viernes, 12 de octubre de 2012

EAJ 21 Radio Melilla



    Seguro que eran años difíciles, aunque para la niñez todo es fácil, ya que tal estadio es un dejarse mecer por caricias y besos de los que el dictador nada sabía. Lo cierto es que la radio, al igual que las manoseadas lentejas y el “El signo del Zorro” de Tyrone Power, unía a la familia.


    Recuerdo, como si fuese hoy, a mi padre intentando sintonizar la vieja y querida Walter Kent en busca de la emisora local. De repente, después que Fernando “el de la imprenta” nos mandase callar, se escuchaba nítidamente: “EAJ 21 Radio Melilla, primera emisora instalada española instalada en el norte de África y primera alzada al Glorioso Movimiento Nacional”, y ya seguía con noticias y demás.

    Lustros más tarde, la televisión vino a desplazar a la radio y al padre, a todos los padres, del lugar preferente en aquello que fue hogar y que hoy, ustedes perdonen, es una vivienda repleta de objetos tibios.

    Adictos a la tele, aunque algo desplazada por Internet y sus secuelas, los españoles hoy se encontraban con la trágica noticia de que el partido que enfrentaba a la selección española de fútbol, la llamada roja, con la de Biolorrusia no era televisado; de manera que, mientras el encuentro era disfrutado y visualizado más allá de nuestras fronteras, la ciudadanía futbolística española se veía en la obligación de desempolvar sus cacharrillos para escuchar el rapapolvo del 0-4 con que España, perdón, ha despachado a los biolorrusos.

    Esto de hoy, no me refiero al desfile ni a la contraofensiva contra Mas, lo del recorte del fútbol, no se lo perdonaré a Rajoy mientras viva; no ya por la putada en sí, que es gordísima, sino porque he sido convencido por fin de que debemos estar al borde de la ruina.

    Que digo yo, y ustedes perdonen la forma de narrar, que este señor que un día dice que el desfile militar es un “coñazo” y al otro, se escoña por estar en primera fila, no es de fiar y debe dimitir por no escaquear unos miles de euros, o cientos de miles, para que los españoles no se acuerden de la madre que lo parió.



2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho lo que citas de "Fernando el de la imprenta"...
    Me has traído al presente la figura de aquel elegante tipógrafo, exquisitamente pulcro en su forma de vestir y en la manera de dirigirse a las personas.
    Parece que lo estoy viendo en su diminuto despacho de "La Hispana" y el ruido de la máquina "Marinoni" de fondo.
    Un abrazo y gracias.
    Miguel Ángel Roldán (tipógrafo melillense).

    ResponderEliminar
  2. Hola Sr.Jose García Pérez.Es para mi un placer haber llegado hasta aquí,me ha hecho mucha emoción ver esta pagina suya,sobre todo esa foto de la emisora EAJ21 de Melilla,donde mi padre en varias ocasiones dicho por mi madre que en paz descanse,el actuó varias veces por el año 1949-1950 en esa emisora,cantando canciones líricas,ya que en esa época el era Tenor de profesión,y tenia su propia compañía de Teatro de variedades,tampoco he encontrado nada del Teatro que el dirigía allí en Melilla,porque ese Teatro era un Teatro ambulante llamado "Teatro Zorrilla",donde a veces se trasladaban de una zona a otra en los lugares de Melilla.Años posteriores el dejo la compañía de Teatro,dedicándose a otra profesión,mas tarde es de suponer que el Teatro Zorrilla lo llevarían otras personas,donde empezó sus primeras andaduras el conocido cantaor de Flamenco Paquito "el Chocolate".
    En ocasiones he estado buscando por internet si por casualidad hay registros de grabaciones de cantantes por esa época,de esos espacios musicales donde participaban personas cantando en la radio EAJ21,buscando y buscando ha sido imposible encontrar nada,quizás fueron emisiones que solo emitían en directo sin que se grabasen a magnetofono.De todos modos le doy mil gracias por ver esta sorpresa que ya es algo,de esta foto que nunca yo antes había visto de la emisora EAJ21,donde mi padre la pisó en varias ocasiones cantando sus Operas y Zarzuelas.Gracias otra vez.Saludos

    ResponderEliminar