jueves, 25 de octubre de 2012

... y habló Rubalcaba




           Tras las derrotas obtenidas por el PSOE de Rubalcaba en Galicia y El País Vasco, buena parte del sistema mediático se preguntaba el porqué no salía Alfredo a dar la cara.

            Pero lo hizo, tras su intervención en el debate de  los Presupuestos Generales del Estado, acuciado por la insaciable “canallesca”; y habló y se equivocó.

            A mí me importa un bledo que dimita o no, que presida el futuro el gobierno o no, y que se vaya definitivamente de la política o no. Y todo este encogimiento de hombros es trasladable al resto de formaciones políticas, incluida la liderada por Mario Conde.

            A pesar de ello, soy un vicioso de la política y, por ello, me sorprendió enormemente su respuesta cuando alguien, alcachofa en ristre, le lanzó qué pensaba sobre la escombrera que ha creado el PSG. Sin inmutarse, como siempre, aclaró que el tema en Galicia se debía a que los gallegos no habían sabido interpretar la secuencia de que existía una segunda posibilidad, fuera del PP de Feijóo, para formar otro gobierno.

            Y lo que son las cosas, cree un servidor que los gallegos interpretaron muy bien lo que les podía caer encima con un cuatripartito formado por el aburrido de un tal Paxti Vázquez, el mamoneo del BNG, el moisés transfigurado de Beiras y la jeta de ex presidiario Mario Conde; y que fue justamente por eso que los gallegos dijeron “más vale malo conocido que tararí tarará”.

            De este desconocimiento de lo que piensa la sociedad, le viene a Rubalcaba, y por extensión al PSOE, este vía crucis que está transitando y que, por ahora, se encuentra en la séptima estación hasta culminar su muerte en el Gólgota de las elecciones al Parlamento de Catalunya.

            Y es que además, la mínima alternativa al PP que se ve hoy, o sea, el PSOE, de manos de Rubalcaba, se ha subido a lomos de UGT y CCOO, y ha anunciado su suma a la huelga general del próximo mes de noviembre.

            Creo, amigo Alfredo, que estás desvariando.



No hay comentarios:

Publicar un comentario