viernes, 1 de junio de 2012

Ana Navarro, concejala de Málaga




         Ante las quejas de un grupo de vecinos residente en una zona de cierto postín de nombre “El Bosque”, el ayuntamiento de Málaga que comanda el Alcalde Francisco de la Torre, le ha metido un puro, léase expediente sancionador al Colegio Público “Parque Clavero” por el griterío que hacen unos 500 chavales de 3 a 12 años de edad.
            El alboroto se lo traen los chavales en el comedor y gimnasio, espacios ellos en los que dan rienda suelta a su vida, me quiero imaginar, después de estar “maniatados” durante las horas propiamente lectivas.
            La sociedad está de un finolis arrebatador pues se ve que la algarada infantil, quiero creer que a horas de mañana, le impide bailar un vals o echar un “cohete” en condiciones óptimas y sin sobresaltos, porque no se me ocurre pensar que es que los vecinos de la barriada se dediquen a dormir la siesta del camello, la que se realiza antes de comer.
            Reyes Durán, Directora del Centro, ha declarado que ella “no puede poner un tapón en la boca de los niños y niñas” y lleva razón la santa funcionaria que sufre los recortes de los señores Griñán y Rajoy, y los nervios de un vecindario que desea vivir en plan sibarita.
            Creo que fue anoche, tras una tardenoche inolvidable por su brisa, a hora cercana a cuando las brujas se suben en las escobas y los niños están duerme que te duerme, que estando un servidor a punto de penetrar el reino de Morfeo oí un traqueteo procedente del ojo patio, al tiempo que el camión de la basura recogía los contenedores que los trabajadores de Limasa arrastraban, con la suavidad que les caracteriza, hacia sus fauces, y un aroma de desperdicios se desperdigó por la casa junto a unos alaridos procedentes del traqueteo de marras.
            Todo este conjunto de quejidos y quejodes aromáticos se ve importan un pimiento, por no decir nada, a la concejala del Partido Popular Ana Navarro encargada del Área de Medio Ambiente que, no sabiendo la manera de alcanzar la fama, ha expedientado a la chavalería del Colegio “Parque Clavero” por dar rienda suelta de vez en cuando a su voz, amordazada durante las horas lectivas.
            Igual se enteran en Europa de la “cosa” y nos rebajan la puta prima que nos tiene fritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario