domingo, 12 de agosto de 2012

Es tanto lo vivido



Es tanto lo vivido
que el tiempo ha sido trance.
Suspensa la cordura,
alaba el alma, susurrando en éxtasis:
“eres mi Dios, mi amada”
Divinidad latente
que asoma sin rubor
tu mezcla de carne y alma.
Ya no sé si te adoro
en mi delirio lúcido,
o por el beso que tomé de ti,
que sin quererlo quise
y quedóse ya siempre
siseando en mi boca.

Has quebrado mi muerte.
Ya vivo siempre vivo.
Eres antorcha donde lento muero
y me consumo y nazco
siempre entre lenguas rojas
que mantiene ardiendo
mi deseo de ti.

Todo eres tú:
la tormenta, amasijo
de nuestros vivos cuerpos
construyendo el amor,
y el remanso
donde bebo entre brotes
el néctar de su savia
que destella energía.

Y ahora me abandonas,
huyes viajando a lomos de la noche
creyendo hacerme bien
y yo quedo sin ti.
sin Dios, sin mí, sin tiempo.
Quedo en la nada tuya.
¿Crees que el amor muere
en el adiós que vivo?
En el adiós quedó nuestro futuro
construido para siempre-
Tú, allí lejos. Y yo, también contigo,
en el tiempo de nada,
edifico
la presencia alargada de tu ausencia.
No te has ido.
Estás.

(De “Inacabada ausencia” III, de J. García Pérez)

3 comentarios:

  1. Si pudiera exprimir tu poema en una copa,
    bebería de ella golosamente hasta embriagarme.

    Feliz domingo, querido Poeta.

    Besos, corazón.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, bueno aquí seguimos. Anoche, de farras; otra vez toca hoy. Las cosas se lían, suena una voz, rasga la guitarra el silencio de la noche, una voz emerge pr alegrías, suenan palmas, se doblan... y ¡ea! hasta ma madrugada.
    Embriágate, mujer, oh Ana.

    Dos besos

    ResponderEliminar
  3. Vive la farra todas las noches que quieras,disfruta por alegrías y por lo que haga falta, que yo me alegro de que así sea.
    Aquí hay un grupo músical cubano que canta: "La negra Tomasa", ay ay ay, esa negra linda....

    Un abrazo.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar