domingo, 14 de octubre de 2012

Toma Nobel de la Paz, uf


            ¿Y qué es Europa?, toma ya. Una policromía de naciones, de lenguas, de banderas, de intereses, de mercaderes, de inútiles europarlamentarios, de bancos, de ejércitos distintos, de presidentes diferentes, de pobres y ricos sin ningún vínculo común  a excepción del euro, moneda ésta muy mal repartida entre naciones poderosas y países esclavos. ¿Y qué es Europa?


            Y ahora vienen los suecos y otorgan el Nobel de la Paz a lo no existente como ente unitario, ay los suecos.

            La avaricia de los mercados, la riqueza desenfrenada, nuestros cinco millones de parados y los de Portugal, Grecia y demás. ¿Nobel de la Paz? , jajaja, en estos momentos tomo posesión del bajo vientre para aguantar el bartoleo de la risa.

            ¿Y quién va a recoger el Premio? ¡Ah!, ya sé, el portugués Barroso que regaló Las Azores para la famosa foto que dio lugar a la guerra de Irak. ¿No?, pues entonces los asesinos de las guerras de los Balcanes. ¿Tampoco?, venga, que lo tome entre sus manos la jefa de la locomotora europea, la buena Ángela. ¿Harán por sorteo quién tiene que manosearlo?

            Imagínense a Rajoy en la tarea, a Rajoy o a cualquiera de los mandamases de esta Europa que se rompe económicamente. Qué vergüenza. Y casi nadie habla de este tema infumable. ¿Dará vergüenza? ¿Pero hay vergüenza?

            Propongo que el galardón sea entregado a uno de los cinco millones de parados de españoles o a uno de los miles de niños que se encuentra en el umbral de la pobreza.

            Cualquiera de ellos es acreedor al Nobel de la Paz, porque con su silencio, con su prudencia, con su sumisión, con su maltrecha esperanza y con su hambre, que se la comen en silencio, no se han alzado contra este continente de avaros.

            Ellos, y no otros, Europa menos, son los únicos que están haciendo algo por la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada