sábado, 15 de septiembre de 2012

Ea, a Madrid




          Aunque a la hora de escribir este “copo”, que puede no agradar a mis más íntimas amigas y amigos, no están ofreciendo cifras de la “marcha sobre Madrid”, ay Madrid, tierra de democracia auténtica, la multitud congregada debe haber sido considerable.

            Tan sólo desde Málaga, las centrales sindicales UGT, CCOO y no sé si alguien más de “tapaíllo”, se han fletado más de cincuenta autobuses que han partido hacia la capital del Reino.

            Columnas de distintos colores, al son de tambores y flautas, ha enfilado hacia Colón donde, cómo no, el protagonismo se lo han repartido Cándido y Toxo, por lo que me huele que los más cabreados, mucho más que los indignados del 15-M, son los que portaban las banderolas de UGT y CCOO.

            Tengo la sensación de que esta sociedad anónima, que dice representarnos, debe cambiar sus modos y formas si de verdad queremos cambiar el mundo, y para ello es necesario que la mentalidad personal y/o colectiva de la misma, me refiero a la sociedad, deberá ser más creativa a la hora de intentar conseguir “que nuestros sueños sean sus pesadillas” (mayo del 68); porque creo que con la marcha hacia Madrid, los que han perdido una noche de sueño han sido los que se han chupado una kilometrada de mucho cuidado, y no ha supuesto pesadilla alguna para los que nos gobiernan.

            ¿Y para qué?, cabe preguntarse: pues según leo con sorpresa -es loable que aún tenga capacidad de asombro-: para solicitar un referéndum nacional al gobierno de Rajoy para comprobar si la ciudadanía aprueba que las tijeras del Gobierno nos recorten la manduca.

            Los sindicatos saben muy bien que dicho referéndum nunca va a celebrarse (por ello, no cabe decir, ni siquiera pensar, si lo vamos a ganar o lo vamos a perder); de qué se trata entonces. Tal vez sea para marear la perdiz, tal vez para desgastar al gobierno algo más de lo que ya está, tal vez para sustentar una nueva huelga general, tal vez para demostrar un cierto poderío…, pudiera ser, pero desde luego que no para convocar un referéndum.

            Habrá que estrujarse la sesera para buscar otras soluciones y caminos; ésta, la de hoy, no vale para nada.  Siento decirlo.



3 comentarios:

  1. Amigo Pepe,totalmente conforme,la solución no es esa.

    ResponderEliminar
  2. Esta sociedad anónima cada vez es más sociedad limitada, por lo que sólo queda el intento de la sociedad unipersonal...

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo francisco. cada vez se hace más patente que lo que tú, o yo, o los dos juntos, no podamos hacer nadie lo hará por nosotros,
    Gracias por tu comentario, pues veo que a pesar de tu ausencia, me imagino que no definitiva, sigues a algunos de tus amigos y amigas.
    Abrazos.
    J. García Pérez

    ResponderEliminar