martes, 17 de julio de 2012

"Que se jodan"



          La hija del señor Fabra, el que fuese presidente de la Diputación de Castellón y responsable de la construcción del aeropuerto inaugurado en tiempos de elecciones y que sigue sin ser estrenado, la hija, decía, Andrea de nombre, cuando Rajoy daba a conocer su rosario de recortes y los diputados del PP aplaudían a su jefe, tal vez para aliviarle del mal trago que estaba pasando, fue la muy ladilla y soltó un aleluya que se ha convertido en el grito de guerra de los desheredados, machacados, recortados, parados y descompensados ciudadanos que, aunque la canícula parecía que iba a detener su justo cabreo de jodidos, van por todos los rincones de la España escupiéndole a la tal Andrea: que se jodan.

            La diputada nacional, vaya forma de honrar el encargo encomendado por la ciudadanía, no ha tenido otra ocurrencia que cornear, dice la excelentísima becerra, a la bancada socialista con el ya famoso insulto que se corea por l@s indignad@s en los lugares donde la “poli” permite su presencia.

            Uno, testigo de pateos frente a aplausos, en las bancadas del Congreso, no tiene más remedio que solicitar de los mandamases del Partido Popular la rápida expulsión de la excelentísima señora, o señorita, Andrea Fabra de ese recinto que debería ser sagrado, pues no es digna de posar sus cachas en el escaño de marras.

            Y es que ese “que se jodan” salido del alma de su señoría, si la tiene, es sinónimo de “que les den”, pero de manera más burda y soez. Es la prepotencia de la riqueza frente a la pobreza, de la seguridad del tener frente a la escasez de medios para subsistir, es enchufar la manguera de la gasolina para que prenda el ya existente fuego de la injusticia, es alegrarse del mal ajeno y jalear el mismo para que persista.

            No, no se merece Andrea Fabra que viva de nuestras rentas y de nuestra santa paciencia que, a  poco que sea zarandeada por insultos  como el lanzado por ella, puede convertirse en una cuchilla que acabe con tantos descerebrados, en el caso que nos ocupa: descerebrada, por no afilar más mi lengua en la tardenoche de hoy.

4 comentarios:

  1. Menos mal que los españoles hace muchos años que aprendimos a estar jodidos, pero contentos. Con el tinto de verano, los rebujitos y unas palmas sevillanas de las que se tocan en toda España, a los que les van a dar de verdad, va a ser a los "intervenidos", creo.
    Dame clases, porfa!! ¿Si la Unión Europea interviene a España, los políticos dirigentes lo tendrán mal?.

    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. No creo que llegue a ocurrir. No lo debemos consentir. Una intervención económica a un país como España sería muy difícil de sostener por la propia UE y, lo que es peor, es un golpe de Estado del capital. Ah, y no soy "rojo".
    Besos y no te preocupes; ya sabes, sé feliz.

    ResponderEliminar
  3. Gracias!! Esperemos lo mejor.
    El rojo es un color precioso que levanta el ánimo y que a ti te debe quedar de maravilla, haz la prueba y cómprate una camiseta este verano, yo tengo una que me encanta y que pone "Caramelo", no es broma, además me sienta bien.
    Soy feliz riéndome contigo, me encanta tu risa!!
    Dos besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  4. insisto, hay que dejar de seguirles el rollo y, pensar de otra manera, no claudicar a estar jodidos, pero sin violencia

    ResponderEliminar