lunes, 3 de septiembre de 2012

Ronaldo está triste: ¿qué tendrá Ronaldo?



            Hay que ver el pedazo de problema que se nos ha presentado y que se agrega al resto de plagas que padecemos; pero éste tiene mandanga, ninguno puede igualarlo.

            Llevábamos mejor que peor las oscilaciones de la jodida prima de riesgo; nos amenaza un IVA criminal del que solamente se salva el pan y la leche; recibimos la puñalada del IRPF con estoicismo espartano; a los funcionarios les hurtarán la paga extra de Navidad que sumado al descuento de un buen tanto por ciento de sus haberes les lleva a una ruina silenciosa; nos quitan cuatrocientos medicamentos de la Seguridad Social; ir al cine se ha convertido casi en un tanatorio; tiene usted que ayudar a los malversadores políticos para adquirir la pastillita del colesterol; el fútbol lo han convertido en un hartazgo para que dos “señores” se enriquezcan a mansalva; el crédito sigue sin fluir a las familias y medianas empresas; hay algunos que cobran cuatrocientos euros al mes y muchísimos que no cobran ni uno; las plantillas de profesores, médicos y personal auxiliar ha mermado de forma considerable; se habla de más sacrificios en aras de la madre patria; tenemos que pagar los excesos de las Comunidades Autónomas… y, de repente, el luso Cristiano Ronaldo está triste.

            Los titulares de la prensa publican la noticia, las redes sociales están que arden ante tal situación, las chicas de bien andan preocupadas, las tertulias amplían sus espacios de tiempo para saber la causa etc., porque la cosa es más grave de lo que parece.

            Cristiano no celebra los goles y va y habla con Florentino  y Mou y les habla de su tristeza de alma, y España asiste atónita ante tan macabra noticia. El chulo chico guapo que cobra más de tres millones de euros está triste al igual que la princesa que cantara Rubén Darío.

            Nuestro pueblo, me incluyo, es algo cabroncete porque buena parte de él se ríe del gran tema del chicarrón que gana dinero a espuertas mientras otros pasan hambre.

            Pero la verdad es que Ronaldo está triste; y nosotros no debemos soportar semejante situación: hay que sobarle bien, pero con estropajo del bueno y que vaya a tomarle el pelo a otro pueblo.

4 comentarios:

  1. Yo lo mandaba a su puñetero país con un lacito.....

    ResponderEliminar
  2. Se cuestiona a Ronaldo por ser una figura mediática a la par que se tolera todo el sistema que inventa "Ronaldos" para obviar la triste realidad de millones de fulanit@s de a pie.

    El problema no lo tiene el niño mimado del fútbol. El problema, como el de tantos niños mimados es de los padres.

    ResponderEliminar
  3. Se te ve el tufillo madridista. Sabes bien que el título es una metáfora para denunciar la situación económica de la nación, la sumisión del pueblo y, algo, "atizar" al triste niño.
    Abrazos.

    ResponderEliminar