viernes, 23 de noviembre de 2012

Una campaña electoral en el oasis catalán



             El seny catalán, ese sexto o buen sentido del que presume la sociedad catalana en su conjunto, creo ha sido zarandeado durante esta campaña electoral; dicho sentido es propio de la clase burguesa que vive instalada en una especie de oasis en el que se mueve con la misma languidez con que los cantos gregorianos, entre espirales de incienso, adormecen, a modo de opio consagrado, la sensibilidad de los propios del lugar.

            Un bello hombre ataviado con el don de la profecía, no hace más de quince días, anunció a los catalanes que eran un pueblo en marcha hacia su identidad como nuevo Estado de Europa. Los siempre durmientes aburguesados del seny, los que pagan el diezmo del tres por ciento a los miles de profetas que regalan libros y rosas a cambio de que nada les turbe y nada les espante, se sintieron sobrecogidos y algo atemorizados por la aventura que se les presentaba, ya ven: salir de su oasis, de sus diezmos en busca de la tierra de promisión, sin más atavío que una bandera.

            Desde fuera del oasis, brotaron denuncias de cuentas corrientes en otros bellos palmerales, fiscales en este caso, a nombre de sus profetas mayores y menores, millones de euros a cuenta del tres por ciento que ellos regalaban porque era pura tradición catalana; más tarde llegó el golpista del tricornio en la izquierda y pistola en la derecha, que amenazó al enviado del nuevo Yhavé con una denuncia ante la Fiscalía del Estado conquistador.

            A los hombres y mujeres que viven de verdad el “seny”, los y las inmaculad@s que observan como los nuevos bárbaros, los iberos de toda la vida, quieren hacer tiras de sus nuevos profetas andan pensando qué hacer, qué sentir, qué votar ante las malditas urnas que van a decidir si ellos y ellas son los depositarios de una voluntad divina que les llevará a ser por ellos mismos o, si por el contrario, van a continuar siendo súbditos de por vida de las huestes borbónicas y de los profetillas galaicos.

            Tan sólo ellos y ellas saben qué van a hacer este domingo que se acerca, que ya está ahí con su Moët & Chandon preparado para descorchar.


           


No hay comentarios:

Publicar un comentario