lunes, 10 de septiembre de 2012

Expectación nocturna



Engañaría a ustedes si no les confesara que a la hora en que tecleo este “copo”, doce del mediodía del 10 de septiembre, me embarga una cierta expectación por la entrevista que esta noche “concede” Televisión Española a don Mariano Rajoy ante periodistas de los medios más influyentes de la nación, a saber: El País, El Mundo, ABC, La Razón y otro más.

Al igual que el pueblo judío sentía una “expectación mesiánica” durante la paz octaviana ante la profética llegada de un salvador que los liberara de la opresión del imperio romano, mi alma se sitúa ante la esperanza de que algunos de estos compañeros de tecleos obtengan del señor Rajoy algo que aclare el futuro que espera a tanto español que lo está pasando mal o que huele lo va a pasar bastante peor.

Y nos que un servidor del Estado, oh  el Estado, sea un iluso de pies a cabeza, sino que desea seguir teniendo una pizca de fe en este sistema, la monarquía parlamentaria, que nos dimos los españoles a principios del último cuarto del pasado siglo.

Por eso agradezco que este gallego de puro en ristre y Marca en mano, se sitúe delante de la preocupada españolada para husmear en el incierto futuro que se cierne sobre los de siempre, o sea, de la clase media normal tirando hacia abajo, con la inclusión del frutero y el relojero de todas las esquinas de la madre patria.

Es demasiado lo que pido antes de tomarme una caña con mi amigo Montoya; tan sólo deseo saber la verdad, y si lo desean a fin de ser más estricto, su verdad por puñetera que esta sea.

Si vamos a pasarla más puta, que lo  diga; si piensa tijeretear las pensiones, que lo anuncie; si la única posibilidad que nos queda es convertir a la nación en un congelador, que lo predique; si cree que el Estado Autonómico debe seguir convirtiendo a España en un archipiélago de poderes, que se moje; si estima que es conveniente un rescate del país, que pague un justo precio por él, y dimita. Lo que no cabe son engaños y más patrañas, al pan, pan y al vino, vino.

Mañana les narraré lo que haya percibido; ahora me voy a por la caña y su Iva correspondiente.

2 comentarios:

  1. De esta forma, vamos a tener que tomar valium a toda pastilla.
    Abrazos, artista.

    ResponderEliminar