viernes, 5 de octubre de 2012

Profecías gallegas y vascas



               No saben ustedes el trabajito que me cuesta escribir de política; me invade el hartazgo cada vez que lo intento; imposible describir el terror que tengo en estos instantes. Por eso estas palabras hilvanadas por el trabajo, hartazgo y terror tienen un valor sin límites.

            Ha publicado el Centro de Investigaciones Sociales (CIS) dos encuestas sobre los próximos comicios en Galicia y País Vasco; los resultados son espectaculares, pues según los mismos el Partido Popular obtiene mayoría absoluta en el país de las meigas y el PNV, mayoría simple en tierras de flamear de ikurriñas.

            No es descabellado pensar, en razón de estos sondeos, que no ha hecho merma en el electorado del PP en Galicia la política de austeridad y recortes emprendida por el señor Rajoy, bien porque el gallego, en general, es muy gallego y no me pregunten qué quiero decir con ello, porque no lo sé, bien porque Alberto Núñez Feijóo es un buen político que está llevando la ruina con prudencia dentro de lo que cabe; de usted para mí, lo veo como un futuro presidente del Gobierno de España.

            En el País Vasco, como era predecible, las dos formaciones nacionalistas, PNV y Bildu, se llevan el gato al agua, entendiendo en este caso por gato a Patxi López (PSOE) y Antonio Basagoiti (PP) que salen escaldados de su pacto constitucionalista.

            De manera que en una primera lectura profética -no olvidar que son sondeos-, el gran perdedor de estas dos elecciones autonómicas sería el PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba que pierde, y bien, en ambas, especialmente en el País Vasco; y el gran vencedor de ellas es el PP de Mariano Rajoy, aunque pierda un trío de escaños en Euskadi.

            Si ocurre lo que dicen el CIS que va a ocurrir, los gallegos tendrán un plácido cuatrienio y los vascos, una tormenta de mucho cuidado que, tal vez, pueda colarse hacia el sur de España pasando por Madrid; ello ocurriría si los que recogen las nueces se alían con los que mueven el árbol, hecho que no creo suceda.

            En fin, profecías del CIS.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada