martes, 15 de mayo de 2012

Malditos: callad todos




         A los magnates de la Junta de Andalucía, PSOE-A e IU, no se les ha ocurrido otra fecha para anunciar sus recortes que el 15-M, tela marinera para los “indignados” de cualquier signo.

            Soy de los que creo que no hay que añadir gasolina al fuego y restregar los calcinados rastrojos del estado de bienestar a unos y otros, o sea, a PP, PSOE e IU. Si hay que apretarse el cinto de verdad, hagamos al mismo nuevos agujeros porque España, incluida Andalucía, va camino de la ruina, del corralito y de una ristra de suicidios para los depresivos por naturaleza. Somos más pobres que ayer y antier, y esa es la triste realidad.

            Ya no vale decir que los sindicatos no salieron a la calle en tiempos de Zapatero, ni tampoco es ético cebarse ahora con los que ayer decían que Rajoy era el tijeretazo hecho persona.

            Malditos: callad todos. Que silencien las idioteces ideológicas de izquierdas y derechas, el lanzamiento de insultos desde las trincheras de los bien pagados, la simpleza de creer algunos en que se iba a instalar en esta tierra de María Santísima una Banca Pública, etc.

            Callad todos y todas, porque, más o menos, tal vez más, en Andalucía ha nacido el principio del reconocimiento de la verdad que no gusta a nadie, a saber: subir la presión fiscal, reducir el sueldo a funcionarios y personal laboral, a unos el 6% y a otros hasta el 12%, las pagas extras de verano cepillarlas de un 30 a un 40 por ciento, pero ya, para pasado mañana, congelar la inversión pública, aumento de la jornada laboral para todos, adelgazamiento de las horas extras, etc.

            Callad, pues, malditos: todos y todas son iguales ante la cruda realidad de la ruina.

            O unimos esfuerzos o terminamos en el pantano de la canina. Ahora, es ahora cuando hay que lanzar ideas para que el culpable, los culpables, el vividor y los vividores paguen lo que nos deben.

            A por ellos, pero ¿quiénes son ellos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario