lunes, 17 de diciembre de 2012

La "palabra" de Griñán



          Durante la última campaña electoral de Andalucía los Presidentes de dos Asociaciones de Escritores de Andalucía, nombro la ACE-A que es la que presido, estuvimos visitando a los partidos políticos más representativos que optaban a la Presidencia de esta tierra de María Santísima: PSOE, PP e IU; a los extraparlamentarios no los nombro porque en realidad nos ignoraron, o sea, para chulos, ellos.

            Así que me entrevisté con Antonio Garrido Moraga, portavoz de Cultura del PP en el Parlamento andaluz, con Diego Valderas, en la actualidad Vicepresidente del Gobierno de Andalucía, y con Paulino Plata, por aquel entonces Consejero de la “cosa” culta andaluza; a todos ellos presentamos un protocolo de intenciones para insertar y aprobar, si estaban de acuerdo con él, en sus programas electorales.

            Realmente las tres formaciones políticas aceptaron el cogollo de nuestra propuesta, con alguna reticencia del PP a la hora de asegurar que existiría una Consejería exclusiva de Cultura, pero bueno, digamos que el PSOE e IU tampoco han realizado lo que prometieron, pues a lo culto le han cosido Deporte.

            Verdaderamente me sentí satisfecho del rosario de citas, porque a los pocos días recibí -recibimos- una carta firmada por el actual Presidente de la Junta, José Griñán, comprometiéndose con el desarrollo de lo propuesto.

            En junio, tras múltiples llamadas a la Consejería de Cultura y Deporte, su consejero Luciano Alonso accedió a una entrevista con un servidor de ustedes; por cuestiones de agenda se celebró en septiembre, teniendo que desplazarnos ambos representantes de Escritores a Sevilla, ay Sevilla, donde fuimos recibidos por el Consejero y Montserrat Reyes, su mano derecha; el encuentro tuvo lugar a las 11:00 horas, por lo que tuvimos que salir de Málaga sobre las 8:00 horas de la “madrugada”. Todo fue amabilidad, pero con una oquedad de compromiso.

            Quedamos en celebrar una nueva reunión en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia lo más rápido posible, en esta ocasión sería Montse la encargada de llevar la batuta; pues bien, después de decenas de llamadas a los representantes máximo de la Cultura andaluza, no ha tenido lugar reunión alguna.

            Este viejo gruñón ha roto los papeles que Griñán había rubricado, así que por mi parte no existe compromiso alguno, no sin antes aplaudir que el Presidente de la Junta sepa elegir al Consejero apropiado para enfriar las promesas, y éste a la Secretaria General para, una vez enfriadas las mismas, sepultarlas en el olvido.

            Queden ustedes con Dios, pues así el turrón de jijona me lo tomo sin problemas estomacales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario