miércoles, 1 de agosto de 2012

Chavela: "en el último trago"



        Corría el año 1980 y había quedado con Federico Beleña, “el peligro de las nenas”, para ver y escuchar, en una especie de sala de fiestas de los madriles, a Chavela Vargas, a la cual “el Fede” decía conocer. Conociendo a mi amigo y de su dandysmo, vestí una chaqueta verde pistacho e inmaculados pantalones blancos y él, como era de esperar, traje blanco de chaqueta cruzada.

            Llegados al lugar y sentados en la mesa previamente reservada, entregó el de blanco una tarjeta para que fuera presentada a Chavela. No pasaron cinco minutos, cuando enfundada en un resplandeciente poncho rojo se acercó a nosotros con una franca sonrisa y dándole un abrazo en su justa medida le estampó un par de besos, al tiempo que decía: “Fede, qué alegría”.

            Fuimos presentados ambos y tomamos asiento. Yo estaba impregnado por el aroma a canción que desprendía Chavela, cuando Fede pidió una botella de Moët & Chandon y ella, con esa voz suavemente áspera que poseía, le dijo al camarero: “nosotros a lo nuestro, pon tequila que vamos a reventar esta noche”

            Cuando Chavela subió al escenario nos dedicó “De un mundo raro”,
y yo sentí un cosquilleo que me duró hasta altas horas de la madrugada, cuando los tres, en la Puerta del Sol, cantábamos “En el último trago” y nos flagelábamos con unos tragos,  botella en ristre, de tequila.

            Esta mañana, por ayer, y tampoco recuerdo muy bien si fue de noche o madrugada, me entero que a Chavela, la mujer que rompió los moldes de que las rancheras debían ser cansadas en exclusiva por machos, está ingresada y grave en un hospital de México.

            Qué será de Federico. Y es que el tiempo pasa, las experiencias van quedando como quimeras que no despiertan y da la sensación que vivimos en un mundo raro en el que la cachimba se ha puesto de moda entre el personal de trece años.

            Oh querida Chavela, que no sea éste tu último trago.

3 comentarios:

  1. Ay el Moët!!
    Esperemos que Chavela se recupere y brindaremos por eso. Yo me quedo con esa canción que me dedicó un día porque se la pedí en un concierto, y que decía: "Yo conozco una vecina que me tiene alborotao..." La Macorina, siempre me hizo sonreir.

    Me hubiese gustado verte con la chaqueta verde.

    Hasta mañana,Poeta.
    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Lo del Moët ha sido en honor a ti; el resto, hasta la chaqueta verde pistacho, es una verdad como un pino.

    Besos, cariño.

    ResponderEliminar
  3. En publicidad, no hay nada como "bombardear" un producto, el que sea, para que se venda. Y si no, que se lo digan al Boris, que con un pastiche de libro consigió el premio Planeta. Lo tuve que leer porque me lo regalaron, pero mucho mejor el Moët, con diferencia!!. Gracias por el detalle.
    Yo me creo todo lo que escribes para darle realismo,pero tu verdad, es toda tuya.
    Curiosamente, yo también tengo una chaqueta verde pistacho que utilizo en verano y combino con blanco o negro, depende del tio que se deje enrrollar.

    Besos, corazón.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar