lunes, 30 de julio de 2012

El referéndum sobre los recortes



          A Francisco Álvarez Cascos le gusta unas elecciones políticas más que a mí un bogavante, prohibido por los médicos, la congelación y la subida del IVA; y digo que les encanta los comicios porque ha sido el primero en pedir elecciones generales anticipadas para ya mismo. Anteriormente, cuando los diputados asturianos aún no habían sacado el gusto suficiente al escaño obtenido, disolvió las cortes de don Pelayo para iniciar una nueva reconquista, pero en esta ocasión vino otro moro Muza y le arreó de lo lindo.

            Los jefes del gran sindicalismo español, los camaradas Cándido y Toxo, se han sacado de la chistera un nuevo concepto de huelga, y preparan para septiembre una “huelga ciudadana”, pues piensa un servidor que la “general”, con casi seis millones de desempleados, ya de poco sirve a no ser que prenda España por los cuatro costados.

            Es por ello, que los jefazos “laborales” hayan pensado en montar la citada huelga de indignados, indignadas, parados, funcionarios y empleados públicos, jubilados y todo el que quiera apuntarse al festejo para pedir un referéndum en el que todos y todas podamos votar si estamos de acuerdo o no con los recortes, también llamados tijeretazos.

            Huelga seguro que habrá y referéndum, ni hablar del peluquín. La parejita en cuestión sabe bien, pero que muy requetebién, que no existe ningún gilipuerta que desee ver mermada la manduca y el bienestar de sus hijos, o sea: el éxito está tan asegurado que yo, el que escribe y rubrica estas líneas, estaría dispuesto, a pesar de la falta de mielina en mis extremidades superiores, a encabezar la original convocatoria; pero lo del referéndum es ilegal e inconstitucional, y no digerible legalmente.

            Pero puestos a suponer que pueda celebrarse dicho referéndum, podrían añadirse algunas cuestiones más. Ahí van algunas: ¿está la ciudadanía de acuerdo con que los sindicatos y la patronal se financien a costa de nuestra escuálida pasta?, ¿está o no de acuerdo con la cohorte de enchufados que existe en las inmediaciones de los partidos políticos?,  ¿sigue estando de acuerdo la actual ciudadanía con el modelo de Estado, me refiero al autonómico, que nos dimos los españoles?, ¿desea la ciudadanía que continúe el Senado?, ¿y las Diputaciones?, ¿y las mancomunidades de municipios? ¿y con el actual sistema judicial?...

            O ponemos al Estado patas arriba o el Estado nos coloca patas abajo, o sea, de rodillas como estamos, pero más aún.

4 comentarios:

  1. Lo más preocupante es la falta de mielina en tus extremidades superiores, y que el médico te prohiba el bogavante, otra cosa es que tú le hagas caso y no lo comas.El resto, y según decía Nati Mistral, bellísima a sus 84 años, con su sensual voz; lo arreglará la Merkel cuando rescate a España y nos ponga a Almunia como controlador, porque Rajoy volvió masón desde Méjico, ea!, era el color de su cristal.

    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, lo mejor lo del bogavante (me lo como a pesar de la gota), lo peor lo de la mielina (pero lo disimulo), lo preocupante (lo de Almunia), para agarrarse el bajo vientre y morir de risa (lo de Rajoy), y para dar gracias por haberte encontrado (el Facebook)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tendremos que darle las gracias a la princesa Magda, te encontré en su muro, me enamoré de tus palabras y no me quise perder tu amistad; y no hablo de tu risa ni de tu voz....que te sonrojas, jaja!!
    Luego vinieron los libros y te descubrí como una gran persona, también a Juan el de Cartajima, el mismo que dice que compremos rábanos cuando pasen rábanos, entre otras cosas.
    Pude haberte encontrado en Melilla, estuve en el 65 y en el 75. Pude haberte encontrado en Sevilla, en Granada, en Málaga y hasta en el Palace de Madrid, pero allí encontré a Marcelino Camacho y a unos cuantos actores, ya ves, así también es la vida, tuvo que aparecer el "face", ay si se llega a enterar mi abuela!!
    Gracias por aceptar mi solicitud, corazón.


    Más besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar