sábado, 22 de diciembre de 2012

Y en el aire danza un beso


Cuando estallaba su cuerpo
en los campos del delirio
sintiendo un soplo de vida,
un remolino ha nacido
de muerte de cisne azul
que se ha llevado a Rocío.
Entre mis brazos se arrulla
su bello cuerpo de limo,
junto a mis labios, su labios
se han puesto de fresa fríos,
sus ojos, alba de junco,
ya miran como perdidos,
sus pechos, saltos de gozo,
han quedado sin suspiro
y en el aire danza un beso
que no sabe su destino:
si va con Dios a la nada
o vive su adiós conmigo.

(De José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario