lunes, 15 de octubre de 2012

"Una, grande y libre"




             Todavía colea el caso Wert, ya saben: aquello de “… españolizar a los niños catalanes…

            Y sobre eso feo verbo, lo digo por la “ñ” y la “z” que chirrían tela marinera, se está montando una atronadora algarabía que parece nunca acabar. El ciudadano medio, estilo avestruz, no quiere saber nada del tema o al menos lo aparenta; sin embargo, al político mediocre le han dado carnaza para solicitar la dimisión o cese del Ministro de Educación, caso PSOE que, por cierto, es el único colectivo político que se recrea en sus siglas con la “E” de España.

            Personalmente me caía bien, antes de su designación como Ministro, este Wert; creo, lo digo sinceramente, que por estar por encima de la media de la clase política no encaja en la maquinaria de la mediocridad de ella, pero bueno, él se lo ha buscado.

            Artur Mas ha dicho a lo claro que Wert y el gobierno central desean defender la concepción de “la España una, grande y libre” y Durán i Lleida, su socio democristiano, ha repicado las palmas argumentando que lo deseable sería “catalanizar a España”. Todo esto se farfulla y no pasa nada.

            No me convertiré, ni por asomo, en el defensor del Partido Popular, pues para tal misión tienen a Martínez Pujalte, Vidal-Quadras y al equipo de Intereconomía; pero tengo la sensación que el señor Mas desea  “UNA Cataluña grande y libre”, o sea, una bandera, un himno, un mártir y una sola etnia fabricada con todos los que emigraron a Barcelona y sus inmediaciones, pues no de otra forma se entiende esta saciedad de nacionalismo separatista fallado con la que amenazan una y otra vez.

            No me estoy explicando bien, lo noto; vamos a ver: lo que yo deseo decir es que si los catalanes desean irse, pues que lo hagan, pero sin ofender. Sigo sin explicarme como merece la ocasión, vamos a intentarlo de nuevo: que un servidor se siente muy bien sin ser catalanizado o españolizado, me encanta ser ciudadano de este jodido mundo e hijo de mi madre y mi padre.

            Que se vayan ustedes, unos y otros, con la música a otra parte; pero que antes de envolverse en la bandera, cantar el himno y buscar un mártir, arreglen ustedes la manduca de tanto ibérico que lo está pasando mal, pero que muy mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario