domingo, 12 de agosto de 2012

La "cruel" feria de agosto de Málaga



Un servidor, fiel amante de mi verdad, que no tiene por qué ser la verdad, es poco amigo de ferias y feriantes, de casetas de peñas y oficiales, de pregones y abanderados, de la feria de día y de la noche, ésta última tiene un cierto pase, pero la llamada de “día”, a cuarenta grados más los que den de sí los cubatas y las copas jerezanas, la “odio”, con comillas y sin ellas, pues donde se ponga un buen y frío Tío Pepe en un lugar con aire acondicionado, y unas exquisitas y delgadas lonchas de jamón con su correspondiente ración de gambas rojas de Garrucha, que se retiren el estridente y machacón sonido de los verdiales y las pesadas sevillanas, incluida la tercera que es la del piropeo bailado a la parienta.

En este tiempo de feria de agosto en Málaga siempre me gustaba escribir un pregón, pero al coincidir este año la pregonada, que por cierto nadie escucha, pues el gentío va a lo suyo, o sea, a meterse mano y esperar la cohetada, con el aniversario del asesinato de Blas Infante, que Dios tenga en su memoria, pues por aquí abajo está en el olvido, menos cuando el 28 de febrero Francisco de la Torre Prados, alcalde de este perímetro que abarca desde El Palo hasta detuvieron a Torrijos, y un poco más a poniente, habla del municipalismo ideólogico y utópico del teórico Padre de la Patria Andaluza, he desechado la exaltación del petardazo.

Y qué pregonar: pues el olvido. Tenéis que olvidar, si queréis ser felices, que de aquí a nada os van a crujir con el IVA; así que a consumir sin ton ni son. Tenéis que olvidar a la maldita “prima de riesgo”, compañera de Ángela Merkel, y liaros con la primera morenaza o morenazo que veáis con ganas de guerra. Tenéis que olvidar las tijeras de Mariano Rajoy que a partir de septiembre podará lo que os sobra y lo que os falta. Tenéis que olvidaros de los bancos, no de los del parque que, de aquí a nada, os servirán de asiento para mirar de lunes a domingo el sol.

Venga, sin pasaros de la cuenta, pecad y olvidad: es la única solución que os queda.

3 comentarios:

  1. A pecar me apunto, a olvidar mejor no, que luego llega el Alzheimer, me coje desprevenida y me da el trancazo.

    Gracias por la información, cada día me enseñas cosas nuevas.Málaga tiene que estar a tope.
    Aquí empiezan las fiestas de S. Magín y tendremos a Serrat y Sabina en lo que antes era la plaza de toros, y nos darán las diez.....

    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. ... la once, las doce, la una, las dos y las tres. Qué poeta... lo del banco hispanoamericano es único.

    Ni se te ocurra aparecer por la Feria de Málaga, en especial la llamada "del día", pues la combinación de toda clase de olores, la gente chorreando de sudores y cuarenta grados...y más, la convierten en un infierno. Tú, con Sabina y Serrat... y el Moët

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Te haré caso y no iré a las fiestas de Málaga en agosto por miedo a derretirme (soy un bombón y no tengo abuela).

    Sabina tiene letras con mucho ingenio, y seguro que esa la cantan a duo, pero si Serrat canta: "No hago otra cosa que pensar en ti....", brindaré a tu salud con el Moët, y si no la canta, también.

    Más besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar