viernes, 6 de julio de 2012

Juan Morano: ¿tránsfuga?



             Allá por 1980, éste que escribe estas líneas dejó de pertenecer a UCD y aterrizó en el Grupo Mixto, dejando en el vuelo su pertenencia al poder y algún alto cargo por nombramiento de Consejo de Ministros, por cierto que, Manuel Clavero, ministro del partido centrista realizó el mismo vuelo y aterrizaje. Nuestra única razón fue el desacuerdo total con el procedimiento que UCD había trazado para que Andalucía fuese concebida como Comunidad Autonómica con los mismos derechos que Cataluña y el País Vasco. Realizamos, pues, el tránsito del poder a la oposición, de la seguridad a la inseguridad, de la complacencia a la crítica y de la permanencia a la búsqueda.

            Afirma Paulo Freire que el papel de los “convertidos”, de los que han realizado el tránsito, es fundamental en el intento de liberación del pueblo. Ello lo demuestra la historia. Su papel es importante, sigue afirmando el pedagogo brasileño, porque han hecho dejación de ser opresores. No sienten, pues, el deseo del poder, ni de ejercer desde el otro polo de la contradicción una imagen de fuerza.

            Por ello intentan llevar a la conciencia de su nuevo posible colectivo, que el mayor peligro en el proceso de liberación del pueblo se encuentra en que éste se convierta en opresor.

            Cualquiera que haya cambiado “duros por pesetas” o realidades por ideales, nunca es claramente aceptado. Ni siquiera en la actualidad. Es una lógica consecuencia de la gran secuela de su origen: el poder.

            Hace unos días hemos podido comprobar que un senador del PP por León, Juan Morano, ha quebrado la disciplina de voto de los señores del poder por no estar de acuerdo con la política que el PP mantiene con la minería española. Ha sido multado y apartado del partido dominante, pero el Senador no ha dejado su acta, porque esa acta, constitucionalmente hablando, no pertenece al partido sino a la persona.

            Es por ello que persiste como Senador por León en el Grupo Mixto. Según mi punto de vista hace muy requetebién en defender a la minería, aunque por ello sea vilipendiado por los que antes le aplaudían.

            Ejemplos con el de Juan Morano, nos hacen pensar que existe algo de decencia en la política española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario