miércoles, 14 de noviembre de 2012

A las 16:30 horas del 14-N


          Hace un porrón de años leí “El capital” de Carlos Marx, en él se piensa que la revolución, después llamada marxista, era competencia de proletarios cualificados; es por ello que la teoría de Marx estuvo especialmente escrita para Alemania, nunca para Rusia por carecer de ellos y, mira por donde triunfa en tierras de zares y campesinos, clase social que Marx casi despreciaba.

            Por ello, la huelga general del 14-N triunfa en los sectores industriales, donde el sindicalismo de clases encuentra su auténtico acomodo; es el caso de Astilleros, Renault y demás firmas, cuencas mineras, etc.; en otros lugares, Grandes Superficies, Autónomos, Cafeterías, Hostelería, etc., la incidencia, a esta hora, ha sido mínima por más que los piquetes “informativos” hayan intentado marcarse como meta “ahogar” los grandes escaparates de España.

            A un servidor, que lo es de ustedes, le extraña en demasía que determinados diputados se hayan incorporado a la huelga, y no defiendan sus enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado, a pesar de que el rechazo a las mismas estaba cantado ante la mayoría absoluta del PP, pero hay que morir en el intento y la honra, a veces, no se logra en la victoria sino en la derrota.

            Surrealista, por la torpeza, la actitud de los diputados nacionales del PSC (integrados en el PSOE) que se han ausentado del Congreso de los Diputados, o sea, no han votado las enmiendas de Rubalcaba y compañía para incorporarse a la huelga.

           Todos sabemos que hay campaña electoral en Catalunya, pero semejante postura pone al manifiesto, y da vergüenza de ello, la poca envergadura de determinados diputados a los que, espero no equivocarme, la ciudadanía catalana les pase la factura correspondiente.

            De todo este pequeño lío montado, lo más gratificante a nivel personal, fue que hoy a la 0:01 horas Canal Sur dejó de emitir su programación para unirse a Toxo y Cándido; qué descanso más agradable.

            Confío en que las manifestaciones previstas a partir de ahora sean de gran éxito, pues si no es así tendré que apostatar de parados, cabreados y recortados.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario