domingo, 19 de agosto de 2012

Mira mi mano




MIRA MI MANO

Mira mi mano
que busca en el montículo de dioses
la huella de tu camino.
Es abierta plegaria.
Ha vencido a la mísera materia.
Crea deseos de presencias tuyas
y toca con sus versos
pálpitos de tu espíritu
y ríe en su contacto.
Y la beso y te beso.

Resisto en tu palabra
que suena a caracola.
Es hervidero de amarillos trinos,
de tu verbo que arrulla
y mantiene mi vida.
Escondida garganta,
entre mares de amor
gorgoteas tu aliento.
No te fuiste,
en mis sueños te asientas jubilosa.

Te aposentas en mí,
tiendes tu lona rosa
y fruto de la noche, al alba naces.
Ya instalada,
invades mis tejidos
y dejo de ser yo,
para contigo ser.

Laboreas mi tierra
que surcas entre cantos
de granos esparcidos,
y mi cuerpo te acoge.
Mi simiente
-beso entregado en noche de aceitunas,
esquilmo por septiembre recogido-
se adentra en tus entrañas.

(De “Inacabada ausencia  IV” de J. García Pérez)

2 comentarios:

  1. Veo que la "bruja avería" nos ha borrado los comentarios, una pena!!

    Un abrazo.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, confío en que los hilos invisibles desaparezcan del todo.
    Besos.

    ResponderEliminar