viernes, 11 de mayo de 2012

Los cementerios malagueños




          Una de la muchas cosas que desconozco es por qué los cementerios de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, tienen nombre de arcángeles, a saber, San Rafael, San Miguel y San Gabriel (éste último es el que mantiene gran actividad), pues  los otros dos, gracias a Dios, están cerrados a enterramientos, quiero creer.

            Además de los nombrados, existen el cementerio de San Juan situado en la barriada de El Palo y el histórico Cementerio Inglés, cristiano, pero no católico, con una gran carga histórica entre sus “habitantes”, y otro en la barriada de Churriana.

            No es que uno esté interesado en estos tanatorios, sino que me ha llamado la atención que algunos de ellos están “regidos” por personas pertenecientes al PP o simpatizantes de dicha formación política y que, por tanto, gozan de la confianza total de sus máximos dirigentes.

            No sé, tampoco me interesa, si estas plazas de directivos de tales “parques” salen a concurso para ser ocupados por personas que muestren y demuestren los parámetros de mérito, capacidad y publicidad, o bien tienen el perfil adecuado, o sea, lealtad y fidelidad al PP.

            Llama la atención que el Director Gerente de Parcemasa, San Gabriel, sea don Federico Souvirón, diputado nacional durante varias legislaturas sin que se le conozca un sí o un no con la guardia pretoriana del PP, y que según la concejala Ana Navarro, edil que se ocupa del tema de los fallecidos en Málaga, ha visto en el ex diputado un “extraordinario currículum para esta actividad”, por lo que se le ha concedido, y yo me alegro, dicha tarea que lleva consigo unos emolumentos de 55.000 euros anuales.

            El alcalde y senador Francisco de la Torre, hombre de bien sin lugar a dudas, ha nombrado a la ex edil Araceli González directora del Cementerio Histórico de San Miguel que, me imagino, llevará incorporada a su misión de restaurar tan emblemático cementerio alguna prebenda económica.

            De todo ello, podría deducirse que o bien la confianza o bien poseer el carné entre los dientes son elementos indispensables para buscarse un buen chollo, aunque es este caso sea algo siniestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario