lunes, 13 de agosto de 2012

Un rojo en "Al rojo vivo"


El programa “Al rojo vivo” que emite La sexta viene a ser, al menos así lo percibo yo, como un contrapeso de “El gato al agua” de Intereconomía, y no es que el primero de ellos sea de izquierda, aunque asistan contertulios liberales, y el segundo de derecha pura y clásica; no es eso, sino que el primero se ajusta más a la realidad, aunque no agrade a un sector de la población; y el segundo es incompatible con la inteligencia porque no encuentra a nadie de izquierda con un gramo de vergüenza torera.


            Hoy, por ayer y por casualidad, me he encontrado en “Al rojo vivo” con la presencia del diputado andaluz Juan Manuel Sánchez Gordillo rodeado de cuatro teóricos de la política; dos de ellos claramente de derechas y el otro par, de izquierdas.

            El de Marinaleda ataviado con esa extraña indumentaria surrealista de pañuelos, pulseras y camisas; el resto con la clásica, pero no normal para estos tiempos de canícula, de chaqueta y corbata. El tema se lo suponen: el asalto a varios grandes supermercados por las guerrillas de uno de los líderes del Sindicato Andaluz de Trabajadores.

            Vencedor por KO el amigo de Diego Cañamero y jefe espiritual y material de zonas andaluzas donde el paro anda cercano al cincuenta por ciento y la crisis económica comienza a conseguir que las tripas bailen las sevillanas del hambre pura, no a eso que se dice por ahí y por aquí: “no tengo apetito”

            A mí, no a usted y a otros similares, me ha encantado, y he disfrutado de lo lindo, escuchar con atención a Sánchez Gordillo rezar un auténtico rosario de verdades que muy pocos y pocas se atreven a decir, cosas como que este sistema donde prima lo legal sobre lo justo hay que cambiarlo de raíz; hacía tiempo, pero que más de la cuenta, que no llegaban a mis oídos verdades como templos, sirva de ejemplo esa de que España se niegue a pagar la dichosa deuda.

            No se escandalicen en demasía, ¿pero saben lo que me ha parecido la escena de hoy?: pues aquella de Jesús de Nazaret en el templo de Jerusalén atizando leña a los mercaderes de su tiempo.

            Dispuesto a todo, prometo no rasgarme las vestiduras por lo que puedan comentar; eso queda para los fariseos de este tiempo.

3 comentarios:

  1. "Lo legal sobre lo justo"

    Hay un dicho que dice: "De necios y porfiados se hacen ricos los letrados".
    Y lo que yo ví en televisión fue a unos hombres cometiendo un robo con intimidación, y algo más, alegaría el fiscal.
    Ese delito es penal, y un abogado cobra por una defensa de ese tipo bastante más que lo que costaba el "cesto de la compra".Con repartir ese dinero, que seguro tenían entre todos los delincuentes,(y no digo presuntos porque los vió mucha gente),se habrían ahorrado el robo, el daño y la alevosía.
    Supongo que algunos abogados se habrán ofrecido gratis con tal de salir en televisión, con lo cual el asunto me parece más político y mediático que caritativo. Y como por desgracia ninguno de ellos era Jesús de Nazaret, tampoco pudieron hacer el milagro de multiplicar el arroz y los garbanzos para que hubiese para todos. ¿legal y justo?.....ridículo diría yo.

    Dos besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, estuviese bien que tú y yo nos pongamos a discutir por el "asalto"; pero es bueno disentir.
    Ea, ya hemos disentido.
    La novela va caminando despacio. Se resiste la maldita, pero tu aliento se agradece.
    En realidad no será una novela, pero algo saldrá.
    Un par de besos, y otro más. Toma ya.

    ResponderEliminar
  3. Creo que tú y yo no nos vamos a discutir por nada, oh José, y mucho menos por lo que hagan algunos cenutrios.
    Me parece ridículo el hecho de robar para dar la nota, y si te fijas, creo que hasta hay publicidad de algunas marcas. Me pareció ver coca-cola en el carro y me dió la risa.
    Nosotros a tu novela que es más importante, y si es un libro de artículos, también será bueno.

    Besos, una pila!!

    Ana Pastor.


    ResponderEliminar