lunes, 17 de diciembre de 2012

Vente conmigo a la mar (y II)



Si te lo pones muy cerca
el diamante no se ve,
si lo quieres a tu lado
dale un poco de cordel.

Niña de la falda blanca
vente conmigo a la mar
para ponerla salada.

Si lo miras frente a frente
el sol te puede cegar,
si lo miras de reojo
su caricia sentirás.

Niña de la noche triste
vente conmigo a la mar
para ver a los delfines.

Llorar una noche, sí.
Llorar otra noche, no.
Que nadie en el mundo vale
las lágrimas que echo yo.

Niña que vienes llorando
vente conmigo a la mar
para jugar con los pargos)

(De José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario