lunes, 6 de agosto de 2012

Tres culturas, dos jefes y un disimulado



          Esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, es el no va más en el hecho cultural literario. Vean si no: el partido popular domina el Ayuntamiento y la Diputación; en el primero, el teniente alcalde Damián Caneda es el encargado de poner orden en ese difícil campo donde las navajas se afilan al tam-tam de las distintas tribus; en la pepera Diputación, nos encontramos con Marina Bravo como responsable del Área de Cultura, siempre bajo la supervisión de Salomón Castiel, cargo de confianza de Elías Bendodo, presidente del ente supramunicipal.

            Por parte de la Junta, se ha elegido Delegada de Cultura a Patricia Alba, que bajo las órdenes de la Directora General Montserrat Reyes y el consejero Luciano Alonso intentará, y lo conseguirá, restar energía al rodillo del PP.

            Existen también en Málaga tres organismos culturales, tal vez los más importantes de Andalucía, a saber: el Centro Andaluz de la Letras, dependiente de la Junta; el Centro Cultural Generación del 27 cuya organización asume la Diputación y el Centro del Libro, integrado en el Área de Cultura del Ayuntamiento; todos ellos con su personal de confianza y adláteres, aunque en Málaga se entrecruzan en esos cargos literarios gentes del capullo y de la gaviota por intereses creados.

            Mira por donde, las dos Asociaciones más significativas de Andalucía, la de Críticos Literarios y la Colegiada de Escritores, tienen sus presidentes, Morales Lomas y un servidor de ustedes, residiendo en esta ciudad.

            Por lo que respecta a mí, a principios del mes de julio recibí una llamada del Consejero Luciano para mantener una entrevista que, a los pocos días, fue dinamitada con otra llamada del gabinete de Montserrat Reyes para que dicha cita sea con ella, guapísima por cierto, durante la primera quincena de septiembre.

Nosotros, Morales y yo, tenemos un documento firmado por el Presidente Griñán en el que asume algunas peticiones que le hicimos durante la pasada campaña.

            Y por la otra parte, Damián Caneda posee un documento, firmado por numerosas personas y personajes de Málaga, que duerme el sueño de los justos; el documento es una solicitud para que un servidor sea nombrado Hijo Adoptivo de Málaga. Se da la casualidad que, entre los firmantes, se encuentra Damián, cuando éste era Vicepresidente del Senado.

            De  esto hace la friolera de siete años, pero esperemos a que pase este agosto para que comencemos a mover fichas en  este tablero cultural. Va a arder Troya, con plataforma incluida.

3 comentarios:

  1. Toda mi vida esperando al Capitán Trueno,oh José, y resulta que está en Málaga y con la espada Harald en alto.
    Te deberían nombrar Hijo Predilecto de Málaga, mejor que Hijo Adoptivo ¿sí o sí?.

    Besos, corazón.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Pues no puede ser, porque uno no es del lugar. Lo otro es una guerra que voy a iniciar después de 7 años en silencio y, con el agravante, de que el concejal de cultura, como ya digo, firmó la solicitud de un grupo de amigos cuando era Vice del Senado.
    Besos del capitán Trueno.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra ver lo bien que te está sentando el viento que silba nácar!! Eres un valiente.
    Lástima que yo no sea Sigrid de Thule....

    Un abrazo.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar