martes, 27 de noviembre de 2012

El novio de la muerte


          El Cristo de la Buena Muerte o Cristo de Mena es una de las imágenes más veneradas en Málaga y, desde luego, la que suscita más publico cuando es paseada por esta ciudad que todo lo acoge, bien por ella en sí o porque a su lado desfila la Legión Española que, durante todo su recorrido, canta una y otra vez la canción legionaria “El novio de la muerte” que, digamos, pone los vellos erizados cuando se escucha por vez primera.

            La Casa-Hermandad se encuentra el la parroquia de Santo Domingo (El Perchel malagueño); pues bien hasta dicha parroquia ha llegado un buen párroco que está armando la marimorena al colocar la liturgia y el dogma católico en el lugar que le corresponde, o sea, ante que lo podíamos denominar tradición popular. Hace un par de días, creo que con motivo de un triduo dedicado al del La Buena Muerte, prohibió que los acordes de “El Novio de la Muerte” sonaran en el recinto parroquial por ser una canción militar que nada tiene que ver con lo sagrado.

            Imagínense el mosqueo que ha cogido el Sanedrín de la Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Animas que, con la que está cayendo, se ha convertido en comidilla de los que por aquí llaman “capillitas” y cosas por el estilo.

            A mí no me parece mal del todo; y si me apuran en demasía creo que está bien hecho por el párroco.

            Juzguen ustedes:
1) “El novio de la muerte” no es el himno de la Legión.
2) Los orígenes de “El novio de la muerte” provienen de un cuplé cantado en 1921 por Lola Montes, alias artístico de doña Mercedes Fernández.
3) Parece ser que se cantó por vez primera en Málaga en el teatro Vital Aza.
4) El general Silvestre y Millán Astray creyeron, y en eso acertaron, que dicho cuplé podía convertirse en una canción legionaria; y así fue.

            El Novio de la Muerte es un canto a la Muerte; el cristianismo debe ser una exaltación a la Resurrección, aunque toda la  Semana Santa es un espectáculo en el que se recrea la Pasión y Muerte de Jesús.

            Sigan juzgando: ¿está bien o mal la postura del párroco de Santo Domingo?


2 comentarios:

  1. Corren malos tiempos para esas actitudes. Habrá que llamar al orden a tan díscolo representante de Cristo en la Tierra

    ResponderEliminar
  2. Creo que más que díscolo es fiel discípulo de la doctrina católica, y no le falta razón: al párroco lo que es del párroco, y a la legión lo que es de la legión, aunque su actitud no interese demasiado por el perjuicio pecuniario que puede reportar a su parroquia...

    ResponderEliminar