martes, 17 de julio de 2012

En la Moncloa




          Ignacio quedó sorprendido por la llamada que la Secretaria de Adolfo Suárez le había hecho a fin de mantener una entrevista con el Presidente del Gobierno de España; no tenía remota idea de la causa, y, aunque barajó algunas de ellas, todas fueron desechadas.

            Si Franco, dicen, lo dejó todo atado y bien atado, Suárez nunca dejó nada a la improvisación y quería saber por qué aquel Maestro Nacional, al que no conocía de nada, se había “colado” en el Congreso de los Diputados como “independiente” en las primeras elecciones democráticas del año 1977 por la circunscripción de Málaga, más aún cuando, según algunos informes del Ministerio de Interior, podía ser considerado como no adicto al régimen franquista.

            Suárez había ido llamando, uno a uno y por separado, a todos los partidos políticos que formaron la Unión de Centro Democrático, y por el palacete de La Moncloa habían pasado el Partido Social Demócrata que liderara Francisco Fernández Ordóñez, la Democracia Cristiana de Iñigo Cavero, los liberales de Joaquín Garrigues e Ignacio Camuñas y los liberales andaluces de Manuel Clavero.

           Los últimos en ser recibidos por el Presidente fueron los “independientes” de Rodolfo Martín Villa, el grupo más amplio de todos y formado por gobernadores civiles, alcaldes, presidentes de Diputación y algunos ex cargos orgánicos del antiguo Movimiento Nacional. En ese mare magnum, pero sin contaminación alguna, se encontraba Ignacio.

            Durante ese encuentro, Suárez abrazaba y saludaba a todos y todas como personas muy conocidas, como así era; por ello, cuando llegó a Ignacio, y tras un fuerte apretón de mano y el abrazo consiguiente, le preguntó:

-          ¿Y tú, quién eres?

          Tres meses después de aquello, Ignacio es requerido por el Presidente para charlar informalmente de algunas situaciones de la UCD en Málaga, pero en realidad se trataba de saber algunos aspectos ideológicos de aquel Maestro de Escuela que formaba parte del Grupo Parlamentario Centrista. La entrevista no pudo considerarse de interrogatorio, pero sí de conocer, valga la expresión, las “entrañas” del entrevistado.

            Esencialmente, toda la conversación, de algo más de hora y media, giró en torno al Movimiento de Cursillos de Cristiandad del que Suárez había sido dirigente, e Ignacio Presidente del mismo en la diócesis de Málaga, y envuelto en algún problema social, no importante, durante su mandato.

            “Vamos -preguntó Suárez, como colofón- que se te puede considerar algo anarco-cristiano”

            “Pues sí”, contestó Ignacio.

            Esa fue la segunda entrevista que mantuvieron los dos. Hubo una tercera que puede considerarse como definitiva. Es necesario reconocer que entre ambos existió una buena “química”.

3 comentarios:

  1. Si en lugar de Suarez, hubiese sido Pujol, en lugar de preguntarte: " ¿Y tú, quién eres?", te habría preguntado: "¿ Y tú, a qué te dedicas?", acompañando las palabras con un guiño de ojos que daba que pensar. Te lo digo por experiencia.
    Gracias, Maestro, presiento que tu Historia, hará Historia, y me vale la redundancia porque de hecho, ya la ha hecho.

    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Seguimos:
    Intentaremos que hay historia, ficción, "puñaladas", poesía, amor y amores...
    Besos, encanto.

    ResponderEliminar
  3. Esos amores....prometen.

    Besos, Poeta.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar