderas, como Vicepresidente, y dos Consejerías más. Y finalmente, IU ha apoyado la investidura del socialista Javier Fernández, pero sin formar parte de su consejo de gobierno.

            Entiendo poco de política, aunque hay quien cree que sí, pero esta triple opción es, para un servidor, como una brisa de aire fresco en este acontecer de los que tienen la vara de mando de los partidos políticos.

            Falta saber si las legislaturas de este trío de comunidades finalizarán sus mandatos tal como lo han iniciado, o sea, si en Andalucía el pacto no se rompe por tener que apoyar IU la política de recortes (ya se ha iniciado un leve desencuentro), si en Extremadura, IU no aprobará los Presupuestos y brotará una moción de censura al PP, o si la minería asturiana, ojo, cuna y sostén del comunismo, retirará la confianza al PSOE.

            El paso del tiempo, la superación o no de la crisis, el propio equilibrio (o desequilibrio) entre ideología y cruda realidad, aclararán o no los problemas que emergerán sin duda alguna, pero sin ninguna duda, y perdonen la redundancia, IU ha demostrado que a sus bases de militantes se las tiene en cuenta.

            Y eso, hoy por hoy, mola cantidad.

jueves, 24 de mayo de 2012

Wert



           Y ciertamente, a mí este señor, J. Ignacio Wert, me caía bien cuando lo veía y escuchaba en tertulias explicando temas sociológicos, especialmente en temas de sondeos (no hay que olvidar que fundó Demoscopia). Sus inicios políticos comenzaron en UCD, más tarde fue diputado por el PP y, cuando menos lo esperaba, pum, lo veo de Ministro de Educación y otras cosas. No engaño ni me engaño si digo que esperaba de él otro talante a la hora de colocar sus posaderas en el escaño azulón de la bancada ministerial.

            También es verdad que no le ha tocado vivir un momento dorado con la coña de la crisis, pero es que el tema estudiantil cuando se desborda no existe un dios capaz de detenerlo.

            En 1987, la algarada de estudiantes que llevó a más de un millón de los mismos a las calles madrileñas, hizo dimitir al entonces ministro socialista Maravall, siendo Secretario de Estado, el hoy líder en bancarrota, Alfredo P. Rubalcaba, y todo porque el gobierno de Felipe incrementó las tasas universitarias; eran los tiempos de Jon Manteca, más conocido por el “cojo Manteca” que, muleta en mano, acabó con toda la cristalería y farolas de Gran Vía y aledaños.

            Si el tal Wert se diese un garbeo por las hemerotecas se echaría a temblar de lo que le puede venir encima a poco de que la mecha prenda y se achicharre en la legalidad vigente, la que otorga la mayoría absoluta, pero que no le exime para que esté cometiendo injusticias de todo calibre, pues como tengo acuñado: “la legalidad es la sombra alargada y deforme de la justicia”.

            Vale que los parámetros de mérito, capacidad y publicidad, deben primar sobre otros, pero sin olvidar que, nunca hay que olvidarlo, que las clases más desfavorecidas son las que más necesitan del jodido “Papá Estado”.

            Wert se ha instalado en una especie de soberbia democrática, cercana a dejar de ser demócrata, que le puede llevar a ser el primer ministro que mueva Rajoy a la primera de cambio.

            Y todo ello no lo digo por el lío que se ha armado con el plantón de los Rectores y Rectoras de las Universidades, mandamases educativos que, por regla general, están muy distanciados de la sociedad normal.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Copa del Rey




         No existían televisiones y transistores. En casa teníamos un enorme Walter Kent, con el que mi padre intentaba sintonizar con aquella emisora que quiero recordar se llamaba “Radio España Independiente Estación Pirenaica” y que iniciaba su pequeña guerra contra el franquismo dominante con aquella famosa frase: “Ici París”. Manipular una Walter Kent era harto difícil, después llegó la marca Saba, también aparatosa en su tamaño, pero ya con un teclado incorporado que facilitaba encontrar algunas emisoras más.

            Faltos de información deportiva, sin visión de imágenes y siempre la Unión Deportiva Melilla en el Grupo VIII de Tercera división de la liga de fútbol, la chiquillería melillense buscaba equipos de Primera para hacerse fans de ellos. Pues bien, la mayoría de mis amigos de pandilla del Barrio Obrero, incluido el menda, éramos del Athletic de Bilbao, o sea, de la furia roja o española de los Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza; casi nada.

            Damos un gran salto en el tiempo y nos ponemos en la rabiosa actualidad, ya saben, el personal, mayoritariamente, toma partido por el Madrid y Barça; las autonomías, aunque ruinosas, están en su auge; los nacionalismos de verdad, a saber, el catalán y vasco están que se salen, y emerge la gran final de la Copa del Rey: catapum, Athletic Bilbao contra Barça o viceversa. Y además, para más inri, vienen a jugarla a la capital del Reino de España al que por cierto, los más forofos nacionalistas no reconocen, ni al Reino, Rey, Príncipe, capital, himno, escudo y bandera.

            Un flamear de senyeras e ikurriñas, más alguna que otra española, se apoderará el próximo viernes del estadio Vicente Calderón y, según dicen los que de estos saben, una sonora pitada acompañará al himno nacional de España para silenciarlo. Y no pasará nada. Todos y todas tranquilos y tranquilas, pues nos espera una buena noche de fútbol, no de política.

            Doña Esperanza Aguirre, que no sabe qué decir o hacer para permanecer eternamente en el candelero, propone que la final de Copa se juegue a puerta cerrada, algo que debe ser aburridísimo. La Aguirre, por si faltaba algo, ha cogido la manguera de la gasolina y la ha enchufado a la garganta esperpéntica de la minoritaria hinchada nacionalista y la cosa está que arde.

            Haría mejor en preocuparse por el déficit de su Comunidad.

martes, 22 de mayo de 2012

Centenario del Colegio del Carmen de Melilla



            Ustedes perdonen que hoy escriba para mi hermano Fernando, para mí, para aquellos compañeros de estudios y para el Colegio del Carmen de Melilla, regido por los Hermanos de la Salle.

            Y es que la casualidad ha hecho que me entere que están celebrando su centenario por tierras de Melilla, lugar donde la señora Antonia parió a este viejo cascarrabias en tiempos de Acuario, esos seres a los que no hay que doblar, maltratar y lastimar, y que caminamos cinco centímetros por encima del asfalto en ese perenne sueño de flotar con la imaginación.

            Quede claro que los Hermanos de San Juan de la Salle fueron los que realmente prepararon la Revolución Francesa, llevando a los barrios periféricos de París la formación y la enseñanza. El tiempo, como siempre, todo lo cambia y ello, cómo no, fueron cambiando con el transcurrir de los años.

            No voy a recordar los momentos malos que pasé en aquel centro de enseñanza en años del más rancio nacional-catolicismo, eso queda para mí, aunque a veces, sin querer, salga a relucir en el psicoanálisis de escribir a diario una columna periodística, hecho éste que tiene mucho que ver con la teoría de Freud.

            Hoy, pelillos a la mar. Allí pasé nueve años de mi existencia, nueve años marcados a hierro, fuego y amor. Lloré y reí, supe de humanidades, ciencias, amistades, pecados, infiernos y cielos, pero por encima de todo, fui construido a imagen y semejanza de una parte de la juventud melillense, tal vez, la más pija; pero las enseñanzas que recibí, lo que son las cosas, en especial las matemáticas, siguen permaneciendo a flor de piel.

            Por ello, quiero rendirle mi pequeño homenaje en forma de poesía:

COLEGIO DE LA SALLE DE MELILLA

Tañidos de campanas en la orilla
resuenan en el tiempo desprendidos,
son los polvos silentes escondidos
en el vaso labrado con tu arcilla.

Colegio de la Salle de Melilla,
mis versos, entre grietas doloridos,
se abren paso, olvidando los quejidos,
como fruto que nace de semilla.

Marcaste al rojo vivo con tu ciencia
a mi tierra española en mi conciencia.
Cuando todo yacía desplomado

y mi alma los delirios abarcaba
resurgió tu contorno perfilado
entre piras de seca negra lava.

lunes, 21 de mayo de 2012

¿Maestros en guerra?




           Bueno, en verdad no sólo los maestros, sino también profesores, catedráticos y alumnos, se preparan para iniciar la guerra de la Educación que finalizará con el trasvase de una millonada de euros que irá desde las ruinosas cuentas de interinos e interinas a las arcas del Estado, oh el Estado, ese concepto que asusta por su indefinición.

            En este tema, el de la enseñanza, sí que uno tiene espolones para repartir por doquier. Ya ven, desde aquella primera paga mensual de seiscientas ochenta pesetas, unos cuatro euros, céntimos arriba/abajo, y 60 alumnos, de 6 a 12 años de edad, por aula en la Escuela Unitaria del Cerro Blanco (Dos Hermanas), hasta la jubilación que machaco hoy  día a día, no sea que se interrumpa el ciclo, ha pasado la friolera de sesenta años viviendo todos los cambios educativos y asistiendo todos los 12 de Octubre a festejar la patrona de la Benemérita para ver si el Comandante de Puesto de la Guardia Civil me regalaba una bolsita con un buen salchichón en su interior, y así ahorrar los gastos de manutención del día siguiente.

            Cuando no existían tantos IES desparramados por estos páramos ruinosos, los Maestros de Escuela nos ganábamos la manduca preparando a la chavalería con clases particulares para que pudieran acceder al Bachillerato a través de la enseñanza, no libre, sino por libre. Son cientos de miles de personas en la actualidad, los que deben su primer título al Maestro que, tras una jornada con cuarenta, cincuenta o sesenta alumnos, multiplicaba los panes y los peces de la enseñanza a los alumnos más aventajados, y algunas veces sin nada a cambio, o sea, pura vocación.

            Ho se inicia la “lucha” contra los recortes en Educación, y en especial por la subida de la ratio profesor/alumno con el posible despido de interin@s, además de subidas de matrículas y merma de becas.

            Creo, por favor no me lapiden aunque me expongo a ello, que no existe mayor recorte en Educación que la desmotivación del profesorado, y ello se consigue recortando el sueldo del mismo. Tal vez, no lo sé, un Maestro haría frente a tamaña injusticia, pero un Profesor es algo distinto.

            Acierten la diferencia: el debate está servido.

domingo, 20 de mayo de 2012

No se fían de nosotros




           Lo que se dice fiarse, ni de mí mismo. Volvamos de nuevo a empezar. De mí es del que menos me fío, pues me engaño a mí mismo, y si ello es así: ¿de quién me puedo fiar?

            Comencemos de nuevo. De la parienta Rosa, tantos años juntos y disjuntos, con tantas carantoñas y discusiones, es de la persona que más me fío, pues, a pesar de los anteriormente descrito, el mayor acto de fe que realizo a diario desde hace más de cincuenta años es, haya pasado lo que sea, apagar la luz, ponerme a su vera y dormir, cuando puedo, con la tranquilidad que da el saber que no va a haber un cachiporrazo de envergadura cuando esté en el séptimo de los sueños.

            Volvamos de nuevo a usar la moviola, o sea, rebobinemos. Nada de lo que se da gratis es, por regla general, fiable. Usted pasea tranquilamente y se acerca una persona a la que no conoce y le dice: “le voy a regalar un reloj”; seguro que lo mira, si es que llega a hacerlo, y le niega el regalo.

            Lo que deseo comentar es que a mí no me sorprende nada que los mandamases de la Unión Europea no se fíen un pelo de nosotros, pues si entre nosotros no conseguimos la fiabilidad, porqué los más extraños van a poseer semejante virtud.

            Rubalcaba no se fía de Rajoy, y viceversa. Lo de Guindos y Montoro ya de es puro cachondeo, pues han conseguido en menos de tres meses que nadie crea en ellos.

            Por este lugar llamado España, quiero creer que todavía existe esa denominación, los diecisiete feudos autonómicos han gastado lo nunca visto, al menos un servidor no lo ha guipado. Y poco a poco se va descubriendo que, entre pitos y flautas, aeropuertos y Aves, universidades y onegés, mapas de estudio del clítoris e investigación de la banana en Senegal, han dilapidado lo poco que nos quedaba, después de que la gran bancada haya estirado nuestro dinero, tal chicle que fuere, a mansalva por terrenos escabrosos de Grecia y Portugal.

            Y como no se fían, pues esta semana que entra van a venir estudiosos de Bruselas para comprobar si nuestras cuentas, en especial la de los feudos y los bancos, son reales o es un puro camelo.

            Estamos, y ello nos puede salvar, tutelados por franchutes y teutones.

Noche del Carmen




Los pinos plenos de envidia
cuando nos vieron de lejos
robarnos entre los sauces
el alma con nuestros besos.

Suave semilla de lumbre
agazapada en tu cuerpo
esperando un soplo anciano
para convertirse en fuego.

Puso la noche el rocío
y yo en tu nuca mi aliento
y una ráfaga de estrellas
desató tu pelo negro.

Lloró sangre la columna
donde descansan los tiempos
y una bandada de lámparas
encendió mi ser entero.

Mi pecho entre los tuyos
mis labios besando cielo
la luna roja de asombro
celosa del celo nuestro.

Noche del Carmen ardiente
desde el monte descendieron
limones por la ladera
buscando aromas de sueños.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de J. García Pérez)



sábado, 19 de mayo de 2012

¿Injusticia necesaria?




          Aunque los últimos vientos políticos que corren por esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, han barrido parte de la credibilidad de Izquierda Unida por la presunta “mordida” urbanística del anterior alcalde de Casares, ay Blas Infante, muchos ciudadanos confiaban, confiábamos, en que una coalición de izquierdas en la torre de mando de nuestra tierra iba a realizar con más y mejor justicia los tijeretazos para intentar aliviar de la crisis a las clases más desfavorecidas.

            A título personal, tengo, creo, motivos para construir críticas a la derecha, o sea, al PP, pero no es bueno confundir churras con merinas y por eso callo, por ahora, la política cultural continuista de la Diputación de Mága con Marina Bravo al frente del Área de Cultura y/o el silencio que el Ayuntamiento de Málaga que preside Francisco de la Torre Prados tiene respecto a mi persona durante siete años, bien porque me ningunee o bien por la “guerrilla” que declaré a don Miguel Briones, anterior concejal de Cultura, por haber guillotinado la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”

            Como lo mío, sustancialmente consiste en la espera, aunque a ciencia cierta no sepa qué espero, tal vez por no saber ejercer la tolerancia, voy a referirme hoy a la explicación que el Vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas (IU), ha dado con respecto al recorte que el Gobierno Andaluz, del que forma parte.

            Valderas, en conferencia de prensa, ha afirmado que toda esa política de recortes sociales ha sido “injusta, pero necesaria”, y ha vuelto, es una broma, a cortar jamón cuidando mucho de no hacerse pupa en la mano izquierda, que es la mano hacia donde el cuchillo resbala en el corte del pata negra.

            Pues bien, creo que no existe nada en este mundo que sea “injusto y necesario”; lo que han realizado Valderas, Griñán, Rajoy y antier Zapatero, es lo más facilón del mundo: a saber, subir los impuestos a todo dios y rapiñar un tanto por ciento de los sueldos de los empleados, funcionarios, de la Administración Pública; para semejante solución no es necesaria la presencia de sesudos políticos, sino que cualquier funcionario de Hacienda la realiza en un periquete.

            Que paguen los responsables, y esa es su misión la búsqueda y captura de ellos, pero ir a por un Maestro Escuela, es un poner, es una injusticia como la copa de un pino, sin excusa alguna.

jueves, 17 de mayo de 2012

Dos anécdotas y cuatro poemas




         A través de Ministerio de Educación y Ciencia, tenía hoy un recital poético en el Instituto “Mediterráneo”. Cerca de ochenta mozalbetes me esperaban; sabía que iba a ser muy difícil conseguir su atención. La experiencia, pues, me aconsejaba hacer uso de mis tiempos de Maestro de Escuela Unitaria para no fracasar. Ardua tarea.

            Diseñé una estrategia que creo dio resultado. Confeccionar un recital al estilo de cómo se debe construir una columna periodística, a saber, buen principio y final de verdad o como decía el famoso Ruano, el mejor columnista de nuestra historia, crear un espacio de tiempo como una hermosa morcilla, atractivo comienzo y mejor cierre.

            Puse manos a la obra y comenté con la muchachada que iba a contarles dos historia: principio y final de mi intervención y que en el centro les iba a leer cuatro poemas dedicados a los fundamentos del quehacer poético: amor, tiempo, Dios y circunstancias pasajeras.

            La primera historia trataba sobre un chaval que había suspendido en Geografía, por lo que su papá tenía un berrinche de mucho cuidado. El mozalbete decía que él sabía tela marinera sobre el tema; cansado el padre, que por cierto leía una revista, rompió en cuarenta trozos una de las páginas en la que había un mapamundi y le dijo: “ahí tienes fixo, cuando me presentes el mapamundi restaurado comprobaré que llevas razón”; al par de minutos, el joven le mostró completo el destrozado mapa y el padre quedó asombrado. “Pues es verdad, sabes geografía”, el muchacho, que era fenomenal, le dijo: “te he engañado papi, verás, es que por detrás del mapamundi había la figura de una persona, he reconstruido a la persona y el mundo se ha restaurado

            El segundo cuento versó sobre el 15-M; el mismo chaval iba con una cacerola haciéndola sonar a las cinco de la madrugada; se acercó un poli y le dijo: “vete ya a casa, porque no vas a cambiar el mundo”. El indignado lo miró y comentó: “ya lo sé, pero lo que yo quiero es que el mundo no me cambie a mí

            En medio de las anécdotas, leí cuatro poemas, pero les pude cuando les dije “si queréis ser como él, leed y leed

miércoles, 16 de mayo de 2012

Ruta de la Homofobia




           Existen días extraños en la vida de cada uno. Lo que llevamos de horas de este 16 de mayo lo ha sido para mí, y en el fondo tengo la percepción de que lo va a seguir siendo.

            En primer lugar, no valen engaños entre  usted y yo, he despertado al día a las 13:30, pues tras una noche de insomnio pensando qué mundo les tocará vivir a mis nietas Carmen y Elena, y pasar de la Cope de Adolfo Arjona a la Ser de Macarena del Río, y viceversa, hasta pasadas las tres de la madrugada, he iniciado algo sonado lo que puede llamarse mediodía.

            Comprenderán ustedes que hasta la hora del almuerzo no he probado bocado, pero lo más lamentable es que tras ingerir don frescos lenguados, un cacho de tortilla a la española de buen grosor y un trío de deliciosas mandarinas, he intentado comenzar con mi labor de dar la lata a cualquiera; misión imposible, pues los bostezos iban en aumento hasta que decidí bajar al Gran Vía y tomar un rico y puro crema.

            Hecha la labor por intentar servirles, abrí el buzón y una mala leche impresionante invadió todo mi ser, pues ese lugar que debía ser divino, si siguiéramos con la quimera de las epístolas, se encontraba invadido por toda clase de apuñalamientos de impuestos, entre otros: el mal llamado IBI, MoviStar, el Seguro del viejo Toledo que no uso, la cofradía de la Zamarrilla, el recibo de los muertos, la residencia La Esperanza… que, unidos a la subida del IRPF, se van a llevar por delante la extra que tenía preparada para mis dos cielos antes mencionados.

            Después he abierto el buzón de los email y, aunque portador de agradables noticias de Magda Robles, Ana Pastor, Francisco Barceló, Mary Manito, Basallote, Gioconda y la biblia en pasta de facebook, me he encontrado con uno procedente de ReservasGay.com en el que, con motivo de celebrarse mañana el “Día Mundial contra la Homofobia” recomienda, a través de una lista negra, “Ruta de la Homofobia”, no visitar una serie de países, a saber: Afganistán, Irán, Pakistán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Yemen, Somalia, Sudán, Nigeria, Mauritania y Ciudad del Vaticano.

            Por ahora se salva, y de ello me alegro cantidad, la ruta que va desde mi casa al Gran Vía, y viceversa; por ahora, digo.

martes, 15 de mayo de 2012

Malditos: callad todos




         A los magnates de la Junta de Andalucía, PSOE-A e IU, no se les ha ocurrido otra fecha para anunciar sus recortes que el 15-M, tela marinera para los “indignados” de cualquier signo.

            Soy de los que creo que no hay que añadir gasolina al fuego y restregar los calcinados rastrojos del estado de bienestar a unos y otros, o sea, a PP, PSOE e IU. Si hay que apretarse el cinto de verdad, hagamos al mismo nuevos agujeros porque España, incluida Andalucía, va camino de la ruina, del corralito y de una ristra de suicidios para los depresivos por naturaleza. Somos más pobres que ayer y antier, y esa es la triste realidad.

            Ya no vale decir que los sindicatos no salieron a la calle en tiempos de Zapatero, ni tampoco es ético cebarse ahora con los que ayer decían que Rajoy era el tijeretazo hecho persona.

            Malditos: callad todos. Que silencien las idioteces ideológicas de izquierdas y derechas, el lanzamiento de insultos desde las trincheras de los bien pagados, la simpleza de creer algunos en que se iba a instalar en esta tierra de María Santísima una Banca Pública, etc.

            Callad todos y todas, porque, más o menos, tal vez más, en Andalucía ha nacido el principio del reconocimiento de la verdad que no gusta a nadie, a saber: subir la presión fiscal, reducir el sueldo a funcionarios y personal laboral, a unos el 6% y a otros hasta el 12%, las pagas extras de verano cepillarlas de un 30 a un 40 por ciento, pero ya, para pasado mañana, congelar la inversión pública, aumento de la jornada laboral para todos, adelgazamiento de las horas extras, etc.

            Callad, pues, malditos: todos y todas son iguales ante la cruda realidad de la ruina.

            O unimos esfuerzos o terminamos en el pantano de la canina. Ahora, es ahora cuando hay que lanzar ideas para que el culpable, los culpables, el vividor y los vividores paguen lo que nos deben.

            A por ellos, pero ¿quiénes son ellos?

lunes, 14 de mayo de 2012

Familia




              En la actualidad, casi todos los días se celebra una efeméride; pues bien, mañana se celebra el “Día Internacional de la Familia”

            El concepto de “Cosa Nostra” va cambiando vertiginosamente de sentido. En mis tiempos del regaliz Zara, el patriarca, no creo necesario decir que era el padre, llevaba la batuta del conglomerado que se arremolinaba junto a mazapanes y mantecados que la madre, ay la madre, había llevado previamente al horno de la panadería del barrio. En otros tiempos, que también son los de hoy, el que marca generalmente el ritmo familiar es el temible y terrible televisor que, por regla general, se instala en el lugar adecuado para que todas las retinas incidan en él.

            Mejor o peor la sangre era el cortocircuito que reunía a los que se sentaban alrededor de la mesa, bien para contar la película en blanco y negro que veía algún miembro de la familia en la sesión de cine de las tardes de los domingos, bien para limpiar lentejas o bien para comer apretujados: abuelos, padres, hijos y/o hermanos.

            Aunque la sangre sigue siendo, en buena parte, el cordón umbilical que sigue une a la familia, ésta va erre que erre montándose en la vagoneta del cambio, y así asistimos a la familia monoparental, a la que conforman dos seres del mismo sexo o a otras formaciones que por el momento desconozco, todo ello aparte de la que se lía cuando la pareja clásica, hombre y mujer, no se realizan individualmente y aparece el divorcio o la separación que, por desgracia o suerte, no me atrevo a afirmar nada, conduce a que los hijos pasen los fines de semana con padre varón o madre hembra; hago la aclaración, porque hoy existen padres no varones y madres no mujeres. Pero en fin, todo esto hay que admitirlo con naturalidad y una leve sonrisa no sea que te lapiden.

Si alguien me preguntase quién es en la actualidad la pieza fundamental de la familia respondería, aunque nadie me pregunte, que los abuelos. Sin ellos, esta sociedad de indignados o de parejas en las que trabajan ambos, se iría a pique. Y lo que son las cosas, el abuelo o abuela de hoy fueron los que vivieron la familia patriarcal.

Veremos qué ocurre con las familias cuando pasen veinte años. ¿Seguirán los abuelos viviendo el rol de los de hoy?

domingo, 13 de mayo de 2012

Ellos, ellas y un servidor




         Como un servidor tiene la suerte o la desgracia de poder despertarse a la hora que sea, en reciprocidad a semejante virtud tiene la desgracia o suerte de acostarse cuando le venga en gana. Suponiendo que ustedes sean medianamente inteligentes, habrán llegado a la conclusión de que soy un jubilado, palabra que aunque los más optimistas la equiparan a júbilo y los más pesimistas a aburrimiento, me permite, sin desvelar si uno es optimista o pesimista, ver un programa de televisión hasta las dos de la madrugada, o más.

            Así que ayer, tras ser vapuleado en una partida de póquer con compañeros que al igual que yo están comprometidos, en un breve plazo de tiempo, con el abrazo de la Parca, senté mis posaderas en un cómodo sillón y me tragué, al tiempo que un ligero gin-tonic, el programa de la Sexta dedicado al morbo, o sea, a saber si ellos y ellas, l@s indignad@s, eran vapuleados o no por la Policía Nacional en el lugar donde se ganan o pierden años, según se mire, a saber: la Puerta del Sol.

            Todavía le quedan a este jubilado recuerdos de su tiempo de enseñante, así que otorgué un sobresaliente a ambas formaciones con la seguridad de que entre la policía había cantidad de indignados y en los cabreados, más de un poli infiltrado.

                Viendo lo visto, me atrevería a asegurar que el personal del 15-M ha cambiado a mejor, prendas de vestir y dulce comportamiento, al tiempo que a peor, o sea, menos indignación visible y una muy fuerte depuración de la vestimenta.

            Así que a medida que el numerito seguía, éste que les narra su visión de los hechos se iba indignando cada vez más al escuchar el debate que los tertulianos, periodistas de izquierdas y derechas, dicen ellos, se traían entre manos. Y así, mientras civilizadamente los jóvenes del 15-M daban su simbólico grito de silencio, la capullada tertuliana se enzarzaba en la clásica teoría de las ideologías políticas de las que manducan sin pudor alguno.

            Tras la algarabía, porque al fin y al cabo todo aquello fue una anecdótica algarabía, todo sigue igual, menos los que cobraron la dieta correspondiente por ser contertulios.




viernes, 11 de mayo de 2012

Los cementerios malagueños




          Una de la muchas cosas que desconozco es por qué los cementerios de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, tienen nombre de arcángeles, a saber, San Rafael, San Miguel y San Gabriel (éste último es el que mantiene gran actividad), pues  los otros dos, gracias a Dios, están cerrados a enterramientos, quiero creer.

            Además de los nombrados, existen el cementerio de San Juan situado en la barriada de El Palo y el histórico Cementerio Inglés, cristiano, pero no católico, con una gran carga histórica entre sus “habitantes”, y otro en la barriada de Churriana.

            No es que uno esté interesado en estos tanatorios, sino que me ha llamado la atención que algunos de ellos están “regidos” por personas pertenecientes al PP o simpatizantes de dicha formación política y que, por tanto, gozan de la confianza total de sus máximos dirigentes.

            No sé, tampoco me interesa, si estas plazas de directivos de tales “parques” salen a concurso para ser ocupados por personas que muestren y demuestren los parámetros de mérito, capacidad y publicidad, o bien tienen el perfil adecuado, o sea, lealtad y fidelidad al PP.

            Llama la atención que el Director Gerente de Parcemasa, San Gabriel, sea don Federico Souvirón, diputado nacional durante varias legislaturas sin que se le conozca un sí o un no con la guardia pretoriana del PP, y que según la concejala Ana Navarro, edil que se ocupa del tema de los fallecidos en Málaga, ha visto en el ex diputado un “extraordinario currículum para esta actividad”, por lo que se le ha concedido, y yo me alegro, dicha tarea que lleva consigo unos emolumentos de 55.000 euros anuales.

            El alcalde y senador Francisco de la Torre, hombre de bien sin lugar a dudas, ha nombrado a la ex edil Araceli González directora del Cementerio Histórico de San Miguel que, me imagino, llevará incorporada a su misión de restaurar tan emblemático cementerio alguna prebenda económica.

            De todo ello, podría deducirse que o bien la confianza o bien poseer el carné entre los dientes son elementos indispensables para buscarse un buen chollo, aunque es este caso sea algo siniestro.

miércoles, 9 de mayo de 2012

La España de barro




           No es que la nación española tenga los pies de barro o que sea, como decía el tristemente célebre Zapatero, “que era un concepto discutido y discutible”. No es eso, es que España, o al menos la visión que muchos tenemos de ella es que es un auténtico barrizal, por el que es difícil caminar sin resbalar y mancharse cuerpo y alma.

            Lo que nunca sabremos, o sí, cualquiera sabe, es que si la comparamos como una escultura, el barro, de pies a cabeza, es el único elemento empleado en su actual construcción.

            Su estructura se puede venir abajo en cualquier momento, y a veces creo que quizás sea lo mejor para que, desde sus ruinas y con la lección bien aprendida, seamos capaces de edificar algo más sólido, digno y habitable.

            El pueblo, sus pies, asiste silencioso a su derrumbe. Existen, sí es cierto, algunas voces discrepantes, pero al poco tiempo o se convierten en puro griterío o en un espeluznante silencio. No se habla, a lo más se farfulla sobre esta o aquella cuestión, sobre lo público y lo privado, sobre la corrupción y la política, sobre los cargos bien remunerados y las cargas que sostiene los desheredados; pero nadie se chamusca lo necesario en el empeño de acabar con lo que sumisamente soporta.

            Piernas, abdomen, tórax y cabeza, o sea, la España que viaja, come, respira y piensa es, en buena parte un pudridero de categoría; aquellos que criticaban a los malversadores de nuestros ahorros se convierten,  a la primera de cambio, en cómplices por omisión, y se aplaude o silba según ideologías prehistóricas; todos aquellos que no supieron gestionar la crisis, se han ido de rositas y, para más inri, con distinguidos emolumentos; los presidentes y consejeros feudales dimiten, cuando debían estar en chirona; hoy, ha sido denunciado el Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General de Poder Judicial por malversar, presuntamente, dinero público en largos fines de semana de carácter privado; Bankia y, especialmente, los que depositaron sus ahorros en esos subterfugios, tiemblan; y para colmo, la derecha habla de nacionalizar el invento.

            Y en lo alto de la cabeza, la corona baila al tam tam de los safaris africanos y de las corruptelas de sus familiares.

            Pero todo da igual, llena la copa y/o voy misa.


martes, 8 de mayo de 2012

Hartazgo




           No puedo decir coronilla, porque toda mi cabeza es una lisa bola; pero, aunque pocos, sí puedo decir que estoy hasta los mismísimos de política y, lo que es peor, de intentar escribir sobre ella; tal vea sea debido a que he hurgado en sus entrañas en demasía y conozco bastante sus tripas.

            Pero tampoco puedo estar tecleando un día sí y otro no sobre un Dios al que, si es que existe, no conozco, y si conociera le diría de tú a tú: “venga, tío -en el supuesto que sea del género masculino-, haz algo para que este mundo cambie a mejor”

            Más lamentable aún es que no dé pie con bola para decir algo nuevo sobre el amor, concepto éste manido, sobado y desperdiciado una y otra vez por el sistema binario, pareja, que domina a la sociedad.

            Escribir sobre mí es una osadía, bien por la pesadez del tema o bien porque está uno más visto que el tebeo. Sí podría construir una pequeña autobiografía sobre los errores cometidos en esta ya larga existencia, pero al fin y al cabo son los mismos en los que usted, querido o querida lector o lectora, ha caído en tantas ocasiones.

            Cuando algún día en que el tedio abruma más de lo necesario, repaso a ojo de águila las cerca de diez mil columnas escritas por un servidor de ustedes, y la verdad es que no doy para más.

De manera, palabrita de honor, que entran ganas de recoger los bártulos de la comunicación y esconderlos, bajo llave y candado, en el baúl de los objetos olvidados y buscarse otra forma de existir, o sea, de pasar el tiempo.

Tampoco se trata, y menos aún con la edad que consta en mi DNI, de liarse la manta a la cabeza y ponerse al mundo por montera, pues puedo dar un traspié de mucho cuidado y quedar tullido de por vida; lo que me llevaría a estar postrado, hasta el día que llegue la Parca, a oír y ver todas las sandeces del patriarca llamado televisión.

Es por ello, que uno se queda menos espeso al decir que si de nuevo, esta vez a Bankia, damos nuestros euros para que unos pocos vivan de puta madre, estamos haciendo el gilipollas.

Así que, para quedarme tranquilo hasta mañana, sueño con una auténtica revolución que subvierta los valores establecidos, o sea, los aniquile.

lunes, 7 de mayo de 2012

"Cuando Francia estornuda, Europa se resfría"



            No sé quién lo dijo, pero ahí queda: “Cuando Francia estornuda, Europa se resfría”, aunque lo malo es que coja una auténtica pulmonía.
           
            Que no dice un servidor que Francia haya estornudado, pero sí que ha pegado una sonada de mucho cuidado. Y como en España no pasa como en el país vecino, el más centralista de Europa, los galos han pasado de sopetón de ser de derechas a convertirse en un país de izquierdas.

            El personal, que cada vez entiende menos de política, incluido el que estas líneas intenta escribir, no sabe si tal cambio es bueno, malo o da exactamente igual para mayor honra de la ruina económica y de la trincalina de los mercados que, por lo que dicen unos y otros, son ellos, los mercados, los que marcan los cánones de los inútiles gobiernos.

            Así que habrá que estar atento a la famosa prima y a las bolsas para ver como responden y, creo que también, a la fuga de grandes capitales a otros lugares donde, la amenaza del nuevo Presidente de la República Francesa sobre sus intereses, pase desapercibida.

            No sé si es por ello que Mariano Rajoy, quitándose todos antifaces, haya afirmado hoy que el IVA y lo que sea se impondrán en España, pese a que él prometiera no hacer nada al respecto.

          Los franceses, al igual que hace poco los españoles, tienen ya para estar entretenidos, pues aunque la economía falle pueden pasar a estar orgullosos con una serie de progresías que ha prometido Hollande, a saber: matrimonio entre homosexuales, eutanasia, laicidad incorporada a la Constitución francesa, etc.

            Lo que sí es cierto  es que la crisis cambia gobiernos a porrillo. Los que eran de izquierda se convierten a la derecha y viceversa, excepto en Grecia que, mira por donde, hace que los neonazis, al grito de Adolfo Hitler, se cuelen en los Parlamentos con el beneplácito de la ciudadanía.

domingo, 6 de mayo de 2012

El día que mi hija se convirtió en madre




              Permítanme decirles que fue un día maravilloso. Ayer también y seguro que mañana, pero hoy -por hace trece años- es diferente. Para mí, claro. Para otros pudo ser un día maldito. Todos los días son así: malditos o maravillosos. Depende del cristal, no de la luz. La luz siempre es la misma; sin embargo el cristal puede ser opaco o transparente.

            La noche fue una terrible espera. Y la espera siempre es el infierno. La espera no es la esperanza. La esperanza es caminar, seguir siempre a pesar de la oscuridad. La espera es detenerse sin saber qué va a pasar.  Con los brazos cruzados. Tal vez orar, creo que así se llamaba. Casi no me acuerdo.

            Pero hoy, ayer, mañana, siempre, la vida se abre camino. La mujer es el sujeto activo que logra que perduremos. La mujer es Dios, la creación, la obra, el poder, la madre. La mujer es la luz del mundo, la sal de la tierra, el río fértil.

            Hoy he oído bombear el corazón de un nuevo ser, de una hermosa criatura. Carmen creo se va a llamar.

            Cuando tenía diez minutos de vida la oímos llorar, al tiempo que nosotros también. Rosamary, nuestra hija, era un sol, una especie de nuevo Dios que había creado. Con torpeza, escribí mi visión del  parto:

LA LUZ

El espacio fue hendido,
deshojado en dos lóbulos
sangrantes en la negra oscuridad
de dos mundos transidos.
Y una estrella camino de amapola,
cual placenta esponjosa, se abre paso.
Es surco en el vacío,
nota aspirada por la vida, ausencia
que culmina el silencio con su ser.
Se abre paso, camina en su desliz.
Es momento de vida, del amor,
o sea, de la luz.

