lunes, 11 de junio de 2012

La gra pregunta




          Dicen que alguien dijo “que en este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, sino que todo depende del cristal con que uno lo mira”, pues  les digo que puede ser verdad o mentira; por ejemplo, a mí no se me ha pasado por la mente contestar al extenso comentario de mi amigo Ángel Doctor, no fuera que, por si las moscas, me viese obligado a hacer eco del porqué la señora Esperanza Aguirre no fue a ver la final de la Copa del Rey, ya sea por temor a una posible y atormentadora pitada a su persona o porque el señor Cerezo, según mantiene mi estimado compañero columnista, no haya tenido la gentileza de invitarla.

            Pero en fin, ni un minuto o palabra más en esto que algunos columnistas dicen que es una verdadera tertulia y, que un servidor de mi compañera, llamada Rosa, no va a perder un segundo en admitir como cierto o profano.

            Lo único cierto en el día de hoy, me refiero a ayer domingo, es que había cantidad de preguntas a realizar, desde luego que la más importante de todas sería aquella de saber qué pinto yo, o usted, en este mundillo de verdades y mentiras.

            Por ejemplo, cabe preguntarse por los cien mil millones de euros que la llamada Unión Europea va a prestar, valga la palabreja, al Estado Español para sanear, dicen los expertos, la bancada española, incluida la Bankia de los cojoncillos.

            No cabe duda alguna que nos podríamos haber preguntado si la llamada “roja”, una panda que gana más parné que todos los pseudos jornaleros andaluces, podía vencer a la selección italiana, o si Nadal, sin la jodida lluvia parisina, oh París, podría alzarse con la pasta del trofeo “Roland Garros”, o si Alfonso, premio Príncipe de Asturias, toma del frasco, podría seguir manteniendo el número uno de de no sé qué circuito, o vaya usted a saber si la “canallesca” podía haber incidido más en el rescate o préstamo de la UE a la bancada española; más cosas y casos podíamos hoy habernos o haber preguntado, pero he aquí que un o una periodista, cerebro privilegiado, preguntó al Presidente del Gobierno señor Rajoy si pensaba  asistir al partido de la selección española.

            Obvio la respuesta, pero no la pregunta porque en ella queda resumida la demagogia de buena parte de la prensa española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario