sábado, 2 de junio de 2012

Romper el ritmo




La tierra y las personas nos movemos al mismo ritmo: monótono: rutinario. Nunca existe el momento adecuado para imprimir nuevos giros.

Cada despertar, viene a deparar un nuevo dormir. Siempre despertar y dormir: sin posibilidad de escapatoria. Necesito romper el ritmo. Hacer arrítmica mi existencia:emerger de enorme laberinto: después, vivir.

Al inicio debe ser una hecatombe; más tarde, una delicada aventura. Colocar cada trozo del puzzle en su lugar, pero no siempre una pieza idéntica a la otra. Me he puesto seis meses para salir de mi tedio. Siempre me pongo plazos.

www.josegarciaperez.es 
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario