jueves, 19 de abril de 2012

Manuel Gracia


Tal vez con razón, la clase política es criticada por muchos. Sin embargo, hay que reconocer que, como en todas las profesiones existen políticos a los que no se les pueden tachar de corruptos, inútiles o malversadores de la confianza ciudadana.

Existen numerosos ejemplos; sin ir más lejos, en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Málaga, su actual alcalde Francisco de la Torre es un ejemplo de ello. Y no lo digo porque hubo un tiempo en que la amistad nos unió, amistad en la actualidad algo marchita, sino porque su trayectoria de servicio al bien común así lo avala.

Manuel Gracia, elegido Presidente del Parlamento de Andalucía, es otra muestra de ello. Y aunque aquí la amistad no anda por medio, pues hubo un tiempo en que militábamos en partidos antagónicos, a saber, UCD y PSOE, y hasta dialécticamente, ambos como ponentes, fuimos contrincantes en la aprobación de la Ley Orgánica de Centros Escolares (LOECE), corría el año 1980, si nos profesamos un amistoso respeto que, el paso del tiempo, ha quedado reducido a nada.

Su trayectoria como político discreto, honrado y honesto no deja lugar a duda alguna. Fue Senador en las Cortes Constituyentes (1977-79) y Diputado al Congreso en la I Legislatura (1979-1982). Dejó la política nacional y se zambulló de pleno en la Comunidad Andaluza, en la que ha sido Parlamentario Andaluz desde 1982 hasta hoy, o sea, que le quedan cuatro años más, por cierto muy difíciles, desde esa atalaya del Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento de Andalucía.

Hasta llegar a la Presidencia que ostenta, se ha batido el cobre en las Consejerías de Educación, Presidencia y ha sido portavoz del PSOE-A durante más de seis años, y nunca, dada su serenidad y honradez, se ha visto envuelto en ningún mercadillo de rumorología que le marcase negativamente.

Quede claro que en cierta ocasión le solicité la solución a un problema que se cernía sobre un colectivo profesional docente; no atendió, o no pudo atender mis sugerencias.

Al PSOE mi felicitación porque ha sabido elegir, a Dios lo que es de Dios y a Manolo Gracia, mi enhorabuena.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario