sábado, 31 de marzo de 2012

Sí, soy feliz


Lo afirmé con seriedad interrumpiendo el monótono ritmo del comer. Imprimí a la afirmación cierta dosis de serenidad: ¡soy feliz!
Pareció que todos los fantasmas que pululaban a nuestro alrededor hubiesen desaparecido.
(Siempre surgen “fantasmas” cuando me analizo y y descubro ante mi mundo -no más de diez personas- parte de mi ser oculto.
(Después, en núcleos más restringidos, se sigue insistiendo en el análisis; pero para entonces, escapan todos mis deseos de autoafirmación y me cubro con el silencio)

¿Soy feliz?
Lo soy en la duda, o sea, en todo cuestionamiento que realizo de mi vida.
Lo soy en mi mente, pues la felicidad tiene cabida en el mundo que me fabrico a golpe de ilusión y riesgo.
Lo soy en el amor que interactúa en y sobre todos los poros de mi cuerpo.
Soy felicidad en mi espiritualidad impenetrable conmigo mismo.
Cuando soy horadado siento el esplendor de la exploración.
Sí, soy feliz.

viernes, 30 de marzo de 2012

La toma de La Bastilla



Pasó la huelga general con su rosario de cifras de participación. No sé si lo que ocurre en Málaga, esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, acaece en otras localidades españolas; pero aquí una parte sustanciosa de la energía que derrochan los piquetes de información se pierde en el deseo, nunca conseguido, de cerrar El Corte Inglés.

Como un servidor de los Mercados y los Bancos, vive a tiro de piedra de esos Grandes Almacenes, buena parte de la mañana huelguística la paso en situarme en las inmediaciones del citado edificio, sin pegatinas al uso no sea que me breen, para ver si el personal sindical consigue su gran objetivo: la toma de la Bastilla.

Y no hay manera, desde primeras horas de la mañana las tropas de ocupación comienzan a tomar posiciones claves, pero siempre, ya antes, las Fuerzas de Seguridad han tomado las suyas. Y no hay forma, mientras un helicóptero sobrevuela el lugar donde se trafica con las malvas bragas, los hombres y mujeres de Cándido y Toxo rodean el edificio y, cuando parece que van a conseguir su objetivo, se inicia la primera carga y, por consiguiente, la primera carrera buscando la vida. Me conmociono ante ese correr delante de la porra que se agita a no más de un metro de cualquier Pasionaria a la altura de su cintura.

Fijé, con suma complacencia, mi vista en una Pasionaria que era un primor de mujer, ya ven: verdes sus ojos, rubia como el dorado trigo, afiliada a CCOO según pegatinas que llevaba en sus lindos pechos, un ajustado pantalón vaquero, casi blanco, daban forma erótica a unas contorneadas piernas, y su boca, que gritaba libertad, dibujaba un bucle de erotismo que para sí quisieran las maromas que entraban y salían de La Bastilla con los labios rojos de carmín.

Mi corazón, herido de amor, inició un pom pom que parecía conseguir que mi corazón saltase de gozo, cuando he aquí que la bella Pasionaria, al pasar junto a mí, gritó: ¡cuidado! Volví la avista atrás y observé un ejemplar disuasorio que porra en mano se aprestaba a darme el golpe de muerte. Corrí que me las pelaba y brotó un pom pom - pom pom que parecía que el corazón me iba a salir por la boca.

Estuve durante todo el día 29 buscando a la bella Pasionaria para darle las gracias a mi manera, o sea, con un suave beso iluminario de sentimientos. Tan sólo al final del día, cuando ya La Bastilla seguía inexpugnable, la vi cantando La Internacional o es que soñé con ella.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

jueves, 29 de marzo de 2012

Que me busquen sin descanso


Que te busquen sin descanso
cuando amanezca mi estepa,
que te traigan al galope
para oler tu brisa fresca.
Un suspiro nunca acaba,
cuando termina comienza,
cuando se exhala camina
y descansa en las estrellas.
Que te busquen entre diosas
y te traigan como sea.
No te importe que esté frío,
el alma mía te espera.
Nuestro beso nos recubre
junto al brote de la niebla,
le da fragancia a la muerte
y es ya siempre vida eterna.

Que me busquen sin descanso
y me llamen cuando mueras,
la distancia yo andaré
de la muerte y de tu néctar.
Volaré por los luceros
como atrevido cometa,
haré posada en la luna
esperando ver tu esencia.
Saltaré de gozo al verte
reflejado en tu grandeza
donde el fuego de mis labios
será luz que a ti te encienda.

Que me encuentren, que me busquen
que yo apagaré la vela
con un suspiro de beso
y estarás entre pavesas.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de J. García Pérez)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Ea, huelga general


España está convocada mañana a una huelga general, y como siempre que ocurre tal hecho hay división de opiniones. Los hay a favor y en contra de la misma. Los que hoy están a favor, hace un par de años que miraban al sol y aquellos que están en contra, son los mismos que en tertulias y desayunos de trabajo comentaban el pasotismo de los sindicatos para con su primos hermano, especialmente con el gobierno de Zapatero.

Pero el trastero del gobierno ha cambiado de signo y así, mientras Zapatero imparte en Venezuela una conferencia sobre economía por importe de 60.000 euros, lo que cobra un maestro jubilado durante tres años y pico, mañana los compañeros de Cándido y Toxo van a intentar paralizar el país.

Un país se paraliza de las cuatro a las cinco horas de la madrugada. En esas horas -en los mercados de mayoristas y transportes públicos- es donde se juega el triunfo de una huelga, el resto es pecata minuta. Los liberados sindicales rodearán los grandes almacenes, mientras las Fuerzas de Seguridad impedirán el acceso a ellos. Los pequeños comercios jugarán al perro y al gato; eso me lo cuenta con muchísima gracia Antonio el ferratero, amigo del Gran Vía: “mire profe, que vienen los piquetes, inmersión, o sea, abajo periscopio; se va la piquetada, arriba el periscopio, y así nos tiramos un día entretenido”, claro que esto es imposible contarlo, pus es necesario ver su explicación mímica.

En verdad que, a ciencia cierta, no se muy bien por qué le han montado este pollo a Rajoy, a no ser se porque ha subido los impuestos del IRPF; si es por eso, pues vale porque mintió. Si es por la Reforma Laboral, que parece que sí, veo prematuro el número, pues ni se saben los resultados que pueda dar y aún no ha comenzado su trámite parlamentario, momento oportuno para forzar el acuerdo.

Me queda un interrogante: ¿irán los más de cinco millones de parados a la huelga?

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 27 de marzo de 2012

El olivo es la eucaristía andaluza


El olivo es nuestra principal seña de identidad. Lo del golf es importado. Por el olivo, vamos. Por el palo de golf, vienen. La noche andaluza está llena de aceitunas. El olivo es la eucaristía andaluza: el pan y el vino de un pueblo oprimido que resucita a su sombra, vareando su cuerpo sin causarle daño.

El olivo es bastante más que la bandera y el escudo de un pueblo; esencialmente el olivo es el pueblo andaluz, y el que lo varea, acariciándolo, es el prototipo de la estirpe andaluza, el que nos emparenta co toda una cultura e historia, el que nos aproxima al auténtico andaluz, el jornalero.

Los fondos europeos son la limosna rica con toda la parafernalia del euro, comisarios, eurodiputados y marines que se reúnen y viven, mientras nosotros, no yo o usted, sino el jornalero, lo hace con la pobre limosna del PER y unos jornales disfrazados de sumisión y vergüenza.

Pedid Tierra y Libertad cantamos sin saber qué cantamos. Todo aquello de la reforma agraria, pura palabrería de una izquierda sin sabor a ella, apoltronada en los aledaños de la bolsa, escondida en los maletines de las comisiones, alquitranada por la reserva de fondos, quemada por los boletines de estado y enriquecida por aves de rapiña que no vuelan; todo lo anterior se ha visto conmocionado por la Andalucía profunda que, en un momento dado, ha dejado la azada y la partida de dominó, y ha marchado a las urnas y ha depositado en ella un voto: una aceituna revolucionaria que ha conmovido los cimientos de una derecha incrédula y una izquierda que no lo es.

El resto de España y parte de Europa ha vuelto la mirada hacia Andalucía y se han visto sacudidos por unos hombres y mujeres que han hecho de la pobreza su mejor riqueza y han conseguido saltar en mil añicos los cables de la lógica y de la política demoscópica.

Ahora es necesario que, colgado el botijo en la rama del olivo y vueltos a la faena y al dominó, no se dejen engañar por aquellos a los que han votado y exijan que lo que pregonaron se convierta en realidad, pues si volvemos a las andadas, esta revolución del voto de la Andalucía profunda no habrá servido para nada.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 26 de marzo de 2012

Griñán, Arenas y Valderas


Pepe Griñán, aunque criticado por unos y otros, no se equivocó a la hora de convocar elecciones andaluzas separadas de las generales. Echó un salvavidas al tsunami azul y supo aferrarse a él, creyendo y demostrando que Andalucía es singular.

Más allá de Despeñaperros no se ha visto ayudado, tal vez el no lo haya permitido, para que los gurús nacionales del PSOE vinieran a echarle una mano, no fuese que trajeran una púa con la que pinchar el salvavidas. Y los pocos que vinieron metieron la patita porque no conocían lo que se cocía por esta extraña tierra donde el dolor está a punto de ser exaltado por las calles de pueblos y ciudades.

Ha tenido la virtud de hace ver que Andalucía podía dignificarse ante esa contienda que, a primera vista, parecía perdida. Y así, el gran perdedor del Congreso del PSOE por su apuesta a favor de Carmen Chacón se ha convertido, aunque perdiendo diputados, en la nueva esperanza del partido socialista.

La sencillez de su mensaje, su apuesta por la cultura, la multiplicación de su persona en los lugares más variopintos, la personalización de la campaña en su figura, el hecho de dar la cara en Sevilla como número uno, su conocimiento real de la economía y el no haberse arrugado ante los tristemente famosos Eres, que el mismo denunció, han conseguido que el PSOE-A no haya sido pulverizado.

Javier Arenas, huyó de Sevilla, donde siempre ha perdido a nivel electoral, y fue a refugiarse a Almería. No acudió al debate, excusando su presencia porque Canal Sur era un ente público, e hizo un feo a los andaluces de derechas e izquierdas con un silencio algo chulesco cuando tenía que haber dado la cara, aunque se la partieran entre Valderas y Griñán.

Su campaña la basó en las investigaciones que la jueza Alaya lleva respecto a los Eres y, para ello, enviaba al triste Secretario General señor Sanz a informar a los andaluces del sumario paralelo, y ello ocurría mientras Valderas hablaba de ideales que iban asentándose en el corazón andaluz.

Ahora, cualquier día, Arenas tomará el AVE que lleva a Madrid.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 25 de marzo de 2012

Andalucía, la reconquista


Bien, se acabó la fiesta. La llave está en manos de Izquierda Unida, la única formación política andaluza que ha ganado en las elecciones. Sí, ya sé que el Partido Popular es el que ha vencido, pero también es el que más ha perdido; así como también sabemos que el PSOE ha sido derrotado, pero de una forma tan dulce que sabe a victoria.

Ah, los sondeos: todos fallaron, y lo hicieron porque no conocen a la Andalucía profunda, la que apoya su andar en el ramo de olivo y confía -a pesar de la crisis, del millón de parados y de más de un caso de corrupción- en la política de izquierdas.

Griñán ha realizado una gran campaña a nivel personal: seria, austera, sencilla, razonable, humilde y con un máximo de cultura en su exposición. Arenas, demasiado bronceado, ha hecho lo de siempre con su secretario Sanz de banderillero; ha llegado la hora de su relevo. Y Valderas ha estado demoledor en su discurso contra las dos formaciones mayoritarias y el fantasma de los mercados. Y ha ganado, sin más vueltas que darle.

La nueva reconquista no se inicia en esta ocasión desde Asturias hacia el sur, sino al revés. Por fin, nuestro Sur, Andalucía ha emergido de aquellos que la creían dormida. Ha silenciado a los tertulianos, ha logrado cambiar los titulares de la prensa, ha humillado a los fuertes y ha lanzado una fuerte perdigonada a la azul gaviota que, herida de ala, tendrá que replantarse su política para con esta tierra.

Creo que muy pocos entendieron aquella columna titulada: “Es la Cultura, estúpidos”; no es la economía. En Andalucía lo que prima es la cultura, esa forma sabia de entender la vida, o sea, de saborearla, de sacarle sabor a la misma aunque sea echando mano a un botijo para saciar la sed de hambre, justicia e igualdad.

Que yo tampoco, quede claro, me esperaba este varapalo que ha recibido indirectamente Rajoy; pero ahí queda como muestra.

Creo que hoy se puede decir aquello de “vencieron, pero no convencieron”

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

Todo suena a caracola


Todo suena a caracola:
el sermón que dice el cura
y se agolpan los hambrientos
con sus caras taciturnas.
¿No ves los ojos llorosos
de la guapa niña rubia
que tiende la mano abierta
implorándote una ayuda?

Todo suena a caracola:
la gravedad que rezuman
las palabras del ministro
que como afiladas púas
hacen temblar la verdad
cuando afirma entre penumbras
que el número de parados
espera que disminuya.

Todo suena a caracola:
el poema que sin musa
adquiere sabor a nada.
Muchas palabras ambiguas
tienen tus versos, poeta..
¿A quién tu rima perturba
si buscas entre papeles
palabras que no son tuyas?

Todo suena a caracola:
el silencio de las dunas
cuando la máquina gris
clava su pala nocturna
en los juncos que dormitan
al amparo de la luna.
Hasta las arenas gimen
cuando sus faros alumbran.

sábado, 24 de marzo de 2012

Tensión de amor


Los hombres y mujeres que me rodean, que me acosan, aconsejan que no cometa ninguna locura; que mida los pasos; que cambie de actitud; que no haga sufrir a nadie, y nadie comprende mi locura.

Estoy enamorado de la vida, y no quieren verme “raro”. Estar “raro” para ellos es estar abierto a la sorpresa que salta en la monótona existencia de cualquier humano.

Hace un día maravilloso; tan lindo que lo voy a intentar vivir con intensidad de amor. Durante este día no simularé amor, sino que mi ser va a desprender toda la energía que un cuerpo, en tensión de amar, pueda dar.

Quiero al día y a la noche. Quiero lo concreto y lo universal. Quiero que se note que estoy enamorado: es tan maravilloso.

Anoche volví a llorar. No fueron dos lágrimas las que brotaron de mis cansados ojos sin dormir. Fue un torrente tan fluido como silencioso. Lloré por mí.

Nadie podrá comprender el sentido de mis lágrimas; nacen sin esfuerzo en el instante que elevo mi pensamiento hacia la felicidad. Lloré y, mientras lo hacía, comprendí lo hermoso que es llorar de amor a la vida.

Suspiré una y mil veces, y en cada suspiro un mensaje de esperanza, dañado por la razón, se escapaba a los confines de nuestro misterio. Mis lágrimas me producen bienestar, apaciguan la tormenta que los hombres acosadores crean alrededor de mentiras que son verdades.

Estoy dejando correr la pluma al ritmo de mi pensamiento, y éste salta de la luz a la oscuridad. Cuando se enciende la luz, todo es un lindo amanecer, una vida plena, un torrente de alegría, una búsqueda de la perla, la oveja o el dracma.

Al desvanecerse la luz, la luz la vida se convierte en tremenda perplejidad ante al opresión de los que dicen preocuparse, pero duermen, plácidamente, en la oscuridad de sus oscuras vidas.

Por ello, tendré que vivir los “hoy” que se presenten desde la perspectiva de ser el último. Ir perpetuando cada instante.

jueves, 22 de marzo de 2012

La reflexión de mañana


Al incorporar estas letras a un medio digital, o sea, al introducirlas en el océano de Internet, pueden llegar a ellas una serie de personas que no tenga ni zorra idea de lo que es Andalucía, por lo que es necesario aclarar que es una parte (pueblo, región, territorio, comunidad o nacionalidad) del Reino de España.

Sus habitantes, aunque sumisos y abatidos por un 30% de paro, son personas amables que, no sé cómo, van tirando como pueden, que ya es tirar, y a los que no se les nota en demasía que la pasan canuta.

Pues bien, aquí, en esta tierra de tronos y pasos, de olivos y palos de golf, nos encontramos en periodo de elecciones políticas que remataremos el próximo día 25, eligiendo al partido menos malo para ver si nos saca de la ruina en que estamos sumergidos, algo harto difícil eso de dar con los dirigentes más adecuados.

Es costumbre en España que exista un día de reflexión anterior al día en que acudimos a las urnas. Vamos, lo que quiero decir es que mañana estamos llamados a reflexionar para pensar tranquilamente el sentido de nuestro voto.

La reflexión política consiste en que estaremos veinticuatro horas sin que los políticos nos machaquen con mítines, propagandas, caravanas y demás chucherías de visitas a mercados, regalos de mecheros y bolígrafos, y cosas por el estilo; lo que es de agradecer.

Todo el que ama no reflexiona, porque amor y reflexión son parámetros contradictorios o líneas paralelas que jamás se encuentran; por lo que, a un servidor de ustedes, y doy gracias por ello, le va a ser muy difícil ejercer la reflexión a la que me convocan los gurús de la política.

Y es que el menda, en estos días, levita un par de centímetros sobre el duro asfalto de la maldita lógica, esa lógica que invita a que los cables del razonamiento no conformen un circuito, por lo que huyo de cualquier cordura y voy sumergiéndome, además adrede, en la santa locura del amor.

Ya sé que ello no es normal, pero cualquiera me quita a mí la dicha de creérmelo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

miércoles, 21 de marzo de 2012

Un cascabel de alegría


Sea este “copo” una columna más bien cortita. Vaya en él lo esencial, y dejémonos de florituras.

Hará menos de un mes anunciaba que había sido sometido a una intervención quirúrgica en la que fui pespunteado y, para más inri, de mi querido interior extrajeron, además, los ganglios Centinela y Satélite.

Leído en el espabilaburros oficial, llámese Google, la misión del “soldado” Centinela, quedé algo apabullado por si algún bichillo de mala leche hubiese atravesado su territorio y me hubiese pringado.

Pues bien, ayer me quitaron la mitad de las grapitas y, como una declaración de amor, escuché la melodiosa voz del doctor Isidro Garnica susurrándome que el resultado de la biopsia era negativo.

No di un brinco, por el qué dirán, pero algo así como un diminuto gusanillo inició un cosquilleo por todo mi cuerpo que por poco me troncho de alegría.

Al haber recibido por parte de mis sensibles lectores y lectoras: tintineos telefónicos, besos y flores virtuales (más sonoros y bellas que los reales), nanas y canciones de todo tipo, algún que otro tirón de orejas por mi puñetera forma de ser y silencios incomprensibles, me siento en la cariñosa obligación de comunicar a bombo y platillo que de ésta, de la maldita mancha en el costado izquierdo, parece que no la diñaré.

Sea, pues, este “copo” un cascabel de alegría vuestro y mío que tenemos que hacer resonar por el inmenso mar de la amistad.

Hoy os quiero un rato largo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

martes, 20 de marzo de 2012

Primavera


Cantan, cantan y cantan las cigarras.
Sus cantos son del día pregoneros,
abejas liban néctar de romeros
y borrachas se asientan en las parras.

El azul barco suelta sus amarras
y las gaviotas vuelan tras los meros.
Ríos de plata, rezos marineros
de manos que acarician sus guitarras.

Abren al sol desgarros coloridos:
claveles, amapolas y azucenas.
Yo te enseño y te muestro mi desgarro,

abre tú los candados del olvido,
convirtamos en agua las arenas
y florezcan las rosas en el barro.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de José García Pérez)

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

¡Es la Cultura, estúpidos!



Abandoné UCD por no estar de acuerdo con el desarrollo del proceso autonómico concebido por dicho colectivo para Andalucía. Dejé el poder en el quicio de la puerta, y marché al Grupo Mixto con Clavero y otros. Más tarde llegó aquel 23-F, ya casi olvidado; después mi integración en el PSA-Partido Andaluz, hoy PA y casi convertido en escombrera. No quise escuchar los cantos de sirena de Rafael Escuredo, entonces Presidente de la Junta de Andalucía, que deseaba mi paso al PSOE-A. Descubrí, más tarde, que el PA era un duelo a muerte entre Caín y Abel, donde una persona, hoy en busca y captura, mangoneaba por esta provincia que se extiende desde Manilva a Nerja con Plaza Mayor en Málaga, esa ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia. Y no estaba un servidor de ustedes para extraños bandidajes, así que opté por dejar la política oficial y me eché en brazos de la utopía entre tragos dulces y amargos.

Así que ahora me encuentro en libertad, ante las ya inminentes elecciones andaluzas, de votar aquello que más convenga a Andalucía, no a los políticos de uno u otro signo; aunque dicho sea de paso, pocos son los signos diferenciadores de todos estos personajes que braman por una Andalucía mejor, igual o diferente.

Qué hacer, me pregunto un día y otro, porque desde luego votar voy a hacerlo, y no en blanco. La orfandad política, de la que algunos presumen, no existe aunque no se tenga carnet de partido, pues yo, al menos, en mi círculo más próximo y en algunas manifestaciones escritas, deseo seguir incorporado a una Andalucía libre de ataduras y lacras que impiden su realización como colectivo diferenciado a través de la Cultura.

Ese, pues, será mi norte el próximo día 25: la Cultura. El hecho cultural como pieza de ese engranaje que Blas Infante define como: “… grupos de personas conscientes de su humanidad, conscientes de su propia vida y de las finalidades creadoras…”.

Parodiando: “es la cultura, estúpidos”, y no aquello que hizo un tal Miguel Brrr.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 19 de marzo de 2012

A Manuel Alcántara


Hoy, por ayer, querido Maestro Manuel Alcántara, he sabido directamente de ti, gracias a Diario Sur. Anteriormente supe del destrozo de tu cadera gracias a amigos comunes, Juvenal Soto, por ejemplo. Por más que lo deseo, no te veo viendo la mar sin verla, aunque sea en la clínica de nuestro común amigo Manuel Rincón.

Nadie sabe del mar como tú. Ya ves, viviendo en la orilla de su regazo durante no sé, ni quiero saberlo, cantidad de años. Lo que son las cosas, los dos hemos pasado lo nuestro durante este tiempo tuyo “carcelario”.

Lo mío, aunque sin la importancia de lo tuyo, o sea, de ti, ha tenido tela marinera, pues me han metido mano con el bisturí y tengo más puntos que mi querido equipo, ya sabes, el Sevilla FC; además han tirado al cubo de la basura el ganglio Centinela y su satélite. Y ahí andamos, mejor dicho, no andamos sino que esperamos los resultados de esa palabra tan fea llamada biopsia, lo que no me impide que eche algún que otro pitillo y engulla un par de güisquis bebidos con tranquilidad.

Querido Maestro: lo nuestro es la juglaría. Por ello, ando esperando que tú con bastón y yo con muleta toreemos en la Plaza de Torremolinos y, a la vuelta, en Frutos caigan unas buenas gambas rojas, ese jamón de nuestros amores y una rociada de ensaladilla rusa, para finiquitar, si Dios quiere, y digo yo que por qué no va a querer, con una tragantada de ginebra Larios, eso sí, sin limón ni nada que le quite el sabor.

Me parece muy requetebién que no comiences la tarea de extraer una sonrisa entre los lectores el domingo de Resurrección; mejor un par de días después, cuando los capirotes hayan dado paso a la normalidad y, apoyándonos el uno en el otro, acudamos a Puerta Oscura, donde José María, sin necesidad de preguntar nada, sabe lo que tiene que servir.

Esa será nuestra resurrección, mientras tanto aguanta como pueda esta cuaresma tuya impuesta, y una vez pasada, sin necesidad de saltar, saborearemos el gozo de que aún no ha llegado tu inmortalidad.

Tuyo, “el coleta”.

www.josegarciaperez.es

domingo, 18 de marzo de 2012

Estoy vivo...


Estoy vivo. Estoy muerto. Desollado
en dos trozos. Mi llaga es pentagrama,
partitura sangrienta que derrama
coágulos de canto amortajado.

Un dolor sostenido, inacabado,
como grito de un parto que no clama,
se expande. Todo es fulgurante llama
que me traspasa. Síncope abrazado

alrededor de mi garganta. Fina
polifonía de tormentos mudos,
cruenta tonalidad que en mí se clava.

Hasta la muerte su favor declina,
gimen mis huesos de tu amor desnudos
y mi boca agrietada a Dios ni alaba.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de José García Pérez)

sábado, 17 de marzo de 2012

Chaves, el ausente


Nos encontramos a un tiro de piedra para saber si el PP obtiene mayoría absoluta o si una coalición PSOE e IU será la encargada de gestionar la crisis estructural de Andalucía, porque de si algo estamos seguros es que ni los unos ni los otros van a resolver la ruina secular de Andalucía. Así pues esta última semana de precampaña estamos abocados a escuchar el mayor bulo de promesas que se haya vertido sobre los oídos de nosotros los andaluces.

Hay un hecho que me extraña en demasía, y es la no participación de Manuel Chaves, el que fuese todopoderoso Presidente de la Junta de Andalucía, en la campaña, así como la de su acólito Gaspar Zarrías, el giennense venido a más en la estructura federal del Partido Socialista.

¿Cuál será la causa real por la que Chaves se ha ausentado durante estos quince días de su muy amada Andalucía?

En verdad, a qué puede deberse. Los hay que afirman que como trabuca palabras a la hora de explicarse, lo mejor es estarse calladito. A mí esa razón no me vale, porque después de leer una valla electoral del PSOE en la que se lee: “Elije a Pepe Griñán”, no existe mayor metedura de pata a no ser que el gramático encargado de redactar el slogan sea un forofo de Juan Ramón Jiménez.

Existen otros que achacan la ausencia de Chaves a aquella promesa hecha en su día de convertir a Andalucía en la California española, promesa para hartarse de reír después de que más de un millón de andaluces se pasan no los lunes, sino todos los días de la semana a pleno sol.

Y por último, se encuentran los malvados de siempre que razonan su ausencia por los favores realizados durante su mandato a miembros de su querida familia, a saber, hijos e hijas y algún que otro hermano.

Sea por lo que sea, la realidad es que Manuel Chaves, el superhombre andaluz, nacido en Ceuta, no ha pisado esta tierra de María Santísima durante la campaña.

¿Me pueden facilitar ustedes alguna razón? Lo agradecería de corazón.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

jueves, 15 de marzo de 2012

Dios me creó para niño...


“Dios me creó para niño, y no me dejó siempre niño. ¿Pero por qué dejó que la vida me maltratase y me quitase los juguetes, y me dejase solo en el recreo, estrujando con unas manos tan débiles el delantal azul sucio de lágrimas incesantes? Si yo no podía vivir sino acariciado, ¿por qué echaron fuera a mi cariño? Ah, cada vez que veo en la calle a un niño llorando, un niño exiliado de los otros, me duele más que la tristeza del niño en el horror desprevenido de mi corazón exhausto. Me duelo con toda la estatura de la vida sentida, y son mías las manos que retuercen el borde del delantal, son mías las bocas torcidas por las lágrimas verdaderas, es mía la debilidad, es mía la soledad, y las risas de la vida adulta que pasa me gastan como luces de fósforos frotados en el tejido sensible de mi corazón.”

(Del "Libro del desasosiego" de Fernando Pessoa)

miércoles, 14 de marzo de 2012

¡Júbilo!


Júbilo, sí.
Júbilo de sentir nacer el día
desde el viente sagrado de la noche.
Más júbilo
por caricias que siento
por el agua que besa la tierra de mis padres
por mis dedos que palpan
y mis ojos abiertos.

Júbilo, sí
que los muertos dejan ya de serlo.

Escuchad: suenan cascabeles de alegría:
tin, tin tin,
tin, tin tin.

Júbilo, sí; y
libre como el viento que besa la amapola,
libre para buscar el polen escondido
en los lardines de mi infancia.

Júbilo de aleluyas:
benditos los amantes de la Tierra.
bendita la pureza de los niños
bendito el útero de ti, mujer
sembradora de vida y esperanza.

Alegraos conmigo.
La vida sigue su camino.

www.josegarciaperez.es

Constancia de amor y/o amistad


Me siento dolorido. Dolorido no porque ahora mismo me cueste un cierto dolor físico escribir estas líneas por los treinta y cuatro puntos que adornan parte de mi costado izquierdo y por los dos ganglios que me han extraído y la espera a ver el resultado final. No es por eso, no, ni tampoco porque los lectores de www.diariolatorre.es , si es que tengo lectores, no han escrito ni un comentario sobre la intervención quirúrgica que anunciaba en mi última columna, tampoco es por eso.

Me siento dolorido con mis amigos y compañeros de columnas. Bien porque les importa tres pimientos el asunto o bien por no nos leemos entre nosotros. Quedaría mejor si el silencio embadurnara esta columna, o tal vez quedaría mucho mejor si escribiera muy bien sobre el PP o el PSOE o IU o de política o de Dios o de las obras de caridad; pero soy como soy, y así viviré y moriré. Tendremos que borrar la palabra amistad y poner en su lugar la de compañeros, que tampoco queda mal del todo.

Al cabo de los años, percibo que, además de los vínculos sagrados de la sangre, la amistad está con aquél o aquella que tomas una copa, hablas de fútbol y te ves a diario; se pueden llamar Manolo “el bético”, Pepe “el pollo, Juan “manteca”, Fernando “capitán”, Emilio “el de la peñas”, Paco “el potajero”, Antonio “el del Gran Vía”, Emilio “el de las peñas”, Ignacio “el besucón”, Julio, etc. ; también los amigos y amigas se encuentran con los que compartes mensajes de amistad, o sea, de amor, y esos mensajes dan la vuelta al mundo mediante facebook y quedan prendidos en los corazones de Ana, Magda, Juanjo Ruiz, Basallote, Luciano, "Isabel", Gisela, María St, María Holguera, Reme, Calantonia, Gioconda Feliz, etc.

Y es que el amor o la amistad, por tanto hablar y escribir de él o de ella, pueden convertirse en palabras y conceptos más o menos prostituidos; y es que de la amistad tiene que quedar constancia aunque sea en forma de leve tintineo de llamada telefónica, en una estrofa poética, en un guiño en que el corazón se acelere mediante un pom pom pom o hasta en un juguetón barquito de papel que lleve tu nombre o en una canción que cuelguen en tu muro.

Que nadie se moleste, porque como decía Molière: “No hay cosa más censurable que un amigo que no sea sincero”, aunque esté equivocado, añado yo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 12 de marzo de 2012

Hasta más ver


Recuerdo que la última vez que fui operado de cáncer, al despertarme en la UVI o UCI caí en la cuenta de que había sido intervenido. Se oían por la sala algunos gemido de otros pacientes que compartían conmigo tan confortable sala; a fin de evitar tal coro de lamentaciones, di un grito, apareció una enfermera, me pregunto cómo estaba, le dije que bien pero que, por favor, me trajera una radio. ¿Una radio?, preguntó incrédula, para decir a continuación: ¿y dónde la busco?, pues en mi habitación, le respondí. Llamó a las seis de la mañana a la Pastor, mi compañera, que por cierto se pegó un susto de mucho cuidado al oír el teléfono y el asunto quedó zanjado mientras comencé a escuchar a los inmortales Panchos, toda una delicia.

Cuando a uno le encaloman una anestesia general, duerme el sueño de los justos y pueden ocurrir dos hechos: que uno se despierte, ese fue el mío, o que el sueño sea eterno. Para qué discutir ahora sobre si la eternidad, en caso de que exista, será una gozada o un aburrimiento de mucho cuidado, pero lo que si puedo asegurar es que no existe mejor viaje que dormir a pierna suelta, te arranque lo que arranque el cirujano, y si te despierta, mejor que mejor.

Viene todo esto a cuento porque cuando ustedes, los que sean, lean este corto copo un servidor, por mor de una pequeña mancha hija de puta estará durmiendo el sueño de los justos del que, no lo duden, pienso despertarme y seguir dando la lata, bebiendo güisqui, hablando con mis amigos del Gran Vía, compartiendo mi soledad acompañada, escribiendo poesía, pensando en mis ficus y dunas, adorando de forma exquisita a mis niñas, las tres, y poniéndome al mundo por montera.

Pero si no despertara, que despertaré, pasaré la eternidad entre marismas y juncos, caracolas y silbos de nácar, artes de pescadores y un agradable olor a salitre.

Hasta más ver.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 11 de marzo de 2012

Poema ocasional


POEMA OCASIONAL
José García Pérez

Este lugar y sus canciones
acariciándome con ansias,
este salpicar de los tiempos
donde muérese mi esperanza.
Esta canción que se repite
mirar y ver pasar las páginas
y que sean todas idénticas
todas con iguales palabras.
El aquí, el para qué y el cuándo,
el hoy, y el ayer y el mañana,
y tanto buscar en las cosas
y no saber hallar la calma
o la quimera de creerse
que uno es dios y hombre, y no ser nada.

Abrir y cerrar estos ojos,
rebosar el cántaro de agua
sentir que la muerte nos llega
y que toda el agua se escancia.

Y sé numerosas verdades
(o al menos sabía creerlas),
que la llegada de la muerte
no será nunca una sorpresa.
Ahora sé que nos sorprende
cuando solos con la conciencia
descubrimos en soledad
que nada se ama, aunque se quiera.

Sabía de Dios tantas cosas,
tantas palabras y tan bellas,
que si era justo o si era bueno,
palabras y palabras huecas.
Hoy de Dios ya no sé quizás
nada, pero sé que su estela
aparece cuando alguien ama
y cuando no se ama, se aleja.

(De “Sueltos” de José García Pérez)

sábado, 10 de marzo de 2012

Apático elector


Cuando el resultado de las elecciones andaluzas pende, dice el Centro de Investigaciones Sociológicas, de un diputado arriba o abajo para que el PP obtenga mayoría absoluta o ésta vaya a parar a manos de PSOE e IU, lo lógico sería estar motivado a la hora de ir a depositar mi confianza en uno de esos colectivos.

¿Y saben lo que me ocurre?, pues que me estoy convirtiendo en un apático elector, si es que al final me decido a realizar ese derecho, o deber, por el que tanto luchamos algunos.

Y es que, cualquiera que sea el resultado que se dé, tengo la fatal impresión de que el estado social y económico de Andalucía, sea cual sea el resultado que se dé, no cambiará a mejor o peor.

Están los hechos que, machaconamente, nos dicen una y otra vez que esta tierra nuestra es un cortijo de ellos. Estos, o sea, ellos, son, valga la expresión aunque no agrade, los mismos perros de presa con distintos collares. Van y vienen prometiendo felicidad por todas partes; acuden con el mismo instrumento, la palabra prostituida, a relatarnos los cuentos de las mil y una noches; sabemos, gane quien gane, que las pocas migajas que van quedando serán repartidas entre los suyos y las suyas; me sorprende que la jueza Alaya introduzca en el treno a un tal Guerrero por corrupto el mismo día que se inicia la campaña no sea que se nos escape; me parece un disparate que los preparativos de la huelga general convocada por Cándido y Toxo sirva ya para ir movilizando a lo que se llama izquierda política; y, por desgracia, nada más que veo, exceptuando un par de chimeneas y cuatro mercadonas, que nuestra riqueza depende del esquilmo de la rama de olivo y del palo de golf; seré pesimista, no lo dudo, pero tan sólo observo camareros y turistas, funcionarios y empleados públicos, parados en las plazas de nuestros pueblos y sumisos jornaleros que se conforman con un limosneo que silencia el ruido de tripas.

No existe político o política que sople nuestra conciencia hacia la búsqueda de lo nuevo. Y como no somos revolucionarios, sino simplemente súbditos de brazos cruzados, no nos espera una resurrección en vida, única resurrección que interesa.

Ya les digo, me encuentro apático.
www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 9 de marzo de 2012

La palabra


LA PALABRA


Seas quien seas, pasa
y acomódate en mí.

Yo soy el poeta,
no un hacedor de versos,
sino torcedor de palabras.
Las creo y las destruyo.

Es la palabra, Dios.
La eternidad, su tiempo.
El cielo y el infierno una risa de su llanto.

La palabra es mi aliada.
No la pido, la exijo.
No la busco, me encuentra.
No la llamo, se adentra por mis huesos
a manera de tuétano
que salva o mortifica,
según le dé.

A Dios le dio el milagro del “hágase la luz”
La luz fue la palabra
-la palabra será siempre del poeta,
también la luz-
después llegaron los pronombres, los adjetivos,
el hombre, la mujer y la serpiente,
el deseo y la voz.

Has llegado en la noche
disfrazada de sol,
pero sé de tu sombra.

Eres hija del frío
y del mal y del bien.
No conoces pudor
y desatas tu lengua
cuando sabes que frágil
goza el hombre en tu coito.
Esclavo ya de ti, arrodilla su cuerpo
y exclama que eres carne de su carne.

¡Hágase en mí!, pronuncia el siervo,
y te regalas o vendes,
pero siempre tú vences en la puesta
del astrodiós que habita en el hombre,

(De “Sueltos” de José García Pérez)

jueves, 8 de marzo de 2012

Tras la ventana


TRAS LA VENTANA

Tras la ventana, nada: la gris reja,
la negra mosca, la maceta sola,
el cable de la tele que controla
cada piso, maraña de madeja

entubada por piel de blanca oveja
que a la mente del hombre sano asola,
un rojo bote de la negra cola,
un trozo de uralita gris y vieja,

el trapo azul tendido al aire urbano
llora caricias de fulgor solano.
Una silueta tras la otra ventana,

nada, ritmo de jazz casi apagado,
colillas en la blanca porcelana
y el verso de un poeta desolado.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de José García Pérez)

Cortar por lo sano


Dicen que Rajoy trincará las tijeras y cortará por lo sano las duplicidades de cargos que existen por nuestro territorio. Si es verdad el rumor, tal medida va a costar lo que al Cid Campeador, o sea, un reguero de sangre, sudor y lágrimas de mucho cuidado, al tiempo que otro montón de personas va a quedarse los lunes al sol lampando por un puesto de trabajo.

En cirugía, para que el cuerpo humano aguante un poco más las veleidades de este mundo, no hay nada mejor que cortar por lo sano a fin de que una posible metástasis inunde al organismo. Y se corta por lo sano, aunque duela, para salvar de la ruina total.

De esto se habla mucho y con pasión en las barras de los bares cuando los vapores etílicos se encaraman al lógico discernimiento y la “sinhueso” comienza a largar verdades como templos.

Podríamos hablar y no parar de las Empresas Públicas y sus empleados, esos entes paralelos que los partidos políticos mandones, a saber, PP, PSOE, CiU y PNV, crean en sus feudos municipales y autonómicos junto al sistema funcionarial, sistema criticado y acusado de no trabajar, hecho cierto, porque los enchufados y señalados digitalmente por el dedo poderoso hacen, malamente y siempre al servicio del jefe de turno, lo que es función de aquellos que se ganaron el puesto hincando los codos y demostrando capacidad y mérito, a la luz pública, o sea, mediante la publicidad adecuada. Así, muchos de ellos están arrinconados y con telarañas en los ojos mirando los rincones de sus despachos.

El invento del dedazo, por poner un ejemplo, ha dado lugar a la proliferación de Defensores del Pueblo, esa nueva función dedicada a ser recolectora de la queja ciudadana, informar sobre ella y hacerla llegar a la superioridad para que duerma la paz de la injusticia.

España tiene su Defensor del Pueblo, cada Comunidad Autónoma posee otro Defensor y no hay provincia que no tenga el suyo correspondiente. Corte, señor Rajoy, por lo sano e instaure la Decencia, aunque sea discutido e insultado. La gente de los bares se lo va a agradecer.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

miércoles, 7 de marzo de 2012

Duque de Palma y Palmilla


Había una vez una bella Infanta que se casó con un apolíneo joven de raro apellido. El papá de la Infanta, Rey de una nación en ruina que tenía más de cinco millones de habitantes parados y que muchos de sus súbditos almorzaban gratis en comedores sociales, mientras otros vivían opulentamente, nombró a su yerno Duque de Palma.

Eran felices la Infanta y el Duque, pues ellos vivían pero que muy bien gracias a los diezmos y primicias que los ciudadanos pagaban a los Soberanos, hacían viajes por el extranjero, tenían casa y trajeron al mundo unos hijos preciosos que se educaban en colegios de gran prestigio.

Un día, una bruja llamada Avaricia le susurró al Duque de Palma que, gracias a su título y abolengo, y a su suegro y suegra, podría obtener más riqueza que la que ya poseía. El Duque, acostumbrado a dar saltos en los Juegos Olímpicos, dio un brinco y se vistió de ejecutivo. Creó, junto a otros pitejos sinvergonzones, una asociación sin ánimo de lucro y fue a visitar a unos señores feudales que creían que el dinero público que manejaban era de ellos.

El guapo duque, más hermoso que un sol, fue de isla en isla y de feudo en feudo ofreciendo a los tramposos señores que podría ser manoseado, jugar al pádel con él y tomar juntos una copa de Moët & Chandon con tal de ser ayudado con pequeñas cantidades de cientos de miles de euros por escribir unos papeles bien redactados. Y así fue, como el olímpico Duque llegó a obtener pingües beneficios que hicieron más feliz a la bella Infanta; pero ocurrió que un juez, cuyo nombre prefiero olvidar, se le ocurrió indagar porqué nuestro dinero, que los señores feudales creían suyo, iba a parar, dicen las malas lenguas, a los talegos del Duque.

Málaga, ciudad de ese reino, tiene una barriada marginal y peligrosa, llamada La Palmilla donde viven o malviven gentes de todas las leches; pues bien, reunida su comunidad, el Patriarca de ella, ha nombrado al Duque de Palma, también Duque de la Palmilla, pues sus vecinos son auténticos angelitos comparado con el cónyuge de la Infanta.

Y colorín, colorado, este cuento no ha terminado.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 6 de marzo de 2012

¿Consejería de Cultura en Andalucía?


En Andalucía quedan dos telediarios y poco más para que los espadachines políticos comiencen sus duelos a fin de saber quién se alzará con la victoria final. Lo único que se sabe con certeza es que dicha victoria será contundente por parte de los mosqueteros de Javier Arenas, pero se desconoce si la contundencia será absoluta, o sea, si los espadas de Pepe Griñán quedarán heridos de muerte o si, con la ayuda de Diego Valderas, podrán resucitar y volver a ejercer el puesto de mando en plaza en este vasto territorio que es Andalucía.

Aunque está extendida la teoría del pensamiento único, o sea, que tanto monta y monta tanto Arenas como Griñán, lo cierto es que, guste o no, existen rasgos distintivos en los floretes de ambos maestros del duelo electoral. El principal de ellos es la Cultura, no me refiero a la concepción educativa, sino pura y netamente al hecho cultural y, especialmente, a la distinción de Cultura como servicio público o empresarial.

A causa del carguillo que uno ostenta, Presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, nuestra Junta Directiva, junto con otra Asociación, ha confeccionado una especie de Protocolo Cultural para que sea asumido e incorporado a los programas de los partidos que desean pisar moqueta en el Parlamento de Andalucía, siendo estos los ya nombrados más los mosqueteros de UPyD de Rosa Díez y los del Partido Andalucista de Pilar González.

Hasta hoy, la única formación política que ha sumido dicho protocolo ha sido IU-Los Verdes-Convocatoria por Andalucía que lidera Diego Valderas, el cual ha estampado su rúbrica en el documento, hecho que le honra, mientras el PSOE de Pepe Griñán se debate en el no debate cultural y sus máximos representantes, Paulino Plata y Julio Neira, no saben qué hacer con el papelillo en cuestión.

Del Partido Popular me llegan noticias preocupantes, pues parece que no asume del mencionado Protocolo el punto primero del mismo, a saber, el mantenimiento de la Consejería de Cultura y que, según lo oído, sería subsumida por la de Educación.

El silencio de ambas formaciones mayoritarias es altamente preocupante para el hecho cultural en sí.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No sé tu nombre


No sé tu nombre
ni el tacto de tus manos
ni que se esconde tras tu sueter rojo.
Todo lo ignoro en ti
y sin embargo anoche soñé que te besaba.
¿O no eras tú?
¿Acaso mi locura se alimenta de sueños?

Resucité sintiendo por mis labios
la luz de tu verde mirada
con sabores de nácar de agua mar.

¿Pero cómo buscarte
si no sé tu nombre
ni el tacto de tus manos
ni que se esconde tras tu sueter rojo?

(De “Sueltos” de José García Pérez)

domingo, 4 de marzo de 2012

Una noche con Antonio Gala


Con motivo de haber sido galardonado Antonio Gala con el III Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija” por la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía que me honro en presidir, su Junta Directiva, ataviada como corresponde, emigró a Córdoba el pasado viernes para hacer entrega al escritor de la medalla correspondiente y de la admiración merecida.

Todavía conservo la línea, pues para estos menesteres me encasqueto el traje de padrino en la boda de mi hija, hace ya un montón de años, y que me queda como anillo al dedo; también me coloco para estas ocasiones la Medalla, otorgada por SM el Rey, “Al Mérito Constitucional”, pues sé que cuando la casque, porque la cascaré, me la pondrán y después, lógicamente, antes de ser incinerado me la quitarán.

Así, pues, con dichos atributos, traje y medalla, subí a la mesa presidencial, repleta de políticos en activo, y llegó mi turno de intervención. Tal vez el público, lógicamente, esperaba que yo disertase sobre la obra literaria de Gala, pero no estoy ya para empollarme sobre todo ese conjunto de palabras que puede agradar a algunos y desagradar a otros, así, que pidiendo perdón a más de los quinientos asistentes al acto, quise resaltar tres aspectos humanos del homenajeado que en su momento, momento que todavía persiste, perfilaron mi afecto hacia él.

El primero es aquella serie de trece entrevistas que sostuvo con Jesús Quintero, presente en el acto, y que consiguió que gran parte de los españoles, algunos, tal vez sin haber leído ninguna de sus obras, quedase prendida en el verbo comunicador de Gala.

El segundo, de compromiso político, fue cuando encabezó el Movimiento de “NO a la OTAN”, consiguiendo convencer aunque no venciese, y ejemplarizando al intelectual ramplón en esa tarea, inexistente todavía, de que los intelectuales deben ser la conciencia que agite al pueblo.

El tercero y último fue el grito que hace veinte años pronunció en su amada Córdoba, en el que emulando a Blas Infante, dio un paso más humano que político alzando la voz y diciendo: “Viva Andalucía viva”

Gracias, querido Antonio Gala.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 2 de marzo de 2012

Existencia y vida


NO fui capaz, a secas, sin tapujos.
Tuve miedo de mí, de ti, de todo
y sin embargo te amo.
¿No me crees?
Si me vieras llorar
cuando apago la luz y se enciende tu sombra.
No me crees,
y sin embargo te amo.


NOTA: El autor de esta “Negación” confundió durante años, muchísimos años, “existencia” con “vida”. Un día, atravesando la “existencia” se encontró con la “vida”, y nació de nuevo. Es, por tanto, joven a la “vida” y anciano a la “existencia”.
Cuando solamente “existía”, dedicó sus años a caminar sobre las huellas de los demás; siguió a numerosos hombres; aprendió diversas doctrinas; estudió algunas carreras; consiguió algunas metas y obtuvo algunos premios.
Cuando descubrió la “vida”, empezó a amarse y descubrirse como ser diferenciado; siguió los impulsos de su corazón; aprehendió entre sus manos la belleza del vacío; supo saborear el camino; consiguió ver, por un instante, el ideal de “ser hombre”, y soñó con la armonía.
En la actualidad dedica su tiempo a vivir.

jueves, 1 de marzo de 2012

La manta cubre


LA MANTA CUBRE

La manta cubre la asolada cama.
El libro abierto por el suelo llora.
La zapatilla suelta, el flexo adora
a la sucia colilla que nadie ama.

El brazo de la ducha, azul derrama,
y entre rendijas la persiana aflora
cálices soleados por la aurora
que acarician el cuerpo de la dama.

Cápsulas amarillas del desierto
rocían su garganta estremecida,
y en sus ojos la nada misteriosa

asienta su presente soplo muerto.
Una foto, una carta no leída
y el vuelo de una blanca mariposa.

(De “Sueltos” de José García Pérez)