domingo, 9 de diciembre de 2012

Reculando que es gerundio, señor Rajoy


           Llegó, señor Rajoy, la hora del otro recorte: la de la clase política. Hace unos días anunció tal medida, pero ha reculado. Los suyos, los otros y los que se creen puros le han dicho: “Eh Presi, hasta ahí podíamos llegar”.

            Y de pronto, ante ese anuncio hecho por usted de tijeretear a ediles y otras personalidades se ha ciscado, sin pensar en el fétido aroma que desprende, al menos para el que esta mandanga escribe, sus fatuas promesas.

            Que sí, señor Rajoy, échele usted bemoles, por no decir cojones, a lo que enfatizó en un momento dado. Ejerza de Presidente de los españoles  tiesos y desarrapados, o sea, de los que estarían de verdad con usted si cumpliese lo dicho.

            Afile las tijeras para evitar el despilfarro institucional que parece no tener freno. Hombre de bien, acabe con las Mancomunidades de municipios -¿qué será tamaño invento y para qué sirven?- ; por aquí, me refiero a Málaga, tenemos dos colectores por dónde se van parte de nuestros ahorros, a saber, jajaja, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol y la de la otra costa; y en medio de ambas: la Diputación que comanda el presidente del PP de usted, señor Bendodo, el hombre que machacaba las colecciones de poesía al tiempo que tragaba churros en una sesión de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Y de paso, cepíllese, señor Presidente de España, todas las mancomunidades de municipios de nuestro puzzle español, catalán, gallego y vasco. Échele valor, avance hacia la decencia.

            Y vea usted, ya puesto, unte con vaselina a las Diputaciones, órganos inútiles, refugio de políticos, enchufados y gestores de partidos; unte, unte vaselina y que desaparezcan.

            Ah, no se olvide de la Federaciones de Municipios esparcidas por el suelo patrio: una pregunta: ¿para qué sirven y, lo más importante,  a quién sirven?

            Eso para empezar, después podemos seguir con el Senado, las veguerías, los sueldos vitalicios, el Consejo de Estado, etc.

www.josegarciaperez.es


2 comentarios:

  1. Con bemoles... y en sí bemol, cada vez entiendo más por qué te convirtieron en un "paria" de la política... qué pena.
    Besos!

    ResponderEliminar