sábado, 21 de abril de 2012

No era verdad...


No era verdad aquello de la muerte.
En las tardes de sol,
una brisa de sales de paloma
anuncia la venida de la noche.
Ando con las redes de la búsqueda
al borde de los álamos,
pero nada descansa en sus orillas.
Mañana buscaré.

(De “Sueltos” de J. García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario