martes, 31 de enero de 2012

La nueva Reconquista


Vaya usted a saber si es cierto que Don Pelayo, allá por Covadonga, le echó un par a la morería e inició la llamada Reconquista de una España invertebrada y bastante bárbara y piojosa; en caso de que tal hecho fuese cierto, un servidor de ustedes le llamaría, mirando a Córdoba y Granada especialmente, el inicio de la Conquista de unos paraísos donde el personal, además de leer y ser foco de cultura para toda Europa, se bañaba a diario y expurgaba sus cabellos de los malditos parásitos que siguen, a principio de curso, invadiendo las cabelleras más limpias de nuestros niños y niñas, ea, siguiendo los pasos de Ana Pastor que le den por ahí a la maldita @.

Con esta sencilla descripción de una parte de la historia de España, Álvarez Cascos, presidente del Principado de Asturias, ha convocado elecciones para el mismo día que Griñán levanta su hacha de guerra a fin de que las depredadoras gaviotas que se alimentan de carroñas no se apoderen de Andalucía. Era una lucha a muerte entre el capullo y el ave, también puedo decir la ave, que más bellamente vuela y más torpemente anda; cuando he aquí que Cascos, cabreado al sumo porque le han tumbado los Presupuestos ha dicho: “de mí no se ríe nadie”.

Este hombre, curtido en mil combates y con cara de boxeador noqueado, quiere demostrar que la ruina económica es un cuento chino que se han inventado los Mercados, ay los Mercados, y le importa un bledo que su pundonor pueda costar un huevo y la mitad del otro a los españoles, y lo mismo puede decirse de los ovarios de las españolas.

Creo que era ayer o antier cuando comentaba el surrealismo de esta nación nuestra y que hoy, con la decisión del ex secretario del Partido Popular, llega al cenit de la idiotez. Que hable, hombre, que hable este buen señor con PSOE o PP, que negocie o que ceda algo, pero que no se chulee de los más de cinco millones de parados.

Y además, hasta puede ganar haciendo de su capa un sayo y colocando encima de la mesa sus atributos, que no dudo los tenga porque los ha demostrado una y otra vez, y no sé si otra más.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 30 de enero de 2012

Poetas y POETAS




Están los poetas “cobijados”, y los POETAS. Los “cobijados” emergen a la sombra de un vate de experiencia. Se descubren por el tufo que desprenden en el sobeo de dar o estrechar la mano; la dejan tonta y parece un tejeringo pegajoso. Los POETAS, son.
Están los poetas de “circunstancias”, y los POETAS. Los de “circunstancias” llegan a la poesía a través de un acontecimiento que ha venido a perturbar su vida y razón. Se sienten obligados a comunicar su alegría, tragedia o descubrimiento. No son malas personas, sino iluminados del momento. Los POETAS son el acontecimiento.
Están los poetas de “Facultad”, y los POETAS. Los de “Facultad” piensan que por saber, leer y beber en los clásicos están facultados para ser poetas. De ven en cuando sueltan una chorrada culturista y creen haber descubierto una galaxia poética. Los POETAS captan lo profundo y sencillo de la vida.
Están los poetas de la “experiencia”, y los POETAS. Los de la “experiencia” cuentan siempre el mismo rollo en ritmo endecasilábico. Leyendo a uno, se han leído todos. Son jóvenes, pero no tanto como ellos creen. Los POETAS no tienen edad.
Están los poetas “oficiales”, y los POETAS. El “oficial” es el llamado a filas en cualquier evento institucional de la provincia. Lo mismo te azota con el pregón de la feria del libro que con el prólogo de un catálogo de pintura. Dan de comer a una pléyade de esmirriados poetillas con las migajas de hacer de jurado o dar recitales en poblaciones inferiores a diez mil habitantes. Los POETAS, mientras tanto, crean.
Están los poetas de “editoriales” y los POETAS. Los de “editoriales” conforman un reguero de babilla pelotillera por los entresijos de la comercialización del libro. Sueñan con la inmortalización de su obra en un libro de pasta dura. Los POETAS no duermen.
En el dial del otoño, cuando la sintonía se encarama en la red de la duda, se abre paso, sin empujones, la figura del POETA. Su sombra es una más en la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia. Juega a volar con las hojas que aúllan por el Paseo de los Curas. La sombra del POETA maúlla por la calle Ancha del Carmen. Ya nadie se acuerda de aquel asesinato político de la poesía; el POETA, sí.
El POETA está llamado a ser dios. Tan sólo en el POETA descansa la esperanza del mundo.

(Del libro “El husmeador” de José García Pérez)

domingo, 29 de enero de 2012

Una España tal vez surrealista


Desde que leí ayer que en los mercados de Málaga está prohibido pregonar la frescura de boquerones, gambas, jurelitos y demás pescaítos, bajo pena de 300 euros, norma establecida por el Ayuntamiento de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, tengo la sensación de vivir un tiempo que, por lánguido y demasiado exquisito, ya no me importa un pimiento, perdón, pues creo que melocotones, ciruelas y naranjas tampoco puede ser pregonadas por los dueños de los puestos.

Desde que me he enterado que mi paisano Jorge Hernández, nuevo sub-delegado del Gobierno central, antiguo gobernador civil pero con menos competencias, “perdió los papeles”, y no ya por perder los papeles preparados para su discurso oficial, que también, sino porque prometió realizar el plan integral de Málaga y su florida costa, cantinela que vengo escuchando hace medio siglo, sé que “vivo sin vivir en mí” y que los muchos o pocos años que me queden, servirán para seguir escuchando chorradas de todo tipo.

Cuando he sabido que Felipe González, aquel socialista que comenzó a evaporarse como tal al cobrar un pastón por conferencias y andar más entre ricos que entre pobres, apoya al autodenominado izquierdista Rubalcaba en su carrera por ostentar el cargo de Secretario General del PSOE, y que De la Vega, la ex vicepresidenta del maltrecho gobierno del que anunciaba que La Tierra es del viento, sin tener en cuenta a los anónimos mercados, acompaña a Chacón en su particular pugilato por hacerse con las riendas del mermado pelotón socialista, caigo en la cuenta que “mi reino no es de este mundo”.

Al saber que miles de ciudadanos y ciudadanas se han echado a la calle para pedir justicia para el juez Garzón, cuando precisamente es la Justicia la que está en ello por posible cohecho y prevaricación, guste o no, del que fuese político de primera y juez de segunda, pienso que es hora de retirarme a alguna pequeña localidad, que bien pudiera ser Cartajima, donde honrar con café de pucherete a mi inolvidable amigo Juan.

Amén

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

sábado, 28 de enero de 2012

El Torcal


Plegaste al Sur tu vientre,
oh Tethys, diosa del océano,
y floreciste mar de piedras
con pezones de líquenes y musgos.
Tu nuevo pubis,
hiedra del Agrosol,
verdea solitario, madreselvas
te envuelven con perfiles de Torcal.
Nácar del Lloradero,
cañada del Madroño
silencios de calizas y quejigos
copulan en ti sombras del pasado.

(De “Sueltos” de José García Pérez)

viernes, 27 de enero de 2012

La huida de Antequera


“¿Por qué?”, repite Mou una y otra vez. “Por qué”, me preguntaba una y otra vez, por qué estoy en Antequera el mismo día que cumplía años Mou y un servidor de ustedes; antes ya lo habían hecho Mozart y Paul Newman. Ante esta pregunta insistente, uno de los organizadores del evento del encuentro de escritores andaluces en Antequera, me contestó: “joder Pepe, porque te hemos invitado.”

Mi alma quedó tranquila. Y en esto una de las escritoras que andaba por el ***** estrellas, me comentó que Paulino Plata, consejero de la cosa culta, en el acto de inauguración, al que llegué tarde, había hecho mención a un artículo en prensa en el que se afirmaba, refiriéndose al encuentro, “… no son todos los que están…”. Me alegré tela marinera porque yo fui el autor de aquella ironía, y pensé: anda tío, pues nos leen. Sin embargo, el señor Plata, me saludó atentamente y yo le correspondí como se merece, que no cuestión baladí que lleve más 30 años sin bajarse de un coche oficial.

Además de buenas perdigonadas, dimos cuenta de un plato de “porra antequerana” que estaba de rechupete. Tras ingerir tan suculento manjar, comencé a cuestionarme “para qué” estoy yo aquí. Lo pregunté a izquierda y derecha, y nadie daba con la respuesta acertada hasta que alguien, no recuerdo en nombre, me comentó: “tú estas en la ponencia sobre derechos de autor y la era digital”, a lo que contesté: “para qué”, pues para debatir, hombre de Dios, y marché al lugar señalado donde comenté y comentamos sobre eso y lo otro. Y poco más. Se me ocurrió preguntar a dónde iban a parar las conclusiones, y me contestaron que a la Fundación Aljabibe que preside Rafael Escuredo y a la Federación de Ateneos Andaluces que dirige Luciano González, que no es, dejemos las cosas claras, mi buen amigo Luciano González que anda por Facebook y jugándose el tipo por construir una Andalucía más digna.

Cenamos bien y entre cuatro amigos solicitamos un buen cava. No diré “el cómo” lo conseguimos, pero fue de p.m. A continuación nos tenían preparada una sesión de flamenco, pero el cuarteto decidió deambular por las calles de Antequera para tomarnos la penúltima; la última no recuerdo dónde cayó.

Esta mañana se iniciaba otra sesión de pensamiento. A mí me habían integrado en una llamada “Poetas andaluces hoy” que la coordinaba Luis García Montero, pero como a mi amigo Juan el de Cartajima nunca le gustó Luis, tomé las de Villadiego y huí hasta esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

Si repasan lo leído, hecho que no harán, verán que di respuesta a las tres cuestiones que toda persona debe hacerse, a saber, “por qué”, “para qué” y “cómo”. Y es que este artículo es de gran profundidad, ya que el gran Mou se quedó en el “por qué”.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

jueves, 26 de enero de 2012

Los duendes se han instalado


Noche rosa de azahares
con aroma de guitarra,
noche suelta de la pena,
soleares desgarradas.
Compases de ritmo lento,
en el aire una garganta
llora, una copa de vino
desde los cielos se escancia
y del embrujo sin nombre,
como del fuego la llama,
tus ojos negros me miran
mientras canta una gitana.
Los duendes se han instalado
entre tus ojos y mi alma.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de José García Pérez)

martes, 24 de enero de 2012

El juez Garzón y la Ley de Amnistía de 1977


Se está hablando en demasía sobre el juicio que se realiza al juez Baltasar Garzón porque en su día iniciara un sumario contra los crímenes del franquismo. Existen posturas encontradas sobre el mismo en el interior de España y fuera de ella; las redes sociales están que echan humo; y ya ha recibido un servidor, en contestación a diferentes comentarios, alguna que otra respuesta más o menos no aceptable.

La llamada Legislatura Constituyente, de la que me honro en pertenecer, tuvo, sin duda alguna, momentos de luz y sombra; para algunos hasta la propia Constitución, en su conjunto, tuvo más de lo segundo. Pero creo que no es discutible que a los hombres y mujeres que la conformamos nos unía el afán de superar la confrontación que la Guerra Civil, y sus graves secuelas, había instalado en España.

Tal vez fue por eso que la primera Ley aprobada por aquel Congreso formado tras las elecciones del 15 de junio de 1977 fuese la Ley de Amnistía. Creo que si alguien me preguntase cual fue el momento más importante para mí en aquellos años de “prehistoria” política, afirmaría con contundencia que la aprobación de aquella Ley, desde luego que bastante más que la elaboración de la propia Constitución.

Al igual que la Legislatura mencionada, el juez Garzón también ha tenido momentos de luces y sombras, y entre estás últimas creo que política y jurídicamente la mayor de ellas fue la de abrir un sumario para juzgar los crímenes del franquismo, que ciertamente los hubo, pero que la citada Ley los amnistió. Dura ley, sin duda, pero humana como ninguna pues unos y otros, derecha e izquierda, UCD, PSOE, PCE y otros, dejaron a un lado gran parte de la bilis acumulada e hicieron y aprobaron una norma legal que restaurara el odio acumulado durante decenios.

Para terminar, tan sólo subrayar que en el apartado a) del artículo segundo, se lee: “En todo caso están comprendidos en la amnistía los delitos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidos con ocasión o motivo de ello, tipificados en el Código de Justicia Militar”

El juez Garzón, sea cual sea, el veredicto del juicio en que está envuelto, jamás debió saltarse a la torera la Ley de Amnistía emanada del pueblo, aunque ahora una parte mínima de ese pueblo abjure del comportamiento de aquellos diputados y diputadas constituyentes.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 23 de enero de 2012

80 escritores andaluces en el "Antequera Golf"


Aproximadamente unos ochenta escritores, diez arriba o diez abajo, se van (nos vamos) a reunir en Antequera para debatir sobre narrativa y lírica, novela y poesía, sin tener muy claro para qué y, lo más importante, por qué. De momento vamos a comer lo que nos echen y a beber según nuestras posibilidades en el Hotel Antequera Golf que, por cierto, no es moco de pavo. Da la puñetera casualidad que serán los días 26 y 27 de enero, o sea, pasado mañana y el otro, justamente los días de mi cumpleaños porque yo, como buen Acuario, nací, según decía mi madre, a las doce de la noche del 26 o a las cero horas del 27.

José Manuel Caballero Bonald, hombre laureado política y literariamente, dará el pistoletazo de salida para que las diferentes tribus se vayan agolpando según afinidades y contubernios y yo, como no pertenezco a ninguna, me acodaré en la primera barra del Golf y me soplaré algo en condiciones.

Entre los asistentes destacan escritores como Felipe Benítez Reyes, Pablo Aranda, Rafael Escudero, Luis García Montero o Joaquín Pérez Azaustre, entre otros, dice la Agencia EFE; ese “entre otros” es muy socorrido porque cabemos todos en el saco de la intelectualidad andaluza, pero yo no puedo dejar de nombrar a Francisco Morales Lomas que es el mejor crítico literario a nivel nacional, una gran dramaturgo, un espléndido ensayista y muy buen poeta y novelista; así como tampoco a José Sarria, el santo poeta de los salmos, el auténtico número uno en literatura hispanista escrita por marroquíes, tunecinos y saharauis. Y no me nombro por vergüenza torera y porque, hace tiempo, mi amigo Juan el de Cartajima me aconsejó que huyera del autobombo.

“No son todos los que están ni están todos los que son”, pero bueno, a la Fundación Aljabibe que preside Rafael Escudero y a la Federación de Ateneos andaluces, que cuentan con la colaboración del CAL y del Ministerio de Educación y Ciencia, que la verdad sea dicha, por aquello de “Viva Andalucía Libre” no sé que pinta metido por los campos de Antequera el muy bobo, les ha dado por montar el tinglado.

Por otro lado, el acto principal de la clausura será un homenaje a Antonio Gala, aunque el próximo día 2 de marzo la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, que me honro en presidir, le otorgará en Córdoba el Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija”.

En fin, asistiré, pero todo esto me huele raro. Ah, y si no lo digo, reviento. Tal vez después de este escrito, me den de lado.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 22 de enero de 2012

Rubalcaba, Chacón y Andalucía


A no ser que aparezca una nueva alternativa en los pocos días que quedan para la celebración del Congreso Federal del PSOE que se celebrará en Sevilla, nadie, en este instante, podría asegurar si la Secretaría General de los socialistas recaerá sobre el ex vicepresidente de Zapatero, Rubalcaba, o en su ex ministra de Defensa, Chacón.

Es mucho lo que se juega el PSOE en dicho Congreso, pero es bastante más la pelea de las próximas autonómicas por mantener a Griñán como Presidente de la Junta de Andalucía, último territorio que le falta a la gaviota del PP por sobrevolar victoriosa.

Y el asunto, pase lo que pase, lo tiene feo el actual Presidente. Verán ustedes, es lógico que desde todos los rincones de España aterricen los delegados socialistas a Andalucía para decir: “ea, aquí estamos con vosotros los andaluces”, queda bien, pero es un poco infantil que los propios del lugar se traguen que catalanes, valencianos, vascos y el resto, lleguen hasta “la ciudad que se basta a si misma”, Sevilla, para elegir a uno o una de los que compartieron responsabilidad en la desastrosa gestión de la actual crisis económica y que, por empatía, son corresponsables del más de un millón de parados que existen en la tierra de María Santísima.

Si a ello se le une que Rubalcaba fue diputado por Cádiz en la pasada legislatura y que, aunque “bajó” de vez en cuando por la bahía gaditana, ha dejado a los amantes del más chispeante carnaval del mundo con la mayor tasa de parados que se conoce en “La tacita de plata”; y para colmo, pero bueno esa es la responsabilidad del PSOE, muchos delegados y delegadas ven con buenos ojos que Carme, hoy ya “Carmen de España”, lidere el partido, la cosa se le va a poner muy difícil a Pepe Griñán para mantener el tipo.

Estimo que sea cual sea el resultado, se lo van a poner a huevo al hasta ahora eterno derrotado de Andalucía, estoy refiriéndome a Javier Arenas, y que tan sólo la posibilidad de que emerja una nueva candidatura socialista, limpia de polvo y pasado, podría suponer un hálito de esperanza para la recuperación de un partido que, hoy por hoy, está destrozado.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

sábado, 21 de enero de 2012

El vuelo de la lechuza (y II)


Pude encender la luz, pero prendí la mecha de un quinqué de aceite y una serie de sombras que se movía, según izara más o menos la torcida, se apoderaron lúdicamente de los encalados muros.
El juego de claros y oscuros se convirtió en un generador de recuerdos y me vi sumergido en tiempos de maestro de niños marroquíes por kabilas de Benibuifrur, una especie de milagro ya olvidado.
En el centro de la sala, un baúl descansaba sobre una almofalla azul turquesa. Corrí el cerrojo y un aroma a Juan el de Cartajima, sabiduría e intimidad, impregnó el ambiente. Aproximé el quinqué, y en el interior del viejo arcón se encontraban dos cofres. En uno de ellos, el de la izquierda, un pequeño cartelito en el que se leía: “Apuntes”; en el otro: “Libros para releer”
Pensé que era un sacrilegio introducir mis limpias manos, por demasiado limpias, en los cofres, pero me dejé vencer por la curiosidad. Un montón de libros y una relación de nombres era el contenido del segundo cofre. En el primero, el de “Apuntes”, una serie de carpetas con distintos títulos: “De poetas”, “De poesía”, “De la vida”, “Del silencio de Dos”, “Sobre crítica literaria”, etc.
He pensado ir dando a conocer, semanalmente, algunos de sus documentos inéditos -algo parecido a resucitarlos- e intercalar de vez en cuando sus apuntes con la realidad actual de la vida, la poesía y lo que sea.
Me senté en su amada mecedora y comencé a leer. Un ruido revoloteó en el interior. Sonreí. Era la lechuza alborozada.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 20 de enero de 2012

Lo de Juan Martín Serón


No recuerdo la fecha en la que el actual alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, fue detenido y esposado en Marbella a la salida de un Congreso del hoy todopoderoso Partido Popular; tampoco llega mi memoria a saber cuántos fueron los imputados por el caso que estalló porque un tal El Perola denunció presuntos delitos urbanísticos en la villa aludida. Sí recuerdo que el señor Serón vio invadida su casa por agentes no sé si judiciales o policíacos, o ambos a la vez, buscando y rebuscando pasta y papeles, y que se encontraron un buen montón de euros en efectivo que yo, desde luego, no poseo, pero que si los tuviera o tuviese estarían a buen recaudo en cualquier entidad bancaria, aunque hoy, dada la ruina y lo que se avecina, no me atrevería a asegurar que los guardase en una cuenta corriente.

Sí que recuerdo, porque ha sido cuestión de un puñadillo de días, que los magistrados encargados de juzgar a los “troyanos” han absuelto a todos ellos, menos al alcalde en cuestión y a Gregorio Guerra, concejal de urbanismo, concejalía que se guerrea por ella mucho más que por la de Cultura: ¿por qué será?

Serón y Guerra han sido condenados a pagar sendas multas de 200.000 euros, perraje que yo, por profesión y vergüenza, no poseo y que no sé lo que me pasaría si alguna vez, Dios no lo quiera, me viera en una situación como los dos mandamases de Alhaurín.

Además de la sustanciosa multa, a Martín Serón le ha inhabilitado la Justicia a seguir siendo alcalde durante un año y, sin embargo, el pueblo lo ha votado una y otra vez con mayoría absoluta, claro es que esto también ocurría, salvando las distancias, con Jesús Gil y lo que colea por esas Comunidades Autónomas de EREs, aeropuertos, trajes, AVEs, gasolineras gallegas, cocaína, etc.

Como aquí todo es recurrible, Martín Serón va a recurrir la sentencia por honor, ay el honor, esa vitola que un día me la quito y otra me la pongo según circunstancias, y no me refiero a don Juan o al yerno de SM el Rey, sino a todo bicho viviente.

De todo este tinglado que me coge a un par de decenas de kilómetros, lo que ha hecho que se me indigeste el pitufo de atún con tomate que estaba desayunando hoy, son las declaraciones del señor Alcalde condenado, cuando ha advertido al pueblo español: “tengan mucho cuidado con lo que hablan por teléfono, tengan mucho cuidado con la Policía, con la Fiscalía, con el PSOE y con las sentencias judiciales porque cualquier conversación coloquial podrá ser utilizada en su contra”, o sea, nos ha aconsejado que en boca cerrada no entran moscas.

Esta declaración me ha acojonado -si fuese mujer no sabría definir mi estado de ánimo con tanta desfachatez- y ha sido así porque yo hablo por teléfono, a la “poli” de vez en cuando la critico, tengo amigos en el PSOE con los que discuto y fiscales, la verdad sea dicha, conozco a pocos. Lo malo o lo bueno que da a entender el sentenciado es que nos encontramos en un Estado Dictatorial y nos avisa de ello.

Me pregunto, ¿volverá a pasar lo mismo cuando el PP tenga todo el poder absoluto e incorpore Andalucía al posible totalitarismo que denuncia el señor Martín Serón?

Usted recurra, debe hacerlo, y si la Justicia le da la razón, sea feliz; pero por favor no nos amargue la existencia, mire que yo digo y escribo lo que me parece y nunca me ha pasado nada. Pero que quede claro, lo único que hago es hablar y escribir, y esto último es muy delicado: más de lo que si imagina el señor Martín Serón.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

El vuelo de la lechuza (I)


Ya saben, murió Juan el de Cartajima, y una lechuza, al uso de las clásicas sobre Palas Atenea, posó su vuelo sobre la sencilla tumba del pequeño cementerio donde reposan sus restos. Ha despertado mi curiosidad las veces que Alfredo, el cartero, me ha comunicado que todos los atardeceres la lechuza sobrevuela el camposanto y desciende por entre las cárcavas, y es por ello que he decidido pasar los fines de semana, mientras pueda, en su hogar, mi casa.

Tengo la sensación, al igual que la lechuza, que la sabiduría está instalada por estos riscos. Y no es que necesariamente esté en su fosa, aunque la lechuza se empeñe en que sí, sino en todo lo que significaba su abandono de la colmena humana, y su retiro al encuentro y abrazo de la ansiada soledad compartida con unos pocos.

Juan había dejado la puerta encajada, y es que en lugares como Cartajima no son necesarias puertas blindadas. Con mimo penetré la penumbra del templo sagrado de Juan. Leí un mural, contraportada de “El canto del pájaro” de Anthony de Mello: “…les dijo el Maestro: Dios es el Desconocido y el Incognoscible. Cualquier afirmación acerca de Él, cualquier respuesta a vuestras preguntas, no será más que una distorsión de la Verdad”. Los discípulos quedaron perplejos: “Entonces, ¿por qué hablas de Él?”. “¿Y por qué canta el pájaro? -respondió el Maestro-, el pájaro no canta porque tenga una afirmación que hacer, canta porque tiene un canto que expresar.”

A continuación, Juan había escrito: “Igual que la Poesía, igual que el poeta.”

martes, 17 de enero de 2012

Paseando por Larios


Leída parte de la prensa diaria, y desechada la idea de castigar a mis posibles lectores con barrabasadas políticas y económicas, opté por lanzar mis pasos a calle Larios a la búsqueda de la noticia oral, la que se transmite mediante el “boca a boca” y marca el pulso de la Málaga real.

Larios tiene dos tiempos especiales: el primero lo sitúo a las doce del mediodía, hora de café para viciosos, entre los que me incluyo; el segundo brota en el tránsito de la luz a la noche, es el momento de la cerveza que nos puede conducir al encuentro de una noche maravillosa cuando ya no existe la obligatoriedad de tener que zambullirse al día siguiente en la tediosa pachorra de un horario esclavizante.

Posee Larios el sabor de ciudad abierta al mar, cosmopolita, generosa y prudentemente pícara. Con manifiesta naturalidad te endosan igual un rolex de falsificación que un disco de un cantaor de la Trinidad; un tallito de romero que un décimo de lotería que te meten por los ojos, queda clavado en tus retinas y no tienes más remedio que comprarlo y acoquinar la propina correspondiente.

Si te encaminas hacia la Acera de la Marina, como los ríos van a la mar, te sientes más europeo sin necesidad de que te lo repitan una y otra vez. Si lo haces al revés, quiero decir, si paseas hacia la Plaza de la Constitución te vas convirtiendo a Málaga, y por la terraza del Central te encuentras con algo tuyo, menos aparatoso, más recatado, la mirada es muy nuestra y sus ojos son más negros intensos y comunicativos que los de Bruselas.

Es calle Larios un susurro de normalidad creciente, un asfalto regado por el acogimiento de una ciudad que se sabe señora. Hay que recorrerla a paso lento y recreándose en sus edificios, terrazas y gentes.

Esta ciudad no está crispada, aunque no esté acabada.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 16 de enero de 2012

Andalucía, la decisión (V): Manuel Fraga


La noticia de la muerte de Manuel Fraga me obliga a hacer un pequeño receso en esta visión que intento desarrollar sobre la historia contemporánea de Andalucía, pues como político que estuvo presente en todos los frentes, nuestra tierra también formó parte de su ajetreada vida política.

Digamos, a modo de resumen, que Fraga ha sido todo en política, todo menos Presidente del Gobierno de España con Franco o con el pueblo. Fue nº 1 en todas las oposiciones en las que se presentó, autor de numerosos libros, Ministro de Turismo con el de la “Gracia de Dios” y de Gobernación con el “Borbón” que juró los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional. Como “turista supremo” pronunció aquello de “España es diferente” y acertó, y cuando jefe de los “grises” dijo lo de “la calle es mía” y ¡bingo!; durante el ejercicio de ese ministerio, allá por 1976, tuvieron lugar los trágicos sucesos de Vitoria donde cinco trabajadores fueron asesinados por la policía; se bañó en Palomares, en 1966, con motivo de haber caído, dicen, material radioactivo, y su foto en bañador dio la vuelta al mundo; encandilada Ava Gadner con su porte, don Manuel se negó a tomar una copa con ella: allá él; presentó a Santiago Carrillo en el Club Siglo XXI y éste, Santiago, a pesar del tabaco, le ha sobrevivido; a Adolfo Suárez lo consideraba un pardillo en política; aprobó la Ley de Prensa en tiempos de Franco, aunque secuestró el ABC y cerró y voló el Diario Madrid en 1968; ha poseído más de treinta condecoraciones entre cruces, medallas y órdenes, pero no se le conoce haber echado una canita al aire; nunca se arrepintió de la ejecución del comunista Julián Grimau; fue uno de los padres de la Constitución Española; ha sido diputado y senador; en una especie de exilio, buen exilio, fue embajador de España en Inglaterra; y desde la muerte de Franco fundó los partidos Reforma Democrática, Alianza Popular y Partido Popular.

Como diputado constituyente estuvo en contra del término “nacionalidad”, y sus nietos andaluces del hoy PP, allá por el 80 de AP, pidieron votar NO en el referéndum para que Andalucía accediera a la autonomía a través del artº 151 de la Constitución.

Llegado el momento abjuró de sus principios españolistas y se hizo más galleguista que Castelao, llegando a ser Presidente de la Xunta; más o menos lo que le puede ocurrir al converso Arenas en Andalucía.

Cuando se desinfló UCD se infló el PP.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 15 de enero de 2012

El mercader de perlas


De todas las parábolas -esa forma de enseñar al pueblo con sencillos cuentos extraídos de la vida común- contenidas en el libro que parece narrar los dichos y hechos de Jesús de Nazaret, hay una de gran contenido plural, o sea, aplicable a otras vivencias más allá de la estrictamente religiosa.

La parábola en cuestión es la pequeña historia del mercader de perlas, el agente comercial ocupado en la compra y venta de las mismas que, un día cualquiera, se encuentra con “LA” (artículo determinado) perla, y contento y entusiasmado vende todas las que tenía para adquirir la del encuentro, la del hallazgo. El carpintero judío compara esa (“LA”) perla con el Reino, Reinado de Dios quizás sea más teológico.

En el campo del amor este ejemplo es fácilmente comprendido por los que aman, una muy rara especie en peligro de extinción. A veces, los hombres y mujeres andan entretenidos en la búsqueda del otro/a. Van encontrando en su camino la diversidad cultivada, o sea, un collar de perlas igual para él o ella. Un día, porque sí, no hay más explicación en estos menesteres, se encuentra con “EL” otro/a que no forma parte del collarín, porque es únic@ para el hombre o mujer, y todo se hace fiesta en el amor.

En otros campos, por ejemplo la poesía, nos entregan poemas-fotocopias de un mismo original con el tipo de letra ligeramente cambiado. Pasan de largo como una especie de silbo sin roce de hojas, de vida. En ese recorrido diario por la lectura poética, un día un poema abre la intimidad de la puerta de la conmoción y nos interpela personalmente. Se produce el milagro, porque lo que hemos encontrado es LA perla poética, la poesía no clónica, la no fotocopiada y, sin caer en la cuenta, el resto nos parece el producto de una fábrica de churros.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

sábado, 14 de enero de 2012

Andalucía, la decisión (IV)


En la madrugada del 2 de marzo de 1979, los miembros de UCD de Málaga que computábamos los primeros datos de las Elecciones Generales no dudábamos de la pérdida de un diputado. Horas más tarde, y con los votos de la Serranía de Ronda, se conseguía el tercer diputado, o sea, ni segunda acta. Mientras, el PSOE malagueño perdía un escaño que era recogido por el PSA-PA en la persona de Miguel Angel Arredonda.

A nivel nacional se había registrado una cierta conmoción ante la inesperada ascensión del Partido Andaluz que lograba colocar por primera vez en la historia cinco diputados de estricta obediencia andaluza.

Los comunistas malagueños, una de las principales agrupaciones de España, analizaban, con serena perplejidad, cómo el PSA-PA les había superado en votos en la capital malagueña.

La razón de aquel “milagro” había que buscarla en el encuentro del pueblo andaluz con el Andalucismo Histórico; y ello es: ver la tierra donde uno vive con peculiaridades distintas a otros pueblos de España, empezar a sentir los efectos de una política discriminatoria, intentar comprender y aprehender el mundo de los jornaleros andaluces; y todo ello a pesar de que Martín Villa hubiese considerado este nacionalismo como ocasional.

Cabe hacerse una pregunta esencial que es merecedora de una respuesta sincera: ¿qué ha hecho o qué hizo el Andalucismo con aquel tesoro de confianza que el pueblo depositó en sus manos?

En primer lugar hay que asumir que los dirigentes andalucistas, no me considero tal, se dedicaron a mantener una guerras cainitas propias de un colectivo pequeño y de un desconocimiento total de la utopía de Blas Infante; en segundo lugar, el PSOE vio en el PSA el enemigo a derribar y de ello se encargó Alfonso Guerra; y en tercer lugar, el resurgir del nacionalismo andaluz que introdujo dos diputados autonómicos en el Parlamento de Cataluña con los votos de los emigrantes andaluces se convirtió en un grave problema de Estado.

Y entre todos acabaron con ese colectivo que los andaluces dicen añorar, aunque me consta que es pura mentira.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 13 de enero de 2012

Así era mi amigo Juan "el de Cartajima"


Ha pasado casi todo el tiempo posible y no he encontrado un consejero como mi amigo Juan el de Cartajima.
Mi amigo Juan fue hombre de mundo. Vivió con entusiasmo todas las experiencias que le salieron al paso y que nunca rehuyó. Fue maestro de escuela en la kabila de Beni-Buifrur, allí donde las minas de Uixan, Afra y Setolázar convierten las faldas del Rif en grises escarpadas donde nada florece. Convivió en las escuelas unitarias del Cerro Blanco con los marginados de un pueblo cuyos habitantes se llaman nazarenos.
Creyó durante un tiempo que Dios le hablaba y que él hablaba con el Misterio. Llevó un mensaje de amor, solidaridad y libertad desde Almería a La Coruña. Creó Asociaciones no Gubernamentales que impregnaron de un cierto desasosiego los sueños de los dormidos políticos por las barriadas de El Bulto, Estación del Perro y Cruz Verde.
Durante siete años, asumió por segunda vez la locura, la primera fue la de Dios, y marchó a Madrid donde llegó a masticar pólvora. Su utopía comenzó a diluirse y sus pensamientos a no ser suyos, sino de eso que llaman “partido” político. Tuvo un momento de clarividencia e inició su retirada del mundo farisaico y se acercó al de la normalidad.
Despojado de vestiduras, políticas y laborales, quedó desnudo. El frío de la soledad y de la nada conmovió su ser y vio una roja gaviota, era blanca y volaba como todas. La siguió, voló con ella y vivió la locura.
Mi amigo Juan el de Cartajima siempre tuvo a su lado una fiel compañera, una mujer con sabiduría para amasar, junto al pan, aquellas cosillas que decían nuestros abuelos: si quieres ser bueno, practica el bien; si deseas ser justo, vive la justicia; si quieres ser honrado, honra a tu padre, madre y quien tú elegiste por compañera.
Un día, mi amigo Juan, pensó en escribir hechos que había vivido y que sólo el sabe, y comenzó a recopilar en cuadernos cuadriculados todos sus momentos de locura. Sentado en una butaca, llamó a su compañera, y le fue leyendo y explicando sus “locuras”. Ella, mientras escuchaba, hacía croché con un ganchillo heredado de su madre.
Terminada la lectura, le dijo a Juana: “Ahora me gustaría escribir sobre el tomillo y el pinsapo, los abedules y el río, del pan amasado en casa, del escarabajo que a nadie gusta, del aullido del lobo y de la compañía de un perro, del despertar de la flor, de la tierra mojada… pero mira, aquí ni puedo ni sé, ¿qué te parece si buscamos un lugar donde abramos la ventana y las ramas de un alcornoque nos den los buenos días?”
Juana, mientras seguía con el ganchillo, dijo: -sí. Compró una casita en Cartajima y allí murió; pero me dejó un legado que pienso transmitiros.

(Del libro “El husmeador” de José García Pérez)

jueves, 12 de enero de 2012

Andalucía, la decisión (III)


No sé si sabrán que “Andalucía, la decisión”, es un libro que escribí para mí con motivo del XXV Aniversario de la Constitución Española, y que no tiene más motivación que recordarme que en un momento dado aposté por poner al servicio de Andalucía toda mi ilusión política; y ello, como así ocurrió, sabiendo que tal decisión me iba a traer más de un problema político, social y familiar. Por aquel entonces, hace ya tanto tiempo, la utopía era una forma sana de vivir y soñar, existía una especie de encantamiento de la política y la corrupción no había sentado sus reales en la democracia.

La primera Legislatura -la llamada Constituyente- cerró sus puertas y en las filas de la UCD malagueña, tras la traca relatada en los dos “copos” anteriores se había abierto una falla entre sus dirigentes provinciales.

Hoy deseo hacer un paréntesis en este relato que estoy intentando despertar, ante la noticia de que las elecciones andaluzas se celebrarán el próximo 25 de marzo, según ha confirmado el actual Presidente de la Junta de Andalucía. Dicha fecha coincide con el Día de la Anunciación, san San Dimas, el buen ladrón y con el adelanto horario; parece como si el señor Griñán haya escogido tres acontecimientos que aligeren algo la compra y venta de voluntades.

Bien, por un lado vamos a encontrarnos con Javier Arenas, el político que siempre ha sido derrotado, tanto en elecciones autonómicas con en generales, en Sevilla, donde el canijo de Alfonso Guerra ha llegado a sacarle, en ocasiones, más de 30 puntos; junto a él, nos encontramos con el intelectual, pero muy tristón, de Pepe Griñán que ha heredado de manos de Manuel Chaves un territorio donde la corrupción ha acampado y que debería ser motivo para ser largado del mismo; claro es que los compañeros de Arenas, con los “trajes” de Camps, los tarritos de caviar, los gurtelianos dejándose querer y Jaume Matas con caca hasta el cuello casi aventajan al ex Director General de Empleo de la Junta.

Pues bien, a pesar de ello, son estos dos partidos los que tienen todas las de perder o las de ganar, o viceversa porque viene a ser lo mismo. Unos, los hijos de AP, porque dijeron NO al Estatuto de Andalucía, aunque ahora la definan como identidad nacional; los otros, los antiguos compañeros de Rosa de UPyD, porque hicieron de esta tierra un cortijo donde crecieron los cardos, los clanes y la cocaína al compás de sevillanas y alegrías.

Izquierda Unida puede desequilibrar el posible poder absolutísimo de la derecha, y los nuevos nacionalistas del PA siguen entre escombros.

Así nos va y así vamos a seguir. Esto no da para más.

www.josegarcíaperez.es
www.papel-literario.com

miércoles, 11 de enero de 2012

Somos




Se ha esfumado mi capital de visiones. Ahora, todas las gaviotas son blancas; las dunas son simples montículos de arenas acumuladas; el ocaso, un anochecer; la orilla, un paseo rutinario.
Mi tesoro de imágenes languidece en el vientre del misterio descubierto. Tengo la certeza de saber, inconscientemente, lo que pisan mis pies, lo que palpan mis manos, lo que abarca mi vista y, también sé que el pálpito de mi corazón es el clónico golpeteo de todos los seres que, sumisos al destino, deambulan sus óseas estructuras en el alienante asfalto de la existencia.
El chasquido del asombro ha dado paso a una serie interminable de engrasados goznes que cierra, ha cerrado, el paso luminoso del vértigo de ser: tan sólo en mi sombra, grotescamente alargada, intuyo difuminada la silueta del que fue.
Ni siquiera puedo achacar la muerte a otro, ni siquiera puedo empuñar la daga del suicidio, ni siquiera el desconocido Dios puede ser enarbolado como causa de mi destrucción. Nadie es culpable: quizás la brisa constante que empuja a la calma.
He instalado mi lona en el desierto de la mansa normalidad; no he clavado los vientos de poniente y levante ni tampoco he cubierto la tienda con el paño del calor. Ojalá el roce del rocío sacuda las escamas de mi piel, ojalá amanezca una tormenta que azote y escombre la máscara que empieza a formar parte de mi yo.
Es mi piel la frontera de dos universos, a un lado el mundo de la vida bajo el nombre de existencia, en él cohabitan el odio y los mares, el amor y los valles, la vanidad y los ríos, la humildad y los cauces; en el otro, oscurecido por la sangre, yo.
Y es que somos lo que escribiera Marina Tavietáieva: “Somos edificios, cámaras/ sensibles a su voz y al eco./ A lo íntimo, en lo indecible de la vida. A lo secreto.”
Somos

(Del libro “El husmeador” de José García Pérez”)
www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 10 de enero de 2012

Andalucía, la decisión (II)


Tras mi intervención en la reunión con Plácido Fernández Viaga, el periodista sevillano Antonio Lorca publicó en “El Correo de Andalucía” una extensa entrevista de la que expongo los siguientes párrafos:

1) “Si todos los parlamentarios andaluces nos hubiéramos olvidado un poco de nuestros respectivos partidos políticos y atendido más a las necesidades de nuestro pueblo, la realidad actual quizás sería otra”
2) “Aunque algunos se puedan rasgar las vestiduras, la voz de Andalucía aún no se ha oído. Sí, por el contrario, la de Cataluña y el País Vasco.
3) “Yo sentí la necesidad de decir ‘basta’, pero no fui capaz de ello por cobardía política y por la propia disciplina de la dinámica parlamentaria”
4) “Pero también soy el primero que acuso de que ningún político andaluz se levantara a decir ‘ya está bien’.
5) “Yo estoy ubicado en un partido centralista y opino que no voy a salir de él. Pero si existiera un partido nacionalista andaluz que no jugara a la demagogia, lo vería muy positivo de cara a nuestra región”

Ignacio Huelin (ya fallecido), diputado de UCD por Málaga, que provenía del Partido Social Liberal Andaluz de Manuel Clavero, y que votó en contra del término nacionalidad en los debates constitucionales, arremetió públicamente contra mí y, en una entrevista publicada en Diario Sur, decía lo siguiente: “Al carecer de contenido, sus declaraciones han constituido un lamentable golpe de efecto que no dejo de lamentar, pero que nacen y mueren en su exclusivo círculo personal. Por una razón muy sencilla: porque la Constitución consagra el principio del poder central por el regional y lo consagra para todas las regiones con el mismo techo”

Seguro que mi buen amigo Ignacio, si viviese actualmente no diría lo mismo que hace 33 años.

El tiempo ha corrido, pero en el día de hoy existen regiones que son casas matas y otras que son auténticos rascacielos. No todas tienen el mismo techo.

Sitúen ustedes a Andalucía donde estimen oportuno; un servidor lo tiene muy claro.

lunes, 9 de enero de 2012

Los Asperones de Málaga


A mí me entra un mosqueo de puta madre cuando alguien asegura, en plan solemne, que tal o cual cuestión es provisional. Esta peligrosa solemnidad adquiere caracteres peligrosos en el clónico lenguaje de los políticos.

Con motivo de una inmensa riada en 1989, el ayuntamiento malagueño gobernado por el socialista Pedro Aparicio -hoy ex alcalde y ex socialista- aprobó en Pleno trasladar provisionalmente a unas familias payas y gitanas al lugar conocido como finca de Los Asperones, situado a un tiro de piedra del vertedero municipal y a otro del temido sacrosanto cementerio.

No se olviden de su provisionalidad; pues bien, desde entonces han pasado por la poltrona de la alcaldía los populares Celia Villalobos y Francisco de la Torre Prados y, por parte de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Griñán, este último se va a batir en duelo a muerte con Javier Arenas, por lo que no estaría nada mal volvieran a recordarnos que el gueto Los Asperones es provisional y que, gane el que gane, se va a proceder a embadurnar de dignidad a los habitantes de semejante estercolero.

Aquello, y ha llovido un rato largo, sigue siendo un avispero donde toda acción educativa es la antesala de cualquier prisión y un lugar donde la droga corre de mano en mano.

Tal vez por ser una de nuestras señas de identidad, las autoridades tengan intención en mantenerlo.

¡Qué vergüenza!

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 8 de enero de 2012

Andalucía, la decisión (I)


Es cierto que “se hace camino al andar”, pero no lo es menos que es bueno volver la vista atrás para comprobar si el camino andado ha sido fructífero.

Inicio hoy una serie de artículos sobre mi cansino paso por conseguir una Andalucía más digna, y justamente en estos momentos en que los grandes partidos PP y PSOE van a celebrar sus respectivos Congresos en nuestra tierra, y que a nadie escapa que lo hacen porque en Andalucía va a tener lugar la última batalla política, a saber, la que puede conceder al PP el poder absoluto en España o al PSOE mantener su último bastión.

Corría agosto de 1978, cuando Plácido Fernández Viaga, Presidente del ente preautonómico Junta de Andalucía, mantuvo en la Diputación de Málaga con partidos parlamentarios y extraparlamentarios, un servidor estaba entre los primeros, más concretamente en UCD. Durante la sesión tuve una intervención, calificada de desafortunada por los partidos parlamentarios y que, por vez primera, me abrió los ojos sobre el gravísimo problema que se ocasionaba al hablar, sin paracaídas, de Andalucía.

Julián Sesmero, periodista malagueño ya fallecido, en aquel entonces Director Regional de Andalucía en Radio Cadena Española, con su hábil y “frívola” pluma en materia política, hacía el siguiente comentario en Diario Sur de Málaga: “Lo de la actuación del ucedista García Pérez fue otra cosa porque, en líneas generales, fue quien reconoció la absoluta falta de conciencia andaluza de los propios andaluces y que mire, señor Presidente, que lo que propongo es que, desde la misma Junta se organice, desarrolle y mantenga una campaña de concienciación andaluza sobre Andalucía, que, si el sol brilla de otra manera para otros movimientos autonómicos es porque, Gobierno sabio lo sabe, con autonomías que nacen, ya, desde el fondo del propio pueblo convencido, exigente y concienciado desde siempre, y así podemos explicarnos la participación, a nivel parlamentario de catalanes, vascos y valencianos, en tanto la voces andaluzas, ay, cruel acusación, con o sin disciplina de partido, no aparecen con los mismos ímpetus ni con la misma frecuencia que aquellas”.

Lo que dije, en resumen, es “que existía cobardía parlamentaria en los políticos andaluces por no romper amarras con la disciplina de partidos y silenciar la palabra Andalucía en el debate constitucional”.

Aquellas declaraciones produjeron un revuelo político. Veremos lo que sucede con esta serie de “copos”.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 6 de enero de 2012

Mi regalo de Reyes


Me encanta pasear a poniente buscando el ocaso. Es grato para mis ojos ver como el mar se “traga” al sol, y como éste perfila una eucaristía rosa sobre el siempre azul lienzo del cielo. Aquella tarde inicié el paseo algo más temprano, por lo que decidí sentarme durante un trozo de tiempo en la duna de mis preferencias: la que guarda el bidón rojo oxidado donde grabé la fecha de mi visión de Dios.
Saqué lápiz y cuaderno de la pequeña bolsa de playa, y me dispuse a terminar el bordón de la seguidilla que había comenzado el día anterior. La idea la había perfilado en la blanca mañana de sol, contemplando a un hermoso niño rubio jugar con su sombra: “De pronto llega Dios/ a media tarde/ como ladrón furtivo:/ la luz decae./ Me lo ha robado todo/ hasta la sombra/ cuando paseo solo”. La leí en alta voz y me gustó, tenía sonoridad y mensaje.
-¿Tiene fuego?
-Sí.
El viento de poniente le impedía encender el Winston. Mientras lo conseguía, contemplé sus bellas piernas, el resto del cuerpo estaba contorsionado alrededor del encendedor.
-¿De dónde viene el viento?
-De allí -señaló a poniente.
Me levanté. –Mira es muy fácil, te pones frente a poniente, tapas el mechero con la palma de la mano y ¡ras!- Encendió el cigarrillo, expelió el humo y dio las gracias.
Debía tener unos treinta años; el sol había bronceado maravillosamente su bello cuerpo. Sus ojos eran azules y poseía unos carnosos labios que apetecía tomarlos. Sus pechos estaban cubiertos por una cinta rosa, y un ajustado pantalón, color caqui, señalaban unas contorneadas caderas insinuantes.
-Bueno, en realidad lo del fuego ha sido un achaque- sacó de su bolsa un encendedor de mecha. Sonrió. Creo que tuve un cierto sonrojo.
-Verá, es que lo veo todos los días pasear, en ocasiones lo veo leer, otras escribe. Tiene un paseo cansino que invita a acompañarle o a sentarse con usted. No sé, me da la sensación que podríamos hablar, sin más, de sus cosas, de las mías, de la gente, del mundo, no sé… ¡hablar! ¿qué le parece?, porque podemos estar un mes cruzándonos por la orilla y no conocernos, y creo que es una lástima. ¿No le parece?
-Pues sí, ¿cómo te llamas? ¿nos tuteamos?
-Mi nombre es Mar; tú te llamas José ¿verdad?
-El otro día paseabas con una señora, tu esposa, seguro, y te decía: Pepe, fumas demasiado.
-Ah.
-¿No has traído tu perro este año?
-¿Cómo sabes que tengo un perro?
-Bueno…, tu imagen junto a él, el cuidado con que lo tratas. El pasado año te vi algunos días jugando con él. ¿Ha muerto?
-No, uno de estos días lo trae mi hija.
-Se llama Gérsom ¿verdad? ¿qué estabas escribiendo?
Le leí la seguidilla y le expliqué su contenido. Escuchaba con gran atención.
-¿Tienes otras?
-Sí, te voy a leer una a ver lo que te parece: “En mis manos yo siento

miércoles, 4 de enero de 2012

Igual que niños


Con exquisito tacto dejaré los zapatos en la terraza y con ellos, la ilusión que debemos procurar que la chiquillería no pierda. Uno ya la tiene bastante extraviada, pero se siguen haciendo ejercicios para recuperarla. No es que sea bobo, sino que desearía seguir creyendo en leyendas que alguna vez creí; la escritura ayuda un montón.

Hoy sigue siendo la Noche de la Magia, y voy a hacer lo posible para no desbaratársela a los pequeñuelos; así que me asomé a la terraza adornada de pascueros y también de una sinfonía de amapolas que ha venido a instalarse en una de las macetas. Mañana, en paquetitos envueltos con cariño y papelines de colores, estarán la colonia, la corbata y una roja camisa. Y yo aplaudiré ante los abiertos ojos de ellas que esperarán mi reacción; y seré plaza donde anide el asombro.

“No te comprendo, me decía el otro día un amigo: pasas del infierno al éxtasis; del romanticismo a la química de la viruta política; te columpias en la utopía y otras veces te abaratas con la realidad más inmediata; saltas demasiado de un lugar a otro, y dejas demasiadas cosas en el brinco”. Como se dice vulgarmente, tal vez con razón, me dio un repaso de mucho cuidado.

Me regocijé en su extrañeza. Recordé a Fernando Pessoa cuando decía aquello que “quien te comprende, te prostituye”, o sea, te compra y vende, te usa, te estruja, te extrae el zumo y, después de haberte manoseado por haber sido comprendido, te arroja al cubo de la basura de los hombres y mujeres rotos y rotas.

Todos y todas hemos sido vapuleados y heridos por la realidad de la existencia, por nuestra chata forma de entender la vida. Esta Noche de Magia será una hermosa noche para lo que nunca cerraron la boca del todo, o sea, para los que tienen asombro o quieren volver a tenerlo.

Voy a cerrar los ojos al tiempo que pienso si mis grandes zapatos contendrán carbones negros. Seguro que no, pues en el fondo, no es necesario rascar en demasía, soy como un niño. Y me alegro.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

El regalo del amor


Dejad al hombre que ame al amor. Dejadlo en su profundo bienestar. Detened por hoy la compra de obsequios; mañana sí, es la noche. Conviene que hoy quede enriquecido tan sólo por el maravilloso impulso del amor. Dejadlo amar, sin más. Se ama; sencillamente se ama. Sin causa y razón.

Solamente los que aman pueden comprender a los que aman, pero, ni siquiera ellos, los que aman, pueden saber la causa; menos aún, intentar explicar lo que es el amor.

Es tan lindo dejar de ser hombre y no ser tampoco niño. Es tan maravilloso el fluir de palabras sin sentido. Es tan tico el dejar de ser, para ser con el otro. Es tan impresionante la transfiguración del amor. Es tan exquisito el contacto de cuerpos y almas. Es tan comunicativo el silencio. Es todo tan hermoso que ya no puedo vivir sin amor.

Es tan lindo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 3 de enero de 2012

Fútbol, tijeretazos, Urdangarin y Andalucía


Una vez que terminen su paseo los magos Melchor, Gaspar y Baltasar, la red mediática, durante el primer trimestre de 2012, comenzará un constante martilleo con temas como el fútbol, los recortes de Don Mariano, las presuntas estafas de Urdangarin y las elecciones de Andalucía.

Lo del yerno de SM el Rey cubrirá más tiempo y llegará un día, no muy lejano, en que hasta la mismísima prensa mal llamada del corazón se hará cargo del feo y maloliente asunto. El fútbol y sus cosas, por ejemplo lo de Mou y Pep o los celos de Cristiano hacia Messi, conseguirán entretenernos, entre copas en las barras de los Gran Vía dispersos por el territorio nacional, y hacernos olvidar los tijeretazos del Gobierno hasta que, llegado un día, cambiada las tijeras por una máquina con capacidad de recortar el resuello, dejemos de tomar el aperitivo porque ni siquiera podremos gastarnos la calderilla.

Siempre nos quedará Andalucía, que es tanto como decir el amor, amor que se convertirá en moneda de cambio haciendo de ella una prostituta pasiva que no sabrá por quien dejarse penetrar.

Andalucía, por fin en la palestra de la fama. Andalucía la deseada por unos y otros, y el resto. La Andalucía del olivo frente a la Andalucía del palo de golf. La Andalucía del interior y la de las grandes ciudades. Andalucía hotelera y Andalucía jornalera. Andaluces bronceados por el sol en la recogida de aceitunas y los que usan caras cremas de broceados artificiales. Andaluces y demás tumbados en playas y andaluces que recorren las arenas vendiendo pipas de girasol y latas de cervezas.

Sin olvidar temas ocasionales que puedan ir surgiendo durante este trimestre, antesala de Pasión, mis dedos teclearán una y otra vez mi particular forma de ver la utopía andaluza y en el gozo de verme situado en ella, sentiré la vergüenza de no haber luchado lo suficiente por conseguirla.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 1 de enero de 2012

Agenda 2012


Lo que han dado los hombres y mujeres en llamar año, comienza. Hoy se inicia un nuevo esperpento institucionalizado.
Ya están a la venta las nuevas agendas.
Las hay para todos los gustos, y ya empiezan a ser usadas.
El hombre, con avidez insaciable, va anotando, apropiándose de días para reuniones, viajes, almuerzos, etc.
Los viejos teléfonos se trasvasan a nuevas agendas. Algunas personas, simples números, ya no formarán parte de la nueva agenda. “Quedaron” por el camino, se usó de ellas, no nos valen.
Nuevos números, personas, en el transcurrir del año, volverán a anotarse, y más tarde, en nuevas agendas de nuevos años, quedarán “descolgadas”.
Cuanto me gustaría ver -tener- una agenda programada para construir amor; sería tan hermoso: pero las agendas no quedan conformadas como cosas del Amor.
El interior de las agendas huele a dinero, comidas y negocios; huele a consumo.
Desearía clavar en mi nueva agenda un fin de semana para ir a la cueva del amor: allí donde la noche amanecer y un tono rojo envuelve a la tarde.
Ese viaje no necesita de agendas: cierro los ojos, y allí estoy.