martes, 24 de julio de 2012

Los terroríficos viernes



           En aquellos tiempos en que estudiaba en el Colegio de los Hermanos de la Salle de Melilla, la semana escolar transcurría de forma muy diferente a la actual. Aquellos chavalotes que sabíamos la canción de “Montañas nevadas” y, cómo no, el “Cara al Sol”, dábamos clases, en sesiones de mañana y tarde de lunes a sábado, con excepción del jueves que descansábamos por la tarde.

            Había un día terrorífico, el sábado; y lo era porque los Hermanos nos entregaban el boletín semanal que tenía que ser devuelto el lunes firmado por el padre. El mío, me refiero a mi padre Fernando, aquello se lo tomaba pero que muy en serio; y como siempre, o bien mi hermano o bien yo, teníamos algún “cate”, el castigo impuesto era el dejarnos sin ir al cine los jueves por la tarde. Llorar el menda, lo que se dice llorar, aquel jueves que no pude ver en sesión continua “Murieron con las botas puestas”, película en la que Caballo Loco le zurró al Séptimo de Caballería del General Custer en la batalla de Litle Big Horm, y todo porque saqué menos de cinco puntos en Matemáticas con la pollada del teorema de Pitágoras, teorema por el que, por cierto, no me ha preguntado nadie en mi vida y, menos aún, en los momentos esenciales de ella: casarme, comprar una vivienda o adquirir un frigorífico, pongamos por ejemplo.

            Pues a mi edad, 76 tacos, creía que todo esto había pasado y, lo que son las cosas, el terror se ha trasladado a los viernes, día en que el Maldito Sanedrín del Consejo de Ministros que preside el inepto de Rajoy se reúne en compañía de los Guindos, Montoro, Mato y la madre que los parió a todos.

            A mí, que, por desgracia me he olvidado de rezar el Credo, no digamos el Yo pecador, me encomiendo todos los jueves al acostarme a no sé quién para pedirle que me dejen como estoy, o sea, jodido camino de indignado.

            Pero como la maldita prima sube que sube, mucho me temo que don Mariano viene también a por nosotros los jubilados. El muy inepto y cobardica en vez de cepillarse, en unión del PSOE, el horrible gasto que supone la España autonómica y meter en la cárcel a tanto corrupto y corrupta que no hacen ni el huevo, incluido banqueros, va a soplar chamusquina, más si cabe, a los abueletes de España, sostén hoy de tanta familia en ruina.

            De aquí a nada, viernes, o sea, “Señor mío Jesucristo…”

3 comentarios:

  1. "Al cielo se alza la firme promesa",
    de que
    "Volverá a reir la primavera, que por cielo, tierra y mar se espara",
    ea!
    "Impasible el ademán", que aquí no pasa nada!!

    Eso de no dejarte ir al cine, no estuvo bien.

    Besos, corazón!!

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Es que se lo tomaba muy en serio eso de las "notas". o es también pura ficción?
    Bueno, compruebo que formaste parte de la Sección Femenina o cosa parecida.
    Besos, encanto.

    ResponderEliminar
  3. La ficción puede ser una realidad desfigurada por el tiempo, pero sólo el narrador lo sabe y puede jugar con ello, en este caso, tú.

    No pertenecí a la Sección Femenina, pero me encantaba memorizar letras de canciones de todo tipo, y estas te las hacían cantar en el patio de la escuela mientras se izaba la bandera, pero eso tú lo sabes mejor que muchos. Yo pertenecía al coro (de ángeles)del colegio Sto. Domingo Sabio, en Sevilla.
    Besos.

    ResponderEliminar