miércoles, 26 de diciembre de 2012

Cosas sobre la tensión arterial


            Una de las últimas noticias relativas a la salud que hicieron furor fue pregonar que el pescado azul era bueno para el colesterol; desde ese instante el deseado espeto, conjunto de pequeñas sardinas malagueñas clavadas en una caña al calor de un fuego lento aireado por el viento de levante o poniente, se convirtió en el plato más exquisito y saludable del orbe.

            Ahora nos llega otro notición: el café no sube la tensión, de manera que dicen los expertos se pueden tomar 3 o 4 de ellos diarios. Un tabú menos y otra felicidad más que yo, por cierto, siempre he saboreado en sus múltiples facetas de crema, solo, cortado, mitad, corto, sombra y nube, según la clasificación cafetera que se hace por esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Los expertos en tensión arterial también se han cepillado otros dichos sobre la misma, especialmente todo lo referente a la compensación entre la máxima y la mínima, las variaciones que se dan de tensión durante un mismo día y, muy especialmente, la llamada tensión de “bata blanca” que es la que se produce, por mieditis o nerviosismo, cuando es el médico el que nos la toma.

            Algunas personas, para evitar problemas de hipertensión, intentan eludir instantes de máxima preocupación; es el caso de Artur Mas, que no escuchó el discurso de S.M. el Rey por miedo a una repentina alza de la tensión y, fue por eso, no por desacato, por lo que ocultó la fotografía del Rey en su toma de posesión.

            Se barruntan momentos más difíciles que los ya pasados, por ello, sin necesidad de eludirlos, debemos, afirman los expertos, que nos los debemos tomar como hace el personal de Antequera, o sea, verlos de venir para dejarlos pasar.

            Un buen café, sin miedo a qué nos pasará, puede ser un antídoto fenomenal para evitar sofocones.

            No todo va a ser malas noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario