viernes, 26 de octubre de 2012

"Los enamoramientos" de Javier Marías




            Es cierto que Javier Marías es un escritor muy discutido, tan solo habría que lee la caña que le da el “maldito” García Viñó en su panfleto “La Fiera Literaria” para caer en la cuenta que la lectura de sus libros crean amoríos y fobias a partes iguales.

            Los escritores se anidan en las llamadas “cuadras literarias”, conjunto de amigos literatos, críticos y editoriales a los  que les une dos conceptos básicos: la “cuadra” es un recinto cerrado que tan sólo se abre a otros que “juran” fidelidad a los principios básicos de amistad literaria y a tomar como enemigo a los adversarios de cada uno de sus integrantes.

            Creo que la postura de Javier Marías al negarse a recoger el Premio Nacional de Literatura dotado con 20.000 euros ha sido un acierto, porque si bien la novela “Los enamoramientos”, en un principio, puede considerarse buena por la novedad que aporta a la realidad y la ficción, en otro momento comienza a divagar sobre sus personajes hasta tal punto, que bien podría ser lanzada a la piscina de la que hablaba Umbral cuando un libro le parecía malo.

            Los críticos amigos, los de plantilla, o sea, los que no se salen de los cánones de lo literariamente correcto han alabado su novela; no así los independientes que la han tildado de farragosa, muy densa y poco asequible al lector medio alto.

            Los escritores gustan mucho del mundo de las pompas y vanidades, y de que le consideren “malditos” (el malditismo real viene a convertirse en un género literario sí se sabe hacer). No es el caso de Javier Marías, aunque lo intente con acciones como la suya de rechazar el premio nacional de Literatura, pero que, sin duda, va a repercutir a la larga en mayores dividendos que si hubiese puesto la mano para que en ella fuesen posados esos miles de euros.

            Cada quisque sabe lo que hace, y esto lo ha meditado muy bien J. Marías, mucho mejor que el texto de “Los enamoramientos





        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada