miércoles, 18 de abril de 2012

"Andalucía es la esencia de España"


Blas Infante, que no fue filósofo, escribió que “Andalucía es la esencia de España”, dicho de otra forma, sería imposible entender a la Nación española sin la realidad de Andalucía. Y sin embargo, el notario de Casares es considerado en el Preámbulo de nuestro Estatuto como “Padre de la Patria Andaluza”, y fue quien escribió, además de otros libros, El complot de Tablada y el Estado libre de Andalucía, entendiendo la palabra “libre” no en el sentido de separada o desgajada del resto de España, sino libre de ataduras que constreñían su riqueza.

Que existan personas que se sientan nacionalistas andaluces, enriquece nuestra peculiar forma de ser y esa historia sumergida en siglos y siglos de existencia; bienvenidos sean los que así se consideren. En la contemporaneidad política, me refiero a la que llega hasta nuestros días desde la muerte del dictador Franco, existió en Andalucía un colectivo denominado PSA-Partido Andaluz, más socialista que andalucista, que en el año 1979 consiguió una doble triunfo: introducir en el Congreso de los Diputados cinco parlamentarios y alzarse con alcaldías importantes como fueron Sevilla, Jerez, San Fernando y tener amplia representación en toda la geografía andaluza, al tiempo que dar a conocer al pueblo andaluz la bandera, el himno y escudo de esta tierra, símbolos que habían sido creados por el Andalucismo Histórico y sustraídos de la memoria colectiva por el franquismo.

Una muy mala gestión de aquella hazaña o un no saber aplicar la pedagogía a la política, al tiempo que la gestación de una guerra fraticida entre sus componentes, consiguieron que sus votantes le dieran la espalda en próximos comicios hasta convertirlo en la escombrera que es hoy el llamado Partido Andalucista, denominación que también, creo, habrá influido en los últimos desastres electorales, desastres azuzados por los partidos de corte centralista que no dudaron un instante en añadir una “A” a sus siglas, descafeinando y generalizando el sentimiento netamente andaluz.

El posible nacionalismo andaluz, si es que existe, deberá estar regido por dos parámetros esenciales: una política reivindicativa que lleve a conseguir un poder económico que dé paso a un Poder Andaluz y la exclusiva obediencia política a los intereses de Andalucía, obediencia que debe situarse por encima de la que actualmente ejercitan los dos grandes partidos: PP y PSOE.

Si eso, una forma de apostolado, se consiguiera, Andalucía volvería a mirarse a sí misma a través de sus hijos más fieles.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. He leído y releído estos días la teoría de Andalucía de Ortega y Gasset y no veo a los andaluces peleando por un partido andaluz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es en Ortega donde se puede encontrar la posible lucha del andaluz por su tierra. Habrá que ir a otras fuentes, en las que no puede faltar, desde luego, Blas Infante.

      Eliminar