            Gracias, hija y madre. Mil millones de gracias.

http://el.copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

viernes, 4 de mayo de 2012

Un día poético y ...




            Al día de hoy, poético por excelencia, podrían añadírsele algunos epítetos más: gastronómico, grato y sorpresivo, entre otros muchos.

            Vayamos con calma y cautela. Poético porque la Junta de Andalucía, en su Circuito Literario, me había invitado a intentar dar un recital poético a alumnos del IES “Jorge Guillén” del bonito pueblo de Torrox, Málaga, a un tiro de piedra de un cielo clamoroso y un mar algo revuelto por un pequeño soplo de poniente.

            Y he dicho “intentar”, porque ante mí se encontraban unos ciento cincuenta chavales y chavalas integrantes todos y todas de esa edad que suele definirse como “la del pavo”; y cómo, explíquenme  ustedes, se puede mantener la atención de dicho paverío, si entre mayores que peinan canas ya es difícil hacerlo, pues como decía el cascarrabias de Juan Ramón Jiménez “la poesía es para una inmensa minoría”.

            La experiencia como docente, la sonoridad de octosílabos consonantes y asonantes, coplas de amor y odio, coplillas de andar por casa y algún vago coqueteo con la profundidad poética intentaron ser mis muletas para llamar su atención. Cuando comencé con aquello de que “iba el pobre niño pobre…”, caí en la cuenta de que aquello andaba por mal camino y pegué un respingo para hacerme con la situación, pero nada de nada, pues la teoría de un tal Pestalozzi no daba resultado y toda mi esperanza se fue diluyendo. En fin, hice lo que pude, pero la verdad es que la chavalería pudo conmigo.

            Así que compungido y derrotado regresé a mi querida ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, pero en el camino tuve un arrebato de hambruna y me endosé lo que digo a continuación: chipirones en su tinta, boquerones a la plancha, vieiras, conchas finas, chirlas, un voraz a la espalda y ½ de Marqués de Cáceres. Y saben lo que digo, que sé que lo enumerado es gula, o sea, pecado capital, pero para mí queda el mal rato que pasé cuando pregunté a la chavalería cómo se llamaba el llamado Padre de la Patria Andaluza, y un sonoro silencio embargó el salón de actos.

            Ah, también tomé un rico crema de moka; con perdón.

jueves, 3 de mayo de 2012

Mariví Romero: ¿para cuándo el café?




      Mariví Romero es una excelente concejala del PP de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia. Y además lleva esa difícil Área de Asuntos Sociales, o sea, no le toca bregar con pintores, turistas, escritores, comerciantes, urbanismo…etc., sino con toda la problemática de desheredados, inmigrantes, drogadictos y una gama de problemas que acucian a esta sociedad anónima de seres.

         No es que yo sienta por ella un cariño especial, pero, me tienen que creer, la quiero a secas, o como vulgarmente se dice: me cae bien.

         Hace unos años, con motivo de la inauguración del Museo de Flamenco de Málaga me encontré con ella, y me susurró en la orejilla: “Pepe, te tengo que decir una cosa”. Y se calló. Un servidor le espetó: “Venga, cuéntame”, a lo que Mariví contestó: “Ahora no puedo, otro día; lo único que te puedo adelantar es que es algo firmado por el Alcalde y por mí

         Los que creen conocerme, pero que no tienen zorra idea de mí, afirman que soy un señor muy estirado y serio; pero yo sé que soy igualito que un niño, a pesar de que tenga 36 años más que la concejala en cuestión. Y sé que soy niño, porque soy muy curioso.

         En alguna que otra ocasión, mediante mensaje o de forma indirecta -por teléfono es imposible hablar con un concejal o concejala-, he intentado saber en qué consistía el regalo del señor Alcalde y Mariví. Y no hay forma; veo que el final se acerca y no hay manera humana de saberlo. Es por ello que lo estoy intentando a través de Facebook.

         Le mando mensajes para tomar un café, porque ella así me lo recomendó, pero no hay forma. Últimamente le cuelgo una suculenta taza de café en su muro con la leyenda ¿para cuando el café?, pero la muy “bandida” o quién sea lo borra al instante o lo minimiza.

         Soy un rato pesado, pero como hay cosas que se están complicando, me gustaría, antes de que todo se vaya a pique, saber en qué consistía el regalo, aunque ya no exista dicho regalo.

         Es por ello que escribo este “copo”, y que dé la vuelta al mundo.

miércoles, 2 de mayo de 2012

En la esquina de la ciudad dormida




Seguí caminando. En la esquina de la ciudad dormida, los papeles danzaban en vértigo de remolinos, eran trozos de poemas que los poetas de la noche, cansados de su marginación, habían arrojado desde el alcanfor del olvido a las fauces del abismo. Las sílabas, agrupadas en sufrimiento, ofrecían un concierto de gemidos que a nadie importaba.

Tomé uno de aquellos papeles y leí:

“Si desnudo mi ser
sólo queda la sílaba,
del resto, nada queda.
Por ello, cuando llega a mí la noche
-no importa si es de día-
afilo con presteza la punta de mi lápiz
y cierro bajo llave la sala de visitas.
Abro mi corazón a tus reliquias
y la sagrada sílaba se aposenta a mi lado.
Con cuidado, la mimo,
no despierta del todo
avivo su calor.
Inicio la tarea
y lentamente va naciendo tu alma”